miércoles, marzo 25, 2009

La cintas de Jose y otras músicas

Indian girl (Hollies cover)



Cualquiera que escuche esta canción con un poquito de apertura de orejas, y salvando la insalvable distancia de las voces, verá en el color de este tema más a Crosby, Stills & Nash que a los Hollies. Se escucha clara la voz y la forma de plantear las armonías vocales del gran Graham Nash. Este tema es de la época psicodélica de los Hollies, un grupazo de Manchester a quien se ha colocado el sambenito de ser los Beach Boys o los Everly Brothers británicos, o los herederos de los Beatles. Seguramente, si los Hollies no fueran los Hollies. todo el mundo tendría un poco de razón. Si te gustan todas esas referencias (Beatles, Beach Boys, Everly Brothers, etc.) debes acudir urgentemente a donde te surtas de música y buscar discografía de los Hollies, preferentemente de los años 60, que es donde se acumulan casi todas sus obras maestras, que no son pocas. En este temazo, el reverso del single (no me atrevo a llamarlo cara B) de otro monumento al buen gusto que fue Magic Woman Touch, toco todo. Esa batería chapucerilla que se oye soy yo dándole a los palillos, por fin me he atrevido a grabarme a la percusión sin ayuda de maquinorris. El sonido no es muy bueno, porque la batería con la que toco (que me costó, completa, 90 euros) no es un instrumento de primera calidad, que digamos. Tampoco toco con baquetas, sino con una especie de cosa a medio camino entre éstas y las escobillas que se llaman matizadores, que no son lo más apropiado para grabar, pero hacen menos ruido que unas buenas baquetas y no quería torturar a mi familia con mi peculiar sentido del ritmo. aparte de eso, otra característica curiosa de esta grabación es que la guitarra eléctrica que se oye levemente al final está tocada sin enchufar, con el micro pegado a la caja de mi querida Dotty y suena con gracia, hombre. El resto, lo habitual: guitarras acústicas (normal y 12 cuerdas), bajo y tres voces que rozan el desafine en algún pasaje, pero es que esa forma de hacer armonías es endemoniada y yo no tengo demasiada paciencia. Bueno, vaya rollo, a ver si te gusta.


Yo desperté al mundo (al de la música y al otro), probablemente, con las cintas de mi hermano Jose. En mi casa, todo el mundo era cantarín y musiquero, herencia de mi madre, cantante aficionada que, en su juventud canaria había hecho sus pinitos junto al gran Alfredo Krauss, a quien le unía una vieja amistad. Todos, de alguna manera, adoraban la música. Jesús, el segundo, que siempre ha ido a su aire, era un hombre de su época y adoraba a Led Zeppelin, Deep Purple, Pink Floyd... y en general la música de los años 70. El rock progresivo, el rock sinfónico y el hard-rock eran sus banderas. A Militos les gustaban otras cosas que, la verdad, no recuerdo muy bien. Pero me hacúia reir constantemente con imitaciones y parodias de cantantes. La recuerdo imitando a unas trillizas cantando You are the sunshine of my life, y cosas así. Y con la guitarra, claro.
A Paloma siempre la relaciono con Journey through the secret life of plants, de Stevie Wonder y con la bellísima tristeza de una canción de baile de aquellos días, Gonna get alone without you now, de Viola Wills. una canción que tenía la peculiaridad de sumirme en un estado melancólico, aun no sé por qué.
Mi querida Montse, la frágil y quebradiza Montse, de quien ya peroré un día, adoraba la música de niños y sus discos, aun a los veintitantos, seguían siendo los de un niño pequeño. Pero la relación de Montse y la música estaba en las repeticiones interminables en la flauta dulce de "Campanitas del lugar".
Al otro lado del descansillo vivía Michel, y en su casa siempre había música, también: otro tipo de música (música francesa, y música americana, John Denver, Peter, Paul and Mary, Jim Croce...). Vamos, igual no era esa la música que ponían en su casa, pero es la que ha quedado en mi recuerdo relacionada con mi segunda casa, o sea, la suya.
Pero ninguno de mis hermanos me influyó como el mayor de todos ellos, Jose, en el asunto musical. De él recuerdo su inglés fraudulento pero estilosísimo, a la guitarra (inventaba descaradamente la letra de todas las canciones), sus charlas didácticas sobre los Beatles y sobre mil grupos más, sus discos intocables (como el Abbey Road de los Beatles y el Sticky Fingers de los Stones, ambos originales y traídos de Londres) y, sobre todo y por encima de todo, sus cintas.
Había tres cintas por encima de todas las demás. Tres cintas que acabé robándole, porque eran insuperables, y en aquella época recopilar música era más trabajoso y caro que ahora. Una de ellas, Buch la recordará con toda seguridad, era una BASF C-90, que se llamaba "Spanish Rock" (en aquella época, te grababas una cinta y le ponías un nombre), y que estaba llena de música de los 60 en español: los Sírex, los Mustang, Los Ángeles, Los Salvajes, Los Brincos... todos los grupillos molones. Esa cinta, además de oírla miles de veces, nos sirvió a Buch y a mí en nuestra primera aventura musical juntos (Cachas 77 era nuestro nombre de guerra, nombre genial propuesto por Buch, claro) para darnos cuenta de que la fama era dura. Grabábamos canciones cantando encima de la música original (La escoba y miles más) y tratábamos de impresionar a Maria Victoria (Maritoria) y sus amigas enviándole cintas que, imagino, les servirían para reírse de nosotros a mandíbula batiente. Debéis saber que esa persona tan juiciosa que ahora responde al nombre de Fantasma Paraíso, era en esa época amigo de Maritoria y su trouppe, además de enemigo nuestro (él era de los mayores) y creo que él escuchó las cintas en alguna ocasión y participó en una contestación grabada riéndose de nuestros jóvenes corazones enamorados. Ay...
La otra cinta era de los Beatles, claro. Una cinta con canciones que, aun hoy, siguen recordándome a mi hermano mayor sin remedio: I will, I'll follow the sun, I don't want to spoil de party, Things we said today... cada vez que oigo ese rasgueo inicial de guitarra, veo a mi hermano con su guitarra española, sentado en mi sofá cama, armado de paciencia intentando enseñármelo y diciéndome que por canciones como esa, los Beatles siempre serían únicos. Cualquiera, decía, puede escribir un rock. Pero Things we said today sólo podrían hacerla los Beatles. Y es verdad, yo sigo convencido de eso. Relaciono esa cinta, sobre todo, con tardes de verano solitarias, disfrutando de que en casa se hubiera largado todo el mundo (menos él, que preparaba sus oposiciones). Sí, porque en aquellas casas tan llenas de gente, lo extraordinario era cuando estaban vacías y silenciosas.
La última es la que me ha inspirado el post y la canción de hoy. Era una cinta de los Hollies. Ahí estaba Carrie-Anne, Pay you back with interest, Sorry Suzzane, Bus stop y las dos canciones que me hicieron amar a los Hollies más que a otros grupos, supuestamente míticos como los Stones: Magic Woman Touch y esta delicia que grabo hoy.
Si mi hermano llega a leer esto, probablemente se sorprenda de que esas tres cintas me marcaran tanto y, probablemente, se enfade, momentáneamente, al enterarse de que yo le mangué las cintas, si es que recuerda estas cintas en concreto. Si llega a leer esto, espero, de corazón, que escuche la canción y que le haga gracia ver que, al final, esos ratos sentado en su cuarto o en el mío, tratando de meterme en la cabeza la música y cómo tocar la guitarra, sirvieron para tonterías como esta.
Ea, Jose, esta va por ti.

29 comentarios:

Kotinussa dijo...

Es decir, que en realidad es a tu hermano a quien debemos "Las peroratas", porque sin música este blog no hubiera existido o no habría sido el mismo, creo.

Parece mentira como unas personas pueden influir en la vida de otras sin ni siquiera conocerlas, la de vueltas que da la vida y todo eso...

Bueno, pues muchísimas gracias, Jose.

Maripampas dijo...

Buenos días Wollfo !!! Cuantos lindos recuerdos con este post !! Que buena epoca !!! Recuerdo que yo le robaba las cintas a mi hermano mayor, y no se sabés las veces que se me enganchaban en el aparato y tenía que agarrar las bic para recuperarlas. El genio de la música en casa era mi papá, pasabamos horas con el haciendolo escuchar los TDK para que luego salgan en su versión.

Me gustó mucho este post y mucho tb tu canción.

Un beso grande y muy buen día por esos pagos ! :)

Y gracias Jose! Ahora estamos disfrutando lo que cosechaste !

Buch dijo...

(Joder estoy en una marea horrible de trabajo, y no debería entretenerme, pero leí un poquito y ya está, me enganché)
He recordado, antes de entrar en materia que lo que tu heredaste de Jose, lo heredé yo de ti, y no solo porque seas mayor que yo claramente, sino porque un día en tu casa me pusiste "All my loving" y "We can work it out". Mi profunda afición por la música te la debo a ti. Desde entonces, nunca he dejado de oir discos de los Beatles. Siempre estoy oyendo uno, precisamente el fin de semana pasado me tocó "A hard day's night". Y lo sigo disfrutando a fondo. Me acordé porque un día me agradeciste que te presentara a Fastball y a My Chemical, y yo pensé que como te tuviera que agradecer que tu me presentaras a los Beatles, te tendría que estar practicando fellatios hasta 2017, por lo menos.
Tengo cosas que decir de Cachas 77, de tu hermano Jose, y de ti. Pero me tengo que ir a seguir haciendo el bonito papel de ejecutivo de éxito.

Wolffo dijo...

Bueno... Kotts, eso es... cierto? no lo sé, es posible que no, sin música esto sería una kk, imagino. Con música es una kk con música, que ya es algo más. Tiene un tonillo un tanto extraño tu comentario... ¿será que desde que tienes tu super disco duro ya ninguno te parecemos suficientemente buenos? Te doy las denadas de parte de de Jose. Y besos de las mías. De mis partes digo.

Pampuela, bonita, verdad que las buenas cintas eran increíbles? Cuando uno lograba grabar una cinta de esas redondas, era genial. Y si no era uno el que lo lograba y lo lograba otro, se le robaba a ese otro... y eso del bic... eso me ha tocado el alma! es verdad, todo el día enrollando las cintas con el bic. Un beso gordo a ti y otro de mi hermano, que noe s tan besucón como yo, pero porque él es una persona seria y yo no.

Pues nada, Buch, habrá que esperar a que te sueltes el pelo. Yo estoy también medio atorao de curro, pero no curro de ejecuta, sino del mío (limpieza, comida, papeleo y curro del que se paga, también)
Bueno, macho, lo dicho, quedo a la espera.

Kotinussa dijo...

Me gustaría saber de dónde infieres:

a) un tonillo extraño en mi comentario
b) que este blog o cualquiera de los demás "ya no me parecéis suficientemente buenos"

Me has dejado planchada, Wolffo. Yo que quería escribir un comentario elogioso, y se me entiende como despreciativo y tal. O la bronquitis ha alterado mi irreprochable expresión escrita, o (tal vez sea lo más seguro) ya no me escuchas como antes. Sniffff, coff, coff, coff (sollozo y toses). Me siento tan incomprendida como Calimero.

Wolffo dijo...

Te expresas divinamente, Kotts, soy yo el que no se explica lo suficientemente bien. Porque te escucho de maravilla. Veamos, lo intentaré de nuevo.
¿Será que desde que tienes maquinorris de dos TB los infelices que, como mucho, llegamos a 500 GB te parecemos poco? O dicho de otra forma, Sharon: era una broma y sólo pretendía que supieras que te leo, aunque no abra la boca. O use los dedos, más bien, para dejar comentarios.
Y espero no haberte planchado demasiado, porque a mí siempre me han gustado las mujeres con sus curvitas.
Dicho queda, miss Stone. Besos a tutiplén...

Kotinussa dijo...

Perdona, querido, por no haber sabido seguirte el juego. Será que los antibióticos han acabado con mi sentido del humor y mi habitual perspicacia. Mi corazón da saltitos de alegría porque ahora sé que todavía me sigues.

Besos.

maripampas dijo...

Hola de nuevo Wolff !! Es que el blog de hoy me trajo muchos recuerdos. Sabés que me estaba acordando ??? En esa epoca estaba mutando :), tenía mis casettes de los parchis ( calculo que al menos de nombre los conoces) y estaba ingresando en ese nuevo mundo, era por eso el robo a mi hermano. Y si voy un poquito mas atras, a un en saladillo tengo el tocadiscos winco de mi abuela, que está impecable y todavía con dos puas originales sin usar, también sonaba genial :).

Y ahora si dejo dos besos grandes, uno para vos y otro para pepe :).

SAL dijo...

Casi nunca digo nada sobre la música, pero esta vez sí... Dotty, suena bien, pero hay algo ahí al final que ahoga lo mejor de todo... tu preciosa, desgarrada y arrastrada voz, que va barriendo los bajos de nuestras míseras almas para que lloremos, sonriamos, o recordemos que estamos dos telediarios y uno de ellos es con malas noticias.
Cachas 77?... Dios mío, se me están poniendo unas tremendas ganas de vomitar!!...
Jose, debería adorarte igual que tú le adoras, y me sigue maravillando que seas capaz de seguir contándonos historias de tu familia, de tu vida más íntima con semejante naturalidad y frecura.
Con todo lo dicho... es para cobrar por esto, pero estoy convencida de que deberíamos pagar por leerte.
Hay que joerse, lo bien que suena una batería de 90 euros...
Vamos, que me lo he pasao d´escándalo churry!!.
Cuídate musho.
Sal

Wolffo dijo...

Kotts, nena, no te disculpes por ser así de adorable, por favor. El que salta de alegría es este que escribe cada vez que tu privilegiada cabecita se asoma por el quicio y saluda. Un beso gordo.

Ya sabes, Maripampix, que tu sonrisa es siempre bien recibida por estos pagos. ¡Cómo no voy a cordarme de Parchís! a quienes odiaba con toda mi alma, por cierto... Eso de que seas un poco más joven te juega esas malas pasadas, Pampix: te gustaba Parchís. Yo me libré y siempre me dieron ganas de matar a todos ellos por esos ridículos vestidos de colores (sobre todo los de ¿Tino?, el mayor, ese chaval mantecoso con flequillo de soplar y como blandengue, en general) y esas odiosas canciones: Parchís-chís-chís, Parchís-chís-chís... es el juego de colores que nosequé y nosecuántos. Jajajajajaaaa, qué gracia que te gustaran. Yo sigo teniendo el tocadiscos del "equipo Hi-Fi" en perfecto estado de funcionamiento, y mis discos de vinilo siguen poniéndose en casa. Esas cosas hay que conservarlas. Un besote enorme y gracias por sonreír otra vez,

Sal, Sal, Sal... ¿tú quieres que te coma a besos? ay, ay, ay... si escribes comentarios así, me dejas derretido y desarmado. Lo malo, en la cuestión esa de adorarme o no, es que yo no soy la persona buena y sensata que, a veces parezco aquí, yo soy un h9ombre, solo un hombre. Y como tal, soy odioso, al menos, el 60% del tiempo. El otro 40%, eso sí, doy un gustito... Gracias, Sal, por ser vos quien sois y por dedicarme un ratito de vez en cuando. Te lo agradezco, de veras.
Un beso enorme.

ana dijo...

Ay si yo te cuento... Venga, te cuento.

En mi casa, mi padre era de zarzuela, música clásica y alucina, los beatles. De él he heredado mi afición por ellos.

A mi madre, en cambio le iba más el rollo de Mocedades,agua viva música francesa de los sesenta y setenta, brasileña (ay una que me acompaña siempre "Desafinado").

De mi hermano mayor me quede su afición por el heavy entonces metal. Aunque yo me quedé con las baladas de los scorpions, ozzy osbourne, black sabath, y he ido evolucionando con el tiempo hasta el doom metal, del que todavía soy una principiante, pero el doom metal de voces claras, por favor. El gutural me pone de los nervios, y hasta llega a acojonarme.

De mi otro hermano mayor, la música de los ochenta. Ay cuando empezaba Radio Futura, los ronaldos, Loquillo y los Trogloditas...

Y del pequeño, de pequeño ni hablo, a ese le gustaba el punk, y a mi como que no me ha ido mucho.

Soy un poco ecléptica. Hostias parece que me he insultado a mi misma. ja ja ja ja. Pero es verdad, me gusta casí de todo.

Un besito.

Pdta. la canción de hoy cómo te voy a decir que no me gusta. Te mentiría. Por cierto en cuanto a la batería que se escucha.... Ja ja ja ja. Que está muy bien hombre.

Buch dijo...

Pero he dado ya unos cuantos datos para que puedas contestar algo más brillante, pedazo de perro...

Wolffo dijo...

¡Bien contado, ana, así me gusta! A mí de todos los que dices, tengo muuucha simpatía por Mocedades (a pesar del nombre, que se las trae) y me encanta Desafinado, porque os desafinados "que os desafinados também têm um coração" Y además, siempre me parecieron inspiradísimos los versos "Fotografei você na minha Rolley-Flex / Revelou-se a sua enorme ingratidão". Los heavys me molan más bien poco y los malotes, menos aún. Tu hermano mayor era de los míos, entonces, y los punks de verdad siempre me han caido bien, salvo para comer con ellos, no sé por qué. Finalmente los eclécticos, como tú misma te defines, me gustan porque no hay nada más triste que colocarse una etiqueta y seguir el credo a pies juntillas. La batería no está bien todavía, pero ya he puesto un tema con batería. El paso siguiente es atreverme con el bombo y ya verás, entonces te quedarás con la boca abierta (en plan ¿cómo se atreve?).
Un beso y gracias, ana, eres us solete.

Buch, no me tires de la lengua... ¿de verdad crees que con lo que has dicho se te puede decir algo? Amos anda...

The Foss dijo...

Vaya cantidad de recuerdos ¿eh?.

La verdad es que es una suerte que tu familia viva la música, es algo que tengo claro y hago con mis hijas.

Cuando nació la mayor, hace 5 añazos, tuvo una temporada de cólicos que la tenían llorando todo el día. Acostumbraba a ponerle algunos temas tranquilos de la Fitzgerald o Billie Holiday y se quedaba tan tranquila.
Hoy, le encanta la música y hasta se sabe alguna de Los Secretos que lleva mi mujer siempre el coche.

En mi casa, mi abuelo era un enamorado de la zarzuela y tocaba la bandurria. Todavía recuerdo aquellos LPs, por alguna razón algo más gordos que los demás...

De esa bandurria surgió nuestra afición a la guitarra.

De mi hermano no puedo decir lo mismo, ni él de mi obviamente. Nos costó muchos años encontrar un lugar común desde el punto de vista musical, y ese lugar fue el jazz curiosamente, aunque ahora nuestros gustos son más parecidos.

Recuerdo la diferencia de LPs y cintas grabadas que había en casa. Como teníamos que hacer turnos con el equipo del salón, podía estar sonando Boston, Billy Joel o Los Eagles, y en cuanto él pillaba el tocadiscos libres aparecían de la nada ABBA, Rocky Sharpe & The Replays y cosas así.

Teníamos unas discusiones geniales sobre cómo me podían gustar los Nacha o Pistones mientras él escuchaba a Olivia Newton John.

Aunque no lo creas, cambió y ahora es un hombre de provecho...

Me trae buenos recuerdos la imagen de la cinta. Qué razón tienes con lo de ponerle nombre y cómo cuidabas la selección al grabar alguna para un amigo, esa chica que te gustaba, ... Ahora, seguimos grabando MP3, cds, ..., pero no es igual ni de lejos. Ha perdido todo el romanticismo, aquello era artesanía my friend.

Los Hollies... La verdad es que nunca seguí mucho a este grupo. Los conozco, of course, pero no demasiado. Fíjate que ni conocía tu tema.

Ahora, quedar bien, te ha quedado un rato bien amigo. La guitarra por descontado, y hasta la batería suena en condiciones.

Abrazos de POR FIN ES VIERNES!!!

Kotinussa dijo...

Vuelvo a intervenir para comentar, como ha hecho mucha gente los recuerdos musicales que tienen de su infancia/adolescencia/juventud.

En mi casa, ni a mi padre ni a mi madre les gustaba la música. Mi hermano era de Pink Floyd, It's a beautiful day, Rick Wakeman, Alan Parsons... Como se ve, mucha mezcla.

A mi me encantaba María Creuza, y hoy día me sigue gustando. Tambien Janis Ian, por ejemplo. Y Beatles, por encima de todo.

¿Os habéis fijado qué diversidad entre todos nosotros?

Kotinussa dijo...

Se me olvidaba. Mi hermano y yo también teníamos todo lo de Mike Oldfield.

Wolffo dijo...

Sí seññor, Foss, un montón de recuerdos. Sí que es una suerte que en casa haya musiquilla, incluso aunque tus padres no sean músicos. En mi caso, lo era mi madre, y mi padre tenía, literalmente (o literariamente, que diría un amigo querido) un oído enfrente del otro. Pero tenía dentro esa cosa de que para él como para tanta gente, la música era la expresión de la alegría. De ese modo, mi padre siempre que podía nos regalaba con su vozarrón, potente de chorro y hermoso de timbre, pero completamente desafinado, cantando Las mañanitas que cantaba el Rey David o las canciones de cada uno de nosotros: éramos 7 hermanos y cada uno teníamos una canción especialmente escrita por él. O bien, los domingos, si podía hacerse fuerte en el tocadiscos ponía, impepinablemente, una de estas cuatro piezas: El puente sobre el Río Kwai, La Salve marinera, El himno de la Escuela Naval Militar o Ganando Barlovento, que era un marcha militar compuesta por un vecino que era el colmo de eso: de la marcha.
Mi madre tenía un timple (una guitarra canaria parecida al ukelele) que pasaba de mano en mano y, sobre todo, un acordeón, que nadie en casa consiguió dominar, pero se lo dábamos a Ramonete cuando se reunía el grupo (Capítulo V nos llamábamos una época) para que tuviese algo que hacer mientras los otros tocábamos.
Los Hollies son muy bueno, Foss, en serio, y esta canción, ya te digo, era la cara b de Magic Woman Touch, un single que pasó sin demasiado éxito.
Con la batería... eso me tiene frito, a ver si soy capaz de sumar el bombo en condiciones y sus vais a cagalll!!!!!
Un abrazo de sábado. Que sea un beun finde.

Veo, Kotts, que me pasa como a ti: al calor de los recuerdos de otros, me apetece comentar muchas más cosas sobre la música y los recuerdos. Lo que es curioso de verdad, no es la variedad, sino la tremenda capacidad evocadora que tiene la música para casi todo el mundo. Eso sí, ni flores de quién es María Creuza. A los Beatles, sí, a ellos sí los conozco.
Kisses.

Kotinussa dijo...

María Creuza fue (y creo que sigue cantando) la voz femenina por excelencia de la música brasileña de la época de oro de la bossa nova (años 60 y 70). La musa de Vinicius de Moraes, el number one de la canción brasileña (compuso más de 400 canciones). Cantaba sola o en colaboración con los artistas más famosos de la época, como el propio Vinicius, Toquinho, Carlos Antonio Jobim, Chico Buarque, Gilberto, etc... También era conocida como "La chica de Bahía", por su ciudad de nacimiento.

La única cantante que pudo acercarse a ella, aunque sin igualarse ni mucho menos, fue María Bethania. Porque cantando bossa nova, María Creuza es única.

Wolffo dijo...

Ops, gracias ppor la info, Kot(ipedia), la verdad es que mi desconocimiento de la música brasileña es enorme. Así que guardo el dato para soltárselo a alguien a la primera oportunidad que se me presente. Yo soy bastante bueno en eso, no creas...
Un beso y gracias, nena.

Joyrider dijo...

Gracias a internet, hoy en día es muy fácil conseguir cualquier canción de cualquier grupo de cualquier año. Es algo que está bien y claro que me ha servido para ampliar mis horizontes musicales. Pero también gracias a el mp3 y demás todo es tan sencillo que se pierde algo de magia. En mi casa hay algunos cassettes (cintas) y aunque ahora no lo hago, me gustaba el sonido que tenían y a pesar de que podría parecer molesto, tenía su encanto eso de regresar o adelantar varias veces hasta encontrar justo la canción que querías escuchar.

En fin, ahora en 15 minutos te bajas 200 canciones y todo es menos personal y aunque se disfruta, siempre se echa de menos algo más artesanal y cercano; claro, bajarte una discografía no te da anécdotas o historias para hacer un gran post como este.


PD: ME alejé de nuevo del mundo blogueril por un tiempo, pero aquí estoy, siempre me agrada entrar a leerte y escucharte!

un abrazo

Wolffo dijo...

Tu comentario, Joy, me ha hecho darme cuenta de que a veces soy como mi abuelo: "en mis tiempos, las cosas eran mejores..."
En realidad, no creo que sea así. Es decir, las cosas son hoy mucho mejores. Lo veo en mi hija. Tiene la misma pasión que yo por la música (aunque ella no es intérprete) y puede acceder a miles de artistas, grupos y músicas con los que yo ni soñaba. Eso es mejor, sin duda que andar esperando a que en la radio pongan una tema que te gusta y "cazarlo" dándole al Play+Rec en el radiocasette. Pero no puedo ser fraudulento con mis recuerdos y esos son así: oía la música en cintas y entonces me encantaban, aunque hoy me parezcan un horror. Y asocias las músicas a los tiempos y a tus vivencias con gran facilidad. Me pasa también con los olores, también tienen un gran poder evocador pero, lamentablemente, no puedo colgar olores en el post.
Es un placer contar con lectores como tú, JoyRider, en serio, me encanta que hayas vuelto.
Un abrazo fuerte y gracias.

Buch dijo...

¡¡Y hasta unas camisetas nos hicimos con un rollo de ¿felpa? de donde recortamos las letras CACHAS 77. Teníamos muy pocos años para ser tan geniales. ..me dijeron yeee, haz buen rockanrol esta noche,...
Como nos gustaba el aaaaahhhh, de "Si yo tuviera ..."
¿De verdad somos tan viejos? Es broma ¿no?

Wolffo dijo...

Yo conservo una de esas camisetas. Eran amarillas y el rollo de felpa (¿o era falso cuero?) era de color rojo oscuro; cortamos las letras sin plantilla ni nada y eran horrorosamente irregulares entonces; hoy resultarían inequívocamente modernas.
Éramos una gran banda, hombre, prometíamos mucho... y míranos ahora: propietarios de untuosos inmuebles, podridos de dinero y éxito y vendidos al capitalismo... Hay que ver.

Buch dijo...

NOs hicimos súpercomerciales, pero al principio éramos auténticos, nobles, muy garajes, yo creo. HAsta que aquel manager nos dijo que no podíamso enseñar los genitales en el escenario, ni decir "polla" en una balada.
Nos perdió el puto dinero.

Wolffo dijo...

Es así, como lo cuentas, pedazo de cabrón. Nos vendimos. ¡Y qué barato, me cago en diez!

Michel dijo...

y yo os recuerdo un domingo jugando al baloncesto abajo (sobran las explicaciones) con dichas camisetas como uniformidad. Sería domingo porque salía gente de aquel sótano llamado poposamente Iglesia de San Dámaso.

Hay que conocer algo más de bossa-nova, querido Wolffo. Sigue las indicaciones de la sabia gaditana que, además, nombra a una tan genial como cuasidesconocida Janis Ian. Que es mucho mucho más que "At Seventeen". A Janis la conocí por la influencia americana de mi tío Yago, piloto viajado y musicólogo. Como Brel es muchísimo más que "Ne Me Quitte Pas", que es la menos breliana de sus canciones: esa sumisión y entrega no es Brel, jamás.

Y por casa circuló de Jose una cinta maravillosa de folk, cuyo primer corte era el increible "Dueling Banjos" Sublime.

Un abrazo amigo desde las sierras nevadas de Sierra Nevada, como no podía ser de otra manera.

Wolffo dijo...

Sí, sí, no hacen falta los detalles... en serio, estoy de acuerdo contigo.
Reconozco el valor intrínseco de la bossa, la nova y la no tan nova, pero no me va demasiado, como me pasa con otras músicas así de peculiares, consigue aburrirme a la tercera o cuarta. De Janis Ian, ahora que la nombras, me vienen a la cabeza unas cuantas, oídas en tu casa, claro.
El duelo de banjos que, en realidad era un banjo y una guitarra, eran parte la banda sonora de Deliverance, si mal no recuerdo, y veo aún las letras de Deliverance escritas, en mayúsculas, con un rotu negro o azul grueso, en la cinta que mencionas.
Yo estuve esta navidad en Sierra Nevada y me pareció precioso aquello, como no español, de lo cuidado que estaba. Nunca he visto tanta nieve junta y otra cosa que nunca he visto es la gracia que le véis los esquiadores a eso de tiraros montaña abajo envueltos en esas ropas tan... peculiares, y luego subir para volver a tiraros... Con lo fría y lo incómoda que es la nieve.
Un abrazo y suerte con el tiempo, que aunque yo deteste el rollo ese de esquiar, sé que los que sois amantes de la nieve, disfrutáis de mala manera con eso. Así que eso, amigo, que lo disfrutes.
Y a tu vuelta, reserva un dominguillo, que hacemos lacosa esa con el Fantomas y todos los demás.

linmer dijo...

Suena magnífico.

Me alegro de que tu hermano gustase de aleccionarte, cuánto habremos aprendido los pequeñajos gracias a estos maestros cotidianos...

Wolffo dijo...

Gracias, lin, my friend. Tienes toda, peo toda la razón, no son conscientes de lo mucho que nos han enseñado. ¿Tú también eres víctima de un hermano/primo/amigo mayorzote?

Un abrazo, tío.