lunes, febrero 01, 2010

eran fiestas

Sunny afternoon

No tiene nada que ver esta canción con la entrada, pero acabo de grabar la canción y escribir la entrada, así que van juntas. Una tarde soleada. Supongo que si eres inglés, si vives allí, esto debe parecerte la bomba, una tarde de sol, nada menos. A mí me encanta el sol de febrero. Los días empiezan a alargarse y mi espíritu se regenera. Este tema habla del invierno anímico: todo puede ir mal, pero uno lo aguanta si puede pasarse una tarde holgazaneando al sol, ya sabéis, Lazing on a sunny afternoon. Y si se lo oyes a Ray Davies, en lugar de a mí, te mueres. Irresistibles Kinks.


Jonás, de frente a su ordenador, a cuyo insípido aspecto sus rasgos empiezan a asemejarse, se afana en ardua tarea, concentrado y mosca, cuando oye que le llama, con su voz cansada, pero potente, el Isaías
- ¡Joputaaaaa…!
Está tratando de terminar su resumen anual de IVA, pero asoma la cabeza por la ventana, para ver qué se le ofrece al Isaías.
- ¡Qué dices…?
- S’fiestanelpueblo… ¿t’viés?
- Estoy con los impuestos, macho, ahora no puedo…-dice Jonás, pero está hasta el gorro de la luz mortecina del pc- pero, qué cojones, vamos, que le den al IVA
El Isaías propone que vayan por la finca’l Manso, que pa’irande la feria, se va más derecho por hay
- Se dice por ahí, ceporro – apunta quisquilloso Jonás
- Sí, lo que tú digas, señorito, pero vamos porondel Manso.
A pesar de que a Jonás le parece, objetivamente, que el camino de la finca del Manso es un engorro, porque está lleno de cagarrutas y de cosas, y además, es más largo, dice, “vale, espera”, cierra la ventana y se mete en casa cambiarse. Se quita la sudadera color vino desteñida y se pone una azul un poco menos desteñida y sale.
- Isidorian, colega, he pensado que es mejor si vamos por la estación, que se camina mejor, y puedo huir con más facilidad si empiezas a ponerte tierno
- No me llames eso, tío… y yo no me pongo tierno, si fuá maricón te la metería. Per’amos porondel Manso, qué sabrás tú…
A Jonás le fastidian estas cosas de la gente del pueblo. Por ser de Madrid eres, automáticamente, idiota, te pueden vender las cosas un cincuenta por ciento más caras y además no sabes el nombre de los árboles, los pájaros, calcular distancias, comer bien, aguantar la bebida ni nada de eso.
- Ni hablar, asamantecas: vamos por la estación, que es más corto y más cómodo.
Isaías mira a Jonás cambiándose de lado el palillo de dientes y después de un largo silencio, le dice:
- ¿Qué…?
- Venga, vamos por la estación y te invito a un vino en la cantina
A Isaías le fastidian estas cosas de los pijos. Se supone que, como eres de pueblo, puede venir el señorito de la ciudá y cambiar las cosas, decidir por dónde se va mejor a los sitios porque lo han visto en un GPS, o porque son ingenieros, y callarte la boca pagándote unos vinos.
- Vas a’nvitar tu puta madre
- ¿Cómo…?
El primer puñetazo le da a Jonás en su nariz afilada y de buena familia, y antes de que sepa qué es lo que le está ocurriendo, un segundo golpe de Isaías, en la boca del estómago, le corta la respiración y le hace caer de rodillas a la puerta de su casa. Isaías absorbe ruidosamente desde la nariz y le escupe el pollo obtenido demostrando una habilidad enorme, pues no suelta el palillo al escupir y le acierta en la oreja a Jonás, que sigue derrotado en el suelo, buscando aire para recuperar el resuello y preguntándose qué coño es lo que ha pasado.
-.-
El rostro de Jonás, cuando pasea por la Calle Real, por entre los chiringuitos del supuesto mercadillo medieval, tiene un aspecto extraño. Su nariz, otrora aristocrática, es ahora como un vulgar pimiento morrón, de roja e hinchada que está. Además, el hematoma resultante se extiende a las bolsas bajo los ojos, por lo que parece llevar un antifaz. Pasea solo, confundido en el río de gente y ruido. Odia los mercadillos medievales, aunque le gusta el puesto de tartas… bueno, y el de velas aromáticas… y el de jabones naturales; el de cosas de cuero no está mal, hombre, y se compra una pulsera supermacarra y un guante de cetrería. Hay un puesto de alfarería que llama su atención y otro de artesanía que también le mola. O sea, que le mola lo que hay en el mercadillo, pero no soporta el concepto de mercadillo medieval, ni a los jipis que llevan los puestos, ni que esté ligado a las fiestas del pueblo a las que, eso es impepinable, detesta con todo el ímpetu de su ser. Detesta a la gente borracha y a la que se divierte con fecha fija. Detesta los encierros y la burricie de los pueblos. Detesta las fiestas. Pero está paseando su cara maltrecha por la feria porque busca algo.
-.-
Isaías se ha tomado ya unos cuantos cacharros cuando se detiene ante el puesto que ofrece asados y potajes medievales. Se agacha para oler la enorme marmita del caldo gallego, que levanta metro y medio del suelo; mientras deja que el aroma intenso del potaje le llene los pulmones nota, de repente, que algo muy fuerte le empuja por la nuca y le mete la cabeza en el hirviente caldo. Desde fuera se le ve aletear impotente mientras Jonás, guante de cetrero en mano, le sujeta la cabeza dentro de la olla asesina. Del forcejeo resulta, después de unos diez segundos que se hacen eternos, que la olla se vuelca sobre el pobre Isaías que decide dejar de sufrir perdiendo el sentido con quemaduras de diversa consideración en el cuerpo.
-.-
El médico responsable de la planta de quemados, el doctor Paraíso, se toma un café con el cirujano jefe, Reginaldo Jaus, y discuten sobre un caso concreto.
- No podemos amputarle las piernas a la altura de las rodillas, Paradís, las quemaduras en esa parte de su cuerpo no son relevantes…
- Lo sé, Jaus, pero si tuvieras que visitar su habitación cada mañana…
- Comprendo, Paradís, comprendo que el espectáculo del dolor es, a veces, demasiado duro, incluso para nosotros…
- No es eso, Jaus, tío, es que al tío le huelen muchísimo los pies: como a queso rancio, pasado de fecha, pero mezclado con una especie de olor a pelo quemado. Nunca me he topado con un caso así… ¡Qué manera de cantarle!
- En ese caso…
-.-
Rosie, la que no vuelve a casa, la enfermera, trata de zafarse de las manos de Isaías, mientras le cambia el vendaje de la cara, que está hecha unos zorros. Alguien da unos golpes en la puerta abierta y pregunta desde allí
- ¿Es esta la habitación de Isaías…?
- Estése quieto, Isaías, que alguien pregunta por usted…
- Oh, dios mío, qué preguntas tengo… claro que es su habitación, nadie apesta tanto… - dice Jonás entrando en la habitación- te huelo en plena forma, asamantecas – y luego, a la enfermera-; ¿Cómo puede trabajar cerca de eso sin mascarilla?
- La verdad es que no me lo explico yo tampoco –dice ella, pillando al vuelo el tono- vive, pero por el olor parece que ha muerto hace dos semanas…
- Le aseguro que no, señorita. El día que este marrano la espiche, esta región conocerá el pánico. Tendría que olerle cuando se le olvida ducharse y vuelve del bancal. Hoy huele a buena salud…
-.-
- ¿Qué tal las fiestas? – pregunta Isaías
- Bah… aburridillas. No te pierdes nada. Lo mismo de siempre, ya no hay cosas buenas, no hay sorpresas… Tío, la verdad es que hueles peor que el pis de tu padre, eres asqueroso…
- Pues tendrías que oler mi pus
- Prefiero no hacerlo, gracias, majo. ¿Sabes que eres repulsivo?
- Deja eso, boolo… ¿qué pasa en las fiestas, no han matao’naide?
- No es eso… si ayer hubo dos apuñalaos, y al Dimas le pegaron un tiro a quemarropa, pero no le quemaron la ropa, sino el entrecejo…
- Anda…
- … y le vaciaron el cráneo, de paso; un agujero de puta madre en la nuca, le quedó…
Pero no es eso, es que la gente ya no sabe divertirse… ¿te puedes creer que me quisieron cobrar el potaje que te quemó la cara?
- La gente sólo piensa en el dinero
- Eso es lo que yo digo, en lugar de divertirse, hala, el dinero…
- Oye, Jonás, una cosa
- Dime Isaías
- Cuando estaba allí, con la cabeza en ese puto potaje, me dio por pensar… ¿yo te caigo mal?
- Pero… ¿cómo se te ocurre semejante barbaridad, hombre de dios?
- Porq’as’stao a esto de matarme, Joputa
- No hombre, no, es que eran fiestas…
- Es verdá, coño, eran fiestas.



Pretenders - Popstar
Cargado por jesus_lizard. - Explorar otros videos musicales.

33 comentarios:

The Foss dijo...

Sunny Afternoon... Vaya tema amigo...

Esa canción y que estuviera liado con Chrissie hicieron del viejo Ray uno de los personajes admirados de mi juventud. El que se enrollara con la Hynde más que admiración me provocaba envidia, claro.

Lo que son las cosas.

Tu versión me gusta, en particular dos cosas, cómo cuidas las guitarras ladrón (creo recordar que en la original destacaban menos) y cómo te han quedado los coros.

Con decirte que la escuché anoche en casa y ahora llevo ya dos veces, te lo digo todo ¿no?

Del post luego te digo algo, que tengo el día pintado de color marrón hoy.

A
b
r
a
z
o
s

Wolffo dijo...

Hi, Foss,sí, un temazo con todas las letras, sí señora. Yo creo que si tú yo fuéramos capaces de escribir canciones como estas, las chicas como Chrissie comerían de nuestra mano. En la original hay un piano que le da otro aire a la canción y como yo no tengo piano, pues hay que meterle un poco de chicha guitarrera. Me hace muy feliz, sí señor, que me digas esas cosas, así que puedes luego hacer otro comentario y decir que ya la has oído 10 veces y así hasta que vomites al oír la canción. Bueno, tampoco es necesario, pero no me molestaría...
Ya me dirás del post, si puedes con él, claro.
Un abrazo enorme.
Y gracias, tío.

Kotinussa dijo...

Ahora no puedo escuchar la canción, honey, porque los ordenadores de la sala de profesores no tienen sonido. Tampoco nos dejan instalar ningún programa, así que nos sentimos como si no se fiaran de nosotros. Pero luego desde casa vuelvo al blog y la escucho.

Por otra parte, tengo el intenso presentimiento de que tu pueblo está de fiestas o lo ha estado recientemente, porque el relato transparenta un resentimiento auténtico y que denota que hablas con conocimiento de causa.

Yo también odio los mercadillos medievales, sobre todo porque aquí en mi zona encima lo mezclan con ambiente "musulmán". Y queda una cosa que parece un carnaval cutre.

No me extraña que en esas fiestas se despierten los instintos asesinos de mucho paisanos, que haya tiros y hasta hachazos en la cabeza.

Wolffo dijo...

Justo es eso, Kotts: no se fían de vosotros y, a la vista de los hechos, seamos honestos y no se lo reprochemos. El problema es que encuentren estas cosas inofensivas tan potencialmente ofensivas... Aunque si los demás profesores son como tú, yo tampoco me fiaría.
Mi pueblo, como presientes, está en fiestas, ya se pone en marcha la temporada taurina con "La primera feria de España", aunque aún no me han molestado, sobre todo porque procuro evitar las fiestas populares en lo posible. Es una especie de alergia que me da. Lo de los mercadillos medievales es una memez, y en el caso andalusí, debe ser de opereta, la cosa, con ese toque moruno que dices. ¿A qué viene eso?
En fin, Kotts, gracias por contribuir con tu sabiduría y tu refrescante no-fiabilidad a este nada humilde blog, nada fiable y nada sabio, en cambio. Un beso enorme.

Booch dijo...

Hola, majo, disfruté de lo lindo el otro día en tu casa, y, ya que lo has mencionado, no pude dejar de observar, a bordo de mi bala de plata, y con la candidez del forastero, los preparativos de los festejos populares.
Pero no me traen por aquí estos hechos mundanos, sino que quería decirte (Y, fíjate que me encanta marcar distancias contigo para que no nos confundan, cosa que nos fácil, dado lo que me cuelga a mí, y lo que te ¿protubera? a tí) que me vuelve reloca el pedazo de canción que has elegido. The Kinks son más cosa tuya que mía, pero en este caso singular, y en otro par de temas más me uno con entusiasmo a los fanáticos.
También me ha gustado un huevo la historia, con esa descripción de viril, verosímil y tan auténtica como falsa amistad. Te doy un 8,75, así sin dramas. Veremos en el siguiente, a ver si eres capaz de subir nota, malandrín.

Anónimo dijo...

¡Joputaaaa...!¡¡Qué rebien que te ha salío!! Si señor, real como la vida misma, con declaración anual de IVA y todo.
Esperaba que al final Jonás saliera volando por la ventana del hospital, pero me has vuelto a sorprender con otro quiebro.
La canción, bestial (esta sí que la conocía). Un 10.

Has empezado el año con nivelazo, que no decaiga. Besos y besos

Mal, ahora si dijo...

No soy anónimo, soy Mal que se me ha escapado el dedo.
(está un poco raro esto)

Wolffo dijo...

Una curiosidá, tío, últimamente hablas más de la cuenta de lo que te cuelga, ¿has tenido algún percance? ¿O es eso, precisamente, que sólo cuelga? En ascuas me tienes...
Los Kinks son de lo mejor. Lo mejor, si apartamos a los fab4. Y esta canción es un hito de esos sin los que no puede pasar en la vida.
La historia es eso, justo, tío: la descripción verídica de la amistad auténticamente falsa. Cuando quieres, eres sagaz, a pesar de tenerla tan grande.

jajajajaja, Mal, ¡qué suelta te veo! Joder, la ventana... no se me ha ocurrido, pero podría ser, podría ser. La que ha empezao este año muy cariñosa es voçé, si se escribe así. Gracias, gracias y besos, besos.

Guiss dijo...

A mí me encanta el sol. No tomarlo, que salga y caliente. El de febrero sí, pero también el de agosto, en realidad a mí las cosas templadas me gustan, pero no tanto como las calientes. Y espero que mi espíritu se regenere con el sol, que falta le hace, creo que entiendo por primera vez en la vida lo que es un invierno anímico. Me gusta oírte.

Es verdad lo que dices de la gente del pueblo, no sólo pasa con "los de Madrid", creen que los de cualquier ciudad ignoramos el nombre de los pájaros, de los árboles, calcular distancias... en todo eso, yo soy el ejemplo perfecto para darles la razón, así que conociéndome a mí no van a salir jamás del error.
La pelea no es nada estética pero resulta completamente viril, eso sí. Incluso rústica, con el toque del palillo, lástima que no se lo clavase en la garganta para dejar el vicio.

Yo también odio los mercadillos medievales, como el boxeador frustrado y como Kotinussa, y aquí, en la mezcolanza, siempre hay algún puesto de baratijas que lleva alguna joven que ha pasado por una peluquería de herri batasuna. Y aborrezco en particular los puestos de cuero: huelen mal. Tampoco me gustan los de galletas duras, como si los antiguos disfrutasen rompiéndose sus dientes, peor cuidados que los nuestros.

Y tampoco me gustan las fiestas populares y el todo vale que conllevan. Aquí comienzan con un desfile de peñas (fruto del movimiento de población que hubo en los sesenta de los pueblos a las ciudades, van e importan sus tradiciones, que aquí nunca había habido hasta que los hijos de quienes vinieron se han empeñado, y encima les subvencionan) que ya dejan todo hecho un asco porque están borrachos antes de empezar, y rematan el día tirando huevos al alcalde y al pregonero, los anormales.

Ahora, después del párrafo desabrido, igual resulta raro dejarte besos, pero lo hago igual: besos.

Anónimo dijo...

Pues a mí no me gustan todos los mercadillos medievales, pero sí me atraen los que se aferran más a la época y, en vez de marmitas, tienen tenderetes con pucherones de barro donde se cuecen potajes y anuncian que éstos curan todos los males (como antaño). Otra cosa es que te sumerjan en el puchero.

Amistades revenías... haberlas, las hay, otra cosa es que te metas en el caldo y a la vuelta todo te sepa a gloria,

Te mando besos pero, hoy no...mañanaaaaaaaaaaa

The Foss dijo...

Gran descripción que seguramente alguien listo catalogaría como "costumbrista". Con sus buenas descripciones de los lugareños y todo, mira tú.

¿Ya estáis en fiestas? Qué pronto, las nuestras son en septiembre (recordarás las famosas del 2009 con esa panda de tontos tomando el pueblo y jugando a cazar polis... Sin comentarios)

A mi las fiestas populares no me gustan demasiado, pero siempre puede tocar algún grupo majo. Además de la obligada visita infantil a los cacharritos, claro.

Pero (y que no me odie Guiss) me hacen gracias las medievales. Obviamente haría un test psicológico a las de los cortes de pelo batasuno, pero si hay algún puesto con empanada gallega y bollos preñaos... Lo perdono todo.

Ea.

Buch dijo...

También me gusta mucho "Death of a clown" ¿Se llama así? Pero, claro, apartar a los fab4 es mucho apartar.
Y me veo obligado a hablar del minarete, porque no hago más que coros castrati últimamente, y creo que tengo derecho a mantener mi leyenda.

Wolffo dijo...

Vaya día... en fin, a contestar toca.

Guiss, cielo, a veces, escribes cosas tan bonitas que me dan ganas de estrujarte, en serio.
En fin, ya sabes que los de "aqui, de Madrid" pensamos que no hay otra ciudad en el mundo, pero sí, me refería a la cosa que tiene la gente cenutria (hay gente de pueblo fantástica, claro) de pueblo con los de la ciudá. En cuanto a la pelea, sólo son estéticas en el cine; en la vida son miserables, torpes, los puñetazos no suenan como en las pelis y no están coreografiadas.
Lo de la peluquería de herri batasuna... ¡jajajajajajajajaaaaaaa! jsjsjajjajajajajajaaaaa, ¿cómo se te ocurren esas maldades?
Las peñas yo las detesto. Emborrachémonos y paseemos vestidos del mismo color haciendo un ruido insufrible... hay que ser idiota para divertirse así. En fin, después de tu párrafo quedaban genial los besos, aunque no sé si después del mío... los dejo, sea como sea: muchos, miles de millones de besos, Guiss, guapa.

Anónimo, cuando dices "como antaño" ¿te refieres a que antes curaban o a que antes decían que curaban? En realidad yo nunca he visto un mercadillo con marmita, pero me venía bien para la historia. En fin, como yo no soy nada revenío, te mando los besos hoy y también mañana.

jajajajajaja, Foss, Malcostumbrista, en todo caso. En Valdemorillo están las de Febrero (con toros) y las de septiembre. El caso es que en febrero hace frío y todo lo del aire libre queda un poco deslucido, así que se repiten en septiembre. UNa vez aquí vinieron El canto del Loco y Melendi, pero alguien bueno, que yo sepa, no. La empanada gallega está rica, pero la gallega de allí... las de los mercadillos de aquí no suelen estar tan ricas. Eso sí, los preñaos...
Abrazos, míster.

Sí, Death of a clown, me gusta, es del Something else, un gran álbum, muy beat, (co)escrita por Dave Davies, el hermano malahostia y guitarrista y también la he subido aquí hace un año y pico (siempre dando lecciones...), creo. A los beatles se les aparta porque no son comparables con nadie, hombre, que hay que explicártelo todo. Sí, el minarete. Es como lo que decía anónimo. Si no lo tienes grande, al menos, tienes derecho a decir que lo tienes grande, lo entiendo.
A Parla.

Kotinussa dijo...

Ya oí la canción, en casa. Y la verdad es que me ha gustado mucho. Creo que de todas las canciones de los Kinks que has puesto, es la que más me ha gustado. Ya sabes que estas son todas las sesudas razones que puedo exponer sobre una canción: que me gustan mucho, que me gustan regular o que no me gustan.

Y sé que me voy a meter en jardines, pero es que alguna vez tenía que decirlo o reviento. Me gusta como canta Chrissie Hynde, pero no comprendo en absoluto esa atracción bestial que tenéis por ella en otros ámbitos. A mí me encaja perfectamente con una bata azul puesta, limpiando los servicios de la estación de Atocha, trabajo digno donde los haya, pero que no creo que se corresponda con esa imagen que se puede hacer alguien después de leer vuestros comentarios.

Hala, ya podéis insultar. Lo asumo y respondo con besos de conmiseración por vuestro mal gusto.

Wolffo dijo...

Gracias por lo de la canción. Aunque siempre te excusas, yo no pretendo que digas nada técnico ni profundo ni nada... me gusta saber si te gusta la música que hago, eso es todo. Así que tus "me gusta" me valen y mucho. Verás, Kotts, si Chrissie Hynde no me gustara, me suicidaría. Porque si sólo gustasen las personas bellas este mundo sería asquerosamente aburrido. Su sex appeal es su inmenso talento. Es flaca y a mí, lo he dicho mil veces, no me gustan las mujeres flacas en absoluto. Pero ella canta de esa forma terriblemente sexual, es inteligente, sensible, fuerte... es talento y sensibilidad a lo burro. A mí, personalmente, esto, que me gusten este tipo de mujeres me parece de buen gusto. Lo que me parece de mal gusto, y de una terrible vulgaridad es llevar una foto de Elle McPherson en la cartera. Por eso me gusta Chrissie y por lo mismo, me gusta Ana Diosdado, y me da igual que tenga un culo enorme, es mucho más lista que la mayoría y eso para mí es mucho más sexy que unas tetas bien puestas. Mira el video que he puesto (si no me lo quitan) y verás que salen unmontón de tías buenas... pero sólo con una me iría a cenar, a charlar y, si la cosa se pone tierna... ¿adivinas con quién?

Pues eso, que muchos besos.

Kotinussa dijo...

Será que no entiendo de sex appeal. Es que algunas veces le he visto pinta como de sucia, incluso.

Bueno, si a tí y a Foss os gusta, disfrutad. Recuerda que te pasé un dvd con los 20 vídeos de sus éxitos. Así que en el fondo, no soy tan poco comprensiva.

Besos.

Wolffo dijo...

Evidentemente, si no te gustan las mujeres, el sex appeal femenino es desconocido para ti. Como para mí el masculino: yo encuentro incomprensible el triunfo de esa especie de macarra venido a menos que es un tipo al que llaman El Duque, pero al parecer las damas suspiran por un revolcón con él... Eso no quiere decir que no reconozcamos, sin complejos, la belleza en nuestro propio sexo. Hay infinidad (infinidad, no, pero muchos) de hombres a los que considero guapos sin que me tiemblen las piernas. Y lo mismo pasará contigo y las mujeres. Yo no digo, no he dicho y no diré que Chrissie Hynde es guapa. Pero me vuelve loco.
Y claro que recuerdo el DVD que me mandaste... lo veo a menudo, tanto que empieza a dar señales de desgaste... Me encanta ponérmelo y metérselo por los ojos a Leticia, y ella, para contraatacar, me pone un DVD de clips de Blur.
Venga, Kotts, no te endades, nena, un beso gordo.

Kotinussa dijo...

¿Cómo me voy a enfadar, Wolffillo de mis entretelas? Y menos si me envías un beso gordo.

A mí las mujeres que me parecen guapas son tipo Jennifer López, por ejemplo. O como escribí el otro día en el blog de Guiss, Charo López en sus tiempos.

En lo del Duque te doy la razón. De los tios que me parecen guapos no digo nada, que necesitaría un supercomentario. Y no es plan.

Besos.

Buch dijo...

A mi me gustan particularmente las rubias un poco ordinarias, y, tampoco me enfado.

Guiss dijo...

ah, y se me había olvidado otro bonito detalle de los mercadillos medievales: la paja que esparcen por todo el suelo. Afortunadamente no tengo ninguna enfermedad respiratoria, por ese lado yo no me quejo pero me solidarizo con los que la tienen. Lo que a mí me ocurre es que tengo equilibrio, pero poco, y la paja sobre el empedrado pulido que cubre las plazas de algunos pueblos de alrededor resulta un invento estupendo para hacer figuritas como si uno estuviese en el holliday on ice. Con mala suerte, podría terminar de cabeza en el puchero del caldo gallego (aquí sopa castellana, más bien) o, lo que es peor, en el puesto de los curtidores, impregnándome del aroma.

Pero Foss, claro que no te puedo odiar, incluso puedo acompañarte a un mercadillo medieval. Eso sí, tienes que soportarme quejándome todo el rato y, tal vez, resbalándome :P

Wolffo, ¿tú recuerdas que una vez yo dije que me gustaba Al Pacino en melodía de seducción (lo único decente de la peli) y me dijiste que tenía pinta de que le oliesen los pies, sin explicarte cómo me podía gustar? No lo he entendido hasta leer la conversación que estáis teniendo tú y koti, con la que estoy completamente de acuerdo ;)

Besos para todos :)

Guiss dijo...

Buch, eso se suma a tus gritos de garbanzo. Que lo sepas.

Buch dijo...

Pero que sean solamene un poco ordinarias, no a lo bestia. Y eso asumiendo que las princesas morenas inteligenrtes y encantradoras tipo tú, estais fuera de mi alcance, claro. Quitando a los BEatles, ¿sabes?

Wolffo dijo...

Ok, Kotts... Charo López, a mí me molaba también, ahora, JeLo... esa me despierta instintos primitivos, a veces, normalmente, no me gusta. Más besos.

Buch, tú no te acuerdas de lo que significaba "enfadarse", ¿verdad? El sábado, si te comes todo, te lo cuento.

Guiss, aquí, afortunadamente, no echan cosa de esa, así que no corro peligro. Recuerdo la anécdota de Al Pacino al que, perdona, pero le huelen los pies. Yo creo que tanto Kotts como tú estáis de acuerdo, en realidad, conmigo. Es decir, que el asunto es que el atractivo está también (y mucho) en otras cosas queno son los cánones de belleza clásicos. Así, se perdona lo que sea (excepto la falta de higiene que deriva en una obligatoria presunción de pies apestosos) si, por alguna razón, te gusta alguien que no parece gustarle espontáneamente al personal. Chrissie Hynde es macarra, pero es una persona con talento. En el artisteo, el escalón más bajo lo ocupan los actores, según el IDMW (Índice de Decencia Mundial Wolffo), mientras que las cantantes compositoras, guitarristas listas y presumiblemente calentorras están muy arriba. No juegan en la misma liga Al y Chrissie, por dios. Es como poner en el mismo platillo la inteligencia o el talento y que sean rubias u ordinarias. No todo es lo mismo simplemente por decirlo, a eso me refiero.

The Foss dijo...

Mr. Wolff. Y si los actores son de Bardem family ni te cuento lo abajo que están....

Bueno, pero junto con las guitarristas listas y presumiblemente calentorras, la que está muy arriba es Pilar Rubio.

Digo.

fantasma paraíso dijo...

¡Llego tarde!, ¡llego tarde! Últimamente me siento como el conejo de Alicia (y aclaro, el de la levita y las gafas en el País de las Maravillas). Pero es que para cuando quiero ponerme a comentar algo veo que ya van más de 20 comentarios, así que tengo que correr si no quiero quedarme desfasado.

Y ya sé que es del post anterior, pero terminaste haciéndome una pregunta que no llegué a responder, no por querer obviarla, así que te la aclaro aquí aunque esté fuera de sitio. Pajillera es la que hace la mencionada pajilla a un tío, así que la posible lesión seguiría yendo por el camino del codo y no del dedo como tú apuntas. Y sí, ya sé que el lenguaje es sexista y todo eso, pero yo no tengo la culpa. Así que pajilleros y pajilleras no serían términos intercambiables por más que le pese a la ministra de la cosa.

De este post, apuntarme a lo ajenas que me resultan las fiestas de los pueblos y la burricie a la que aludes. Veo que es un sentimiento bastante común aquí, así que se echa en falta que participe algún miembro de una peña de esas para dar su opinión. Kotinussa, aunque elegantemente no lo mencione, ya escribió sobre esto en su blog hace tiempo. Y bueno, aunque cada uno tiene todo el derecho del mundo a divertirse como mejor le parezca, hay cosas que dan un poco de vergüenza ajena, la verdad.

Claro, que más me ha sorprendido leer el otro día en el periódico que la media de tiempo diario dedicado a la televisión en España durante el último mes ha sido de ¡3 horas y media! Y en algunas Comunidades (Aragón y Andalucía, lo siento Kotts) ¡de 4 horas al día! Lo primero que me llama la atención es que dispongan de tanto tiempo, y lo segundo —y más lamentable desde mi punto de vista— es que dediquen todo su ocio a la tele (y digo todo, porque el día ya no da para mucho más). Jodeeer..., casi prefiero ir a darme un garbeo por un mercadillo medieval o incluso convertirme yo mismo en artesano del medioevo de palo e ir a vender mis baratijas.

Lo de Chrissie Hynde: ¿qué tío no está de acuerdo? Sexy, morbo, lo que quieras. Que sí, que si te fijas yo tampoco la definiría como guapa, pero... Esa mueca, esa actitud... No sé, Kotts, pero hasta eso que dices de pinta de sucia... Pues mira, quizá si no de sucia, si piensas en algún sinónimo que sin duda te será fácil encontrar, radique ahí su éxito. Yo la vi una vez en directo, ya talludita, y todavía me acuerdo.

Nota (algo triste) final: el viernes pasado tuve que hacer un viaje relámpago a Málaga de ida y vuelta en AVE en el día, y en el tren me enteré de que moría Salinger. La sorpresa es casi que llevara todos estos años vivo, aunque ya sabía de su «reclusión». No sé si decir que una gran pérdida para la literatura porque hace ya muchísimos años que dejó de escribir (al menos para los demás), pero leer que se muere J.D. Salinger es, al menos en mi caso, decir que se muere una parte también lejana de mí. Aunque, claro, los escritores, cómo los héroes de las películas, en realidad no mueren nunca. Un día perfecto para el pez plátano.

Wolffo dijo...

Bueno, Foss, si se trata de esa familia tan cultural y pedorra... Pilar Rubio está bien buena, sí, ¿qué puedo decir en contra? Nada, así que nada diré, porque sonaría espantosamente falso.
Añado.

Na, Fants, más tardo yo en contestar, y nadie me dice nada. aparte de que tu estilo comentaril es bastante personal, así que por muy tarde que lleguesno suelen pisarte (imagino) las cosas que dices. Yo a la que hace pajas al muchacho la llamaría empajadora, que es como más polisémico, porque le suma a su significado original un aire como de relaciones exteriores, actos diplomáticos dirigidos a suavizar, a engrasar las relaciones entre dos realidades complejas. Ahí dejo la propuesta.
Lo de la tele tampoco yo lo entiendo, en serio, tres horas de tele es como que te den una paliza.
Lo de Salinger es tristísimo, y me pasaba algo parecido a ti. Suponía, aunque no creo que lo hubiese pensado nunca, que había muerto, y el leer que ha sucedido así, no sé, me ha dejado un poco sonado. Y te felicitaría por una cosa extraña, Fants. Y¨es que al leer la última frase de tu se me ha quedado el cuerpo -y la mente- igual de descolocado que se me quedó cuando leí por primera vez la frase final de esa historia. Es por esas cosas que se distingue a los elegidos, a los que son verdaderos genios.
Un abrazo triste, sí.

Kotinussa dijo...

Nueve días sin escribir. Wolffo, ¿estás quizás disfrutando de las fiestas de tu pueblo?

Besos.

Wolffo dijo...

Justo, Kotts.
Este año, las peñas organizaron... ¡un Gran Prix!
¿Cómo iba a perdérmelo?

linmer dijo...

Sinceramente, cuando creía no poder estar más desconcertado por la historia, me plantificas ese videoclip. Ahora sí que no entiendo nada.

Pero a medida que voy escuchando canciones, guau, están genial... Esta última es casi un 9, porque claro, el 10 será cuando saques una que se venda en las tiendas y que todos los que sepan de música digan que no vale nada y todo eso. Ya sabes como es el negocio este...

El último abrazo por hoy, seguiremos el próximo día. Eso sí, una día que no sean fiestas...

Wolffo dijo...

Jeje, gracias, hombre.
¿Desconcertado...? No, hombre, no...

Y oye, después de la mediahora larga que me he tirado releyendo (porque no los tengo en la cabeza) posts, leyendo tus comentarios y contestándolos... espero que vuelvas a leer las respuestas, porque si no...

Venga, un abrazo.

linmer dijo...

Dejo sólo este comentario para asegurarte que me estoy leyendo todas las respuestas, como siempre, faltaría más.

Un abrazo amigo

Wolffo dijo...

Muy bien.
Que no me entere yo...

Wolffo dijo...

Muy bien.
Que no me entere yo...