jueves, diciembre 13, 2007

cuento (y esencia filosófica) de la navidad

ACTUALIZACIÓN DE LA

ACTUALIZACIÓN IMPRESCINDIBLE E INSOSPECHADA

Me manda mi querido compañero Jorge, de Directo a Casa, el complemento visual que le faltaba a este post para que podamos considerarlo un post verdaderamente navideño y propio de estas fechas tan cálidas:
una bonita y emotiva imagen del portal de Belén
enjoy it!


Pensaba que esto era gracioso y todo eso, pero ya he visto que, como decía el Fosfous, es de esos correos que vuelan como la pólvora, así que dejo la actualización reducida a su mínima expresión. Porque aunque circule por todas partes, no deja de tener su gracia, hombre...

Happy Xmas (war is over)



El divino John escribió esta canción de Navidad y debió quedarse muy a gusto. Porque es una preciosa canción, sencilla, armoniosa y entrañable, que habla de las cosas que hablan las canciones de Navidad. Habrá a quien sorprenda oírme cantar algunos de estos versos (war is over if you want it y cosas así), pero yo me hice pacifista con John Lennon. Luego, al crecer, me he dado cuenta de que el mundo entero, salvo algunos mendrugos (Stalin, Hitler, Franco, Castro, Sadam) es pacifista y que ser pacifista es una seña de identidad tan meliflua como ser humano. Y nadie presume de humano, ¿no? Pues eso. Hecha esta aclaración, vamos con la canción. Mi primer impulso fue reunir a los niños de la familia y hacer que cantaran conmigo el estribillo, o sin mí, pero luego pensé que eso me iba a llevar demasiado tiempo y estaba impaciente por colgar esta canción y dejar caer en el olvido el post anterior, porque la navidad es tiempo de paz. Y de terminar las guerras. Las mundiales y las particulares. Es de eso el espíritu de este post. En fin: guitarra acústica, mi vieja Epiphone, que sigue sonando a gloria, y tres guitarras eléctricas. Una arpegiando y ritmeando y otras dos, a voces, distorsionadas y haciendo de cuarteto de cuerda. EL bajo, limpio y sólido, y la batería, como siempre, mi talón de Aquiles, esperando a tener una tarde libre para que el_Vania me explique cómo coño hacer que la cosa suene bien. Las voces son muchas, dobladas y redobladas, sobre todo en la parte que tenían que haber cantado los niños. Sabreís cuál es en seguida, porque me oiréis desgañitándome y forzando la garganta más de lo aconsejable. Pero ahí están esas tres notas mortales un mi, un re y un do altos (en guitarra trastes 12, 10 y 8 de la prima, tiene huevos, eh?), dados con más o menos gracia, pero conseguidos. Eso no lo hace todo el mundo, de verdad. Bueno, la versión no es demasiado buena, pero me sirve para felicitaros, porque es lo mejor que puedo hacer por vosotros: cantar y callarme de una santa vez. Espero que os guste.

El que quiera unir esta canción a su CD de villancicos para estas fiestas, puede bajarla aquí:

Wolffo – Happy Xmas (War is over)

And so this is Xmas, (así que esto es la Navidad)
and what have you done (y bien ¿qué has hecho tú?)
Another year over (otro año que termina)
and a new one just begun. (y uno nuevo que empieza)
And so this is Xmas (así que ya es Navidad)
I hope you have fun
(ojalá lo paséis bien)
The near and the dear one
(los que estáis cerca y a los que quiero)
The old and the young (los viejos y los niños)

A very Merry Xmas ((Que tengáis una dichosa Navidad)
And a happy New Year
(y un feliz año nuevo)
Let's hope it's a good one
(esperemos que sea un gran año)
Without any fear
(sin nada que temer)

And so this is Xmas (así que ya es Navidad)
for weak and for strong (para los débiles y para los fuertes)
For rich and the poor ones,
(para los ricos y los pobres)
the world is so wrong (el mundo está tan equivocado...)
An so happy happy Xmas
(De modo que, Feliz Navidad)
for black and for white, (a negros y blancos)
For yellow and red ones,
(a rojos y amarillos)
let's stop all the fight (detengamos todas las luchas)

A very Merry Xmas…

War is over, (La guerra ha terminado)
if you want it (si así lo quieres)
War is over now
(la guerra ya ha terminado)

La verdad es que este año, no sé muy bien porqué, no me apecía nada que llegasen las navidades. Quizá por cómo ha estado mi corazoncito todo este año, lleno de vaivenes y dimes y diretes... Tal vez porque las navidades me han supuesto una carga de trabajo extra o por lo que fuera, da igual. El caso es que no me apetecían. Según se acercan, no obstante, empieza a cubrirme un manto acogedor y cálido que yo relaciono con la Navidad y se me empieza a quitar la tontería de encima.

La Navidad tiene, a mi juicio, bastantes cosas incómodas; no me gustan las bombillas que llenan las ciudades y pueblos, Papá Noel me da arcadas, Madrid se pone imposible a todas horas, los anuncios navideños (de los que asumo mi couta parte de responsabilidad) me estomagan y los villancicos de pandereta (que no las canciones de navidad) me atacan al hígado. Además, tengo un montón de recuerdos penosos asociados a las navidades. Pero, con mucho, lo que llevo peor de las navidades son los antinavideños. En esto me pasa como con los toros; no me gustan, y me da mucha pena de los toritos, pero joder, no aguanto a un antitaurino, en serio.

Estoy harto de esa gente que sale en la tele, o se acoda en la barra del bar y empieza a decir que si es una fiesta del consumo, que si la jerarquía del Vaticano, que si las multinacionales o que si sus cojones en vinagre. Pero ellos son los primeros que, como auténticos imbéciles, el día 31 se lanzan a la calle con el admirable propósito de cogerse una merluza del quince y divertirse por decreto ley, bailando con un gorrito ridículo una cosa de esas que se baila haciendo lo del trenecito. ¿Conga... eso es una conga? Venga pues conga.

Esto de la conga me lleva a que sólo es admisible la conga si la persona que te precede tiene un buen trasero y se le puede arrimar la cebolleta o palpar en caso de que no tengas cebolleta. Aunque bien mirado es más cebolleta lo vuestro que lo nuestro, que se parece más a lo que viene siendo el nabo. Solo si existe esa posibilidad, la del magro o arrime, puede una persona decente justificar su participación en una manifestación de tan lamentable mal gusto. Una vez, en una fiesta de fin de año, yo participé en una, pero es que estaba Ana Diosdado en el último lugar de la fila, con su culo llamándome a voces y yo, fíjate, hablaba con su marido, Carlos Larrañaga, en ese momento; me contaba el pollo lo divertido que es hablar de curas delante de un cura sin saber que estás hablando con un cura (cosa que, apunto marginalmente, de divertido no tiene nada) y cuando vi las amplias caderas de su mujer, Ana, bambolearse al ritmo de la Conga de Jalisco, le dije al tipo:

- Colega, en serio –mentí- es interesantísimo lo que cuentas, y me encantará que me hagas un resumen y me lo mandes por e-mail a esta dirección wollfo, arroba, estoesfalsopuntocom y ya te contesto y te hago un análisis morfológico y semántico si quieres, pero deja que le voy a tocar el culo a tu señora

Si he de decir la verdad, a partir de e-mail ya no me oía, por eso fui tan chulito y gracioso... Me puse tras el rotundo trasero de Ana Diosdado y coloqué mis manos como las colocaría cualquier buen magreador: una en cada moflete. Ella se volvió y me abofeteó sin ceremonias.

- Disculpa - me dijo -, pero me he dejado las ceremonias en casa.

Yo acepté sus disculpas, que eran preciosas, de acero con incrustaciones de lapislázuli y afronté la conversación sin ambages (y no, lo siento, pero no voy a decir porqué en ese momento no quise meter a mis ambages en la conversación).

- Ana Diosdado – le dije – sé que no os gusta hablar de proyectos mientras no estén bien atados, lo que equivale a decir que todavía no tenéis agarrado al productor por los huevos para que os pague, pero como yo soy así de cachondo, ¿en qué proyecto estás trabajando ahora?

Ella levantó su mirada despistada y, bien porque el hombre que vio entonces (frente despejada, peinado de fibra de carbono, mirada noble, mentón decidido y corbata de Hermés) le pareció sumamente atractivo, o bien porque yo no le gusté nada, se fue sin contestar y yo, solo otra vez, me di a la bebida.

Me di a la bebida como antes me había dado a Ana Diosdado. Con fruición, imaginación y cabezonería. Me di a la bebida y me di un trompazo con la barra del bar cuando me falló la mano que sujetaba mi cabezón dormido que, oh, sorpresa, despertó con el impacto.

Fui a levantarme, pero algo falló en todo aquello. Una descoordinación fatal, una especie de colapso (qué palabra tan bella: colapso...) en mi sistema motriz (bastante buena, también, la expresión sistema motriz, ¿eh?), derramó (caramba...) mi borracha osamenta (estoy inspirado, ¿eh?) por el suelo del local. Repito la frase sin incisos, para que podáis apreciarla en toda su belleza: una descoordinación fatal, una especie de colapso en mi sistema motriz, derramó mi borracha osamenta por el suelo del local (vaya, dicho todo seguido, no suena tan bien como a cachitos). Es como si mi cabeza hubiera despertado, pero el resto de mí seguía sumido en un alcohólico letargo y no respondía a los impulsos nerviosos de mi cerebro. Me he documentado y he visto que eso se llama Síndrome de Fault-Sogull[1].

Desde el suelo miré a mi alrededor. Mis piernas no respondían, pero mi estómago empezó a mandar señales de alarma. Antes de que mi Fault-Sogull me permitiera reaccionar, empecé a vomitar de manera generosa y ya no recuerdo más.

Desperté en un taxi, aparcado junto a una especie de vertedero que, mira tú por dónde, era un vertedero de la mejor especie. Los rayos del sol entraban, perezosos, por la luna trasera. En el asiento trasero se encuentra uno bastante bien, si uno es hábil buscándose. Pero no es mi caso, queridos. Yo me encuentro muy mal, me duele la cabeza, la boca me sabe a pies y me duelen todas las articulaciones. Todas. Hasta la de la picha.

- En la picha no hay articulaciones - me dice la taxista - y menos en la tuya, que la he estudiado bien.

Un momento. Esa voz bien modulada. Ese tono seguro y pícaro. Esa inteligencia y cultura denotantes... Tiene que ser Ana Diosdado, conozco demasiado bien su voz. Pero la taxista se da la vuelta y no es Ana Diosdado, sino María Teresa Fernández de la Vega, que me mira picarona ente los reposacabezas de los asientos delanteros.

¿Veis? A eso me refería. La Navidad es madre de escenas terroríficas (borracheras monumentales que no tienen nada de agradables, polvos involuntarios con gente repulsiva, peleas estúpidas, accidentes de tráfico) pero sé que, cada año, y este año, a estas alturas de post, ya empiezan a apetecerme, me apetece levantar la copa por vosotros y desearos, con una enorme sonrisa, una muy feliz Navidad.

Que las disfrutéis a vuestro rollo y, como soy un maldito egoísta, a ver si alguno de vosotros se acuerda de mí cuando suenen las campanadas. Sería un detallazo, en serio.

¡Feliz Navidad!



[1] Fault-Sogull, por cierto, no era un científico, sino una especie de mecenas que quería que le pusieran su nombre a una estrella o algo así, pero el equipo de astrónomos que contrató, eran en realidad, astrólogos. Es el peligro de tener dinero y no haber leído un libro en tu vida: te la dan con queso. El día que, harto de soltar pasta y no obtener resultados fue al laboratorio a ver cómo trabajaban los supuestos científicos, los encontró beodos perdidos. Intentaron escapar, pero, como a mí en la historia que hoy refiero, sus cuerpos no respondían a sus impulsos cerebrales. Fault-Sogull asesinó a los cinco supuestos científicos en el laboratorio, en una orgía de sangre y crueldad que aún recuerda el departamento de policía de San Francisco. De ahí viene el nombre al síndrome. Un poco de culturilla de crucigrama no viene mal, hombre...



43 comentarios:

el_Vania dijo...

Joder, Wolffo... para ser ateo, le tienes mucho aprecio a estas fetxas, ¿no?.
Como suelo decir en estas fechas, ¡¡Feliz Falsedad!!.
Salud/OS!
John Lennon is Alive!

Fray Barriga dijo...

FELIZ NAVIDAD HERMANO LOBO.
A mí me encanta la Navidad y me repatean los antinavideños y el gordinflón ese con ridículo disfraz que se multiplica por los balcones.
Que el 2.008 sea mejor para todos y nos traiga paz y tranquilidad.
Un gran abrazo con palmadas.

Mari Rayas dijo...

Wolffín, que sepas que te leo (con el cuerpo cansado, el calor adormeciéndome, toda estropiciada, pero te leo) aunque no haya dejado comentarios últimamente.

En cuanto a la canción... tenemos una costumbre (mi hija y yo) que es armar el árbol de navidad al sonido de una cierta música. Este año sentí que había que cambiar la música y no encontré nada que me convenciera. Y acá está! Tu canción es perfecta!

El árbol está armado, pero... el pesebre no. Así que a partir de este año y por muchos más armaremos la parafernalia navideña al son de tu voz. Gracias...

(me encanta la navidad, me parece un tiempo mágico y bla bla bla... en resumen: me gusta disfrutar de estos días con lo bueno que tienen y dejar de lado las cosas accesorias que me dan igual o me molestan, léase compras compulsivas)

Besotes, y gracias otra vez.

Wolffo dijo...

He traducido la canción a mi aire. Quiero decir que la traducción seguramente contendrá errores, pero lo que pone en español es lo que a mí me sugiere cuando la canto.


el_Vania
mira que lo venía avisando... y ¡zas! salta en el primer comentario. Porque estoy poco guerrero, pero esa felicitación que remarcas en negrita y con doble admiración es exactamente lo que he dicho más arriba que detesto. ¿De qué falsedad hablas, macho? En fin, dejémoslo, es tiempo de paz. Sí, amigo, soy tan gilipollas que dejo que El Corte Inglés me diga cuándo tengo que ser buena persona, y en estos días lo voy a ser y no voy a entrar a este trapo que acabas de mostrarme. Pero que sepas que mereces un tirón de orejas. Feliz Navidad a ti y, si quieres cuando lleguen las Falsedades, me avisas y te las felicito también. Vanitas vanitatis, ¿tú también, hijo mío...?

Fray Hermano
¡Feliz Navidad a ti también, querido Freire! Es verdad que hay cosas pedorras en Navidad, pero luego está la cosa esta de querernos sin razón alguna que a mí, la verdad, me mola un huevo.
Yo también te deseo, a ti a los tuyos, el mejor 2008 posible. Paz, tranquilidad y un poco de juerga y de dinerillo, hombre, por pedir... Un abrazo enorme.

MariRayas
No tienes que excusarte, Rayitas, por no +comentar. En las estadísticas veo que alguien de Argentina entra a menudo. Ese alguien eres tú, claro. Aunque también, y tengo curiosidad, entra una persona de Santiago de Chile desde hace la torta y no sé quién es, nunca se ha identificado... Bueno, da igual, lo que quería decirte, mi queridísima Rayitas, es que eso que cuentas del árbol y del pesebre y todo lo de Navidad, que lo hagas conmigo cantándote al oído... aunque sea mentira, es la mentira más bonita que me han dicho en muuucho tiempo. Gracias a ti, mi amorcito pampero, es un honor participar en tu Navidad, en serio. Un verdadero honor.
Y el final de tu comentario, lo que pones entre paréntesis es, justo, lo que yo quería decir, pero yo soy incapaz de decir en cinco líneas lo que puedo decir en 500.

Muchos besos y unas felicísimas Navidades, Rayitas, a ti a tu niña.

¡Feliz Navidad!

Kotinussa dijo...

Estoy sin conexión a internet por una avería en mi zona. No sé cuánto tardarán en arreglarla. Así, sin tiempo para leer el post ni para escuchar la música, solo dejo constancia de que he pasado por aquí y de que comentaré cuando pueda.

Besos.

Un Fosforo dijo...

La Navidad amigo Wolffo. Coincido contigo en que lo peor de estas fechas son los antinavideños, pero bueno, lo peor en general son los antialgo (Los Barden & friends, por ejemplo).

Puede que las luces sean horteras, que los villancicos tradicionales sean insoportables, pero ver la cara de mi hija mayor (la otra aún ni se entera, claro) con los árboles, las luces de las tiendas, la carta a los Reyes o Papá Noel ... me compensa hasta el infinito y más allá.

Por ejemplo, no compraría nunca roscón (soy muy de "cruasán plancha"), pero como a mi madre le encanta que lo tomemos con ella el día de Reyes antes de ver los regalos, pues nos pegamos el madrugón, cruzamos Madrid y me como un trozo enorme.

War is Over está entre mis canciones de Navidad favoritas, junto con aquél Rat Pack at Christmas o el tradicional The First Noel (creo que es inglesa pero muy popular en los USA en estas fechas, hasta Elvis la cantó).
Lo que no soporto es las recopilaciones de villancicos, en especial las que hacen en formato gitano. Puff...

Por cierto, me gusta cómo suena la eléctrica en tu versión.

En lo que no coincidimos es en los culos ni en las degustadoras de pichas. Te explico, la Diosdado no me gusta (siento ser así de sincero), ni ella ni su culo.
Y, debes reconocerlo, cuando dices:

- En la picha no hay articulaciones - me dice la taxista - y menos en la tuya, que la he estudiado bien. Estás reconociendo que Teresa Fernández de la Vega te hizo lo que se llama finamente como una fellatio.

Y a mí, si tuviera que hacerme eso dicha señora, me daría un pasmo.

Yo siempre he sido más que de culos famosos famosos, de culos privados. De esos culos que encuentras por la calle y que se merecen cuanto menos un aplauso y que nunca más vuelves a ver, que nunca tendrán un programa en la tele ni un reportaje en el Qué me dices!!!, pero que no importa.

Feliz Navidad amigo Wolffo, que esta tarde encienden las luces y el arbol de Pozuelo y lo disfrutaremos con las niñas.

Wolffo dijo...

KotiMari
Vaya, lo siento, nena. Bueno, pero lo siento por ti, porque este post es genial y la canción (aprovechando que no puedes comprobarlo) me ha quedado maravillosa.
Bueno, que se arregle pronto y muchos besos. KotiMari.

Fosfous,
Tienes razón, los antiloquesea son una pesadez. Es como un dolor de muelas, pero en el alma.
Las luces, yo lo digo es que no hace falta tanta bombilla, me parece un gasto estúpido. Preferiría menos despliegue y más gusto. La Castellana, por ejemplo: llenan los árboles pelaos de bombillas y el efecto no es bonito, es aterrador. Bueno, al menos para mí. Cuando un árbol o un edificio, o un paseo está bien adornado, es bonito, eso sí.
Yo soy, alcontrario que tú, muy de Roscón. Me encanta y lo comería todo el año, pero prefiero sufrir un poco y comerlo solo el día de Reyes. Porque lo que sí me gusta es disfrutar algunas tradiciones.
La música de navidad... En España no tenemos tradición de que los músicos sigan haciendo música de Navidad (hace unos años, Rosana, que es una gran músico, hizo una que no estaba nada mal). Seguimos dándole vueltas a lo mismo y eso, no creas no es que esté mal, pero esas recopilaciones flamencas o de los niños de suputamadre, uff. son insufribles.
Ana Diosdado es un todo, hombre: su inteligencia, su cultura y su culo son todo uno. Es mi chica, así que cuidadín con lo que decimos, ¿Eh? Bueno, no sé lo que hizo la vize conmigo, pero veo más verosímil que tal vez se limitara a intentarlo y yo, ni siquiera dormido la encontré atractiva y no puedo ser. Prefiero pensar que fue así y que, por eso, ella sabe de la flacidez de mi cosa.
En cuanto culos privados, la encargada del Maxcoop donde compro tiene un culo espléndido. Es una repisita en la que, perfectamente, puedes apoyar la copa. Es como un culo descarado y me gustan esos culos.- Me gustan casi todos, en realidad.
En fin, amigo Fosfous, un millón de abrazos y mis mejores deseos para ti, y tus chicas, en esta Navidad y en el año que ya casi empieza.
Que sigamos mucho tiempo, amigo.
¡Feliz Navidad!

fantasma (navideño) paraíso dijo...

Esta historia tan surrealista me ha encantado, de verdad, me ha parecido muy divertida. Y no poca es la culpa que tiene ese amor tuyo por Ana Diosdado, que a mí me parece lo más absolutamente surrealista de todo y que aquí viene muy bien. Además está ese buen rollo navideño que he leído en los comentarios y que también me ha puesto muy contento (porque además es viernes, anoche envié un trabajo que terminé a tiempo de que me dejara el fin de semana tranquilo... y, bueno, se acerca la Navidad).

Porque a mí también me gusta la Navidad, ya ves tú. Y tampoco me gustan nada los pelmazos agoreros de: “menudo coñazo de fechas”, “a ver si pasan pronto”, “son días tristes”, “la fiesta del consumo”... Me siguen pareciendo fechas mágicas, como de infancia. Sin nostalgias, sin estridencias y sin ñoñerías, pero uno días especiales que nos hacen mirar alrededor de manera diferente (y positiva; y el que no logre... ¡pues qué se le va a hacer, peor para él!).

Así que coincido contigo en lo de los antinavideños, y los antitaurinos. Y si quieres que te diga la verdad, no me gustan los “antinada”, ni “antimadridistas”, ni “antiatléticos”, ni nada de nada. Me parece como de miseria moral lo de definirse como: “Mire usted, yo es que soy Antital y cual”. ¡Con lo fácil que es definirse como “Pro-algo” y decir las cosas en positivo!

Y fíjate, ni siquiera el Santa Claus que tan poco parece gustarte me produce rechazo. Sin desmerecer nuestras tradiciones, como en todo, no me parece mal adoptar las de otros. A fin de cuentas, llevamos toda la vida viendo al gordo de rojo en Navidad, no me digas que no, y poco me importa que el disfraz se lo inventara la Coca Cola y que la tradición en sí sea europea (no española, vale), exportada a América, y luego devuelta corregida y aumentada (como Halloween, mira, pero como ya te decía entonces, cualquier excusa es buena para celebrar).

No he escuchado tu canción, lo siento, pero leo el post en el trabajo (fantasma pluriempleado con ocupaciones laborales fuera y dentro de casa). Esta tarde lo haré. Confieso que me gustan los “cedés” navideños alternativos (de hecho, mira que casualidad, y supongo que influenciado por tantos comentarios ochenteros y de la movida que ha habido aquí últimamente, esta mañana al salir de casa me he cogido el disco “Navidades Radiactivas” y lo he venido escuchando en el coche), así que a ver si te incorporo a alguna grabación. En estos días, de hecho, estoy grabándome un disco navideño; aunque más en la línea de rarezas navideñas hechas por Ramones, Pistols, Damned y cosas así.

Y ya en esta avalancha de hermanamiento y demás, me parece genial que vayas a quedar con los comunes amigos de los que me hablas. ¿Cenar?, ¿comer?, ¿fin de semana?, ¿entre semana? Dímelo con tiempo para poder reservar el hueco (la ocupada vida del fantasma, siempre vagando de aquí para allá), porque claro que me encantaría que nos viésemos las caras: la mía, te adelanto, se conserva tersa y juvenil gracias a la sangre de jóvenes vírgenes y a otros inconfesables secretos de belleza espectral.

Y para todos, imbuido de dickensiano espíritu navideño, me transformo en el fantasma de las navidades pasadas, de las presentes y de las futuras, y os deseo ¡Feliz Navidad!

Buch dijo...

Si, el espíritu navideño. A mi también me gusta. Es, sobre todo algo ambiental. Hay dos canciones navideñas que me llegan: Una es la que has interpretado tu, y que por culpa del javaloscojones, no puedo oír, y la otra es, por otro motivo una alegre y marchosa cancioncilla, que no tiene comparación en calidad pero que yo la celebro mucho y que se llama "Al I want for Chritsmas is you", y que yo he oído en versión de MAriah Carey. El post, totalmente divertido y surrealista, en efecto, y muy redonda la explicación final del Fault Sogull, ese. Qué bien que nos dejes descubrir a ese Wolffo divertido y gamberro que te empeñas en ocultar tras esa máscara de cabrón miserable, que a su vez está recubierta por una fina pátina de narcisista patológico.Te lo perdono todo, porque me he reído, y porque me hace gracia esa obsesión tuya con Diosdado, con lo fea que es.
Feliz NAvidad, comentaristas de Wolffo. Feliz NAvidad Wolffo. Feliz Navidad. Feliz.

Un Fosforo dijo...

Yo trabajo en la Castellana junto a Colón y, en efecto, las luces son bastante feas.

Pero si das una vuelta por Serrano, creo que es en el cruce con Ortega y Gasset (donde las tiendas caras) han montado algo que pretende ser moderno. Tienen las calles llenas de figuras geométricas de colores. ¿Navideño?

Eso sí, en el Corte Inglés de Serrano, donde está el carrusel (me encanta) ponen cada año una cabaña (en el interior venden cosasa para los árboles, belenes, etc) con unos muñecos que se mueven. Este año hay unos pingüinetes y unos osos muy simpáticos. Eso mola.

Un abrazo amigo y espero como tú que sigamos mucho tiempo.

Princesa del Guisante dijo...

Me gusta la canción, y afortunadamente Lenon no la ha compuesto siendo español y ahora, porque al catálogo de razas tendría que haber añadido el de minorías, y el de mayorías con buena prensa, y en viejos y niños a los preadolescentes, adolescentes, jóvenes y jóvenas, jóvenes pero maduros, maduros, maduros tirando a verde (viejo, desde luego), cincuentones interesantes y no interesantes y así hasta el infinito. Para ser un verdadero comprometido, digo.
Yo tenía ganas de que llegasen las Navidades (me siento ya en Navidad porque no sé si sabes que estoy de vacaciones :P) porque soy de las que disfrutan con estas fiestas, eligiendo regalos, escogiendo comidas, olvidando el minimalismo al decorar la casa, buscando cosas diferentes para adornar la mesa cada año y en cada celebración... y me gusta que todo el mundo se desee feliz Navidad, y me desee (vale, sí, también feliz Navidad), porque supongo que cuando lo dicen, lo dicen como yo, de verdad.
Coincido contigo (y veo ahora que con un Fosforo y con Fantasma Navideño) en la fobia a los antitaurinos, no puedo con ellos, son superiores a mis fuerzas y sólo logro soportarlos recordando a la tierna ecologista a la que pilló un toro cuando la imbécil se acercó a acariciarlo. Y tampoco soporto la Nochevieja, o sea, lo de salir en Nochevieja a soportar copas mal puestas y más caras que cualquier noche del año, entre empujones, patosos y borrachos. La Nochevieja, además, es tan decepcionante normalmente como decían que era la noche de bodas antes, cuando había vírgenes.
Discrepo en lo de la conga: la conga no es admisible ni con la atenuante de trasero irresistible. Hay bailes mucho mejores para tocar o arrimarse, me parece a mí, que uno en el que corres el riesgo de que la gorda o el borracho de tres puestos más adelante tropiece y termine con el equilibrio precario de todos. Sólo es peor que lo de la conga bailar la macarena o el saturday night. Yo ahí siempre me siento fuera de la secta. Sin embargo, comprendo que haber estado junto a Carlos Larrañaga empuje a bailar la conga y cosas peores, porque tiene pinta de ser de esos hombres a los que les sobra tinte, colonia, mofletes y flacideces variadas, y mil palabras de cada cien que pronuncia. Grimoso, eso es.
Ahora ¿qué clase de alcohol destilado en casa hay que tomar para que el delirium tremens, en lugar de cucarachas o ratas, que dicen que es lo normal, se vea a Mª Teresa Fernández de la Vega, ese esqueleto luchando por escapar? Si ese es el final, parecen las Navidades de Futurama :P
Acabo de ver lo del roscón en los comentarios: yo soy de roscón, desde el dos de enero hasta el ocho, me alimento básicamente de café con leche y roscón, me encanta, salvo la maldita manía de meter dentro una cosa como de todo a cien que tienen aquí todas las pastelerías. Lo mejor que te puede pasar es partirte una muela con la cosa, y lo peor, que te toque y tengas que conservarla todo el año por lo de la suerte.
En fin, querido Wolffo, feliz Navidad, aunque no será la última vez que te lo diga. Y feliz Navidad para todos, hasta para los que no les gustan estas fiestas ;)

Cris dijo...

Para mí la Navidad es reencuentros, como buena nómada que soy. Culo de mal asiento que se dice. Culo bonito, ojo. No me gusta que la navidad sea en diciembre porque tengo que viajar a La Mancha y soy una friolera, lo cual se agrava más si le añadimos lo de vivir en el sureste, lo más parecido al trópico.
Pero bueno, digamos que no lo llevo mal.
Wolffo, ¿la Diosdado? Mon Dieu... Mira, te lo perdono porque me he reído mucho, in crescendo, pero que conste que no lo asimilo.
Y no sé, no sé si tuviera que elegir, si quedarme con el escritor o con el músico. Qué nivelazo nos gastamos, caballero...
Feliz todo, navidad también.
Mil besos y un achuchón.

Wolffo dijo...

Fantous
Es verdad lo del buen rollo navideño de los comentarios, esas cosas son como una mecha prendida, corre y corre y hay que ver qué buen humor destilan. Ana Diosdado... ni siquiera yo sabía que la amara tan profundamente, Fant, pero ya me ves, cuarentón y enamorado de la una señora de la que no sé nada hace años, y de la que nunca he sabido nada, en realidad. Joder, qué difícil es vivir, Fant.
Vamos a ver, Santa no me molesta, solo quería hacer ver que aunque tenga cosas la Navidad que no son, puras, bueno, que el conjunto supera todos los detallitos no sublimes que uno pueda señalar. Es más, creo que me cae mejor desde que sé que su color y su disfraz es cosa de la Coca-Cola. Ahora bien, te difgo una cosa: hubiera preferido que fuera cosa de Pepsi, que yo soy más de Pepsi.
Joder, recuerdo perfectamente las navidades radiactivas, el disco navideño de DRO, con ¡A fun fun, a fan fan, qué majadería! o algo así de siniestro y todas esas cosas. A mí me gustan especialmente los discos navideños de los beatles, grabados en plena borrachera y llenos de buen rollito.
NO sabemos ni cuándo (se barajan varias fechas, todas antes de fin de año), ni dónde. Será en Madrid, claro, y toma fuerza el dooble, o dúbel, como gran clásico, ante el lastimoso cierre del Savannah. ¿Te acuerdas de ese sitio?
En fin, lo que podías hacer es abrirte una cuenta de correo anónima (te aconsejo gmail, porque así te puedo pillar on line alguna vez) y darme un keo a wolffo@gmail.com para saber dónde avisarte, que hacerlo por aquí me parece a little bit fuerte.
¡Feliz Navidad, para ti también, Fantasma!

Buch
Semos mayoría, pues. La canción que dices la hacía muy bien, también, Vonda Sheppard, la de Ally McBeal, que hacía un montón, también la de Santa Claus is coming to town y otras baladitas de esas bonitas.
Tú y yo tuvimos unas Navidades musicales y cantábamos un villancico a Darío, el chino cabrón y Mariano, el portero del 11 ("los chinitos de formosa se dirigen al portal, para decirle a Mariano que al fútbol no se puede juegar; y Mariano en el chiscóoon, juega con un camióooon...") y otro a Benita, una comedora compulsiva ("Comiste Filetes" era el título).
O sea que, tranquilamente, podríamos meternos en esta lista de los grandes de las navidades.
Feliz Navidad a ti, amigo mío.

Fosfous
Eso, lo mismo que le decía al Fantom: aunque haya cosas que en fin... el cómputo global es favorable, sin duda ninguna.
Mola ver la pinta de estos comentarios, en serio. Qué buen rollito más contagioso.
Un abrazo, colega.

Guiss
jajajajajajajajaa, es verdad, imagínate a un ministrillo de hoy en día tratando de no dejarse a nadie y e no herir los sentimientos de nadie... qué perspicaz, princesa, como siempre.
El minimalismo es un gran incordio, Guiss, te lo aseguro, una vez que te libras de él tu vida empieza a ser mucho más divertida.
A mi me pasa lo que a ti, le deseo feliz navidad a todo el mundo y a ti te deseo y luego te deseo feliz navidad.
Lo de los antitaurinos es una cosa pesadísima y no conocía la historia de la jipi esa, pero debió ser divertidísimo. Seguro que era de las que sale a pillarla en nochevieja que es, efectivamente un dolor.
Lo de la conga lo dices porque nunca has visto a Ana Diosdado al final de un trenecito de esos, meneando la melenita y su rotundo pompis bailoteando. Otro gallo nos cantaría, créeme.
En lo de Larrañaga has estado sublime, colega. Qué panzada de reír viendo como a él no le desearías ni una Feliz Navidad. Lo del tinte y los mofletes, mortal de necesidad.
Lamentablemente, una de las muescas de mi revólver es la vize, Guiss, sé que esto no te gustará oírlo, pero sí, parece ser (al menos ella lo dice) que lo hicimos aquella nochevieja en que yo pretendía el trasero de Ana Diosdado y tuve que conformarme con el taxi de la vize.
Y el roscón... yo soy muy de roscón también, pero de lo que más soy es de ti, Guisantilla, que me acabas de hacer el hombre más satisfecho del mundo. Si fumnara, después de leerte, me echaba un pitillito.
Feliz Navidad a ti, aunque nos lo digamos muchas más veces.
Eso, ¡Feliz Navidad!

Wolffo dijo...

¡Cris!
no te había visto... En fin, ¿tú las pasas en la Mancha? Qué frío, ¿no? Pero eso se cura con un buen licor, un caldito o un achuchón bien dao.
¿Tú tampoco entiendes lo de Ana Diosdado? Yo diría que... en fin, no puedo explicarlo, pero me gusta esa señora, sí señor. Uno es rarito para algunas cosas. Odiaba, por ejemplo, a Maria Luisa Seco y, con mi amigo Coki, que luego creció y fue Manolo, la llamábamos "La guarra". Cosas raras.
Eres muy amable, Críspula, y yo soy un bobo que babea cuando chicas como tú se acercan con esa cara y esos andares y ese culo inquieto que, aunque no haya visto jamás, te doy la razón: es un culo precioso.
Te deseo lo mejor, mi escritora preciosa.
Y, claro... ¡Feliz Navidad!

el_Vania dijo...

Jo, Wolffo, sí que "te subes al palito en seguida!!".
Que era conya, tío... ya la tuvimos el año pasado con el podcast navideño y esas cosas... ¿iba a caer yo en el mismo error?.
A mi no me disgustan las navidades, no soy antinavideño (sí antitaurino) y de hecho, tengo ganas de que lleguen por juntarnos all together now para cenar en Nochebuena y en NocheAncian... que por cierto, celebraremos en mi casa con un "cotillón" de alto copete.
La lástima es que se puede captar el tono como se escriben las cosas... porque muchas veces nos decimos barbaridades hablando, pero con el tono de la voz se contextualiza.
Imagínate que te digo... "Wolffo, vaya versión de Lennon has hecho, qué cabrón".
Podrías tomarlo de varias formas, una buena y otra mala, pero si me escuchas hablar, sabes que es buena.
Y que conste, que tu versión te ha quedado cojonuda, y que lo de "cabrón" es en el sentido estupendo de la palabra...
Y gracias por nombrarme por lo de los soniditos... Jijiji! Sabes que puedes llamarme a mi choza cuando quieras y te hago de S.A.T.

Bueno, amigo mío... haya paz en estas fechas tan señaladas.
PD: Hoy me han dado el aguinaldo de la empresa y no veas que sonrisa más de oreja a oreja.
FELIZ NAVIDAD y PRÓSPERO 2008 a tothóm!
Salud/OS!

Wolffo dijo...

Vanitas, colega, es que una buena discusión me gusta tanto como un estribillo a voces.
Entiendo perfectamente lo que dices pero me da lástima, ¿entonces no vamos a discutir?
En fin, sólo me queda desearte que la fiesta de tu casa sea de acceso restringido, porque es el peor día del año para abrir las puertas generosamente al caminante.
Me ha pasado algo con tu última frase. Mi padre, aunque cantaba como el mismo culo, un culo profundo y gorgeus, nos hizo una canción a cada uno de sus siete hijos. La mía era en catalán (yo soy Jordi para mis familiares y mis amigos más antiguos) y decía algo así como (tómalo como algo aproximado a la fonética):
Jordi, Jordi, es un noi macu
Jordi, Jordi es nosequéeee... Seguía diciendo cosas en catalino que no recuerdo y terminaba en un crescendo poético y entonativo que decía (insisto, fonética aproximada):
... y tutóm t'estiman Jordiiii
porque Jordiii es molt bo!!
Ese tutóm que escribo yo, imagino que será ese "tothóm" con el que, supongo, estás felicitando a todo el mundo. Bueno, eso que fíjate el poder de las palabras. Para que luego me salgan con la melonada esa de que una imagen vale más que mil palabras...
En fin, colega ya sabes, lo que te toca:
¡Feliz Navidad!

Cris dijo...

Vale, vuelvo...

Maria Luisa Seco... Ahora sí que me has dejado k.o. En fin, que yo volvía a decirte cosillas de la canción, porque he entrado ya varias veces entre ayer y hoy a Wolffo de Palo a pasar un buen rato y sabes qué pasa, que lo mismo con Safari que con Firefox se me bloquea el navegdor y no me deja hacer nada. Y ni siquiera me muestra el reproductor. Así qeu si no te importa te lo digo por aquí, aunque me gusta menos.

De entrada todo lo que huela a Lennon para mí es casi como las magdalenas de mi abuela, es decir, un manjar. Si además le has metido mano tú, y tan bien metida, pues me tomaría unas cuantas raciones, hasta que me doliera el estómago, que no tengo hartura.
Que me parece magnífica, y un punto rockero que le queda muy bien, con esa voz tan guapísima que tiene usted.

Besos variados.

mahomal dijo...

Ay, Montaña, que ültimamente me identifico mucho con las cosas-gente-opiniones que dices que te revientan y que no puedes soportar, que igual te he estado engañando todo este tiempo y resulta que ni somos amigos ni nada, que no me gustan las navidades, ni las corridas de toros, ni el roscón, ni el culo de Ana Diodado, que me creo lo del cambio climático y me gusta Sabina...

Intentaré compensar tanta discrepancia con un montón de miles de buenos deseos para tí y tu gente y, por supuesto, para todos los talentosos seguidores de este blog: felices fiestas y felicísimo año entero!!!

Besos disidentes, pero besos

Wolffo dijo...

Críspulain
Es que no funciona demasiado bien últimamente. De hecho, creo que no he subido todas las últimas canciones, alguna me he dejado fuera. Porque como la única visitante eres tú y no te veía últimamente, pensaba, bueno, a lo mejor no se da cuenta... pero, mecachis, me has pillado. Lo pondré al día, porque tú lo mereces, mi adorable escritorzuela (suena mal, pero si eres capaz de oírlo como suena en mi cabeza, en vez de ofenderte, debería dibujarte una sonrisilla)
Muchas veces, Cris, cuando oigo lo que dices de las canciones que grabo, pienso: ¿por que no habrá un par de millones de personas como Cris? Eso me haría grabar un disco y ganar un dinerillo, pero entonces, no sería lo mismo, seguro. Aparte de que es imposible, de todo punto, que haya, ni siquiera, dos personas tan maravillosas como tú.
Muchísimos besos y muchísimas gracias.

kotinussa dijo...

Ya estoy con mi conexión recuperada. Veo todos los comentarios y me da un poco de no sé qué convertirme en la más rara del grupo, pero la realidad es así.

No soy pro ni anti. Sencillamente nunca fui nada, porque en mi casa casi no se notó nunca que estábamos en Navidad. Simplemente se ignoraron olímpicamente todas esas cosas que la gente hace en Navidad.

- Nada de reuniones familiares (a mis dos abuelas les horrorizaba ver a sus nietos juntos en su casa, y esa posibilidad se evitaba siempre). Cada uno en su casa, era su máxima, y en la mía nunca fuimos más de cuatro. Y a mis padres todo eso les parecían pamemas.

- Nada de decoración navideña. La casa y todas sus cosas eran de las personas mayores. Los niños éramos como unos huéspedes que no estaban autorizados a tocar nada ni a añadir nada.

- Ni en mi casa ni en la de mis abuelas se tomaron jamás las uvas ni se hizo nada especial por Nochevieja. Es más, esa noche era una noche absolutamente normal, de forma que en mi casa siempre se cenó como cualquier otro día a la hora normal.

- Una vez que ya fuimos mayorcitos, el día de Reyes también dejó casi de existir.

En resumen que, de puertas para dentro de mi casa, noto que es Navidad por que estoy de vacaciones, nada más. Bueno, se compran turrones y esas cosas, pero todo lo que huela a rito navideño no ha existido nunca.

Si recuerdas, ya te conté que hace unas semanas mi madre incluso me sugirió que si en Navidad quería marcharme a alguna parte, que a ella no le importaba.

Me encantaría celebrar alguna vez la Navidad como lo hace todo el mundo, por probar. Pero me temo que tendría que conseguir primero que me adoptara otra familia. Y ya, con esta edad, lo veo difícil.

Bueno, Wolffillo, pues Feliz Navidad, aunque ya ves que no sé muy bien en qué consiste la cosa (lo sé en teoría, pero no en la práctica).

P.D. Puedo comprender perfectamente tu defensa del culo de Ana Diosdado (me encantaría tener un culo que suscitara esa devoción), ya que me encantan algunas narices aguileñas que a casi todo el mundo parecen feas, por ejemplo.

Anónimo dijo...

Mahomalilla,
que messolvida contestarte y va a parecer que es por el desacuerdo y para nada...
Yo sé que eres tan distinta de mí como pueden serlo dos personas, y no nos pasa nada...
Yo no soporto, como mucha gente que ya ha hablado, a los antis, no a la gente que no coincide conmigo. De hecho, en los toros coincidimos: a mí no me gustan nada, pero no soy antitaurino, eso es lo que quiero decir.
No me digas que no sospechabas que éramos muy distintos, y creo que es ahí donde reside el secreto de que llevemos casi 20 años siendo amigos (este verano hará 20 años que nos conocimos). Así que tu disidencia no es tan gorda como ahora piensas. Eso sí, lo de Sabina...
çvenga, Mahomalilla, muchas felicidades, muchos besos y mis mejores deseos para ti también. Felices fiestas y lo mejor para ti y los tuyos el año que viene.

KotiMari
En fin, me quedo muy parado con lo que me dices... No sé, tampoco te pierdes nada, porque todo lo de los rituales es algo prescindible, pero hay algo que sí me gusta de la Navidad, y es una especie de voluntad renovada. Uno hace un esfuerzo, aunque sea a ratos, por ser un poco mejor. Eso es lo que yo entiendo por espíritu navideño. Si te fijas, en este post 8en los comentarios, más bien) hay una cosa que, verdaderamente, no es espontánea, pero tampoco es forzada: es lo que muchos han definido como "buen rollito" y yo creo que es buena voluntad. La intención de tener buenas intenciones. A mí, eso, me parece bestial. Y si hay que acompañarlo de lucecitas y de cascabeles y villancicos, pues se acompaña, que a nadie le va a pasar nada por eso. Y se puede argüir, como se dice, de hecho, muchas veces, que esa buena voluntad debería durar todo el año. Yo no estoy seguro de eso, pero tal vez tengan razón. De todos modos, ¿qué mal se hace intentando ser mejor 20 días al año?
No quiero parecer raro al no pedirte que vengas a pasar una navidad a mi casa, porque puede que no te entararas de que es navidad. Este año, por unas razones u otras, no hay decoración y puede que no la haya: ni árboles, ni belén ni historias. Eso no me preocupa, pero puede sonar raro. En fin, que yo no paso estos días disfrazado de rey mago, ni pillo la pandereta para cantar villancicos. Sólo me arropa una especie de espíritu bueno. Es todo cuanto puedo decir.
Te deseo, mi querida Kotinussa, que estos días sean lo más agradables y que el año que viene esté lleno de buenas cosas y que tengamos oportunidad de vernos y de ver juntos el Prado y de hacer más cosas.
Muchos besos y, ya sabes: ¡Feliz Navidad!

Morgana dijo...

Navidad dulce Navidad... o eso dicen, no?

A mí no me desagradan, aunque como nos pasa a muchos a veces nos ponen algo tristones.

Lo que no soporto es el Fin de Año... por mí lo podrían sacar del calendario. Sólo uno permanece en mi memoria, y de eso hace ya... nueve años.

Un saquito lleno de buenos deseos... (qué cursi, por diossss)

Un besazo enorme y... Feliz Navidad guapo!!

Wolffo dijo...

Morganilla,
yo no creo que sea dulce... salvo por el atracón de azúcar y almendras que nos metemos (yo confieso: devoro el turrón y los turrónidos chocolateados varios). Pero yo creo que tienen un punto más bien triste, como bien dices. Lo de la dulce navidad no creo que sea más que el verso de un villancico.
Estoy contigo en lo de Fin de año. Y ¡qué casualidad! mi fin de año más memorable sucedió también hace 9 años. Una especie de fiesta privada, una noche compartida con uno de los seres más maravillosos que he conocido en la tierra. Ese fin de año, si te soy sincero, compensa todos los desastrosos de mi vida y los de la vida de todos los que están o han estado a mi alrededor.
Me gusta cuando las cursiladas son agradables para mí, Morganilla. Permíteme, no obstante, que yo te mande un carguero, en lugar de un saquito, porque todo lo bueno que tú te mereces no cabe en ningún saco. Ni en el carguero, en realidad, pero es todo lo que yo puedo mandarte, por ahora, mi dulce y fiel amiga.
Tú sí, ¿ves? tú sí que eres dulce, Morganilla. Gracias por reavivar el recuerdo.
Muchos besos y a ti también mi querida y preciosa amiga:
¡¡Feliz Navidad!!

Yambra dijo...

Felicidades todas a vos, amigo, y a los vuestros, que nadie las merece más que vosotros.

Anillos de oro, y un regalo: Pink Tones.

Hasta pronto.

Wolffo dijo...

Yambroid, querido amigo, muchas gracias y muchas felicidades a ti también, colega.
Pink Tones... ¡A buscarlo!
¡Feliz Navidad!

Buch dijo...

Somos dos excelentes personas, ¿eh?, Tu y o , me refiero.

Binche dijo...

Ay Wolffo, lo que nos (tengo al churri pegaito a mi) hemos reído con tu historia! Estamos (hoy en plural, ok?) de acuerdo con todo lo que has dicho, y hemos sentido un repulsivo temblor con la Vice, qué asco de mujer!

Felices fiestas para ti y los tuyos, y que el año que entre sea muchísimo mejor para todos, a ver si las malas rachas se alejan de una puñetera vez.

Besosss

Wolffo dijo...

Buch
bastante buenas personas, es cierto, pero el mundo no lo aprecia como debiera... Ahí tienes a la supersexy, que no se dejaba hacer nada...

BinchiMari!!
Es que la Vize es muy fuerte... en mis peores pesadillas me susurra frases a la oreja y el aliento, ¡hasta por las orejas, lo noto! le huele fatal. Es terrible. O sea, no es que no se lave, es de esas personas que tiene halitosis por su carácter avinagrado, haga lo que haga. Ay... qué horror..

Felices a ti, a tu churri y a tus churritos y tus chuchillos, que sé que los quieres y yo creo que las malas rachas les tocan ahora a ellos.

Y no quiero especificar lo de ellos, no sea que se preparen y nos la pasen a nosotros.

Muchos besos, Tulipancilla sonriente y
¡¡Feliz Navidad!!

linmer dijo...

Yo no es que sea de los que odia la navidad pero, entre que no lo he celebrado en casa de pequeño y que la gente se vuelve más hipócrita que nunca... En realidad es eso, lo que odio es la gente que se pone "navideña" como si no tuvieran bastante colgando las bolitas a su árbol que también se las tienen que tocar a los demás.

Una magnífica historia, diferente, me gusta.

Las canciones de Lennon te salen divinas, ¿te atreverías con Yesterday?

Un abrazo amigo

Wolffo dijo...

linmerick...!
amigo mío, mo me digas estas cosas, que me voy a tener que pensar felicitarte las navidades, no sea que interpretes que intento tocarte las bolas navideñas...
Caray, gracias por tus palabras, amigo, pero, si me dejas decirte una gilipollez hipócrita, colega, no te pongas a la defensiva. Deja que la corriente te lleve, porque no va en dirección contraria a la tuya, no tienes que nadar contra ella. Haz como esos pájaros que aprovechan las corrientes de aire para llegar a donde quieren, y relájate, que si no, hombre, vas a pasar unos días malísimos. Y,
sin animus bolandi tocandum, querido Linmer,
¡Feliz Navidad!

Buch dijo...

Y, Wolffo, ¿A que la sociedad es muy puta?

Wolffo dijo...

Una puta barata, pero entrañable, Buch...
Y tú y yo tenemos mucha calle y muchos billares para saberlo bien, y para habernos emborrachado con ella varias veces, probando siempre cuán amargo es el sabor que te deja en el paladar, con melancólica cabezonería. Sí, viejo amigo, es muy puta, pero, ¿quién no se ha enamorado alguna vez de una fulana?

Ararat dijo...

Cof cof cof, si no fuese por la canción me habrías avinagrado el poco, por no decir nulo espíritu navideño después de ver esa foto.
Parece que habla, parece que dice: ¡ME ENTIENDEES!

Voy a por mis pastillas...

Un Fosforo dijo...

Solo puedo decir una cosa:

¡Andrea, coño, cómete el pollo!

Como se entere de que has colgado su foto sin su permiso, tendrá otra oportunidad de sacar pasta en la tele poniéndote a caer de un burro (quién habrá inventado esta expresión).

PD. Me ha llegado 3 veces la foto esta semana al correo.

el_Vania dijo...

Wolffo!
He visto la actualización... Juajuajau. Me uno a tí. Esa chica SUCKS (en los dos sentidos anglosajones de la palabra).
Por otra parte, me ha encantado tu mensaka de réplica, que acabo de leer. Si a eso le sumas la fugaz conversación que tuvimos, tienes que saber que sin conocerte, eres un gran amigo. No tendría tapujos en llamarte y confesarte mis problemas y pedirte consejo si me hiciese falta. Pero mira, pese a todas mis taras, soy asquerosamente feliz.
Feliz navidad, amigo. Entra como una cannonball al 2008, para que el nuevo año que va a nacer se entere de quién manda.
Un abrazo pantagruélico.
Jordi... un noi molt maco. Tothom t'estimem!!
Salud/OS!

Luna dijo...

Juer casi que contesto pasadas las navidades.... bueno lo primer es lo primery Te/os deseo que tengáis un mejor año que este que está a punto de salir por la puerta para dejar pasar al siguiente. Que todo lo que anhelaís lo consigáis pero seguro que requerirá algún pequeño esfuerzo por parte nuestra y que la gente que os rodea disfruten y compartan vuestros logros.

Lo de antinavideños... jajajaja yo soy una de ellos, no me gustan como están montadas ya hace algunos años, pero reconozco que en el fondo las espero ya que es la única forma de reunirse con los más allegados, cambiarial algunas cosas pero creo que mejor lo dejo como está.

Un beso muy muy grande para tí, los tuyos y para todos los que entran en este grato sitio.

Wolffo dijo...

Ararat
Felices fiestas, hombre, o, mejor aún, que somos lo que somos: ¡Feliz Navidad! Y no te olvides, nunca, abuelo, de tu medicación. Abrazos.

Fosfous
Tu posdata me ha llegado al alma... tanto, que he actualizado la actualización. En fin, en estos tiempos, aparte de mí, ¿queda algo original?
Felices, Fosfous.

Vanitas
Vas a conseguir que las hordas de mujeres en celo que me pretenden den un pasito atrás preguntándose si lo nuestro va en serio, tío... Aparte de esta memez, deseo para ti lo mismo: que el 8 venga a toda pastilla y que nos subamos en marcha y que lleguemos a algún lado. El que sea, pero que lleguemos.
Un abrazo.

Luna, lunera!
nossageres, beibi, que hasta la lotería no empiezan las verdaderas navidades...
En fin, no seas antinada, cielo, y déjate llevar por el lado bueno; es lo que yo hago y te juro que es más llevadero que si te pones en la orilla con cara de mala leche a resistir.
Los besos, son todos tuyos, levantinita mía, y mis mejores deseos para ti y los que andan alrededor.

¡Feliz Navidad!

Amy dijo...

Felices fiestas Wolfillo (no dirás que no me he esforzado en la felicitación ehhh.

De tu marimantix.

el_Vania dijo...

Cualquiera dirá... joder, solo he dicho que eres un buen amigo, colega.
Y además soy un hombre felizmente casado, y además, MUY heterosexual. Así que venga, esa cohorte de "girls", paso al frente y ataquen al Wolffo.
Salud/OS!

Wolffo dijo...

¡MariMantix!
No sabía que Amy y tú érais la misma persona... ¡qué sorpresa! A veces, en vez de torturar al personal con historias memas, que es lo que hago yo, es mejor dejarse de adornos e ir directamente al grano: es el mejor esfuerzo que cabe hacer.
Un beso muy grande y muy felices días a ti también, Amy.
¡Feliz Navidad!

Vanitas
Vamos, ni que fuera un insulto... y dime una cosa: ¿se puede ser sólo un poquito homosexual? De todas formas, no está de más ese animar a las damas a que me posean, que estoy muy cansado y tengo como más cuerpo de dejarme hacer que de intentar la conquista de la plaza. Un abrazo, amiguet y...

¡Feliz Navidad!

el_Vania dijo...

Yo no digo que sea un insulto. Faltaría más.
Pero quiero que quede claro que tú y yo "solo amigos"...
Jajajaja!
Feliz navidad, amic.
Contento por el triunfo merengue, I guess...
Salud/OS!

Andaya dijo...

Como siempre, llego tarde.
Muy feliz navidad a todo el mundo. Me "la pela" que se haya convertido estas fiestas en la campaña previa a rebajas del corteingles. Me gustan, siempre me han gustado, y son la única época del año en la que no te sientes gilipollas por ser buena persona.
Besos a todos, con guirnaldas, campanillas, espumillón y todo lo que se os ocurra.

Wolffo dijo...

Vanitas
Lástima, tío... lo digo porque beso fenomenal, o eso al menos dicen todas... No en serio, tampoco creas que lo del Madrid me hace muy feliz, son todos guiris.... tenían que ser todos los equipos como el Athletic de Bilbao. De casa y punto. En fin... taluego, compañero.

Andie
Te repito que tú nunca llegas tarde, mi querida amiga. Eso ya lo sabes. Me gusta que te gusten las cosas porque sí, no por lo que los demás digan o por lo que esté en boga...
Muchísimos besos a ti, querida Andie y, en fin:

¡Feliz Navidad!