martes, octubre 27, 2009

la fuerza de los sueños (una historia con moralejilla)

Half the world away (Oasis cover)

Ya sabéis que me encantan Oasis. Y hoy traigo una de esas canciones de Noel Gallagher que a mí me dejan tirao. Canciones sencillas con una melodía directa a mis tripas y una forma de cantarlas (por el propio Noel, esta es una de esas que canta él) que a mí me conmueve de verdad. En fin, la letra de este tema le va muy bien al post de hoy: "me gustaría dejar esta ciudad, este viejo pueblo no huele demasiado bien..."


Habíamos salido de Jarruchillos de la Vega de madrugada, esperando poner tierra de por medio durante la noche, aprovechando el fresco de la madrugá, que luego de día no hay quien ande por estos caminos. Yo y mi amigo Ylliba Cor, hermano de Lorna, que me han dicho que la basca de aquí controla a Lorna. Yo creo que la basca flipa, porque a Lorna no la controla ni la misma Lorna, pero bué…
Parecemos de ciudá, porque a estas alturas del año no hay fresca de madrugá, sino un frío de cojones y una humedá que se te mete en los huesos y te deja hecho cisco.
Nos íbamos del pueblo que nos vio nacer, apresuradamente. Llevábamos meses, años, soñando con irnos de ir a Madrí, de dejar atrás a toda esta panda de garrulos, pero al final, nunca nos íbamos y nuestros sueños no eran más que humo: nunca se concretaban en nada y siempre que hablábamos del asunto, acabábamos borrachos como cubas y yendo a la casa de la Amparo, que si la pillas de buenas se deja hacer de todo menos meter, y si la pillas de mejores (o sea, pedo) te hace ella de todo, pero claro, siempre que vamos a su casa es ya tarde, y despertamos al borrico de su padre, Andrés el Gordo, que es temible si te pilla en su radio de acción, pero siempre anuncia sus movimientos con tanta antelación y es tan lento al ejecutarlos que hay que ser gilipollas, o estar dormido, para que el Andrés te pille en una hostia. Así que vamos a casa de la Amparo a ver si mojamos, y siempre despertamos a su padre, que sale con su camiseta de tirantes blanca, llena de lamparones que se resisten a la lavadora (la Amparo no parece muy buena en eso de limpiar), y vale, no está mal:
- ¿Qué queréis a esta hora, desgraciaos…? – nos pregunta Andrés el Gordo con un cabreo de cojones
- Follarnos a tu hija – digo yo
- O al menos, que nos la chupe - dice Ylliba
Entonces vemos como el enorme cuello y la grasienta papada del Andrés se pone colorado y mueve un poco los brazos, como aleteando, como si fuera un fuelle, para darle fuerza al cuerpo antes de lanzar su fofo brazo hacia delante para ver si nos caza en un puñetazo. Pero es un movimiento tan lento y previsible que, a los efectos es como si dijera: atención, cabrones, os voy a dar una hostia, pero no os mováis, que si no, fallo. Y para cuando lanza su puño regordete y rosado, pero de blancos nudillos, nosotros hemos dado un par de pasos atrás
- ¡Uy… casi! Sólo has fallao por un cuarto d’hora, Andrés – le digo yo
- ¡Cabrones…! – dice el Andrés resoplando
Y la Amparo arriba en la ventana de su cuarto, de codos, mirando p’abajo con las tetas en los brazos
- ¡Baja Amparo…! – le dice Ylliba, ignorando al padre- que estamos cariñosos…
Y la Amparo ni caso
- ¡Pos enséñanos las tetas, pa que podamos menearla…!
Y por raro que parezca, si no está en el campo de visión de su padre, que no suele estar, porque éste anda fatigao de haber intentao darnos una hostia, la Amparo se abre la blusa y menea esas domingas grandes y colgonas y mi amigo y yo soñamos con tener la cara ahí en medio y la Amparo se mete en casa.
Y el Ylliba (se pronuncia Yliba, como si sólo tuviese una ele) y yo nos damos el dos y vamos a dormirla a cualquier sitio. Menos aquel día.
Hace frío y aún faltan un par de horas pa que el sol raye sobre las montañas y empiece a calentar un poco. Ylliba todavía está manchado de sangre, pero dice que cuando lleguemos a la Poza del Río Grande, que se lava allí, que ahora no podemos perder tiempo, no sea que nos coja el chérif. El chérif… tié cojones, el Ylliba.
Porque aquel día… mierda, cómo la cagamos.
Aquel día dejamos al Andrés más humillao que de costumbre, llorando, y nos dio un mal rollo de la hostia. Así que nos metimos en su cochiquera, cabreaos, y al entrar, le di una patá en tos los morros a una cerda y la tía salió berreando y nos empezamos a reír. El Ylliba cogió un tablón y me dijo:
- ¿Cuál se te parece más al Andrés?
Yo estaba pedo, así que no señalé ninguno, pero dije:
- Ese
Y al primer cerdo que se le acercó le descargó el Ylliba un tablonazo de mierda, porque estaba pedo y no lo controlaba bien, pero le rompió una pata y allí se quedó chillando. ¡Qué cabrón, el cochino… qué ruido metía!
- Haz que se calle, jodó…
Y el Ylliba empezó a darle con el tablón unas hostias medianas y salpicaba sangre como un cabrón, y el hijoputa no se calló hasta que palmó. Pero necesitó, al menos, 30 tablazos, ¡qué pesao! El Ylliba estaba mamao, claro. Pero entonces, los otros guarros que se habían amontonao en un rincón, acojonaos, empezaron a chillar también y se montó una mediana. Así que le dije al Ylliba que se apartara, vacié lo que me quedaba de whisky en la petaca encima de uno de los maderos que había allí y le metí fuego, pa ver si azuzándoles con un poco de fuego se callaban los cabrones. Pero, claro, estaba pedo y se prendió algo más que el madero, que además, pesaba un huevo, y pronto todo aquello amenazaba con arder. El fuego hace un ruido genial, pero aún así, oímos la voz de Andrés el rápido elevándose a los cielos
- ¿Quién anda ahí…?
Y salimos por patas.
Vale. La situación era la siguiente. Que supiéramos, habíamos matao un guarro y habíamos prendido fuego a la cochiquera del Andrés, con lo que, además, casi seguro, habíamos hecho una barbacoa de primera, con 12 guarros, uno de ellos con, al menos, una pata rota. Lo de los cerdos, se puede arreglar con dinero, pero eso de prender fuego a un edificio, aunque sea sólo para cerdos no es una cosa que le haga gracia en general a las personas, y a la policía y toda esa gente, tipo jueces y tal, tampoco.
Así que, al fin, estábamos fuera del pueblo. Parecía que, al fin, nuestro sueño se podía hacer realidad. Al menos lo estábamos persiguiendo. Joder. ¡Qué flipe…! Vida peligrosa, al margen, como auténticos bandidos, como maquis… todo un sueño.
Cuando aún faltaba una hora para amanecer, se nos cayó el día encima. Estábamos cansadísimos, así que cuando el sol empezó a salir, nos paramos junto a unos arbolitos, y nos sentamos apoyando las espaldas de cara al sol naciente. Vaya papelón.
Soñábamos tanto con salir, que acabamos dormidos. Como troncos.
-.-
Nos cogieron, claro.
Llevamos 3 años en Madrid. En Soto del Real, una cárcel de puta madre. Conocemos a la gente más enrollada del mundo. Mola.
Nos fuimos del pueblo persiguiendo un sueño y todo lo que conseguimos fue quedarnos dormidos. Y el sueño nos atropeyó.
- Se dice atropelló, zoquete - me dice Tinusoo, un recluso bien encarado que parece estar mosca conmigo y que tiene la costumbre -bendita costumbre- de leer por encima de mi hombro mientras escribo....
- Vale, vale, atropelló...
Así que, tíos, cuidado con lo que soñáis.
Y si bebéis, no soñéis, porque puede que, de una extraña manera, los sueños terminen haciéndose realidad.
Y a veces, eso jode.


(gracias Kotts, el link, en el título de la canción)

18 comentarios:

The Foss dijo...

Puff! Qué comentar de esta historia, si ella misma ya lo dice todo.

Y sabes cómo me gustan las historias de perdedores, ladrón.

Así a lo soy Nicholas Cage
y voy a dar un golpe que te cagas (aún no sé a qué)
porque estoy muy quemado con este puto pueblo
pero nada que no me salen las cosas bien
y ni siquiera la Amparo me la chupa
y el idiota del sheriff se empeña en pisarme los talones, con sus estúpidas Ray-Ban de mercadillo
para acabar en el puto trullo.
Eso sí, en plan antihéroe que lo flipas. Oye.

Me gusta, me gusta.

De la canción no te digo nada, no te digo nada más que también me gusta. Y que ha vuelto a ocurrir, se me ha vuelto a ir la atención a ese discreto pero floreado bajo...

Muy bien también.

AbRaZoS señorito.

Kotinussa dijo...

Hay que ver lo que es la vida y la genética... ¿Cómo es posible que alguien como Lorna, sofisticada y tal, tenga un hermano tan garrulo como Ylliba? ¿Y cómo es posible que alguien como Lorna, selectiva y tal, se relacione con el aún más garrulo amigo de su hermano? Sólo me lo explico como una pequeña perversión que padezca nuestra Lorna. Que ahí ya no hay razones que valgan. Uno no escoge sus perversiones, sino que las perversiones le escogen a uno.

Está claro que todas las familias tienen un muerto en el armario, pero esta familia Cor parece que tiene el armario ligeramente superpoblado.

Como los últimos cuatro martes, me quedo en el instituto hasta las siete y media de la tarde, así que no podré oir la canción hasta llegar a casa. No sé si es por el mismo problema del jlc que tenía Buch, el caso es que ni siquiera veo dónde está el enlace para oir la canción. Ya te contaré.

Besos, pero refinados y estilosos, que yo no soy como la Amparo ¿eh?

Anónimo dijo...

Hola bisho, vamos normalizando la vida, vamos yendo...

Besitos...


Mons

Wolffo dijo...

A ver, Foss, espera, a ver qué se me ocurre... Puedes comentar lo bien que está escrita, lo divertida y conmovedora que es, lo muchoq ue te gusta leerme, lo ingenioso que soy... te juro que puedes decirme todo eso sin que me ponga tontito y que no voy a intentar besarte. Es verdad que las historias de perdedores, cuando son tan perdedores, tan pringaos, no dan pena ni nada, porque el tío parece que lo tiene asumido. El bajo que yo creo que la original no tiene, solo tiene teclado, guitarras y una mínima percusión. Bájate la original porque es un tema super agradable y, si te apete, mira esta versión unplugged que también mola. Y sobre todo mola la gibson acústica de bigotes que toca el cabronazo: http://www.youtube.com/watch?v=vAoJj80l6oU
Abrazos for you, kid.

Hi, Kotts, que no te extrañe, si cnocieras a mis hermanos... te preguntarías, ¿cómo una familia tan buena, tan educada, lista y guapa, ha sacado un zángano como tú? Pues ahí lo tienes. El Blues y el country tuvieron al rock and roll y al Rockabilly y mis padres tuvieron 6 hijos de puta madre... y a mí. Esas cosas pasan. tu hermano, sin ir más lejos, apuesto a que no es ni la mitad de genial que tú. Pues eso.
Ya he solucionado lo del link de la canción y el atropello a la ortografía y por ambas cosas te do las gracias.
Y ya sé que tus besos no son de rifa, como los de Amparo: son de los buenos.
Besos, from me to you.

¡Monstruosilla! Qué de tiempo... me podías dar un toque al emilio y contarme, ¿no? Bueno, o no. Un beso y me alegra que la cosa se vaya enderezando de nuevo. Otro beso.

Buch dijo...

Me gustan mucho las historias de pocilgas. Por cierto, en Asturias se dice una cosa muy graciosa a cuenta de las pocilgas (curripas);
- ¡Hombre, tú por aquí y la mi curripa sin gochu!

Pero no te quería hablar de esto, sino de lo bonita y cruda te que ha quedado la historia, con esos treinta tablonazos como treinta soles de verano. Para las palizas no tienes piedad, ya sea cerdo o humano, en la obra ya crecidita que nos vas dejando. Esto lo contaré, si te sobrevivo.

También te quiero decir que me parece una desfacharez por parte de tu hija, que nos descubra a dos doctores de la música como nosotros, grupos tan cojonudos como estos The Corals. Son un tiro, macho. Liverpoolians genuinos.

TE mando besos, cari.

Wolffo dijo...

Hola, churri.
Tiene gracia eso que cuentas de las curripas, home, la tiene de verdad. Tanto que te voy a pasar un arpegio de piano para un tema nuevo que te vas a cagar. A cagar. Suelto. Del gustito.

Kotinussa dijo...

Por supuesto que mi hermano no me llega ni a la mitad del tacón, en eso aciertas. Soy la parte buena de la familia. Pero tampoco me creo que tú seas el garbanzo negro de la tuya. Porque entonces Buch no te profesaría ese tierno cariño que no puede disimular aunque lo intenta. Buch tiene sus cosas, pero masoquista no creo que sea.

Bueno, ya he oído la canción. No es que tenga la misma adoración que tú por Oasis, pero desde luego algunas de sus canciones me gustan bastantes, e incluso llevo varias en el iPod. Esta está muy bien. No va a desbancar a las que tengo en mi reproductor, pero reconozco que está bien.

Por cierto, ahora que N.G. dejó el grupo, creo que por problemas con su hermano, ¿qué va a pasar? Porque él era el principal compositor del grupo ¿no? ¿Sabes si va a seguir en solitario? ¿O se ha arrepentido y ha vuelto, quizás?

Anda, George, ilústrame un poquito con tu sabiduría y lánzate a hacer una profecía de lo que va a ser de Oasis sin Noel. Que ya sabes que para estos temas eres para mí como la enciclopedia Espasa.

Besos.

Buch dijo...

¿Cariño yo al pájaro este? Lo que hay que oir...

Wolffo dijo...

No soy el grabanzo negro, Kotts, pero sí un poco rarito... en cuanto a medirme por el aprecio de Buch... no te engañes: Buch aprecia al mismo diablo si eso le puede rentar una noche de sexo loco.
Bueno, la canción no tiene porqué desbancar a las otras, pero podría convivir con ellas. En cuanto a la marcha de Noel Gallagher de Oasis, qué quieres que te diga, es la desaparición del grupo. Liam dice que sigue, pero Oasis sin su alma ya no es Oasis. Ojo, tampoco lo sería sin Liam, pero Noel, como principal compositor y bruñidor del sonido es simplemente imprescindible. Imagino que seguirá grabando por su cuenta, pero ni idea, oye. Yo no sigo esas cositas, me limito a oír los discos. De esas cosas, Fants suele saber más. Weno, Kotts, más besos.

Buch... grrrr....

Buch dijo...

¿Y mi midi?

Anónimo dijo...

si no recuerdo mal, hoy hay un evento muy importante que celebrar. O me habré confundido de fecha?
Esperaba un post en el que hubiera alguna referencia, para comprobar que no me equivocaba de día, pero todo por aqui parece estar igual.
Enfinsss. Felicidades.

Buch dijo...

Felicidades Wolff!, como te dije ayer te lo mereces todo, y quiero pensar que nosotros, tus coleguis, también nos merecíamos un arroz tan cojonudo como el que nos cascamos ayer. Imposible mejor manera de celebrar la movida, que un inolvidable arroz, unas cervezas, y, luego, tocar y cantar canciones chulas. Lo que tu no ves, la de The Zombies, INside Out, Maybe baby, joé coño que bien me lo pasé, y cómo me gusto que te molara el regalo. te juro que no sé exactamente para que sirve, pero molo que te gustara.

Hala, besos sinceros...

Beatriz dijo...

¡¡Muy Feliz Cumpleaños a toda pantalla!!
Y taytantos besos.

The Foss dijo...

Coñes.

Me imagino a Buch vestido de Marilin cantando lo de "Happy Birthday Mr. Wolffus,..." después del arroz.

Pues nada hombre, que estás hecho un chaval!!!

Bienvenido al club de los 45 hombre.

Un abrazo.

Buch dijo...

Exacto, de MArilin Manson, en concreto, cantando tainted love, auqella basurilla de ¿Soft Cell?, que el propio Manson consiguió empeorar en una hazaña sim pecedentes en la música.

Wolffo dijo...

Anónimo...
si eres quien creo que eres, ya has leído -y comentado- el post que echabas en falta, así que ya ves... es que los fines de semana me cuesta sentarme en el ordenador, me paso toda la semana aquí y bueno, si puedo, lo evito. Gracias, de todos modos, y no solo por felicitarme puntualmente, sino por saber - y esperar- lo que iba a suceder. Un abrazo.

Buch, hija, gracias y si estaba bueno el arroz, no le iba a la zaga esa tarta que te marcaste y de la que-he de decirlo- no quedan ni las migas (ni del arroz). Yo disfruté el ensayo muchísimo, a pesar de la falta del tío pedales y te oí tocar Cancer, pero justo en el momento en que etaba concen trado con las conexiones de la pedalera que me regalásteis y no te dijo que sé que la tocarás de puta madre y que triunfaremos. Pero te tendrías que preparar Hey Jude, también. Besitos. Y tienes razón en lo de MM. Son putos precedentes.

Gracias, Beactriz, a toda pantalla y en technicolor... y como digo en el post siguiente, los taytantos son, y a mucha honra, 45 castañazas. Un beso, maestra.

Foss, muy friend, es mejor no imaginarse a Buch, porque la realidad supera, siempre, la ficción más bondadosa: dios mío, los disfrace3s que se me pone, no he conocido a nadie a quien le guste más disfrazase de mujer desvergonzada. Por estas, muacks!. Y muchas gracias, tío, entro en club con la cabeza bien alta.

lin(mer) dijo...

Si la anterior era un gran cover, esta no se queda atrás ni por asomo.

Bonita historia, de las de antes. ¿No pensarás volver a los orígenes? Porque claro, reinventarse a uno mismo es de un modernismo-relamido que no te va nada.

Solo era una broma, me ha gustado mucho la historia, en serio. Hasta esa impostura de paleto de pueblo, cuando todos sabemos que más bien eras un chulito de barrio.

abrazos varios,

PD:Gran detalle lo del Rockabilly ;)

Wolffo dijo...

La canción es muy buena, sí, me encanta. Seguramente, si tú vivieras en Villanueva de la Cañada serías de los que disfrutaría de lo que estoy haciendo los jueves por la tarde: bajo a un bar de copas antes de que bajen las luces y suban la música, enchufo mi guitarra acústica y estoy dos horitas en plan tranqui, cantando a mi bola canciones agradables de escuchar mientras el escaso (por ahora) público se toma sus cafés, infusiones extravagantes y sus cócteles. Seguro que tú lo apreciarías.
Bueno, y en otro orden, el de los chistes privados, no está mal que alguien pille la liebre, el hermano golfo del Rock and roll, ¿no?
Por último, decir que vaya, ¿así que se me nota que no soy un paleto? Caramba, debo poner más cuidado con estas cosas, o me pillarán, al final, me pillarán.
Un abrazo enorme y gracias otra vez.