jueves, octubre 19, 2006

La Pantoja era insaciable; la Venus de Milo, inabordable.



La primera vez que escuché esta canción me dejaron totalmente parado las voces que hacían "uh-uuuhh... uh!". Los grupos españoles sonaban mal, cutres, aunque supieran tocar. De hecho, Los Secretos eran instrumentistas limitadísimos, pero su primer EP sonaba de maravilla. El otro día mi hio me dijo que en su clase de música estaban aprendiendo "Déjame" (por cierto, su profa se la está enseñando mal, en Do, en lugar de en Sol y apuesto a que se come el Si bemol/Fa y el Re menor/La menor); dejando aparte los detalles, el hecho de que en los colegios americanos aprendieran clasicos del rock y el pop en el colegio era algo que me daba mucha envidia. En mi época, lo más popular que me enseñaban era Serrat y porque cantaba a Machado. Tengo la sensación de que Los Secretos fueron el principio de algo especial. Yo les considero los primeros, aunque sé que Burning, Mermelada, Paraíso, Radio Futura, KK de Luxe estuvieron antes, hasta que no llegaron ellos no empezó a cambiar la cosa. Lo sé porque lo viví, que conste. Bueno, en esta versión mía de Déjame le añado una guitarra más rockerita en el solo y una voz que apenas se nota pero que hace su función. ¿Quién no ha cantado esta canción alguna vez? Reconozcámoslo: es, en su extrema sencillez, maravillosa.


Me hiciste soñar, boba, pero ahora déjame.

Todo el día conduciendo. Llevo todo el día al volante y la rabadilla empieza a mandar angustiadas señales de alarma a mi sistema nervioso central. Éste, en forma de rictus inclinado, de correciones penosas de postura, me dice, para, hombre, pero sólo quedan 150 kilómetros para llegar a Dos Hermanas, pero esta vez lo haré de un tirón. Sé que si paro a estirar las piernas, a tomarme un café o a dejar que Julius me acompañe al baño para ponerse a mi lado y enseñarme el pito, sé que si paro para lo que sea, volver a sentarme va a ser mucho más doloroso que aguantar las molestias la horita larga que me queda de camino.

Somos la Clinton Ragtime Band, sí, ya lo sé, el nombre es completamente descerebrado, pero es nuestro nombre. Además no tiene nada que ver con la música que hacemos. No somos progrecillos, no hacemos ragtime y no somos una banda, en ninguna de las acepciones del término. Ni siquiera somos un grupo. Somos una orquesta de esas que van de fiestas del pueblo en fiestas de otro pueblo, y alguna vez nos has visto, me apostaría el cuello. No somos mejores que las otras orquestas, porque en este mundillo nadie puede decir que es mejor. Unos son malos y otros insoportables. Y algunos, unos pocos, somos orgullosamente mediocres. Muy, muy mediocres.

Nuestra orquesta es feliz. Está Anillos, el batería, narigudo y bonachón, como casi todos los baterías, un buen tipo. Nunca conduce, porque dice que le estresa, pero lo que le pasa es no sabe conducir, ni nadar, ni hacer globos de chicle. Están Harturo y Hartura, los cantantes, o solistas, como les gusta decir a ellos. Imagínate como son sólo por ese detalle. Creen más importante lo suyo que todo lo demás, por supuesto. Luego viene Miqyaguer, el guitarra, con complejo de estrella del rocanrol, también hace voces, aunque preferiría librarse de eso; ahí tenéis a Cleiderman, el teclas, con su peluca rubia, que se hace el ciego y toca y canta coros moviéndose como Stevie Wonder, en una de las peores imitaciones que he visto en mi vida. Yo, en fin, toco el bajo y hago coros, soy el arreglista de la orquesta, el manager, el gilipollas... así que imaginaros el nivel.

Y, por fin, está Julius, el saxo; un músico de esos que nunca será bueno, por mucho que mejore, porque no tiene alma de músico; es muy buena persona, pero sigue empeñado en seducirme por el ingenioso método de enseñarme el nabo. He intentado persuadirle muchas veces de que, aun en el caso de que fuera homosexual, su cacho carne no me resultaría nada tentador, y mucho menos su zafiedad en el cortejo; pero es de esas personas que no oye lo que no quiere oír. Esa es la otra razón por la que jamás será un buen músico.

La furgoneta, una espléndida y ya veterana Volkswagen Caravelle negra, traga millas y mis compañeros de fatigas duermen casi todos. En el asiento del copiloto duerme Julius en una postura un poco forzada, porque se durmió poniendo una postura que denotara su paquete bien marcado en sus pantalones de pana, por lo que se despertará con tortícolis y, previsiblemente, con dolor de huevos. Él verá.

Cuando la furgoneta empieza a atravesar las calles de Dos Hermanas, ya son las once y media de la noche y las calles del pueblo están llenas de farolillos y banderolas y esas cosas tan feas que se empeñan en poner en los pueblos cuando están en fiestas; así que entramos en el casco urbano, subo el volumen de la radio exageradamente, para despertar a mis compañeros de fatigas.

Al son de un éxito especialmente irritante de La Oreja de Van Gogh (casi tan irritante como todos sus demás éxitos), me llaman gilipollas, joputa, tuerestonto y toda la retahíla, pero se calman al ver que estamos en el pueblo.

- ¿Por qué no nos dejas en el hotel mientras hablas con el concejal? – me dice Harturo, que tiene ganas de meterse en la cama

- Porque no soy tu maldito representante, atontao – le respondo fastidiado – y por eso, hasta que yo no descanse, no lo hace nadie. Bastante hago ya como para hacerte de taxista...

El resto de la banda se debate en dudas. Por un lado, les molesta que la pareja harturas se crean más que los demás, pero por otro, les apetecería meterse ya en el hotel.

- Tampoco es para ponerse así... – tercia Cleiderman - al fin y al cabo, vamos a llegar a donde sea, te vas a bajar tú mientras nosotros nos quedamos aquí criticándote, vas a hablar con el fulano ese y luego vamos ir al hotel... la única diferencia es de tiempo, ¿qué más te da, tronco?

Entonces caigo.

Entonces me doy cuenta de que tiene razón. De que a todos les da igual si hablo con el concejal o si me la meneo. Lo único que quieren es que no les dé la murga, cobrar después de tocar lo que yo les he dicho que toquen y descansar.

Vale. En realidad no es su culpa, pero... ¿qué pinto yo en todo esto? ¿Me divierte este curro? En realidad, no me va ni un pelo este rollo de las orquestas de fiestas de pueblo; vale que se gana pasta, pero es aburridísimo. Y cuando vuelve a sonar esa canción tan espantosa de La Oreja de la ca-ri-ta empa-pa-da se me revuelven las tripas, porque me imagino a Hatura cantándola con su voz horrible, poniéndole caritas a Harturo, y yo no quiero tocarla nunca más, y no quiero ser parte de ese fin de fiesta que significa la muerte de la música que es Paquito el Chocolatero y es ese instante decisivo que cambia la vida de una persona.

- Vale, colegas, perdonadme – les digo - . Os dejo en el hotel y voy yo a hablar con el concejal, a ver si le saco una cena gratis...

Y les dejo en el Hotel Emperatriz del Sol, de Dos Hermanas, un hotel de dos estrellas porque el que las repartía debería estar borracho; les dejo y la Volkswagen no se detiene ya más esa noche, porque quiero alejarme de ellos todo lo que pueda. Pueden seguir sin mí, porque el equipo va en el otro camión y porque si no siguen sin mí me la suda en tres tiempos (romper a sudar - perlas de sudor - sudor frío), porque yo no sigo con ellos, yo sigo conduciendo hasta Chiclana y allí paso por un bar que se llama El Ciclón de Chiclana que tiene en la puerta un señor gordo con bigote, delantal sucio y esperanzas y es un sitio tan bueno como otro cualquiera para empezar una nueva vida.

Entro en el bar y pido una cerveza calentita, no tengo calentita, me dice el tipo, vale, pero... ¿tienes microondas? Sí, claro, eso sí... pues entonces, me calientas un botellín un minutito y me da unos calamares para mojarlos en la birra, y no os váis a creer quién me está sirviendo la mesa: Isabel Pantoja que me pide un autógrafo. ¿Yo...? si la famosa eres tú... no, hijo, en Chiclana no, aquí todavía se comenta que hace tres años viniste con tu orquesta, la Clinton y cuando estabas afinando tocaste unas progresiones de jazz con tu bajo eléctrico de cinco cuerdas que la gente no ha olvidado. El famoso, en Chiclana, eres tú... verás cuando se lo diga a la Venus de Milo

- ¿La Venus de Milo vive en Chiclana, hoy...?

Y así fue como entré en contacto con la Venus de Milo. Estaba muy guapa, un poco gordita según los cánones actuales de belleza, pero perfecta para mí, que me gustan las mujeres así. Llevaba el pelo recogido en un moño y su piel, su pelo, su estilo, su todo... contrastaba con todo lo de la Pantoja.

Olegario, que así se llamaba el dueño del local, me da una guitarra y me dice: Chiclana te espera, pero no nos cantes nada de la Cojera de Van Ploff, por favor, prefirimos tu repertorio jazzístico.

Todo Chiclana (Isabel Pantoja, la Venus de Milo y el señor gordo con delantal sucio, bigote y esperanzas) estaba allí y a ellos, mi público, me debía. Escogí las piezas de Jazz más singulares, las más señeras y representativas: Qué pasa contigo tío, Mamma mia (la de Ricchi e Poveri) y ese temazo que es el Sancho-Quijote, Quijote-Sancho. La emoción de este repertorio espectacular hizo que la Panjoja se sentara y empezara a levantar las manos en pleno ataque de salero y tronío, y la Venus de Milo se desnudó y, empezaron a hacerme los coros en el mítico tema (momento que recoge la fotografía).

Así empezó mi carrera en solitario. Así nació El Ciclón de Valdemorillo.

Me enamoré de la Venus de Milo, pero ésta me dio calabazas, porque estaba quedada del señor gordo con delantal sucio, bigote y esperanzas, y eso bastó para desenamorarme al momento, pero entonces sucedió que la Pantoja se enamoró de mi. Pero yo no la amaba. Y ella no se resignaba. Me dijo:

- Si no puedo tener tu corazón, si me golpeas con el látigo de tu indiferencia, deja al menos que disfrute: clava en lo más hondo de mi ser, pero mejor por delante, la espada formidable de tu sexo ardiente...

Y yo, al fin, hombre, le concedí ese deseo y esa noche yacimos 35 veces, y no me despeiné ni nada y ella sí. Desde entonces, ya sabéis, ya conocéis su historia: la crónica lamentable de un despropósito, de mal en peor. Claro que es comprensible: su cénit fui yo, y después de mí ¿a quién iba a encontrar que no supusiera bajar el nivel?

Y, aparte, os digo una cosa: la Pantoja, en plan marinero de luces y eso, vale, puede que se defienda, pero cantando jazz, haciendo los coros de sancho-quijote, quijote-sancho, una mierda. Una perfecta mierda.

Yo, sin en cambio...

28 comentarios:

linmer dijo...

Impresionante, realmente impresionante.

Me encanta tu versión la canción, además creo que debo empezar a aplicarmela... Dramas internos aparte, me tiene muy intrigado el proceso que sigues desde que se te ocurre la cancion hasta que está colgada en la página. Supongo que es un tema que, con la imaginación que tienes, te daría para escribir cuatro o cinco posts.

La historia también me ha parecido fantástica, casualidad que también se trate de huir. Espero que no lo hagas muy lejos porque aún no he aprendido lo suficiente de ti como para dejar que te vayas. ;)

Un abrazo de amigüito (pero no te ocnfundas, no como los de Julius)

Fray Barriga dijo...

Me ha gustado tu versión de 'Dejamé' aunque mi favorita de Los Secretos siempre fué 'sobre un vidrio mojado'.

Hace falta valor para echarle 35 casquetes a la pantoja que como bien dices es una mierda. No me extraña que el Julian Muñoz lleve los pantalones subidos hasta los sobacos como medida preventiva.

Un abrazo hermano lobo.

Alfredito dijo...

¡Vaya historial el de la Pantoha!Que si un torero, que si una locutora fustigante, que si una cantante de coplas, que si un alcalde corrupto...y ahora ¡¡¡el ciclón de Valdemorillo!!! Si es que no gana uno pa sorpresas. Espero, por lo menos, que no hayas tenido nada que ver en la gestación de Paquirrín....


Muy buena versión del Déjame.

Un abrazo

Veletita dijo...

¡¡¡¡JAJAJAJA!!!! ¿Te han dicho alguna vez que eres LO PEOR? ¿SANCHO-QUIJOTE? ¡¡JAJAJA!!
Hombre, Wolf, puestos a ponerse serios, podías haberte atrevido con el Jackie y Nuca, y si esa te supera, que lo entiendo, pues con Ruí, Pequeño Cid, que si que es un clásico...
El puto amo. Y perdón por la grosería.
MUACA, PACA!!!

PD. Te juro que intento no ser buena, de hecho, me esfuerzo por ser mala-malísima, que otro gallo me "encantaría", pero ná. No hay forma...

Wendeling dijo...

Déjame, no juegues más conmigo
esta vez en serio te lo digo
ruvistes una oportunidad
y la dejaste escapar...

Ufff... Wolffo, que recuerdos... que recuerdos. Gracias por abrir el cajoncito (entre ellos está mi primer beso "de verdad).

Besos de una maia.

Wolffo dijo...

linmer
Sonando: The crying scene - Aztec Camera
Básicamente, el proceso es: me se escurre, hago la batería (esto es lo más tedioso, porque me cuesta hecer la betría con un teclado) y luego, grabo, primero una guitarra acústica con voz, que normalmente es sólo de referencia; grabo el bajo, las guitarras, las voces y lo último, la voz solista, el solo de guitarra y la armónica si la hay. Creo que esto no es lo que querías saber, ¿verdad? tengo la impresión de haber hablado más de la cuenta...
En fin, amigo, acepto y redoblo tu abrazo, pero ya sabía que tú no eras Julius... No lo eres, ¿verdad?

jajajajaaa
Un abrazo, amigo.

FrayHermano
Sonando: Walk out to winter - Aztec Camera
Sobre un vidrio mojado es fantástica también, es cierto. La Pantoja, en aquella época, era guapa, te lo juro, pero a mí, de todos modos no megustaba. Lo que pasa es que soy muy comprometido y ya que estaba a eso, di lo máximo: me dejé la piel... y el pellejo. Un abrazo fuerte.

Alf
Sonando: Baba O'Reily - The Who
Eh, eh, eh... quue yo fui primero, Paquirri y los demás vinieron después. No obstante, tienes razón, por las venas de Paquirrín no corre mi adn, eso puedes jurarlo (y yo dargracias al cielo). Un abrazo, maestro.

Wolffo dijo...

Veletita
Sonando: Back on thechain gang - The Pretenders
Jackie y Nuca, y rui pequeño cid son grandes temas, es verdad, pero son más onda heavy que el jazz de sancho quijote. Y no cambies, mujer, que estás pero que muy bien como estás. Enga, besos, pesiosa.

Wen
Sonando: Just another - Pete Yorn
De nada, maia, estamos pa eso. Pero no me ha quedado claro, ¿sonaba déjame o la pantoja en ese beso?
jajajajaa, un besote, maia.

virginia dijo...

y tú siempre eres así d artista?
saludos.y buen fin d semana.

Trini dijo...

¡Jopé Wolffito cada día te superas!!
Me he hartado de reír aquí sola, como me escuche alguién pensarán que es cierto, que he perdido la chaveta.
Ya me preguntaba yo quién fue el causante del declive de la Pantoja, pobre mujer, así le va la vida jajajajaja.
Genial amigo Wolffo.


Un fuerte abrazo

Morgana dijo...

Un escarceo amatorio con la Pantoja???? Eres una caja de sorpresas amigo Wolffo. Las féminas seguidoras de tu fantástico blog, sufriremos en silencio un mayúsculo ataque de envidia cochina... que lo sepas!

Me gusta leerte y escucharte...

Muack

Ararat dijo...

Vamos a ver, aquí hay algo que falla y creo que es tu memoria.
La leyenda del nacimiento del Ciclón de Valdemorillo fue otra, que no recuerdo, pero que estoy seguro que así o asín no fue.

Oye una cosa, en todas tus actuaciones apareces mu abrigao, ¿por qué? si siempre actuas en sitios cerrados menos en las giras mundiales, claro

Buen finde chavalín

Mons dijo...

jaaaaaaaaaaaajaja me ha encantado la historia y como la cuentas. Y he quedado realmente impresionada con el trío que os marcais la Pantoja, la Venus y tu! Nada puede superarlo.

Como siempre un placer amigo.
Besitos

white dijo...

No esperaba menos yo de mi wolferas, tronío y figura, ese es el arte español y olé.

Lo de la Venus de Milo como que no me pega tanto, así tan marmórea, tan fría, tan manca... En fin wolferas si no puedo ser yo, me imaginaré con cuerpo de pantoja gozando tus dones

Wolffo dijo...

Virginia
Sonando: Rain King - Counting Crows
Y más, a veces, si me pongo a ser atista...buff! no me enseñó casi ná la Pantoja. ¡Y la Venus de Milo...! Buen fin de semana a ti, Virginie (léase Virlliní), pásalo de cine.

Trini
Sonando: Pure and easy - The Who
No, mujer, si te escuchan pensarán, joé, qué suerte, ya está leyendo a Wolffo otra vez; porque ya se sabe que cuando una mujer se ríe de esa manera que todos sabemos, es que me está leyendo el pensamiento Y esto que he escrito no sé muy bien qué es lo que quiere decir. Pero una cosa: fui el causante de su declive porque, después de mí, como después de Juan Belmonte, nadie más. ¿O no? Pos eso. Abrazo fuerte y beso gordo, reinona.

Morgana
Sonando: Leaving on a het plane - Peter, Paul and Mary
Fue solo sexo, una relación carnal, un intercambio de fluidos, no hubo nada más... Pues no sabes lo que me gusta a mí que me leas y me escuches. Un beso gordo.

Ararat
Sonando: Me gustan las cerezas - Ronaldos
¿Fallos en mi memoria? ¿Falla alguna vez el sol? ¿Se para la tierra? Eso que dices es absolutamente no posible, que lo sepas. Otra cosa, no estoy abrigao. Llevo una camiseta y un pañuelo super rockero al cuello. Eso sí no enseño los sobaquillos, no quiero herir la sensibilidad de nadie... Buen finde para vos, prenda.

Mons
Sonando: California Girls - Beach Boys
Fue un gran momento artístico y emocional, no te rías, monstrua, está grabado a fuego en mi sensibilidad más arcana. Y como siempre, el placer es todo mío, mientras sigas viniendo.

white
Sonando: Tango - Gabinete Caligari
Pues no creas que era tan fría, White, es más, así en vivo tenía pinta de calentorra, y esto no es un comentario machista. Es termométrico. Y lo otro, lo de los dones y el cuerpo, todo es hablarlo. mujer, que no te vaya a dar un disgusto por eso... Besos níveos.

Beatriz dijo...

¿Eso te dijo la Pantoja, todo seguido? ¿Eso? ¡¡ Para morirse de la risa !!

jopageri dijo...

Me pregunto qupe habrá sido de tus compañeros de banda,aunque estoy seguro que cuando los dejaste solos se enfrascaron en una orgía que incluía ese saxo.

Lástima que no se te hizo con la Venus de Milo, estaba buenísima. mucho más que la Pantoja, pero qué va, algún día se te hará con la Mona Lisa o con alguna modelo del renacimiento.




Un fuerte abrazo Wolffo!

Peggy dijo...

Es que lo del latigo de indiferencia de la pantoja ,no lo agunta nadie , debe ser de siquiatrico ...:Kiss)

Princesa del Guisante dijo...

Normalmente leo y luego (a veces mucho después) escucho, pero ésta es la primera canción que yo recuerdo como "mía", o sea, de las que descubres tú fuera de tu casa y he invertido el orden. Claro que no era mía, era de "las mayores" del cole, las de octavo (BUP estaba en otro edificio en el centro de la ciudad y ya las perdíamos de vista), que iban en el autocar cantándola con sus guitarras. La aprendí por tanto en versiones que sonaban muchísimo peor que la tuya, y que la original, y luego defendí a los Secretos contra viento y hermano que cada vez que yo ponía una suya gritaba por toda la casa que con esa música daban ganas de suicidarse o de colaborar al suicidio de quienes cantaban aquello.
Pero no abandones a los secretos, no antes del vidrio al menos ;)
Además, en esta canción en directo prometo hacer los uuuus, que me salen genial :P

Princesa del Guisante dijo...

ejem, la mamma mía de Ricchi e poveri no se llamaba mama maría?
Tengo que reconocer que me ha impactado la historia, pero lo que más de todo ver que la Venus de Milo había recobrado los brazos. Si hubiera visto antes la foto no me hubiese pasado todo el párrafo previo imaginando un estriptis gore, pero me decía a mí misma ¿a ver si no va a poder una manca hacer un estriptis, lo mismo que una sorda aprender a ser cantante en un programa de televisión? Quiero decir con esto que lo de los treinta y cinco sin despeinarte y sin sacarla ya ni me ha impresionado ni nada. Entiendo, sin embargo, que Pantoja no haya vuelto en sí desde entonces.

Mari-- dijo...

Sos una preciosura. Lo sabías, no?

Besotes.

(Susana les ganó a las tipas esas... bravo!!!)

La DiviNa GiLda dijo...

juer pensaba al principio que me estaas llamando gorda o algo :P yo como presidenta de tu club de fans y como que me habia asutado un poco yo con la foto mirando y mirando a ver si salia en algun sitio :)

espero esa actuacion con ansia ya! lo sabes y te estas haciendo de rogar lo se pas

beso en los morros!

Wolffo dijo...

Beatriz
Sonando: ¿Quién tompió el hechizo? - La Frontera
Te lo juro, fueron sus palabras textuales y no lo leyó ni nada, sobre todo porque, en esa época añorada, aún no sabía leer y yo la enseñé entre el polvo 13 y el 14. Y no está bien reírse de los subnormales... aunque creo que eso de subnormal no es políticamente correcto, ¿verdad? Bueno, lo que sea.

jopageri
Sonando: The last time -Rolling Stones
Se hicieron, una mitad, Testigos de Jehová; la otra mitad, abrazaron el budismo y Julius se hizo virtuoso del patinete y se mató intentando que volara el patinete con un paracaídas, pero se le olvidó atar el paracaídas al patinete y a su espalda... Un triste final para una triste persona. La Venus de Milo molaba pero, entre tú y yo: le olía el aliento. Y gracias por tus ánimos, pero mis preferencias son las modelo de Botero y las de Rubens. Un abrazo, amigote.

Peggy
Sonando: 1921 - The Who
Ella no lo aguantó y me exprimió como un limón, la muy pantojera... Es odiosa, créeme. Besos, my dear.

Guiss
Sonando: Escenas olvidadas - Golpes Bajos
Observarás que es la segunda de Los Secretos que traigo a este paraíso de melómanos (que quiere decir, como bien sabes, gente que come melón con las manos, ja-ja-ja, qué gracioso). Y me gustará verte hacer uu-uhhh... mientras mueves las caderas y todo lo demás, Guisantilla de mis entretelas. La Venus de Milo de la que yo hablo no es la Venus de Milo, el escultor, como verás, es la Venus de Milo, provincia de Badajoz, una tipa muy... cómo decirte, ¿idiota? Sí, creo que sí, que era idiota. Por lo demás, estoy de acuerdo en que una manca podría hacer estriptis pero, amiga, nunca sería un integral, eso me lo concederás... Una observación antes del elogio final: mierda con lo de Ricchi e Poveri... "Ma-ma-ma ma-ma María..." ¡tienes razón repámpanos! Elogio final: siempre descubres lo que podríamos llamar el subtexto. Efectivamente, en mi cabeza estaba la idea, iba a escribir 35 sin sacarla, pero no lo hice por pudor, no lingüistico, que carezco de él, sino, digamos, de índole modesto. No me gusta presumir más de lo necesario. pero me asombra ver cómo has leído no ya entre líneas, sino entre almas, si se me permite la cursilería. Hala, princesa, besos a montones, mira que es lista la joía...

MariRayas
Sonando: Tommy's Holiday camp - The Who
Bueno, el que lo sepa o no, no es el asunto, sino el que tú lo digas, aunque sea exagerando, porque quieres verme sonreír, y eso me hace sentirme como un príncipe. UN beso gordo.

MariGildi's
Sonando: Never fall in love again - Dione Warwick
¿Yo a ti...? Ni en sueños, MariGildi's, querida, ni en sueños te llamaba gorda, porque soy consciente de que, aunque esa palabra es un elogio para mí, las mujeres soléis tomarla como un desprecio. En fin, continúa abierta de orejas y te llegará la onda, MariGildi's. Un millón de besos.

Binche dijo...

Y yo, al fin, hombre, le concedí ese deseo y esa noche yacimos 35 veces, y no me despeiné ni nada y ella sí. Ay Wolffillo, lo que me he reído con tu post!!! Genial, te imaginaba ahí revolcándote con la Pantoja y me daba algo. Desde luego que esta mujer ha ido a peor desde entonces, no sabe lo que se perdió contigo!

Me ha gustado muchísima tu versión del Déjame. Me encanta esa canción, me trae buenos recuerdos. Mi marido, que lo ha escuchado aquí a mi vera, opina lo mismo. Felicidades de su parte! ;)

Besos

Mari-- dijo...

"Tú lo has dicho"

Besos, príncipe (ya hay sobrenombre)

Buchavuelto¿Aperosefue? dijo...

Hola. Este post es grandioso, es soberbio. Es graciosísimo y todos los diálogos iluminan la historia. Estas cosas que haces de vez en cuando me flipan. La canción no la he oido porque no sé. Pero de verdad que me he quedado enganchado al post como un calamar. Es que me gusta mucho hasta la introducción. Joder, cojones.Es divertidísimo y se lee en un momentito. Y no me refiero a esto como una virtud en si misma, como le pasaba por ejemplo a las misas del Bonzo, que su valor residía en su cortedad. Sino que se hace corto en el sentido de querer más. Lo de los 35 caliqueños es probable que fuese una licencia tuya, y en verdad sólo le diste un masaje.
COn la misma sinceridad que te he dicho esto te diré que hasta la minga me tienes. ¿Tocamos esta semana?

Cris dijo...

Aunque esté feo decirlo, ya me caía un poco mal la Pantoja, no sé muy bien por qué, pero después de saber esto la envidio de manera cochina. Así que todo lo que pase le estará, como decía mi abuelita, "bien empleao".
A ti no, a ti te adoro, que conste.

Wolffo dijo...

MariBinchi's
Sonando: Black - Pearl Jam
hay, me alegra mucho que te haya hecho reír, Tuli, pero enuna cosa discrepamos: el drama de la Pantojilla es que sabe lo que se perdió... Y me mola la imagen de Tuli con su chico moviendo los pies al ritmo de la música. Gracias a los dos y saludos especiales para él. Besos.

MariRayas
Sonando: Cry, baby, cry - Beatles
no, mujer, es solo que me haces sentir bien. Muchos besos, MR

Buch is back
Sonando: Bye, bye, love - Everly Brothers
este viernes podría ser, perfectísimamente, txabal, hablamos de ello. Y los 35 no es una licencia, fue un sacrificio o un sacrifai, que diría Elton John. Abrazos.

MariCrispu's
Sonando: Sexy Sadie - Wolffo
mujer, la Panto no pa ni para caer bien ni mal... salvo si tienes que pasar por el trance de yacer con ella 35 veces, entonces ya sí que no querrás volver a verla. Compartimos una noche de sexo, pero nunca jugamos en la arena con el cubito y la pala, te lo juro. Y esa frase final es de esas que me derriten. Y yo te adoro a ti, so diosecilla. besos.

linmer dijo...

Pues no, no soy Julius, aunque a estas alturas ya no sé si eso es bueno o malo :P

Sí que me refería a eso, exactamente a eso. Me tenía intrigado como hacías las canciones: si las haces sólo por partes y luego remezclas, si las tienes guardadas de otros tiempos, si tienes a tus amigos guardados en el garaje esperando que termines de hacer esos guisos tuyos...

Ahora me has impresionado, eres realmente rápido o le dedicas mucho tiempo, porque tu ritmo de publicación es muy alto para el trabajo que conlleva eso...

A todo esto, no quería aburrir a los lectores de tu blog con estos asuntos, pero no tenía otra manera de hablar de esto. Así que si quieres borrar este comentario, no me molestará en absoluto.

Saludos nocturnos (a estas horas los abrazos se malinterpretan :P)