lunes, mayo 08, 2006

Y cada día era un milagro. Historia de una diosa de Louisiana (homenaje 2).

Nos levantábamos una hora antes del amanecer, desayunábamos todos juntos y era el mejor momento del día. Nadie lo decía, pero yo sé que todos lo pensábamos: nos hubiera gustado levantarnos una hora antes del mediodía y desayunar a la una, en pelotas, con unos cócteles y junto a la piscina, mientras sonaban los Beach Boys o algún otro grupito de blancos, pero hacíamos lo que podíamos a las cinco de la mañana porque al amo le gustaba sentir esa sensación que, básicamente, puede definirse como joder. Era feliz dando por culo, como si dijéramos. A pesar de todo, como le digo, era el mejor momento del día. Porque estábamos solos, estábamos juntos y estábamos vivos. Y nuestras mujeres nos preparaban esas gachas con tocino y algunas de ellas (la mía no, es un encanto, pero canta fatal) cantaban canciones de esas que os gustan tanto a los blancos: Ol’ man river y todo ese rollo. Sí, sí, esa, oiga, pero cállese, no empiece a cantar, que me da algo, que hoy ya no cuela. Se lo digo en serio, señor piriodista, ahora vomito si oigo una canción de esas del Mississippi, es algo que ya no puedo soportar.

Desayunábamos esa plasta, ya le digo, y salíamos entre estertores del digestivo a los campos de algondón, a la faena de cada día. Jonás decía que a él el desayuno se la pelaba, que él hubiera preferido pasar un ratito a solas con su chica y yo le miraba y le sonreía, porque la chica de Jonás, Marie Lou, era una monada, pero lo mismo que él y yo pensábamos eso, lo pensaba el Ron, el capataz, y yo sabía que cuando estábamos en el algodonal, a veces, Ron iba a nuestro pabellón y elegía a una negrita guapa para quitarle con sus babas sucias la sonrisa por una semana.

Jonás trabajaba a mi lado y, aparte de buena persona, era un poco pesado, siempre añorando cosas fuera de su alcance:

- Ojalá viviéramos en África, ¿eh, Solo?

Jonás creía que África era el paraíso y yo no digo nada, no crea, a lo mejor, en cierto sentido, lo era. Pero estábamos en Louisiana, recogiendo algodón a una milla escasa de Texarkana, y sus añoranzas me deban un poco igual. Algunos cantaban mientras nuestras espaldas se rompían dobladas bajo el sol abrasador; otros contaban historias incompletas para que otros las terminaran, se trataba de ver quién era más ingenioso; otros manejaban la azada al ritmo de los que cantaban; Jonás añoraba una cerveza, un asado de buey o unas nalgas prietas y yo sólo esperaba a que ella apareciese.

Porque cada día, cuando el sol estaba en lo más alto, ella venía montada en un caballo feísimo, es verdad, pero nadie se fijaba en el caballo, y si yo se lo digo es porque ella me dijo una vez que le daba vergüenza pasar por delante de nosotros con un jamelgo tan desgraciado. Ella era… bueno, así.


Y créame, señor piriodista, después de seis horas con la espalda a punto de abandonar tu cuerpo, la visión de aquella diosa que llegaba a lomos de ese caballo medio bobo, era recompensa mucho mejor que el rancho.

Yo la miraba, oiga… era divina, y no hablo a humo de pajas. Casi siempre vestía de negro y verla cuando el sol sureño componía con su torso un contraluz imposible era algo celestial que me salvaba de las penalidades de cada día. Sufría a gusto, ¿sabe? Porque sabía que podría verla pasar. Es curioso, jamás he querido saber nada de ella. Sé que su trabajo le obligaba a pasar por nuestra plantación, pero nunca quise saber nada más.

Sé, eso sí, que después de que pasara ella yo sí que tenía ganas de cantar y me convertía en el máximo cantor de la plantación. El MC, como si dijéramos. Cantaba este viejo tema, y me desdoblaba en cinco voces, cinco yoes trinantes:

(Cotton Fields)

Powered by Castpost

Y era el bracero del agonodal, cantando grave y sincopado, dejando que el estómago surgiera al primer plano y se dejara llevar por el hombre apacible que a muchos les parece que soy.

Y era un bloggero irregular, que publica a veces para reír y otras para llorar, que concitaba a muchos más de los que merecía, pero que escribía desde lo más profundo del páncreas.

Y era un cantante mediocre de folk, con la acústica colgada y la armónica dispuesta, tímido en el escenario, sin atreverse a mirar a los ojos del público que deseaba verle soltarse y siempre un paso por detrás de sus deseos.

Y era el amigo perezoso que siempre quiere pero nunca llama, que siempre planea pero deja pasar el tiempo, que no termina de decirle a sus amigos lo mucho que les quiere y lo poco que les costaría a todos estar más juntos.

Y era, en fin, un tipo ya pasado, alguien a quien nadie mira cuando camina por la calle, porque ya es uno más en el magma, una hormiga más, un número igual de largo que los demás.

Y todos juntos, los cinco memos que formaban el quinteto wolffiano, los quíntuple multitud de mis personalidades esperanzadas, cantaron a La Divina Gilda la canción alegre que su rostro de mirada turbia y preciosa merecía.

Cuando supe de ti por tus primeros escritos, pensé que te pegaban Siouxsie and the Banshees. Luego te vi y dije… no, The Cure. Pero luego, conocida y amada, una vez besado tu rostro fresco y oída tu voz de arena, qué quieres, MariGildi’s, aunque no me lo perdones, no había para ti otra canción que esta.

Te la canto lo mejor que sé. Y a cinco voces de principio a fin, casi ná…

24 comentarios:

Ararat dijo...

Totalmente de acuerdo en su mirada preciosa, es en lo primero que me fijé cuando la ví, y sí, sus ojos dicen muchas cosas.

La DiviNa GiLda dijo...

Me siento absolutamente incapaz de decir nada, si me vieras tendría las mejillas coloradas, ypuede que ni siquiera puediera ser capaz de mirarte a los ojos...

No se realmente a que debo este honor, ni este escrito, y puede incluso que no entienda ni la metafora que tu seguro intentas transmitir, solo se... que mis obreros probablemente si piensen asi cada dia que me ven por la obra sonriendo....

solo puedo darte las gracias y un besazo enorme, que se te quiere mucho, y que yo ya tengo ganas de verte de nuevo en esas nuevas lides o en las antiguas. Y que estare ahi... aunque trabajes de sol a sol :)

Oye la cancion... que quieres que te diga !!!!!!!!

Y en cuanto a la mirada, Ararat gracias, y lo e turbia nunca lo habia pensado.. la tengo turbia????????

Ayyyy!!!! que estoy diciendo chorradas porque que mal recibe una los halagoooosssss
dejaros de halagar y a verse mas!!!
quieres que te diga... jajajaj tu ya lo sabes....,

Lostie dijo...

Gildix, tienes una mirada misteriosa que te cagas, y bien que lo sabes, petarda... Totalmente de acuerdo con Ararat y con Wolffo, ea!!!
Besazos Wolffete, que hacía tiempo que no te visitaba y jo!!! Me encuentro con este panegírico de nuestra Gildix!!! :-)

La DiviNa GiLda dijo...

jajaja pero mira que me veo fea en la foto... jajajajaja

GLAUKA dijo...

Collejón tremendo a la Divina por no deshacerse directamente en su blog ... pedazo post y lo deja caer, así, como si tal cosa, na, que me han escrito un post ... ¡la madre que te parió! Me imagino, señora Divina, que le hará unsted como mínimo un monumento, sino dos, a este caballero. Y enmarcará el texto. Y se lo agradecerá eternamente, porque es PRECIOSISIMO.

GLAUKA dijo...

Collejón tremendo a la Divina por no deshacerse directamente en su blog ... pedazo post y lo deja caer, así, como si tal cosa, na, que me han escrito un post ... ¡la madre que te parió! Me imagino, señora Divina, que le hará unsted como mínimo un monumento, sino dos, a este caballero. Y enmarcará el texto. Y se lo agradecerá eternamente, porque es PRECIOSISIMO.

Binche dijo...

Que bonito post!!!! Me he visto transportada dos siglos atrás, en medio de los esclavos en los campos de Lousiana.

Bonito homenaje, sí señor.

Besos

p.d. Imposible de oir la canción, el casposo va fataaaal!

la dama dijo...

Hola, me alegro de haber vuelto a encontrar tu espacio.

Saludos
la dama de Shalott

jopageri dijo...

Otro, gran homenaje, otro blog que tengo visitar, otro post fabuloso de Wolffo.


Saludos

Wolffo dijo...

MariGildi's
te diré... este post no obedece a nada más que a mis ganas de publicarlo, amiga mía. Tenía ganas de decirte algunas cosas, entre otras que soy una malqueda, y en fin, esto es lo que me sale. No quiero que me des las gracias, pero sí ese besazo enorme. Y sobre la canción... ya sé que no es de las que tú pondrías en tu lista de favoritas, pero tiene algo en las voces, en la alegría, en el ritmo... esa cosa de vamos a cantar juntos... que me lleva, indefectiblemente, a ti. con mirada turbia digo mirada que no es como las de los angelotes rubios, transparente, sino, como decía Lostie, llena de misterio y con un deje genuinamente canalla que me encanta. Un beso, G. Y en la foto estás que matas de guapa, boba.

MariLostie's
no te pierdas mucho tiempo, que pronto tocará el tuyo... estoy en ese plan, últimamente, qué quieres que te diga. Un beso gordo.

GLAUKA
Gracias, muchas gracias, y no me desfigures a MariGildi's con el collejón, porfa. Ella es asín. UN beso.

Binche
odio el casposo... ¿alguien sabe de un sistema que funcione mejor? Un besote tulipana.

Dama
coño, bienvenida de nuevo. Qué sorpresa verte otra vez. Sabes que siempre eres bienvenida. Un beso,

jopageri
eh, eh... que se te va la mano... ¿a ti te gustan Creedence?

Mons dijo...

Qué post tan bonito, muy bien escrito y es un precioso homenaje.
Yo leo siempre su blog y me gusta mucho lo que se ve a través de sus letras.

Un beso enorme.

buch siente envidia perra dijo...

Esta mujer es un cañón. Dejaos de miradas perdidas e historias, vamos directos al concepto global .A mi me gusta mucho de este post y del anterior la movida de que al principio parezca que n es un homenaje, sino un cuento, y luego la cosa se va concretando, concretando,. Está muy bien. Me voy a leer a Gilda. A ver que pasa....

Malamala dijo...

Señora Divina, después de este merecido homenaje y con ese peasso canción del más puro y pantanoso Bayou, yo le pediría la mano al Wolffo y caería rendidita a sus pies... qué quieres que te diga...

Gracias Wolff la guardaré con mis más preciados tesoros, versionear tan dignamente a Creedence no lo voy a olvidar never de never... el Foggerty estará zapateando allí ande se encuentre...

(Eso sí, al caspos hay que echarle de comer a parte, qué jhartible...)

Wolffo dijo...

Monstrua
hay una cosa curiosa. Algunas personas, parece que son buena gente al leer su blog. Es mi caso, en realidad, personalmente, no valgo un peo, pero leyendo mi blog, a veces, dices, va a ser buena persona, o simpático, o lo que sea. Hay otro tipo de personas, como mi MariGildi's, que tienen un blog divertido, tipo frivolón y tal, pero luego, en persona son mucho más adorables de lo que podías imaginar. Es un amorcito, de verdad. Bueno, Monsita, wapa, un beso muy gordo.

Buch
pero si el concepto global, lo importante de verdad (las tetas, claro), no se le ven en la foto... El día que vengas más de dos semanas seguidas a ensayar y medio montemos un repertorio, mariGildi's estará ahí para vernos, y entonces verás lo que de verdad es esta mujer. Un abrazo, compañero.

Malaperzona
Gilda no cae a los pies de nadie, me temo, y menos que a los de nadie, a los míos. A pesar de mi avanzada edad, sigo llevando, casi exclusivamente, camperas y John Smith, calzados ambos que fomentan la fermentación del queso en grado severo, lo que hace a mis pies mala compañía para cualquier persona con nariz. No obstante, tus comentarios sobre la música me hacen flotar tan, tan alto, que a lo mejor dejo de calzarme (por inncesario) una temporada y pueden empezar las mujeres a caer a mis pies con la garantía de levantarse luego. Un beso gordo y muchas gracias, buenaperzona.

ARARAT dijo...

YO COMO SIEMPRE IGNORAOOO

Wolffo dijo...

Joé, Ararat, es verdad, y eso que no era un mensaje perdido en la inmensidad, es el primero de un puñadito bien escaso de comentarios... no tengo nombre. Veamos...
Esta chica tiene unos ojos, una mirada realmente especial, sí los ojillos se te van enseguida. También a mí me llamó la atención eso en primer lugar. Un abrazo, apañero, y disculpa, aunque no tenga disculpa.

LunaNegra dijo...

Anda, leyendo este post estoy escuchando música gospel y le da un cierto aire sureño ;-). Me encanta esa timidez tuya que consigues vencer en el escenario y cuando te revuelven las tripas y tienes que salir de ti.

Un besote "apo" ya sabes que muy muy gordote.

jopageri dijo...

Me gustan los Creedence pero siempre que los escucho por alguna extraña razón me imagino a señores de 56 años con grandes barbas (motociclistas)a lo ZZ Top, bebiendo cerveza en lata mientras tiran dados en un bar de mala muerte en Colorado.


Vaya, aún así y apesar de poder tararear varias canciones de ese grupo si me preguntaran cualquier cosa de ellos quedaría como un gran ignorante.


Saludos

mot dijo...

Uf... Desde luego, jamás vi escena tan acertada para describir a alguien... A veces la sueño así, como si yo estuviera a lo mío y de repente pasara a lomos de su caballo bobo, y me encandilara, y me dieran ganas de cantar. Y entonces me despierto porque oírme cantar en sueños es un poco desagradable, pero ahí se queda ella, eh? Para todo el día.

:D

Un abrazo, maestro.

mOe:) dijo...

A Dios pongo por testigo que nunca volveré a pensar en Alabama de igual manera...:D

Morgana dijo...

Me han encantado tus palabras... además de tu música Wolffo. Pienso seguirte muy de cerca

Saludos

Wolffo dijo...

LunaNegra
es música sureña, pero de blancos, claro, no como el gospel. Créeme, esa timidez es buena sólo cuando la vences, cuando te atenaza 8y eso ocurre muchas veces) es una mierda. UN beso pa ti, más gordo que el tuyo, lunilla.

jopageri
jajajajaja, no sabes lo bien que he imaginado la escena que pintas, a falta, tal vez de un billar. Muy bueno, sí señor. Tampoco es obligatorio conocer la historia de todos los grupos, yo conozco muy poco de esas cosas y me va bien. Un abrazo, amigo.

mot
aleluya! has resucitado. Yo no digo que cantes mal, dios me libre, pero no me creo que resulte desagradable para ti mismo. Siempre he creído en el refrán "a nadie le parecen sus hijos feos, ni le huelen sus peos", me parece una gran verdad. Esa es la razón, por ejemplo, de que Bustamante siga grabando discos. Un abrazo, colega.

mOe:)
bonita frase, vive dios... pero la historia transcurre en Louisiana. Aunque, bien pensado, podría haber sucedido, perfectísimamente, en Alabama. Alabama, qué raro suena...

Morgana
pues tu link no funciona, así que yo no puedo seguirte ni de cerca ni de lejos. En fin, muchas gracias, bienvenido y pásate siempre que quieras, abre la nevera y pilla lo que quieras. Es de libre disposición. Saludos pa ti.

Binche dijo...

Wolffo, te voy a usar un poco. ;)

Mensaje para Buch: No puedo comentar en tu blog desde hace dos días, revísalo anda, que me dejo los dedos en el teclado haciendo el mejor comentario de mi vida y luego no sale publicado, grrrr!!

Gracias Wolffillo, eres un cielo! :D

Besoss

Wolffo dijo...

MaryBinchi's
Encantado, mujer, de ser un hombre objeto. Ahora bien, úsame más, por dios...

Bexos.