jueves, septiembre 06, 2007

Erytheia, o la decencia.

Desperado


Esta canción es una obra maestra, desde luego, y me da muchísimo reparo colgar esta versión tan pedestre. Es una de las muchas grandes canciones del grandísimo grupo The Eagles, una superbanda que sólo hizo buena música. Este tema daba título a su segundo disco, del año 72, 73, más o menos, así que tiene la friolera de 35 añazos. Es un prodigio de composición, con una melodía irresistible y un arreglo original muy bueno. Yo he hecho esta versioncita de andar por casa, en la que, como verás, no hay batería ni nada de máquina, es todo acústico y todo grabado casi, en directo. Lo habría grabado en directo si tuviera ocho manos, pero como no podía, la voz solista y la guitarra principal están grabadas en una sola toma, en el mismo track, al aire. Luego doblé la guitarra, le puse el bajo, la pandereta y la armónica. Y los coros, claro, cómo no iba a meter coros. Quiero dedicar esta canción a mi nueva amiga, pero ya muy querida Kotinussa, una dulce y pertinaz dama gaditana que sabe escribir y sabe escuchar (lo que, creedme, ya es mucho) y que sabe buscar y rebuscar y encontrarle un sentido al producto de su búsqueda. Kotinussa apareció en mi blog el día mi santo, le devolví la visita y, desde entonces, ando enganchado a su bitácora, cuya lectura recomiendo fervientemente. A ti, MariKoti's, desperadamente agradecido. Ojalá te guste tanto escucharla como a mí me gusto grabarla.

Aquí puedes bajártela:




Mira por dónde, ahí viene Erytheia.

Erytheia de las Gadeiras, cuyo andar parece decirte, abrázame, anda, que es mejor, solo quiere que la dejen un poco en paz, en realidad. Está trabajando, no quiere historias, le gustaría que le dejaran realizar su trabajo como a ella le gusta hacer las cosas: despacito y bien. Erytheia trabaja como Inspectora de Decencia y cuidado, no saques conclusiones fáciles, que no hablamos de eso, sino de lo otro.

Trabaja para la Corporación Wodehouse, La CoWo, como se conoce a este monstruo mediático en los ambientes, que es la empresa encargada de editar, cada año, su afamado e imprescindible Índice de Decencia Artística; Anuario de lo que está bien. Trabajar para la CoWo no es, en absoluto, fácil. Sus inspectores han de acreditar un nivel de estudios no ya superior, sino excelso. Deben demostrar criterio, inteligencia, buen gusto y tener buen trasero. Esto es un factor discriminador menos superficial de lo que parece. Si alguien se enfada, o tuerce el gesto, simplemente, al leer este criterio de selección, es que ese alguien no puede... no, calla, no es que no pueda, es que no debe trabajar en la CoWo.

La CoWo paga un dineral a sus inspectores, los mima en grado sumo y les hace la pelota descaradamente, para que estén contentos. Sólo les piden a cambio que vayan a sitios, que conozcan a gente y que luego opinen si esos sitios o esas personas están bien o no, desde el punto de vista de la decencia artística, que es un concepto acuñado por el fundador de la CoWo, P.G. Wodehouse que hace referencia a lo que te hace (o no) rechinar los dientes, aplaudir con las pelotas o mojarte las bragas, como prefieras decirlo.

Pues, lo que te decía, o sea, que por ahí viene Erytheia.

Erytheia está ya en el Knight’n’Square, llamado el Nait, en la calle Félix Boys, de Madrid, a ver qué pasa por ahí. ¿Y qué pasa en el Nait? Pues pasa poco, la verdad. Pero sirven cerveza sin vaso (te lo dan si lo pides, y no te ponen mala cara), patatas chips, y una original carta de hamburguesas y perritos calientes.

La música es buena, escribe Ery, y los camareros llevan una camiseta roja sucia que no está mal, y un pañuelo bastante pulgoso. En el techo y las paredes hay autógrafos y dedicatorias de actores y cantantes de los años setenta. Eso, aunque parece un truco para no tener que limpiar las paredes, está bien. Me han dicho que un día, en los primeros años ochenta, vino Dieguino Gabo, entonces un actor incipiente que había participado en un par de películas (malísimas, por cierto, ya fueron machacadas en su correspondiente anuario) y pidió, e insistió, ante la negativa del juicioso camarero, que le dejaran firmar en el techo, que él era tan famoso como el que más. No le dejaron firmar, y eso es, para esta inspectora, un punto a favor de la gerencia del Nait.

Es martes, pero no hay demasiada gente. En la planta de arriba, la que da a la calle, estaba más lleno, y la barra, sobre todo, estaba petada, pero aquí abajo, se está tranquilo. Hay junto a mí un grupo de gente interesante, comiendo, bebiendo y riendo y me han aconsejado una hamburguesa que no pienso pedir, la Chiliburguesa, porque me parece fatal echarle Chili a una hamburguesa, aunque reconozco que esto es un prejuicio mío personal.

Me traen la comida. He pedido un Perrito Indio (Pan abierto, salchicha, almendras machacadas, y salsa de naranja amarga con curry), y una Hamburguesa Italiana, una hamburguesa aparentemente normal (Pan, lechuga, tomate, pedazo de carne –pequeño, pero de excelente calidad- y salsa italiana), pero la salsa es extraordinaria. Es de tomate, no ketchup, sino de tomate frito, muy especiada, con un toque ligerísimamente picante y con una especia que no acierto a descubrir.

Erytheia, alguien lo habrá pensado ya, no se come todo lo que pide. Lo prueba, pero no se lo come, porque es una mujer delicada. Sin comillas. De modo que lo que hace es darse la vuelta, darle un toquecito en la espalda al muchacho que le ha aconsejado la Chiliburguesa, que tiene pinta de zamparse hasta las seervilletas y le explica la situación, ofreciéndole su medio perrito y tres cuartos de la hamburguesa.

- De acuerdo, pero acepto sólo si tú pruebas mi Perrito Alemán.

Erytheia se asoma al plato y ve un perrito, ya mordido, del que emerge una gran salchicha blanca y un apetitoso montón de chucrut

- Venga pruébalo, está buenísimo... lo malo es el churut...
- ¿Está malo?
- Está buenísimo, pero ya sabes, luego...
- ¿Luego...?
- Luego, los peos te olerán fatal
- Oh, vaya... correré el riesgo

Y Erytheia estira el cuello y da un magnífico bocado al perrito alemán, y, efectivamente, lo encuentra riquísimo.

- Vamos, dale la vuelta a tu silla y siéntate con nosotros.

Erytheia da la vuelta a la silla y en la mesa de al lado, se separan dos de las sillas como se separó el mar para que pasaran Moisés y toda la basca, pero en plan sin agua, no sé si me explico. Me salto lo que son las presentaciones y todo eso, pero os las imagináis, hola yo soy tal y cual y todo ese rollo y bueno, se caen bien, porque son buena gente. Erytheia mira con sus ojos color Cádiz a unos y otros y se da cuenta de que, le guste o no, está sentada entre un grupo de gente muy rara.

Empezando por la derecha de Erytheia, allí está Sinsinati, procurador en cortes desde los 12 años, al lado justo de Alúminum, que no es procurador, qué va, es sólo idiota, pero con gracia; a continuación está Lavi Siosa, Ingeniera Lobotómica y bastante putilla, seamos sinceros, hombre; después de Lavi está, justo enfrente de Ery, Wolffus, un hombre que, por seguir con el tema de la sinceridad, es atractivo y fugaz, y cuyo silencio le otorga un cierto aire de taladradora sexual, pero en plan fino, no sé si lo pillas; a su lado, Lavir Tuosa, mujer araña, simpatiquísima y, por fin, a la izquierda de Erytheia está Fingido Éxtasis, un mentiroso de los mejores que puedas conocer.

Tampoco os cuento lo de que hablaron con palabras graciosísimas de cosas divertidísimas, porque es un coñazo, y lo de cuando hicieron el amor como las plantas encima de la mesa, me lo salto, que no tengo espacio. Pero vamos, que hicieron todo eso, pero yo que sé, otro día lo hablamos, si eso.

Erytheia les cuenta a qué se dedica. Todos parecen encontrar interesantísimo lo que hace, a pesar de que ninguno ha oído hablar de la CoWo ni del Índice de Decencia.

- Pues vosotros tendríais buena puntuación. Vosotros estáis bien.

Y todos sonríen un poco con cara de bobos, porque muy poca gente (Wolffus es uno de esos pocos), sabe llevar bien un elogio o un piropo. Hay a quien le sientan mal y se enfadan, pero lo común es sonreír con cara de bobo. Wolffus, sin embargo, se las arregla para hacerle el amor tres veces a Erytheia allí mismo sin que nadie, ni la misma Erytheia se dé cuenta de nada.

Erytheia se levanta para irse y todos protestan. Wolffus no, porque después de los tres polvos (al fin hombre) se ha quedado dormido, derrotado en la silla con la cabeza hacia atrás (¡ay, que se disloca el cuello...!), las piernas obscenamente abiertas y una babilla bajándole por la mejilla, camino de la oreja. Atender a Wolffus me hace perderme el diálogo en el cual convencen a Erytheia de que se quede a escuchar una canción y Lavi Siosa despierta de un tetazo a Wolffus, bajo la mirada conminadora de Ery quien, si bien es cierto que no se había enterado de que Wolffo la había amado tres veces, empezaba a sentir cierta simpatía por el bruto durmiente.

De pronto, cuando están todos listos y empiezan a tocar, Erytheia se da cuenta de que todos, menos ella misma, son la misma persona. Y él, dividido en seis le toca una canción. Wolffus y Lavir tocan la guitarra; Lavis toca el bajo y Alúminum, la pandereta; Sinsinati toca la armónica y Fingido Éxtasis, canta.

Y Erytheia de las Gadeiras, Inspectora de Decencia de la CoWo, se limita a ser. Ser y escuchar. Ser y, siendo, escuchar lo que el mundo tiene que decirle.

Suponiendo que el sexteto unívoco y demente que le canta Desperado pertenezca a este mundo fenoménico. Aunque, no obstante, les gusta decir que no, que ellos, cuando hacen música, pertenecen, sin duda, al mundo de lo sublime.


31 comentarios:

Kotinussa dijo...

Es una pena que en los comentarios no se pongan fotos, para que vieras la sonrisa de oreja a oreja que llevo puesta desde hace rato.

Yo sí que te agradezco el detalle y los piropos. Sobre la propaganda que le haces a mi blog ya ajustamos cuentas en otro momento. Me dices tus honorarios y me mandas una facturita. De momento, te pago un adelanto en besos.

(Es lo mismo que te he escrito en Wolffo de Palo, pero es que pensaba que ibas a tardar más en poner este post).

Esta Erytheia parece simpática. ¿Crees que si se lo pidiera me presentaría a Wolffus?

Kotinussa dijo...

Lo he leído otra vez y estoy segura de que hay cosas que se me escapan. Reflexionaré un poco a ver si mañana te lo puedo comentar mejor. Es que hoy estoy muy cansada.

el_Vania dijo...

Joer, Wolffo... con lo egoista y resentido que soy yo, hijo único... y siento una envidia, no sé si sana de Mari Kotti, como la llamas tú...
Espero que tras nuestro temazo, haya un post-dedicatoria, truhán!
La versión es dignísima, y créeme, que tu voz, es cuasi-Eagles. Y no se me caen los anillos por decírtelo.
PD: Alardeas de SexBomb, amigo... pero con tanto desparpajo!!
Un gran abrazo desde orillas del Ebro.
Salud/OS!

Wolffo dijo...

KotiNoide,
¿Sabes? sí que es una pena que no lleven fotos... me encantaría ver esa sonrisa. Erytheia es simpática y si se lo pidieras te presentaría a Wolffus, estoy convencido.
No sé si te escapan cosas, porque no sé lo que piensas, pero te aseguro que si lo lees buscando significados, los encontrarás, porque siempre pasa. Déjalo fluir y dime qué es lo que despierta. Y descansa, mujer.
Muchos besos.

Vanitas, my friend,
todo llegará, todo llegará. Es cuestión de cierta paciencia y perseverancia.
Sabes, yo sé que hay mejores cantantes, pero no hay mejores voces, en conjunto, que las de Eagles, para mí. Ni siquiera los Beatles. No los Beach Boys. Así que eso que dices es el más grande elogio que pueda encajar. Gracias.
No alardeo de Sex-bomb, Vanitas, soy una bomba sexual, no lo puedo remediar... Créeme que me gustaría no tener este tesoro entre las piernas, es duro ser un super hombre, pero nací así de bien dotado, así que...
Un abrazo, amigo mío

Kotinussa dijo...

Bueno, ya estoy en mejores condiciones que anoche para comentar. Mientras como un estupendo bizcocho casero con mermelada de naranja amarga y después de haber dormido un poco, te pido disculpas por no haber dicho anoche apenas nada sobre el post y nada en absoluto sobre la canción. Es que se me caían los ojos de sueño, y preferí irme a la cama, porque ya sabes el rollo que es que se te caigan los ojos. Luego te tienes que poner a cuatro patas, tanteando el suelo, que rebotan que es un gusto, y cuando los encuentras están polvorientos y abollados.

No quería decir que esperara encontrar significados ocultos en el relato, sino que como mis neuronas ya habían dado de mano hacía rato, no estaba en condiciones de apreciar la historia en todo su esplendor. Me encantan los personajes, aunque lamento que, por la lógica del género literario elegido, no puedan estar más desarrollados. Cualquiera de ellos me parece un gran hallazgo y sería un desperdicio no sacarles más partido. En fin, la fecundidad creativa es lo que tiene, que constantemente aparecen nuevos personajes que se hacen sitio a empujones, echando a un lado a los anteriores.

En cuanto a la canción, me encanta coincidir con Vania, que es todo un entendido. Ya te decía en el correo de ayer que le pegaba mucho a tu voz. Ha sido al oir esta canción cuando me he dado cuenta de que tu voz es muy Eagles.

Reitero mi agradecimiento por la dedicatoria.

Muchos besos.

Un Fosforo dijo...

Amigo, cómo me gustaría tocar la acústica como lo haces tú.

Una vez más coincidimos en la música elegida. Eagles es uno de mis grupos de cabecera desde que tenía 15 ó 16 años. (Ha llovido mucho desde entonces).

La versión es muy buena y esta vez no te voy a regalar los oídos con las guitarras, pero sí con la voz. La has colocado de forma espectacular.
Si te hubiera escuchado Glenn Frey, te hubiera fichado seguro.

Por cierto, te dejo un link que tenía por ahí sobre Eagles. Te gustará:

http://eaglesband.com

A ver si tengo tiempo este weekend y leo el post.

Un abrazo.

Wolffo dijo...

MariKoti's,
jajaja, sí, ya sé cómo es eso de los ojos evasivos. Un auténtico problema, si no andas con ojo, jeje...
Lo de los personajes es una licencia muy mía, dividirme en varias personalidades, me resulta cómodo y divertido. Puedo reírme de algunos aspectos de mí y quedar a salvo al mismo tiempo.
Me encanta que te guste la canción y que te guste que te la haya dedicado. Estoy más que satisfecho, o sea, que me doy por pagado.
Pero eso no quiere decir que desprecie los besos. Podríamos decir que son una especie de sobresueldo.
Besos a ti, Koti.

UnFos,
hombre, muchas gracias. La verdad es que me encanta tocar la guitarra y después de muchos años, he conseguido hacer que no suene mal del todo, pero me queda tanto por aprender...
Como le decía a Vanitas, me encantan las voces de Eagles, así que eso que dices es un halago que me pone la vanidad por las nubes. Pillo y visito la web que me sugieres y te deseo un fin de semana feliz y tranquilo. ¿Ya tiene horarios la nueva criatura? ¿Os deja descansar? ¿Se le han pasado ya a la mamá las ganas de dimitir? Por elpost no te preocupes, amigo. Descansa y ya veremos.
Un abrazo y besos a tus chicas.

Malena dijo...

Toy fadada porque me quiero bajar El viaje y Nada, y el servidor no me deja, toy furruñá.

Pero encima es que no me deja oir la de hoy Desesperado, y me ha desesperado bucho, jo.

Bueno, que te leo, que feliz finde y esas cosas tan bonitas que se suelen decir, aunque yo te las digo de verdad, no por quedar bien, como todo el mundo sabe jajajaja

Bezoz

fantasma paraíso dijo...

Tristemente, los fantasmas no reculamos porque carecemos de culo. Y digo tristemente por lo patético de nuestra situación cuando tratamos de alcanzar algún glorioso culo de ultratumba como el de, pongamos, Ava Gardner. El problema radica en la incorporeidad y todas las molestias que conlleva. Aunque también nos proporciona ventajas cuando nos permite atravesar el ojo de una cerradura y contemplar el glorioso culo de, pongamos, Elle MacPherson. Y sí, tienes razón: ¿qué mierda de transgresión es esa que está permitida?

Respecto a la voz de Linda Florentino, como te dije vi la peli en los Alphaville, y ya sabes que las ponen en v.o., con lo que te diré que su voz original no desmerece en nada a la línea de sus caderas. Y Emma Thompson está muy bien…, pero en otro orden de cosas. Creo que la frase de los Monkees la dice la camarera del peinado B-52’s que le lleva a casa y tiene la cama rodeada con trampas para ratones. ¿Es así?

Los Monkees, por cierto, tenían su puntito, hombre. Que ya sé que empezaron como grupo falso total para una serie de la tele, pero luego tenían cosas que no estaban mal. Merecen que se les recuerde, aunque sólo sea para que las posteriores generaciones sepan que I’m a believer ya lo cantaba alguien antes del ogro de la ciénaga y sus simpáticos amiguitos.

Puedes sentir mi gélido aliento junto a ti: no estás sólo declarando simpatías yankees. A ver, que no son perfectos ni el no va más, y que se meten en todos los fregados (también para bien, ver 2ª Guerra Mundial). Y que su presidente actual no me gusta un pelo, ni tampoco otros que han tenido, pero… si vamos a juzgar a la gente por el nivel de sus políticos, a mí que me borren de la lista también en mi país. Simplificando, en la versión de Green Onions (estupenda melodía de Broker T) que hacen los Blues Brothers, en la —ciertamente— patriotera perorata que van recitando con la música de fondo, vienen a decir que sí, que vale, pero que si echas un vistazo a lo largo del mundo, resulta que la peña hace lo que sea con tal de meterse en un genuino par de vaqueros americanos. No sé si me entiendes. Y en cualquier caso, me es difícil renegar de una cultura con cuya literatura, música y películas he crecido. Y lo sigo haciendo. Sin desmerecer nuestras raíces españolas y tal… ¡Pero que manía de mirar nuestro ombligo y nuestra pequeña parcela!

Lo de ver los dedos tocando la guitarra en los conciertos queda la mar de bonito, pero convendrás conmigo en que no es posible si quieres ver a según quien. De todos modos, dejo este asunto de los conciertos pendiente para otra ocasión porque no quiero alargarme. Sobre todo sin comentarte algo de tus post:

Tío, me has matado con lo del «Nait». Joder, es que he recordado su carta de golpe. Y sí, a mí si me gustaba la «Chilli Burguer» (qué se le va a hacer, amo la comida mejicana). Al hilo del desierto fronterizo, decirte que tu versión de Desperado está muy bien. Y estoy de acuerdo en lo mencionado respecto a que tu voz le va perfecta a una canción de los Eagles. Quizá escribas tus post desde algún hotel perdido en ese desierto, del que ni tú ni nadie puede salir ya…

Respecto a lo del Índice de Decencia Artística (ignoro lo que opinaría PG Woodehouse, o su mayordomo Jeeves), lo malo que tiene es que es de lo más cierto y actual. ¿No estás hasta los mismísimos de que traten de legislar-regular-y-prohibir absolutamente todo? Bueno, esto también puede dar lugar a futuros comentarios. ¡Ah!, y fatal que no dejaran a Gabino firmar en el techo… ¡Pero si lo hizo hasta «El Piraña»!

Con lo de Sinatra…, bueno, es innegable que le has echado un par al hacer la versión. El acierto, para mí, está en haberla hecho diferente, lo que la convierte en un poco tuya (si es que eso es posible con una canción como ésta). Con todo, me gusta más cómo comienzas, en un tono contenido. Luego te vas animando y quizá tanto ritmillo… Pero no me hagas mucho caso, después de todo sólo soy un viejo fantasma que me gano la vida asustando a la gente.

Wolffo dijo...

Malena, guapa,
yo también estoy mosca: divshare.com lleva toda la semana dando por culo y funcionando fatal. Espero que se le pase este incómodo resfriado o lo que sea, porque si no va a haber que buscar otro servidor y es muy coñazo... este, cuando funciona bien es perfecto, pero...
Buen finde a ti también, cielo y no sé si todo el mundo lo sabe, pero yo sí que sé que no lo dices por quedar bien. Lo dices por si me animo a darte un repasito, ¿a que sí?
Muchos besos, cielo.

Fantie, amigo,
Ava Gardner, dios mío, qué pecaminosa mujer... Ese tipo de mujer me encanta, sin embargo, Elle... a mí no me mola tanto. ¿Ves? lo que te decía, hay mujeres que no sé porqué sí, y otras que, por lo mismo, no. Elle McPherson no me mola y Emma Thompson, o Meryl Streep (anoche, desvelado, volvía ponerme El Cazador..., ¡ay!) me vuelven loco. En cuanto a la voz de quien ya sabes, visita eldoblaje.com y busca Marta Angelat (o Fiorentino, Linda) y escucha su prueba de voz. Si no te rompe la bragueta, me callo.
La escena de Afterhours es la que describes, macho, no se te escapa una, y los Monkees me gustan mucho. Tengo en casa, robado de mi hermano Jose, el single original I'm a believer (que es de Neil Diamond, por cierto) que tiene en la cara B I'm not your stepping stone, una maravilla de esas con cambio de ritmo.
Joder, macho, has dado en el clavo, matxo, con lo de los yankees; y bueno, los Blues Brothers también.
Te acuerdas del Nait, ¿verdad? Yo un día pedí la ChiliBurguer (es verdad que ese era el nombre, no Chiliburguesa, como escribí yo) y casi me muero del asco. Al contrario que tú no soporto lo que aquí conocemos como comida mexicana. Y gracias por lo de la canción, tío, gracias de verdad.
El índice lo saqué, efectivamente, de Wodehouse, pero no del genial Jeeves. No era, exactamente, de decencia, pero el espíritu es 100% wodehousiano.
En cuanto a la versión de sinatra, en una cosa tienes razón: según avanza va pareciéndose más al original, pero es que lo que más me mola a mí de la canción es eso del dubidu bidúuuu dariarariroooo con la orquesta detrás, y tuve que aproximarme al original, al final,para no quedarme sin el pastelito.
¡Eh...!
Gracias. Un placer, tío, un verdadero placer.

Un Fosforo dijo...

No te lo vas a creer pero he vivido cinco años junto al "Nait" y tengo buenos recuerdos de esa época.

Un abrazo.

Andaya dijo...

Dios mío Wollfo, un paseo contigo sería algo así como ir a la cabeza de una manifestación.
Me encantan esos desdoblamientos de personalidad. Te dejas ver en tus partes- y no mal entiendas, que me refiero a tus personajes (mente calenturienta).
Ya no me sorprende tu imaginación, superé esa fase. Ahora simplemente me atrapa.

Ararat dijo...

Me pasa como a Kotiussa, creo que se me escapa algo, lo volveré a intentar, esta vez con ayuda de un copazo de bourbon a ver si así me entero.

linmer dijo...

Ya sabes que yo de música no tengo ni pajolera idea, pero creo que esta versión tuya es la que más me ha gustado de todas las que has hecho... Las tengo todas bajadas y las escucho a menudo junto con otras canciones más mediocres de estas que suenan en los anuncios de seats ibiza y demás...

Tu estilo narrativo, impecable, como siempre, pero me ha gustado especialmente el detalle Orwelliano de la CoWo.

Un abrazo, amigo.

Wolffo dijo...

UnFos
Al final, vamos a ser amigos, ya verás... Yo vivía por la zona, no exactamente "junto al", pero sí muy cerca y he ido al Knight más veces de las que sería bueno reconocer.
Un abrazo, tío.

Andaya
jajajaja, ¡Anda ya, Andie, anda ya...! Me dejo ver en mis partes, mis mejores y peores partes, es verdad. Las dos últimas frases son el elogio más bonito que me han dicho en mucho tiempo, muchas gracias. Un beso, cielo.

Ararat
¡qué se te va a escapar a ti...! Al revés, hay que despejar la cabeza y el espíritu, y todo fluirá, ya verás. Enga, tío...

linmer
¿La que más? caray, gracias, linmer. ¿De verdad que las tienes y las escuchas? Joder, esas cosas me gustaría que alguien, a escondidas, me las grabara en video y enseñárselas a algún culoplano para que viera que no soy tan malo... Joder qué ilusión, linmer, gracias, de verdad.
La CoWo a mí también me ha gustado, en cierto sentido, claro.
Un abrazo fuerte, lin.

Un Fosforo dijo...

Hombre.

Yo he vivido en Doctor Fleming, en el cruce con Carlos Maurrás. Y también he visitado unas cuantas veces el Knight.

Ahora me viene el recuerdo de un puticlub (con perdón) que había en la esquina de mi bloque. Daba tantas vueltas con el coche para aparcar que, al final, el portero del local me conocía y saludaba. Esto está bien, excepto cuando vas andando por la calle con tu madre (que ha pasado a hacerte una visita).

Un abrazo.

Wolffo dijo...

UnFos
O sea, que has vivido ya independizado... Imagino que el burdel sería el mismo que a nosotros, cuando éramos pequeños, nos encantaba mitificar con mentiras del tipo (vi una mujer desnuda un día que pasé por allí...). Entonces, se había puesto de moda, un libro titulado Madrid, Costa Fleming, que no sé de qué iba porque jamás vi tal libro (puede que fuera otro mito), en el que se hablaba de la terrible depravación que había en la capital del reino y, especialmente, en esa viciosa calle.
Un abrazo, amigo.

Un Fosforo dijo...

Pues, efectivamente, viví unos años independizado. Pero no mucho porque empecé a vivir con mi mujer al poco de conocernos.

Lo de Costa Fleming es algo que traía de cabeza a mi madre. Pensaba que era como en los años 70 / 80, aunque ahora todos aquellos locales son restaurantes o bancos.

Lo que sí es cierto es que viven por allí las "alegres chicas del descorche". Tenía varias vecinas (macizas como ellas mismas) que se dedicaban a la profesión más antigua del mundo.

Debo reconocer también que era cliente fiel del Alfredo's Barbacoa.
Un abrazo again.

Wolffo dijo...

Ya, barbacoa...

Buch dijo...

El post me ha gustado, aunque no tanto como el anterior. Calculo que me habré gustado un 75% de lo que me gustó el anerior, así que el comentario anterior se coge el 75% y sirve para este. ´Tengo mucho inetrés, sin embargo en confirmarte que el libro "Madrid, Costa Fleming" existe. ¿Lo he leído? No, padre. Pero ví un ejemplar expuesto durante años en la libreria Arte. (si, si, aquella donde entre una vez y dije: Quiero "El Conde de Lucanor", de don Juan Manuel, y la que estaba allí, la recuerdas, que luego se quedó embarazada (¿?). Si, hombre aquella, me dijo: DE Don JUan Manuel, Don JuanManuel ¿Qué?. Una cosa que me gusta mucho son las introducciones de las canciones. Aunque no se haya escuchado la canción en la vida, te la imaginas perfectamente. Me he perdido, ah, sí, la portada de MCFleming. Era una pierna de una chica, con una media tipo real sociedad. Ya me entiendes. AH, quisiera remarcar, para finalizar, que Kotinussa es muy interesante.
Nada más por ahora chico, besos gordos.

Wolffo dijo...

Buch,
y tú a mí me caes sólo el 75% de bien de lo que me caías antes de escribir este comentario, que tampoco era tanto, no creas que me caías demasiado bien, coleguita. Gracias por el dato del libro y por traer a mi memoria a la chica de Arte, a la que Michel conocía; sabía su nombre y eso, y habló con ella algunas veces. Yo no, más allá de este Mortadelo, ¿a cuánto?
Y Kotinussa es de primera, eso es más cierto que falso.
Hasta otra, chavalote.

Un Fosforo dijo...

Tras un sesudo estudio, he encontrado en el catálogo de la biblioteca del Instituto Cervantes de Utrecht lo siguiente:

Autor /es: Palomino, Ángel
Título: Madrid, Costa Fleming :. novela
Editor: : Planeta, 1975

Ahí es nada.

;-)

Wolffo dijo...

¿Sabes una cosa, UnFos? lo lamento por el sr. Palomino, pero no pienso comprar el libro.
Miedo me da.

;-D

Princesa del Guisante dijo...

Yo no sé cómo Erytheia fue capaz de sentarse junto a alguien que acababa de decir "luego los peos te olerán fatal", no ya por el mismo hecho de decirlo, sino porque previamente tiene que haber pensado en ello.
A mí me gustaría un trabajo como el de los inspectores de la CoWo, aunque creo que sería tan estricta que al final sólo serviría para mí, y eso ya lo hago, gratis y sin que conste por escrito.
Admiro a Wolffus, que sabe llevar bien los elogios, y es verdad que es algo muy extraño, seguramente porque es difícil dar con el punto justo de agradecimiento y más aún con el de humildad que el elogiador suele esperar del elogiado. Aunque más difícil será "amar" tres veces a alguien y que éste no se entere de ninguna...
Saliendo del artículo, Wolffo, «Madrid Costa Fleming» no sólo existe, sino que yo lo leí, hace tiempo, más o menos simultáneamente con «Torremolinos, gran hotel» y «Divorcio para una virgen rota», todos del mismo autor si la memoria no me está jugando una mala pasada. Lo cual demuestra que hay gente para todo ¿no? ;)
Besos a la carta, que luego me riñes :P

Wolffo dijo...

Guisanttèsse,
Erytheia mostró, princesa, gran valor al sentarse junto a semejante mentecato, tienes razón, toda la razón. Pero el mundo es de los arrojados, ya sabes.
A mí también me gustaría un curro así. Calificando o descalificando porque me salga de ahí, poderosamente, no sé si me explico.
Wolffus mola, en serio, ya verás, un día te lo presento y lo flipas, fijo.
Por más que me digas que ese libro existe, que lo has leído y que 8eso no lo dices, pero lo presumo, porque si no, ¿a qué tanta insistencia con el señor Palomino?), me niego a leerlo y ni siquiera a considerarlo parte de la literatura recomendable. Es decir, si fuera profesor y dijera a mis alumnos, tenéis que leer un libro serio y hacer un trabajo, no les permitiría a ninguno hacerlo sobre Madrid, Costa Fleming.
El de Torremolinos tiene una pinta como para hacérselo en los calzoncillos y el del divorcio me da arcadas sólo leer el título.
¿Qué pasó por tu cabeza para leer semejante literatura?

(es broma, ¿eh? Yo leí, no una sino dos veces, El valle de las muñecas, así que fíjate...)

Muchos besos a ti, del calibre color e intensidad que quieras, que soy gilipollas, regañándote a lo tonto...

Mari dijo...

Este no lo comenté, andaba con pocas ganas de escribir. Pero ahora te cuento: lo fui leyendo y la canción terminó justito cuando terminé de leer el escrito. Fue mágico. El escrito me gustó muchísimo. Estás escribiendo cada vez mejor, lo digo en serio, dejá de sonrojarte y de pensar que lo digo porque te tengo cariño. Te tengo cariño, sí, pero soy objetiva en esto que digo: estás escribiendo cada vez mejor. PUNTO.

Pero el escrito con la canción de fondo... es una delicia.

Besotes

Wolffo dijo...

Rayitas,
la verdad es que te echo de menos cuando no estás, aunque sea sólo temporalmente.
No me ruboriza que me digas esas cosas, Mari, en serio, me encanta y hace sentirme bien y orgulloso. Aunque también me gusta que me tengas cariño, porque es mutuo. La idea de grabar una cancioncita con cada post es esa, precisamente, que te acompañe mientras lees, y adoro causar ese efecto.
Muchas gracias, Mari, eres un bombón.
Besos a lo burro.

Mahomal dijo...

No conocía la canción, y me ha gustado muchísimo. Seguro que mejoras la original...
Estoy de acuerdo con Rayitas, así que te lo voy a repetir otra vez: escribes cada vez mejor. Me encantaría poder explicar mi propio despliegue de personalidades la mitad de la mitad de bien que tú. De todos tus dones es el que más envidio, y no sé si muy sanamente.
Ya está bien por hoy. En otro ratito atacaré tus otros dos post.
Muchos besos, wolffo apandador

Wolffo dijo...

Mahomalilla
ya verás como te gusta más original, yo te la mando.
Me gusta leer eso de que cada vez escribo mejor, sea verdad o no. Me gusta oírlo, es muy, muy agradable, Mal. Creo que no pillo eso de "apandador".
Muchos besos, niña, me alegra verte, en serio.

Anónimo dijo...

necesito ayuda en Valdemorillo.
n.guillard(at)gmail.com
gracias !

Wolffo dijo...

Ya me dirás, colega.
si puedo...