miércoles, febrero 01, 2006

A propósito de Ramonete

(Ojalá fuera una isla.)

Un sábado cualquiera de 1980. A eso de las 12 de la mañana. Campo de fútbol del colegio de los Jesuitas. Madrid.

Estaba solo y en posición legal. Levanté los brazos, para que me viera Buch, que conducía el balón en la banda derecha; no quería gritar, pues era la primera vez que había despistado a mi marcador en todo el partido.
Buch levantó la cabeza. Me vio. Buch y yo somos amigos, y eso se nota en el campo de juego. Golpeó el balón con su pierna derecha, con efecto, elevado. ¡Qué gran pase! El balón venía trazando una curva preciosa, uniendo movimientos de rotación y traslación, brillando al sol de mediodía, tentándome para empalmarlo sin dejarlo caer, sin pararlo.
Yo lo sentí.
Sabía que ese iba a ser el gran remate, la gran volea de mi vida, y con la pierna izquierda, además.
En mi cabeza, mientras corría mirando el balón, empecé a acomodar el cuerpo para impactar bien el balón, que seguía su majestuoso vuelo hacia mi posición.
Iba a marcar. Estaba seguro. Iba a ser un golazo.
Oí un silbidito estúpido. Fiu… fiu, fiu… durante una fracción de segundo quise ignorarlo: el balón, ese instante, me pertenecían.
Era un escena perfecta.
Pero irrumpió el hacedor del estúpido silbido, Ramonete, en escena, mirando al cielo con cara de tonto, con su redondeado aspecto, con su intolerable actitud en la cancha (no se puede jugar al fútbol silbando, por favor) con su despiste existencial, con su inagotable inoportunidad…
El que iba a ser el remate, el gol de mi vida, se convirtió en un desgraciado esguince, pues Ramonete, que corría mirando al cielo, me cayó sobre la pierna derecha, que era la de apoyo, y me dejó tres meses en el dique seco.

Os presento a Ramonete.

Otro sábado, un año después. A eso de las 8 de la tarde. En casa de alguna conocida de una prima de una amiga nuestra, que da una fiesta aprovechando que sus padres están de viaje.
Se llama Rosa. No es una belleza de caerse de espaldas, pero es muy guapa, parece divertida y, mientras bailábamos una lenta, me ha clavado los pezoncillos en las costillas; bueno, eso es lo que a mí me ha parecido. Se ríe de una forma maravillosa, echando hacia atrás la cabeza, y yo aprovecho sus explosiones de risa, que son como subir de golpe una persiana en un día de sol, para sujetar bien sus caderas y que no se separen de las mías que, lo reconozco, avanzan. Miro a Mich, que lo está pasando en grande, hablando Gabriela, que le mira como si fuera un príncipe. Mich me guiña un ojo. Somos amigos, y nos entendemos con sólo mirarnos. Estamos en la cima del mundo: tenemos 17 años, es sábado y a las chicas les gusta estar con nosotros. Rosa apoya su cabeza en mi pecho y el aroma de su pelo, negro, rizado, me enloquece. Estrecho mi abrazo y ella, clava ligeramente lasuñas en mi espalda. Le hago un gesto y salimos a la terraza, enlazados por la cintura, buscando un poco de intimidad. Está atardeciendo y la casa es un quinto piso y orientada a poniente. La puesta de sol es demencialmente hermosa. Hablamos rozándose nuestras naricitas. Sintiendo el aliento del otro. Me tocan en el hombro. Me doy la vuelta.
Ramonete.
Viene comiendo pipas (¡comiendo pipas…!) por lo que su rostro grasiento está, además, lleno de babas, igual que sus dedos. Nadie come pipas como Ramonete. Algo tienen las pipas que activan su salivación. El resultado es desagradabilísimo. Le mojan todo el contorno de su desagradable boca
- ¿Qué hashes?
Cuando come pipas (una hora de cada dos) la salivación excesiva le hace pronunciar mal casi todo.
- Nada, he salido aquí… - le digo, intentando que capte el mensaje- ... ahí dentro hay demasiado follón…
- Es verdazz, hay mucha marlla (marcha en ramonetil),
Rezo para que se largue, que me deje en paz. He ligado, cosa que no es tan frecuente como nos gusta recordar a los 17 años, y no quiero que Ramonete lo joda todo.
- Qué… ¿te vienes? Podemos bailar como si tocáramos la guitarra como el de eisidisi, ¿vale?
Es superior a él. No se da cuenta de que sobra él, sobran sus comentarios y sobran sus pipas. Todo es inadecuado en Ramonete.
- Es que estoy con Rosa… estamos aquí muy a gusto.
Pero el tío no pilla una.
- ¿Te llamas Rosha? Yo soy Ramón – dice y adelanta su mano para dársela (no se atreve a dar besos). Su mano está pringosa de babas y grasa de pipas y Rosa no se da cuenta hasta que la estrecha y una mueca de asco acude a su carita de ángel – encantado de conoceite, Rosha. ¿Quieres bailar?
Ramonete sobrevivió a ese día porque Rosa le dijo que ni de coña. Pero entonces él, se acodó a nuestro lado en la terraza.
- Me quedo aquí, con voshotrios.
Y mi idilio con Rosa, que pudo haber sido, se acabó diez minutos después.

Un viernes cualquiera, hacia las 7 de la tarde.
Mich, Buch, Bonus y yo estamos sentados en el pollete de la relojería. Todos tenemos una colección de agravios ramonetiles. Estamos hasta la coronilla de él. Y, sencillamente, no le aguantamos más. Viene hacia nosotros, con sus pipas y sus ensoñaciones (cuando va solo por la calle, tiene una riquísima vida interior, y mueve la cabeza y los labios de una forma graciosísima) habituales y nos ve. Se detiene. Sonríe. Nosotros nos miramos y, como un solo hombre, salimos corriendo. Huyendo de él.
Al principio, él lo interpreta como un juego, como una de esas bromas que él nunca entiende, pero que las sigue, por no quedarse al margen. Nos persigue. Pero nosotros no bromeamos. La terca determinación que nos posee nos hace correr hasta que se cansa.
Cada vez que le vemos por la calle, él inicia un acercamiento, pero nosotros, sencillamente, huimos.

No sé qué pasó después. De segundas, he sabido que Ramonete lo pasó muy mal durante mucho tiempo. Fue una putada, de verdad, darle la espalda, en bloque, a un amigo, de acuerdo. Pero él nunca fue un vedadero amigo. Ninguno de nosotros le habíamos elegido. No se portaba bien. Era egoísta, interesado y gilipollas, además.

A pesar de todo, nunca me he quitado de encima una cierta mala conciencia.

Me voy, que al fondo, flotando a la deriva, veo venir a Ramonete.

A Ramonete no le gustaba el agua. Si fuera una isla, nunca hubiera venido a mí.
Si fuera una isla, claro.

Living on an island by Wolffo, El Ciclón de Valdemorillo

Powered by Castpost

Me gustan los Status Quo de tachún-tachún, no creas, y jamás he asistido a un concierto con más volumen que uno de estos melenudos que dieron en Macumba (tres días con la cabeza tachun-tachuneando) hace más años de los que quiero recordar, pero este tema me parece un logro. Se quejan de la vida de la estrella, siempre brillante y siempre sola, y eso me hace gracia: pobres niños ricos... En fin, la canción es extraordinaria, tiene un crescendo maravilloso, una melodía de primera y si te gusta la música, te lo pasas bomba grabándola tú solito: haciendo la batería, tocando el xilófono, el bajo, las tres guitarras y las mil y una voces (siete he metido al final). Si Buch quiere, la tocaremos juntos. ¿Le gustaban Status Quo a Ramonete?

34 comentarios:

Malamala dijo...

Primer¡¡¡

Habría que oir al pobre Ramonete, todos quitándole las muchachas, los balones... qué queríais que hiciera el angelico?? pues a parte de lo evidente a esas edades.. comer pipas jomío¡ babeantes, consecuentemente.. no le quedaba otro remedio..
A mi también me gustan los señores que saben hacerse mayores, como tu, que cada día estás más chavalote¡
Tas ganao un beso en toa la coronilla¡

Wolffo dijo...

Malaperzona
Lo estábamos leyendo a la vez, acabo de colgarlo y estaba viendo si lo corregía.
Ramonete era un murgas, de verdad, no había quien le soportara. Fue duro lo que le hicimos, pero no nos dejó otra salida. Oye, ¿qué me dices del tema? A ti tienen que gustarte status Quo... besos enormes, Mala.

Fray Barriga dijo...

Creo que en todas las pandillas había un ramonete, en la mía se llamaba alejandro pero era un ramonete, no sabíamos como quitarnoslo de encima porque era el mayor metepatas que haya existido jamás.
Abrazos lusos.
Post abrazum: las lusas no tienen bigote es una leyenda urbana eso sí son mayormente feas.

Tautina dijo...

Lo que me he reído, por Dios, y que mal me cae Ramonete, y que trabajo me cuesta pronunciar la palabra desagradabilísimo.
Genial, como siempre. Un besazo wapo wolffo

Wolffo dijo...

Fray
Eso, eso, justo, un metepatas, el típico tío que siempre decía lo más inconveniente, hacía lo más inoportuno y que, en definitiva, sobraba. Lo de las lusas era broma, pero admito el toque, no debe generalizarse tan a ligera. Un abrazo, hermano, disfruta el país vecino.

Tautina
La verdad es que es un poco trabalenguas: ¡tendrías que haber escuchado a Ramonete tratando de desatarse la lengua para pronunciarla! En fin, Tt, un beso muy grande (¿Sabes? lamento lo de Gartopardo y RadioMai, sobre todo, por no escucharte)Otro besote.

Un Fosforo dijo...

En las noches sin luna (si fuera con luna sería un licántropo) se escucha aullar a Ramonete. Sentado en el muelle de la bahía, comiendo pipas y persiguiendo a las parejas que tratan de dar rienda suelta a su pasión juvenil.
Y en la oscuridad de la noche, os llama "Esperaaaad, quiero ser vuestro amigoooo".

Y no ha conseguido comerse una rosca, ni pagando. Las trabajadoras del sexo se niegan a consumar el acto mientras el cliente come pipas (esa, amigo mío, es su mayor perversión. Llenar a la chica de pipas mientras fornica con ella).

Pero él, en esas noches sin luna y con los pies fuera del agua, es feliz.

Por cierto, mira que tiene años la canción (fue de las primeras que desetrocé con mi guitarra), pero me sigue gustando.

Un abrazo compañero.

Mons dijo...

En mi grupo había una "ramonete" se llamaba Marina, pobrica mía... Al cabo del tiempo te queda un nosequé de queremalohesido, pero era un peñazo y nosotros tan jóvenes....

Me encanta la music, se me van los pies. Besosssssssss enormes wapo!

Wolffo dijo...

Un Fósforo
jajajajajaja.... es un espectro, jajajajaaaa... pbrín... qué pesado era y, qué pesado sigue siendo, por lo que veo. Lo de las pipas no es exageración, era inenarrable. La canción es, creo del año 80, estaba en el LP Whatever you want y es magnífica. Yo también la destrozo, como ves. Un abrazo, fuerte.

Mons
si Marina era como Ramonete, se merecía lo que le hiciérais lo que fuese, aunque esinevitable la mala conciencia... Somos buenos, ¿no? la canción mola, ¿la bailamos juntos? bexos, monstruosos.

los dijo...

bueno, yo pasaba por aquí y me parece un sitio lo suficientemente "raro", es decir, variado, como para seguir pasando.. (que conste q es un piropo)

Mich dijo...

Los Molinos. Esa misma época. La verdad es que no podíamos más, no lo soportábamos. Todo lo discutía, hasta cuando tenía razón y eso no, eso si que no. Hablabamos de Roma, del primer Emperador, él decía Augusto (con razón), yo César, pero no podía ser, me inventé aurgumento infalible: ¿Y entonces porque le decían "Ave Cesar Imperator"? Así, con dos cojones. Risa general.
Y aquella huida fue peor todavía. O mejor. Fue precisamente para poder ir a Los Molinos con chicas, y sin él. Nos sigue, nos acorrala en el portal, estamos atrapados. Está haciendo guardia en el pollete de la relojería comiendo pipas baboseando, vigilando. Tenemos que hacer algo, plan desesperado. Salimos de uno en uno, recuerdo su sonrisa de triunfo al ver al primero salir, como diciendo "os pillé" pero se le congela el rictus al ver que éste le hace la internacional señal de silencio con el índice en los labios y pasa de largo a paso ligero. Y así de uno en uno vamos saliendo tú, Buch, Javi...Le recuerdo totalmente bloqueado, intentando adivinar en qué buscábamos su complicidad y sobre todo, ¡donde coño ibamos! Fue una auténtica fuga de Alcatraz y una delicia leerte, como siempre.

Un eterno abrazo
Mich

Aviador Vividor dijo...

Yo a Ramonete no le conocí. No hubo ninguno en mi vida. Pero sin embargo si que me arrepiento de haber alejado de malas maneras a un buen amigo de la infancia.

En parte el también se había alejado y quizás la relación hubiese caído por su propio peso. Por eso me arrepiento de citarlo aquel día con 16 años y decirle "mira, es mejor que no nos vuelvas a llamar más".

Me arrepiento de las formas y del fondo, porque él no se merecía aquello.

Al menos me alegro porque sé que la vida le trata bien y está consiguiendo su sueño, que era el de ser sacerdote. Es que uno se crió en un colegio Salesiano!!

Un abrazo Wolffo y ánimos de jueves que mañana es viernes!

Alfredito dijo...

En mi curso había un "Ramonete", le llamábamos puto Delgado (pero era gordo: una paradoja andante). Nos dedicábamos a hacerle la vida imposible (no era bulling, porque aún no se había inventado) y él a nosotros. Era un egoísta de tomo y lomo. Me guardo alguna cosilla para contarla algún día con más extensión en mi blog, pero te cuento la última vez que lo vi. Yo siempre lo llevaba a la facultad en ciche. Él estudiaba historia y yo filología. También lo subía hasta su casa, pues vivía de camino a la mía. Nunca me invitaba a nada, y nunca tuvo el gesto de pagarme diez litrillos de gasolina (¡y entonces era muy barata!). Yo siempre le decía que me invitase a un vermut, pero ni caso. Un día le dije que si no me invitaba lo subiría al Forat del Vent (está en una carretera que va a una población cercana a Barcelona y que tiene mil curvas). Y se lo dije porque sabía que se mareaba. Y ni así. Al iniciar la subida, a toda leche (no había radares y los coches no tenían catalizador y los conductores vivíamos aejados de campañas), se empezó a poner lívido. Al llegar a lo más alto, me dijo que parase, que se bajaba a vomitar. Yo paré, él se bajó y se apoyó en un árbol y yo arranqué. Y ya no lo he visto más. Sé que consiguió bajar los siete u ocho kilómetros (es un bello paseo) porque ahora es catedrático de historia en Barcelona. ¡¡¡Puto Delgado!!!

LunaNegra dijo...

Bueno... que decir ante un "Ramonete" impresentable? Es una putada que te toque uno en el grupo, y más cuando uno no lo ha elegido, pero él tampoco tiene oportunidades de elegir y más si todo el mundo le da la espalda, si está claro que no vamos de ongs pero... somos muy crueles de jóvenes.

Uisssss como ando yo hoy..., ni caso. Un besote muy muy gordote que llega el findeeeeeeeeeeeeeeeee. Muakssssssssss. Ya "hase calorsito" ;-)

LunaNegra dijo...

Je, que decir de los Status Quo... yo los conocí muy muy jovencita a través de la hermana de una amiga, que no entendía como era que no sabía ni que existían... yo roja como un tomate avergonzada de mi ignorancia... ahora mísmo me estoy acordando de la canción que dedía... watever yu guant, guatever yu wanta, nananana, nananana, remarcándolo con las guitarras... si, me gustaban pero creo que los conocí demasiado tarde, ya no editaron mucho más.

Me encanta oírte y pensar como no consigues liarte haciendolo tu todo, buen sonido ;-)

Otro besote.

Ararat dijo...

Pues qué quieres que te diga, a mí Ramonete me parece buena gente...
Abracitos

Wolffo dijo...

sol
mola, eso que dices. Gracias y bienvenida, naturalmente. Esta es tu casa (pero aquí no se cocina con queso).

Mich
jajajajajajajaaa... había olvidado que fue exactamente como tú cuentas, pasando a su lado, con el dedillo en los labios y él con la confusión más grande que haya existido jamás en la tierra pintada en la cara. Gracias, Mich, qué bueno. Lo de Los Molinos, genial, es que el tío era pelmazo como él solo. Ave Cesar Imperator, claro, eso es lo que yo llamo un argumento de autoridad. Un abrazo, amigo.

AviaDro
no creas que fuimos injustos con él, aunque lo parezca. Tuvo menos de lo que merecía, creo, pero aun así... No sé es como conocer a un ladrón; un tío que roba. Le llevan a la cárcel, que lo merece, pero si le has conocido desde pequeño, no puedes evitar sentir lástima... algo así. Un abrazo, compañero.

Alfie
joder... caray con el puto Delgado. Buena cosa eso de dejarle ahí a tomar por culillo potando. Lo que me parece injusto es que sea catedrático de historia. ¿Qué visión de la historia tendrá el puto Delgado y, lo que es peor, qué visión le transmitirá a las juveniles mentes que eduque? A veces, nuestros actos tienen nefastas consecuencias. Sé que Ramonete es ingeniero: seguro que en su vida profesional, alguna vez, en el diseño de un puente o lo que sea, se le cruza el episodio de nuestra huida: es posible que ese puente tenga un fallo hoy y que esté esperando a derrumbarse a que yo pase por ahí. No sé, una venganza poético-histórica. ¡Puto Delgado, mardito Ramonete!

LunaNegra
es verdad que somos crueles, pero a veces es justa la crueldad. Es que nadie puede imaginarse a Ramonete, de verdad, era una exageración en sí mismo. Status Quo, melenas al viento y tachán-tachán con las guitarras. En el disco de esa canción que recuerdas, venía esta. Un puntazo. El comentario sobre lo de liarme es tan encantador... Un beso, Lunilla y a disfrutar el finde.

Wolffo dijo...

mira que eres raito, Ararat...

Lostie dijo...

En mi pandilla había un Ramonete que se llamaba "Pepino", nunca supe por qué. El otro día pregunté por él, y sigue igual el pobre.
Ahora me da pena, pero la verdad es verle y salir corriendo era todo parte de una misma acción, pero el tío se hacía el loco y no se daba por vencido.
La canción, buenísima, como siempre ;)
Besossssssssssssssss

Wolffo dijo...

Lostie
es interesante eso que dices. parece que un rasgo común de estos pelmazos es no darse por enterados de que los desprecias; aguantar de todo, hasta la humillación, perdido todo el respeto por uno mismo. Pepino, Ramonete... todos iguales. Tú sí que eres (y estás) buenísima. Un beso enorme.

Malamala dijo...

Me gusta Status Quo, claro que sí, más ahora que antes, más ahora que la pátina de la nostalgia suaviza lo que antes no me gustaba tanto. No eran de mis más fagoritos, pero me gustaban.
Las lusas tienen bigote y son mayormente feítas, doy fess, esperanza y caridad. Y las españolas también tenemos bigote, pero nos lo quitamos, aunque eso sí, somos mayormente guapas, lo siento, chicas, soy mala, jejejeje.

Buch "El tigre" dijo...

¡¡Dios, que baño de recuerdos!!.La pasta en el desodorante, escondida, los restos de ketchup, lo del huevazo. Yo recuerdo bien aquello. Pero Bonus era muy paciente con él, se lo llevaba al fútbol y bajaba , aunque solo lo llamara él. Y cuando fuimos a verle a su casa,porque estaba enfermo y nos pusimos a fumar , y entró el padre y nos regañó, y el pensamiento tan cabrón que tuvimos de "Encima que venimos a ver a este muermo cabrón, ahora nos regañan.....". Lo cuentas fenomenal. Me gusta mucho esta serie de "Nuestros Personajes", es buenísima.

BUch "El puma fiero" dijo...

Me gusta un huevo "Living on an Island" y todavía mas la extraña pero efectista "Burning Bridges", que habla de Burning y de Bridges,...mariconsón

Princesa del Guisante dijo...

Lo primero es lo primero: besos variados.
Ahora vamos al post: como no entiendo de fútbol, me ahorraré comentar lo de tentándome para empalmarlo sin dejarlo caer. No digo nada.
Sí te digo, sin embargo, que aunque pueda parecer cruel, en la escena de Rosa quizá Ramonete hubiera debido descubrir las ventajas de la caída libre. Pero a los diecisiete somos mejores personas porque tenemos menos decisión.
Yo tuve una plasta de ese calibre (pero además aprovechada) y la soporté hasta hace ocho años :S He madurado tarde, evidentemente :P

dockof dijo...

Dos apuntes, Big Wolf:

Uno, como en casi todos los círculos de amigos que se precien, en el mío también existía un elemento del tipo Ramonete. Su alias, Lapolla, lo dice todo sobre él. Sin embargo, como a tí te pasa, nunca he podido quitarme de encima la sensación de culpabilidad por mi/nuestro comportamiento para con él. Es acojonante, encima de llevarnos puteados, nos hacía sentirnos culpables el jodío. No sé si sabiendo lo que ahora pueda yo haber aprendido cambiaría mi actitud. No lo sé ...

Dos, también existió un Mich (aunque no se llamase Migue, ni Michel, sino Jesús ... pero era "Mich"). Este no es que haya aprendido a volar, sino que voló junto con su afición enfermiza por las armas de su padre. Todavía me conmueve la noticia de su muerte juvenil y de las circunstancias que la rodearon. Pero era un colega, Wolf.

... Y tres, como sigas así nos vas a psicoanalizar a todos y a nuestros recuerdos, ;-)))

Un abrazo nostálgico de plumilla y carboncillo, Lobbo.

Wolffo dijo...

Malaperzona
Status Quo siempre ha tenido un puntito hortera. A mí me gustan también más ahora que antes, porque al final, son rockeros, y eso es lo que cuenta. Lo de las portuguesas nunca me lo he creído, y lo de las españolas, tampoco. O sea, nunca creo a una mujer cuando habla. Soy un feminista radical, como ZP. Besos, pesiosa.

Buch, "el fieras"
Bonus es un hombre con paciencia infinita y bondad a toda prueba. Burning bridges conozco la de Garth Brooks, la de SQ ni idea.

Guiss
así me gusta, esos besos en primer lugar, que así no hay lugar para los malentendidos. De los empalmados, ni hablamos, y en la escena de Rosa, veo que lo vives exactamente como yo. a puntito de matarle estuve. Y que lo sepas, mona: estás en tu puntito justo de maduración. Besos enormes.

Doc
El alias de tu Ramonete es absoluto: Lapolla, jajajajajajaaaaa... nosotros teníamos uno en el colegio al que llamábamos Keko, de qué coñazo. Lo de tu Mich, uff.... la muerte de un amigo es como la de un hijo: algo que no se digiere nunca del todo, un mal rollo eterno. Y tres, sí, estoy demasiado nostálgico, lately. Un abrazo,amigo mío, nos vemos en el sunset ( a ver si lo inauguras)

Binche dijo...

Pobre Ramonete, jajaja, mira que podemos llegar a ser crueles eh! Yo no tuve ningún Ramonete en la pandilla, pero sí había un Alfredo, que era como un cero a la izquierda. Estaba, pero no estaba. Se emborrachaba y nos seguía como un corderito, pero no hacía ningún mal. Algunas veces nos olvidábamos de él de lo soso que era. Estudiaba no se qué carrera, pero oí hace poco que trabaja de portero suplente en el edificio de un antiguo amigo. Era un buen tío. Pero soso.

Besos nostálgicos!

Cris dijo...

Yo también tuve una Ramoneta. Y también llegué al extremo de la huída cuando ella aparecía. Pero a decir verdad, no siento el más mínimo cargo de conciencia, ni lo sentía entonces: ella se lo buscaba, porque además de petarda era mala.

Lo de jugar al futbol silbando, eso sí que me ha dejado de una pieza... tendré que probarlo.
Besossss

Wendeling dijo...

Yo era tan solitaria en esa época que no tuve ningún Ramonete del que huir ¿Es eso malo doctor?... O tal vez, como dice alguien de mí, es que no me di cuenta por cegata.

Besos de una maia.

Wolffo dijo...

Maribinchi's
de jóvenes, hay pecados que luego no nos lo parecen tanto, como por ejemplo, ser soso. En realidad, ser soso es terrible, pero el soso nunca se da cuenta del peso muerto que supone un soseras en un grupo. Ramonete no era soso. Era mortalmente aburrido, sí, pero además era inconveniente, inoportuno, metepatas y mala persona. Una joya, tú... Besos enormes, Tuli.

Cris
es lo que le decía Binche. No es que fueran pelmazos, es que eran malos. Aun así, siempre he tenido un pellizco de remordimiento. Y jugaba al fútbol silbando. Era un personaje. Un beso gigante, niña.

Wen
No es malo, mejor sola que mal acompañada, y creo que tú sabes algo de eso. Y si fue lo otro, que no te eneraste, eso me hace mucha gracia. ¿Tan despistada eres? Besos, maia.

Buch dijo...

¿Te he preguntado yo si conocias la de Garth Brooks?

Wolffo dijo...

Buch
no jijo, no, no me lo has preguntado, pero quería presumir.

La DiviNa GiLda dijo...

no sabia quelos amigos se eligen.. a mi la mayoria me han tocado!!!!! si hubiera tenido que elgir creo que no eligiria a los que tengo :P!! pero me alegro tanto de tenerlos!!

Wolffo dijo...

MariGildi's
bueno, sí, te tocan, pero si te caen gordos, lo más normal es que pases de ellos, desaparecen y punto. Lo de amigo es una codsa que tiene que fluir en las dos direcciones, ¿no? si uno no quiere, dos no pueden ser amigos. No sé, yo lo veo así. Por ejemplo, tú y yo. Yo pienso que eres genial y tú no puedes vivir sin mí. Entonces, somos amigos, ¿no?

Wolffo dijo...

MariGildi's
bueno, sí, te tocan, pero si te caen gordos, lo más normal es que pases de ellos, desaparecen y punto. Lo de amigo es una codsa que tiene que fluir en las dos direcciones, ¿no? si uno no quiere, dos no pueden ser amigos. No sé, yo lo veo así. Por ejemplo, tú y yo. Yo pienso que eres genial y tú no puedes vivir sin mí. Entonces, somos amigos, ¿no?