miércoles, abril 07, 2010

CTA

Cese Temporal de Actividad.

Esta página deja, temporalmente, de actualizarse.
Hace poco, a alguien, de mi mayor estima, se le escapó, cuando hablábamos de cómo promocionar un libro suyo de próxima aparición algo del tipo "porque, claro, no voy a escribir para colgarlo en internet, con todos los respetos..."
Bueno, es verdad, eso es lo que yo hago:
Escribir para colgarlo en internet.
Componer y grabar música para colgarla en internet.
En ambos casos, pensé que sería un paso previo a algo mayor, de más enjundia, pero lo cierto es que se agota ahí. Que no va más allá.
Y no es lo que quiero, es claramente insuficiente.
De modo que, de momento, lo dejo.
Gracias a todos los lectores y a los comentaristas. Si reúno las fuerzas necesarias, las ganas imprescindibles, volveré a publicar.
Si no, este sería el adiós.
Eso es todo.

21 comentarios:

Mal dijo...

¡¡¡¡NOOOOOOOOOO!!!!!

(Por cierto, mis comentarios se borran de este blog, así que a este no le queda mucho de vida)

Cleminova dijo...

¿Y nos vas a privar a nosotros de tu arte?
Otro ¡¡¡¡NOOOOOOOOOOO!!!!
Besos, de todos modos, y muchas fuerzas y ganas.
¿O no se puede votar en esto también?

fantasma paraíso dijo...

¿Cómo que te vas cuando estás llegando a lo más alto? Ayer mismo te hablaba de la radio y del Rock in Rio ¿y ahora que te vas? Pero hombre...

Mira, esto es un blog, y de eso se trata: de poner cosas en internet. En tu caso, además, no sólo las cuentas sino que las cantas, así que es algo muy completo y muy apreciable. Será que hoy he dormido poco o será que aún no he terminado de aterrizar de las vacaciones. O será, con mayor probabilidad, que soy algo torpe, pero me he perdido un poco en tus razones para dar carpetazo al blog.

Me parece genial lo de que te apetezcan proyectos de más enjundia (con todas las comillas para las supuestas enjundias de unos y otros proyectos), aunque lo que quizá se me escape es la incompatibilidad de la cosa. O sea, que entiendo que quieras, no sé, escribir una novela, y no vayas a ir publicándola aquí por entregas. Y lo mismo si fueras a grabar un disco. Pero eso no quita para que puedas mantener este otro espacio, blog, foro o como lo quieras llamar. Punto de encuentro en torno a tus cosas, que los que te apreciamos, apreciamos también, y en el que tratamos de colaborar con mejor o peor tino.

Hay un factor que sí puedo comprender, aunque tú no lo mencionas, y es el tiempo. El maldito tiempo, que es un bien escaso. El tiempo que siempre nos falta para hacer todo lo que quisiéramos y que, inevitablemente, nos obliga a escoger. Bueno, qué te voy a contar yo, que no sólo lo padezco, sino que incluso lo he hecho protagonista del libro que voy a publicar («El rapto del tiempo», ya sabes...).

Así que, aunque me fastidie (¿puedo decir aunque me joda?), eso tendría que aceptarlo. Lo que pasa es que no lo mencionas en tu post de despedida, y sin embargo hablas de un par de cosas que sí se pueden mejorar (y pelear): fuerza y ganas.

Y bueno, para eso sí que pueden echar una mano los amigos, ¿no? Podría adularte un poco y decirte lo bien que está tu blog y lo que nos gusta a los que aquí entramos. Pero eso es evidente (si con la cosa esta del tiempo escaso, le dedicamos una parte, por algo será). Y podría ponerme borde y decirte que no seas nenaza (u otros sinónimos aún menos políticamente correctos), que te dejes de pamplinas, y que te pongas manos a la obra y sigas con el blog. También pondría ponerme llorica y decirte que no nos dejes colgados, y que te vamos a echar de menos y que qué vamos a hacer ahora.

Podría decirte muchas cosas, vaya, aunque supongo que luego tú harías lo que te diera la gana. En cualquier caso, quédate con todas y dales una vuelta (o dos). Que no son consejos (no me atrevería), sino más bien reflexiones (quizá de todo a 100).

Creo que en esta vida nos gusta pensar que hacemos lo que queremos. Aunque la realidad sea probablemente más prosaica y quizá lo que hacemos es lo que podemos (por capacidades, por oportunidades, por lo que nos dejan..., por la suma de todo). Sin embargo, y por encima de las anteriores consideraciones, creo que lo que debemos hacer, lo que no podríamos dejar de hacer, es lo que sabemos.

Fray dijo...

No hay güevos.

Kotinussa dijo...

Ahora mismo no se me ocurre ni qué decir. Mejor no digo nada para no meter la pata ni decir tonterías.

Sólo espero que esto no signifique que se acaba también el contacto entre nosotros, aunque sea esporádico, irregular y a veces prácticamente unilateral.

Bueno, cuando pueda hilar un par de párrafos con sentido ya te escribiré un correo. Porque supongo que al correo sí contestarás ¿no?

Muchos besos.

Clementine dijo...

Que la fuerza te acompañe

Mal dijo...

Perdón, ¿qué fraterno/a es Clementine?

Joé, Wolffo, que las fuerzas del universo me piden que te mantenga en el blog, te lo juro.(bueno, exactamente la palabra a verificar es "manterne", pero yo interpreto muy bien al Universo, ya sabes..)

Guiss dijo...

Pues a mí, que no tengo aspiraciones, no me parece mal lo de colgarlo en internet. O sea, igual de bien que publicar un libro que sólo leen tus parientes, o una columna en un periódico que sólo leen tus incondicionales, o una charla que sólo escuchan tus amigos. Pero entiendo lo de la falta de tiempo y la falta de ganas. Aunque la falta de ganas se puede suplir con voluntad, también creo que la voluntad hay que dosificarla y aplicarla a las cosas importantes.
Eso sí, espero que ésta sea como las otras veces y que en breve regreses.
Besos, en cualquier caso.

Anónimo dijo...

¡Ni se te ocurra, Jordi! y menos, ahora.
Un abrazo fuerte,

JRubio.

Pd. Suscribo lo dicho por el resto

Noelio dijo...

Yo le hice mi amigo (al Wolffoblog) y ahora es único en el mundo.

Guiss dijo...

ah, Wolffo, y qué mal, el único cese temporal que conozco ha terminado con el pobre Marichalar trasladado en efigie en medio de las burlas de todo el mundo, con la afición que hay en Expaña a hacer leña del árbol caído. No ceses temporalmente, hombre, aunque sólo sea por eso. Y todos somos mucho más monos que la infanta ¿eh? ;)
Achuchones

Joe Clemens dijo...

Pero entonces...
Dónde nos deja esto a los que te leemos?
Dónde nos deja a los que también escribimos cosas para colgarlas en Internet?
Dónde nos deja a los que ni siquiera sabemos hacer libros o música para promocionar?
Dónde nos deja la asistenta la sartén pequeña, que nunca la encuentro?

La estima hacia esa persona que dijo eso... ¿es mayor que la suma hacia las estimas de los que no suscribimos ni terminamos de entender bien sus palabras (o mejor dicho, su postura)?

No me encaja que dejes este blog porque alguien haya dicho eso. En realidad, no me encaja que hagas nada porque nadie diga nada.
Un abrazo desde la rebeldía hacia esta decisión.

Wolffo dijo...

Hola a todo el mundo. Recuerdo, así, en general, que pone "temporal" arriba del todo.

Mal,
¿se borran? ¿Cómo que se borran? Tus comentarios, en principio, solo los puedes borrar tú o yo: y te juro que yo no los borro, porque me gustan mucho. Y tú me gustas más. No se van a borrar, lo sé.

Cleminova,
no se puede votar, o sea, no hay una votación establecida, pero no sabes el gustito que da que te voten... así que vota todo lo que quieres, por cada voto, yo doy un bote (dios, qué chascarrillo más malo...) Gracias por tus besos y fuerzas y ganas. Los atesoro, créeme.

Fants,
cese temporal. No me voy a ningún lado, me tomo un respiro. Estoy de bajón, tío, no pasa nada, ya me volverán las ganas. Gracias por tus (¿reflexiones, consejos, consideraciones?) palabras y nos seguimos viendo.

Fray,
no sé, tío, ¿tú crees...?

Kotts,
te pido por favor que no me sueltes esas regañinas porque no me molan nada. No sé a cuento de qué viene ese tonillo. ¿Cuándo he dejado de contestar a alguien? Muchos besos para ti.

Clementine,
parece que toda la familia ha venido a presionar... y da resultado, no creas. Muchas gracias y más besos.

Mal,
tú lo interpretas todo de fábula, Mal. Por eso te quiero de esa manera.

Guiss,
la frase de mi querido amigo ha causado más efecto del esperado. Era, digamos una percha de la que colgar el bajonazo que siento. Yo también espero que sea sólo temporal: me gusta demasiado escribir y discutir de vez en cuando. Y, con respecto al segundo comentario, ¡jajajajjaaa! sabía que no podías dejar pasar la referencia. Un beso gordo, niña. Y achuchones.

JR,
la cosa va despacio... pero es como la gripe: hay que pasarla. Ya pasará.

Joe, amigo,
en serio, es sólo un bajonazo. Dentro de unos días... sencillamente, volveré a escribir y de repente aparecerá una entrada nueva aquí. No sé vivir sin escribir.

fantasma paraíso dijo...

Ya hemos hablado por teléfono, así que no añado nada. Sin embargo, no puedo dejar de decir que me encanta la última frase de tu último comentario. Y que es exactamente a lo que yo me refería en la última frase del mío.

No hay elección.

The Foss dijo...

Welcome mate.

You know what I mean.

Kotinussa dijo...

Pues esta vez has sido tú quien no ha entendido nada. No había regañina por ninguna parte, así que no veas fantasmas. Y lo del correo te lo ponía por si la falta de fuerzas y ganas a la que aludías incluía también (aunque no lo mencionaras expresamente por delicadeza) el deseo de aislarte un poco (temporalmente) no sólo del blog, sino de los que vamos asociados a él.

Qué quieres que te diga, me duele un poco que después de tres años y bastantes conversaciones me conozcas tan mal.

Buch dijo...

"Si estás de bajón, tío, llámame y yo te termino de hundir" Es una frase bastante graciosa. ¿sabes quien me la dijo? Tú, colega, me reí un huevo con eso.

Wolffo dijo...

Creo que sí, Foss, tío, gracias.

Vaya, pues lo siento, Kotts, pero efectivamente, no entendí nada. Y al que debería dolerle no enterarse de nada después de 3 años es a mí, que soy el bobo. No te enfades, anda.

Es que, Buch, soy un tío simpático, qué quieres que te diga. Pero llamarte es demasiado arriesgado, porque pretendo salir de esta. Un besín.

Kotinussa dijo...

No me enfado, ando bastante y sigo votando en lo de Rock in Rio. También desde el instituto.

Besos.

Fray dijo...

Pues los hay, espero que dure poco.
Un abrazo

Buch dijo...

Se ha quedado un día buenísimo.