domingo, marzo 08, 2009

moscas en el parabrisas

Wolffo - Wash away (Joe Purdy's cover)

No sé cuántos de vosotros han caído bajo el influjo de Perdidos. Yo caí. Y no recuerdo, pero creo que fue en la segunda temporada, cuando en el revival de Harly, el gordo melenudo y buen tipo, al final del capítulo, salía esta canción de Joe Purdy, fabulosa, que me atrapó desde el primer acorde y que hoy destrozo aquí con mucha percusión y mis tres guitarras acústicas y nada más. Dedicada al lector anónimo que echaba de menos la música.

Trato de olvidar qué es lo que hace daño, Lorna, y me gustaría que tú lo entendieras también. Nuestro amor es difícl y me hace sentir, a veces, culpable, no sé cómo te sentirás tú, pero para mí es algo que nubla el panorama, como una mosca aplastada contra el parabrisas de esas que, por mucho que acciones el limpiaparabrisas, permanece, letal y absurda, como un imborrable borrón en medio del paisaje.
Imprimo, para estudiarla mejor, la fotografía de nuestros labios ávidos de ti y de mí, y me doy cuenta, demasiado tarde, de que el objetivo estaba sucio por una inoportuna gota de sólo dios sabe qué... y esa gota seca y casi invisible en el cristalino de mi cámara, imperceptible a simple vista, esa mota de mala conciencia que no se ve a través del visor de la cámara, mancha todo cuanto impresiona el objetivo y produce fotos distorsionadas por el sinsabor del negocio no del todo limpio.
Y es que el amor es un negocio sucio, Lorna. Los términos del contrato no están claros en ningún documento y siempre hay alguien que decide saltarse a la torera los no escritos por mor de su indomable corazón. No es un elegante vestido el amor, sino un conjunto de harapos que los enamorados, ciegos de lascivia, ven como un apaño temporal aceptable.
Trato en vano de limpiar toda esta inmundicia, y compro el mejor líquido limpiaparabrisas del mercado, y echo el aliento a la lente de mi Olympus, y, al fin, recojo todos los trapos sucios y bajo al río, pensando que soy mozuela, a lavar mis trapos y darles con el agua de este río de frío, un poco de esplendor.
Pasarán los días. Volveré a verte sentada a oscuras junto al televisor, iluminado tu costado izquierdo por su luz azul y fraudulenta, y te desearé de nuevo. Maldeciré tu conciencia por huirme, por separarte de mí y no querer que te toque; maldeciré tus pechos deliciosos y deseados por no estar en mis manos avariciosas, y sus vértices en mi boca golosa, como uvas del deseo mordidas y derramándose por las comisuras de mis labios; maldeciré tu sexo ávido y vivo por no llamarme a ocuparlo y a vaciarme en él. No me esquives más, no me esquives otra vez, Lorna.
La culpa es el equipaje más pesado.
Y tú eres el sueño del que no consigo desprenderme. Una mancha, un borrón, a blot on the landscape, una incongruencia en el paisaje de mi yo proyectado, y una esperanza de que, todo, quizá, un día, pueda salir realmente mal. Sigo conduciendo a toda velocidad por esta autopista nada peligrosa y mortal, a la vez. Mi pie pisa a fondo el acelerador y tengo el depósito lleno. Pero la mancha permanece y conduciéndome así no llego a ninguna parte.
Maldito amor. Malditas moscas en el parabrisas.
Maldita seas, Lorna Cor.

Para Fants:



He puesto que es para Fants, pero esto debería verlo todo el mundo y deberían ponerlo en las escuelas de cine y tv. Es un prodigio de montaje, sensibilidad y talento, y cada vez que lo veo me gusta más.

32 comentarios:

Anónimo dijo...

Wolffo,¿cómo una mosca muerta puede ser una mosca letal?Me lo explique,por favor.Si te has atrevido con Sinatra,bien podías haberlo hecho con Serrat,lo digo por lo de las moscas.Te sigo admirando,leyendo y escuchando y echo de menos el tema musical correspondiente.

Wolffo dijo...

Es que Serrat, a pesar de admirarlo (no como Sabina, a quien detesto sin admirar) no me gusta nada de nada. Debe ser genial el tío, de verdad que lo siento así, pero con él me pasa como con el queso, aunque a todo el mundo le encante, a mí me da arcadas. En fin, que no tenía tiempo, además, para grabar una nueva esta mañana, aunque he estado a punto, no creas, y a lo mejor lo hago luego, porque esta semana que entra va a ser de traca.
Las moscas muertas son letales para ellas mismas, en primer lugar, pero a lo que se refiere el texto tan poético y maravilloso que acabas de leer (me lo digo yo, que me quiero más que nadie)es al resultado: al panorama, a la foto, a la vista: es letal una mosca espachurrada contra el parabrisas para la vista. Rompe la poesía y la armonía del conjunto y "mata" el resultado. ¿O no?

anónima dijo...

que bonito......

esta semana son las fallas asi que si, traca va a haber bastante

besos.

Maripampas dijo...

Buenas Buenas... Otra vez Lorna por aquí :), pero es que con las descripciones que hiciste morí de Risa... Es verdad me encantan los detalles, con Buch me pasa lo mismo y mirá que soy dificil de enganchar , pero lo hacen:).

Ya calculo que pronto vas a publicar la canción, si querés por ahí te doy algunas recomendaciones... :), te van ?

Bueno eso... te dejo un beso grande y muy buen comienzo de semada. Qué es dar la pelota ?

SAL dijo...

Un cadáver de insecto espachurrado sobre el parabrisas es algo verdaderamente desagradable, antiestético y asqueroso... pero puedes echarle imaginación y transformarla en "Espíritu del Éxtasis", así te sirve de punto de mira.
Me gusta el post.
Besos Wolffo.
Sal

Anónimo dijo...

Gracias por la canción.Nunca me habían dedicado una.Y en cuanto a lo de la explicación,quedo convencido.Una mosca espachurada puede ser letal,no sólo para la poesía que te inspira un maravilloso panorama,si no también para el estómago del espectador.
No conocía la canción porque, entre otras cosas, pasé siempre de esa serie, pero me gusta y como no conozco otra,tu versión me parece la mejor que se haya hecho nunca(esto para tu ego sin límites).Gracias otra vez.

mahomal dijo...

Qué duro y cuánta carga... Y qué graciosa la foto de la mocica, es un puntazo.
Me parece triste y un poco terrible (¿se puede ser un poco terrible?) pero muy muy bien escrito.
No comas nada, a ver si aceleramos la espera.

The Foss dijo...

Qué difícil describir un vacío de sensaciones ¿verdad?

Tú, admirado Wolffo, quieres, amas, deseas a Lorna, incluso tienes sueños húmedos pensando en sus pechos y en ese sexo confortable y apetecible. Pero ella ... ella gran Wolffo, prefiere pasar las noches con el puto profesor de pilates, con su rollo "estas clases son solo para mujeres así que sentiros libres mientras admiráis mi musculado cuerpo y este paquete que deja entrever la malla."

Pero algún día amigo, algún día volverá todo a ser limpio. Las moscas aplastadas contra el parabrisas (personalmente me molestan más las avispas, dejan una mancha más difícil de quitar) dejarán paso a una claridad infinita y tú podrás volver a bajar al río a lavarte el refajo.

Y allí estaremos, si.

De la canción no puedo decir nada. Vamos, que no me deja escucharla ahora así que lo intentaré más tarde.

Kotinussa dijo...

¡Ya me extrañaba un montón un post sin canción! Digo lo mismo que anónimo: como no he visto la serie, no conozco la canción original, así que puedo jurar por lo más sagrado que tu versión es la más maravillosa que han acariciado mis oídos.

En cuanto a Lorna, podría ser peor. Mucho más repugnante que una mosca espachurrada es una cagada de paloma, que además no se concentra en un punto, sino que chorrea asquerosamente, y encima corroe los metales.

Consuélate (aunque sea un triste consuelo), que siempre encontrarás a alguien más desgraciado que tú. Ya lo dijo Calderón de la Barca en "La vida es sueño".

Besos.

Wolffo dijo...

anónima, guapa, gracias. Mi traca, claro, es de trabajo, no sé de dónde voy a sacar el tiempo que necesito. ¿Sabes? detesto el ruido y las fiestas populares, así que hay dos sitios (bueno, hay más, claro) donde nunca coincidiremos: las fallas y los sanfermines. Besos a ti.

Hey, Pampix, sí, esta Lorna, es que no se decide a marcharse y, que esto quede entre nosotros: ojalá no se vaya nunca. Me alegra ver que te hago reír, es el primer paso, dicen los expertos, ¿no? En fin, ya viste que finalmente, puse canción, y la expresión "hacer la pelota" hace alusión a la adulación interesada, excesiva e injustificada a una persona, normalmente, con la esperanza de lograr, a cambio, un trato de favor del objeto de nuestra aduolación. en mi caso, se me acusa, con toda la razón del mundo, de hacer la pelota a las mujeres en general, para ver si consigo de ellas algo. ¿Y qué persigo yo de las mujeres? conversación, claro...
Un beso, Pampuela mía.

¿Verdad que sí...? desagradable en extremo, pero la habilidad de convertir lo desagradable en bello es lo que nos distingue a los genios. ¿He escrito "nos"? Vaya, sí, era justo lo que quería escribir, pero escrito no queda tan elegante como cuando lo decía para mis adentros... Besos salados a ti, Salita, y que tengas una semana esplendorosa.

De nada, macho, un placer. La verdad es que pensé en poner una canción, luego me dio pereza grabarla, y luego, en fin, me desperecé y la grabé entre anoche y esta mañana (esta mañana la he cantado, así que no te extrañe la voz rara). Si no has visto Perdidos, deberías pillarla por ahí y verla así, del tirón. A mí me encanta. Abrazos.

Mahomalilla, mon petit... sí, es un poco amargo, como el café de después de comer, pero a veces, tienen que ser así las cosas, para que funcionen. Por ejemplo yo y tú. Cuando baje de las 3 cifras seré un hombre nuevo y tú tendrás menos trabajo, menos masa que amasar, por decirlo de algún modo, y eso será bueno para ambos. Pero no aceleraré, Mal. Porque por vez primera, veo que así, sin agobiarme, pero siendo franco conmigo mismo, permitiéndome debilidades de hombre débil, que es lo que soy, voy ganando la partida al destino. Y me gusta, ¿sabes?

Lorna sabe, mi querido Foss, todo lo que puede darme. Lo malo es que también sabe todo lo que puede negarme y en ese tira y afloja estamos. No me perturban los músculos, sino la estupidez de juicio. No puedo con la memez del mundo y no me gusta cuando veo a un ser querido cayendo en eso que yo no soporto, pero lo peor es que no puedo hablar, porque sería fatuo. Así que callo, miro y me lamento. Y elaboro amargas pastillas que publico aquí, donde nadie me pide explicaciones, y donde, si alguien me las pide, puedo mandarle al guano con tranquilidad. Y nada, a ver si la oyes y me dices. Por cierto, ¿tú veías Perdidos?

Ha habido otros posts mudos, mi queridísima Kotts, pero este es cierto que pedía a gritos un par de berridos. Eres tan amable a veces...
Lorna no debe preocuparte, ni a ti ni a nadie, se cuida sola y si no, ya la cuido yo. Estoy yo, Lorna está aparte, y luego estáis los demás. Nadie puede hacer nada por agradar, molestar, ignorar o adular a Lorna, porque ella nos sobrevivirá a todos, incluso a a mí, que la inventé para hacerla el objetivo de mis días buenos y malos. En cuanto a la desgracia ajena, Kotts, y tú lo sabes, sólo es consuelo momentáneo para los pobres de espíritu y a mí, caretas fuera, me la suda en tres tiempos el mal ajeno. Tomo los besos lacónicos de tu última línea y los reservo para el día en que ya no te queden más. Es prudente administrase.
Besos a ti.

vero dijo...

estaba pensando en que le dirías a Lorna si la tuvieras en frente. seguro que no te salían palabras, que todo lo que has imaginado desaparece, no habría poesía, ni besos, no habría nada, te quedarías como un pasmarote mirandola sin decirle absolutamente nada.
y lorna te miraría, recordando cuando la maldeciste en este post, y a su mente, al verte, le vendría una mosca aplastada en el parabrisas.
Que por otro lado ya puestos a opinar a mi no me parece tan desagradable.
se me olvidaba, me gusta, muchoooo, la canción, todas las canciones que tu cantas, tu voz, me encanta tu voz

Wolffo dijo...

¿Sabes, Vero, cuando alguien da en el clavo, que no sabes qué decirle? Pues a ver si la próxima vez. Resulta que Lorna me conoce demasiado bien. Sabe a qué saben mis besos y cómo la buscan mis dedos. Sabe cómo la miran mis ojos mientras la estrecho y la acaricio. Sabe cuál es la temperatura de mis labios, y la de mi aliento cuando susurro en sus orejitas dulces cuánto la deseo... Lorna tiene mucho poder, pero el de dejarme callado o parado, no. Y ella sabe que lo que maldije no es ella sino la vida y la circunstancia que nos rodea. ¿Cömo podría yo maldecir lo que más me apasiona? Es como cuando dices "¡Maldito amor!". Por otro lado, Veronique, no hay nada que no sea desagradable en una mosca en el parabrisas, al menos desde el punto de vista humano. Si eres pájaro, bueno, es como si te dieran la comida medio masticada y me imagino que será agradable, pero tú no eres una pájara, ¿verdad? porque, te lo digo así, en secreto, a las pájaras no les gusta nada oírme cantar. Me prefieren desnudo y calladito.
Un beso y gracias, V.

el_Vania dijo...

Man, como suena ese temita. La bataca, otrora talón de Aquiles, me ha encantado, amén de la reverb envolvente que lleva tu voz, que amigo, es más buena con los años (que ya hace años que nos conocemos, todo hay que decil·lo), como los buenos vinos.
Y referente a Lorna... la maldecirás, pero no escaparás.
Me quedo con la frase del sexo ávido, lo de no llamar a ocuparlo y vaciarse... joder, tron, eso es ternura porno y lo demás son hostias (o como se diga).
Como ves, vengo para quedarme.
Recibe un fuerte abrazo, as usual.
Salud/OS!
PD: Te encontré en Twitter, no me digas más... incluso salía tu afoto.
PD2: ¿Ya te has rajado del cara-libro? ¡Pero si es una herramienta super útil para todo egomaníaco que se precie!

Maripampas dijo...

Hola Wolffis :), Ahora escuchando la canción, está buenísima !!! Y otra vez decirte... como suena esa guitarra!!!

Eso de pelotear... sería algo así como histeriquear :), y cuando te responden hace muy bien al ego :).

Bueno te hice caso con algo, hoy nada de gym, lo cambié por una copita de Rutini :), es que me han dicho por ahí que le hace muy bien al cuore ( dicho por el cardiologo de mi papá :) )

Bueno, ahora si los dejo que toca un poco de peli antes de dormir.

Un beso grande desde lo que queda del verano....

Wolffo dijo...

La bat no está pop-gramada, son loops, por eso suena so real. Por que lo es. De todas formas, no me limito a poner el loop y listos, la batería (no percusión, solo la batería) está hecha de, por lo menos, unos 22 o 25 loops o trocitos de loop. Y la percusión, alrededor de 40. Lleva curro, pero luego el resultado es bueno. El día que aprenda a darle a la batería se acabará todo esto.
Bueno, tema delicado: las llamadas redes sociales. Puedes encontrarme en el Twiter, que no sé lo que es, mil veces, y mandarme mil invitaciones, pero de verdad, Van, que eso no es para mí. Es como el facebook, una mierda pinchá en un palo y puesta ahí, en el tablón. No sé, a mí no me pareció una herramaienta para nada, sino una especie mundo feliz fraudulento medio Huxleyano y medio virtual, para intercambiar mensajes chorras y cotillear qué coño hace el personal. Quita, quita, que eso no es para mí. No sé qué es eso de Twiter pero creo que ni me importa. El nombre me suena, y es posible que al darme de alta en alguno de esos sitios perniciosos, de los que recibo constantes invitaciones, como facebook o hi5, pusiera una cuenta allí, si ponía algo de música. Ahora me llega un mensaje tuyo de last.fm; ahí sí recuerdo haberme dado de alta, pensando que eso era una cosa para escuchar música y tal, donde colgar mis temas, pero ¿ves?, el mensaje dice, literalmente:
"Hola Wolffo,

El usuario de Last.fm 'el_Vania' quiere agregarte a su lista de amigos.

Cuando alguien te agrega como amigo, puedes:

1. ESCUCHAR su colección de música
2. VER qué música escucha en tu página inicial de Last.fm
3. ENVIARLE temas, mensajes, invitaciones a conciertos y un largo etcétera…

Aquí puedes gestionar tu lista de amigos:
...

Si quieres echar un vistazo a la música que escucha el_Vania, visita su perfil:
...

¡Sigue abriendo puertas con Last.fm!

Saludos,
El equipo de Last.fm"

Bien, todo esto no me parece una ventaja, sino un verdadero coñazo. O sea, no me interesa nada, pero nada, la música que escuche el personal, ni sus perfiles, ni sus listas, ni quién sea su amigo. NO quiero gestionar "listas de amigos", cosa que, a lo mejor con 13 años hubiera intentado, ni me parece que nada de esto sea "abrir puertas". Paso de esas cosas tanto como de comprar discos de Bustamante, va contra mi religión, no me interesa nada. Esto de las "redes sociales" me angustia muchísimo y paso de ello, no quiero tener nada que ver con eso. Si soy capaz de recordar las contraseñas que di en esos sitios, voy a desactivar esas cuentas porque el no hacerles caso no parece suficiente, son muy pesados y no paran de mandar cosas.
Venga, tío, un abrazo y voy a escuchar tu tema nuevo, a ver qué nos cuentas.

Pampix, guapa, cómo mola que te guste la canción, a mí también me gusta, y gracias por la alusión a la guitarra, estoy muy orgulloso de mis guitarras. De todas ellas.

Un beso enorme, Pampix.

Buch dijo...

Ahora estoy callado. Pero voy a largar de lo lindo...

The Foss dijo...

Gran canción amigo. No la conocía así que no puedo opinar del original pero la tuya es GREAT!!!.

Reconozco que estaba en pleno powerpointing cuando empecé a escuchar una voz femenina hablando y pensé que se había colado algo por el altavoz... Pero me ha enganchado, esa guitarra............... Y gran juego de voces, por cierto.

¿La serie? Ni idea, creo que mi hermano estuvo enganchado (si es que hablamos de la misma, claro, ¿Antena 3?)

Abrazo y sigo currando que llevo tres semanas como el conejo de Alicia, "llego tarde, llego tarde, llego tarde".

fantasma paraíso dijo...

Comparto contigo tus fobias a las redes sociales estas del ciberespacio. Y también tu apreciación de que quizá se trate de cosas de adolescentes... No sé, en general los chateos, mensajes y amiguitos en la red como que me traen bastante al fresco, la verdad.

¿Tiene algún sentido pasarse las horas muertas departiendo con desconocidos de los que no sabes ni sexo ni edad (como en la canción de La Mode)? Pues yo no le veo la gracia. Y ya que he mencionado la canción del Zurdo, aclarar, por supuesto, que vale que tratándose de Angie Dickinson en un taxi, todo te de igual...

Por el contrario, puedes encontrarte que tras haber estado «ligando» con quien supones una escultural rubia ninfómana de 25 años licenciada en la Sorbona, en realidad has estado intercambiando mensajitos procaces con un tipo de 50 tacos calvo y con sobrepeso, que vive con su madre en un pisito de Alcobendas. Y lo peor es que quizá nunca lo averigües.

Así que ni para ligar. Y es que los «cibercalentones» tampoco me atraen lo más mínimo. ¿Cibersexo? Yo es que ni línea erótica telefónica, vamos. Se empieza por Telepizza y el videoclub y terminas en el salón de casa conectado con un cable en cada orificio de tu cuerpo y unas gafas de esas azules y coloradas... Y hay que ver qué real que parece todo, ¿eh?... ¡Coño!, ¿nadie se para a pensar que para imitar muy bien muy bien a la realidad ya tenemos a la realidad misma?

En lo que no coincido contigo es en la cosa esa de las series de televisión, que a mí me dan bastante alergia. Así que no he visto nunca la que mencionas de «Perdidos» ni «Encontrados», ni nada. Tampoco la de «CSI» que me contaste en otra ocasión, ni la de «Doctor en Alaska» que también sacaste a colación en otro momento (del género «series» las que más me espantan son las del subgénero «series de médicos». Bueno, quizá vayan mano a mano con las de «series de familia media española con personajes arquetípicos y casita de colorines abarrotada»).

Soy consciente, por último, de que lo de comentar en un blog podría estar al límite de lo que he dicho antes que no me mueve nada, pero es que, amigo, tú no eres precisamente un desconocido.

Tienes razón en lo que decías en el anterior post (en los comentarios) acerca de que unas veces se comenta el texto y otras la canción. Por lo que a mí respecta, soy plenamente consciente de que lo hago así. Y no sólo eso: unas veces el texto, otras la música, otras ambas cosas, otras (como ésta) sobre los comentarios, y otras (me temo) sobre nada de lo que se supone que debería comentar.

Te dejo con un apunte musical. Para que veas que no todo es sexo, droga y rocanrol, este viernes iré al Auditorio a oír Carmina Burana con los niños (menos Nacho, que tiene dos años y se queda en casa).

Wolffo dijo...

Esperando quedo, Buchito. A ver con cualo nos sales.

Que yo sepa, Foss, Perdidos se emitió, se emite, en TVE. Pero yo no la vi en esas emisiones, sino luego, del tirón, en DVD. Es cojonuda, en serio. Sería una buena cosa que, al fin llegaras (al final, siempre se llega) y te tomaras un finde para verte la primera temporada, verías c-opmo quedabas enganchado, Está genial, en serio. En cuanto a la canción, es verdad, es una cosita simple pero muy resultona, ¿no te parece? Y, con tanto stress, deberías aplicarte el cuento: I got troubles, Lord, but not today, 'cause they're gonna wash away, they're gonna wash away...". Todo acaba solucionándose, mi querido amigo, aunque sé que lo sabes mejor que nadie. Un abrazo bastante bueno.

¿Sabes, Fants? Lo intenté. Cada vez que veía en una sitio, "puedes difundir tu música", ¡zas! ahí Wolffo abría una cuenta, pero es agotador, aparte de un coñazo ininteresantísimo.
A mí me gustan algunas series de televisión, porque son verdaderamente notables, para mí. En primer lugar, todas las que mencionas cumplen con un requisito que aplico a cualquier disciplina artística, o del espectáculo: los que lo hacen deben ser más listos que yo y demostrármelo, sorprendiéndome en cada capítulo. A veces, con sentido del humor, otras con ternura, otras con profundidad y otras con habilidades asombrosas. En Perdidos, por ejemplo, los directores eran auténticos artistas para mostrar emociones sin palabras, sólo con encuadres, luz, música y dirección artística, con la posición de las cámaras, de los actores como peones, los árboles como personajes... ¿Sabes la clásica escena de "ha muerto un tipo y hay que decírselo a sus seres queridos"? Pues se repite unas cuantas veces en la serie, y es asombroso cómo lo muestran siempre sin palabras. El otro día, por ejemplo, vi un cachito de una serie española que se llama Doctor Mateo, que es un intento fallido de mala copia de Doctor en Alaska. En la escena del clímax, en la que el tipo, por lo visto, amenaza con pirarse y dimitir porque dice algo así como que "soy antipático, vale, y borde, y no me gusta hablar de fútbol, pero hay una cosa que sí soy... soy un buen médico" y mientras habla mira a los del consejo del pueblo, o algo así... la escena daba pena. Si hubieras escuchado la música que eligieron para el momento, y lo mal mezclada que estaba, y el penoso montaje de la secuencia... Los españoles no sabemos hacer tele, ni cine, en general, salvo honrosas excepciones, pero negar las series es como negar la música. Hay una gran parte de basura. Algunas cosas se salvan, y otras son obras de arte. Doctor en ALaska era una obra de arte literaria y plástica. Y un tratado sobre los sentimientos y las relaciones humanas de primera categoría. Era una obra de arte. CSI no es una obra de arte, por ejemplo, ni Perdidos, pero son extraordinarias series de televisión, espectáculo al por mayor hecho con muchísimo talento. Si puedes... no, intento buscarlo y te lo mando, o lo publico aquí para que lo veas. Es sólo la caratula de entrada a otra magnífica serie "A dos metros bajo tierra", para que veas todo el talento artístico que puede encerrarse en dos minutos.
En cuanto a lo que se comenta... me da igual. Me gusta que la gente comente lo que se le ponga, pero es curioso ver que a veces llama una cosa y otras, otra. Bueno, a mí me parece curioso, por lo menos. Enga, tío, abrazo y suerte con Carmina.

Buch dijo...

Bien, pues ahora entro en acción. Por supuesto, la idea de las moscas reventando contra el parabrisas, no es agradable, pero es mejor que la idea de unas orugas aplastadas con su escandalosa sangre de colores venenosos.
MOSCAS NO, ORUGAS AUN MENOS
Eso es lo que yo diría. Lorna Cor, y perdona que te lo pregunte así ¿Tiene buenas piernas? Verás, ya sé que es una pregunta algo violenta, pero , si tú me dices aquí y ahora que no, pues mira tú y yo tan amigos y te dejo el camino libre, ahora bien, si yo intuyo que como parece por el nombre, tiene unas piernas de escándalo, pues entonces, yo…(Y ahí lo dejo)
Te confieso que no conocía de nada esa canción, y que gracias al java de los cojones, sigo sin conocerla, pero el día menos pensado, esto me funciona.
Afectuosos abrazos, mi amigo.

The Foss dijo...

Pensaba no abundar, pero voy a abundar en lo que comenta Buch.

Que Lorna Cor tenga buenas piernas es importante, si. Pero ¿no es tan importante como eso el saber cómo las luce, si lleva vestidos de punto cortos, con medias tupidas y botas?

Ahí lo dejo.

Anónimo dijo...

No te discuto que las series que mencionas sean obras de arte. Y lo digo completamente en serio, porque lo cierto es que nunca he visto ni medio minuto de ninguna de ellas (ni el médico de Alaska, ni los forenses, polis o lo que sean los del CSI, ni esos que se pierden, ni por supuestos cuéntame lo bien que lo pasábamos antes y otros avatares de familias supuestamente la mar de graciosas). Y es cierto, no se puede decir que todas las series sean basura. En realidad yo tampoco lo he dicho. Pero aun a riesgo de caer en eso que dices de que negar las series es como negar la música, yo sí que reniego de ellas, lo siento. A ver, que las habrá muy buenas y todo lo que tu quieras, pero el concepto «serie», «teleflin» y demás, no me atrae nada.

Y ahora te las puedes ver todas seguidas en DVD (¡joder, qué pereza, tropecientas horas seguidas de tele!), pero si no, encima estás hipotecado a que todos los lunes te toca no sé qué y todos los jueves no sé cuál, porque si no lo ves pierdes el hilo. Bueno, no me hagas mucho caso, a mí es que la tele me aburre bastante. Y encima te quita tiempo, que aunque uno sea fantasma, inmortal y de ultratumba, también tengo que gestionar a qué dedico mi ocio, no te creas.

De todos modos, y para ponerme un poco de tu parte, te diré que de pequeño sí veía series (Starsky y Hutch con su coche tan molón, Hawaii 5-0 y esa sintonía impagable que plagió Loquillo, o Las Calles de San Francisco con Michel Douglas antes de comprarse la casa en Mallorca). Claro, que quizá entonces, como decíamos, también me hubiese enganchado a facebook, quién sabe. Por cierto, y siguiendo con el guiño a las series antiguas, la canción esa que has colgado en el post (y que, perdóname, aún no he podido escuchar), con eso de Purdy me recuerda a Los Vengadores y a esa chica, Purdey, tan pizpireta, que entonces debía parecerme que estaba la mar de buena y a la que Siniestro Total le dedicó una canción.

A propósito de lo que cuentas de «la clásica escena» de salir a decir a los familiares que su ser querido se ha muerto, me he acordado de una escena bastante surrealista que me pasó una vez. Yo estaba entonces en el Hospital de Getafe, y teníamos ingresada una paciente muy mayor, demenciada y prácticamente comatosa. Ya habíamos hablado con los familiares acerca de que no tenía sentido un encarnizamiento terapéutico, y aunque se mantenían sus constantes la familia estaba de acuerdo en no tratar más allá de lo razonable posibles eventualidades. El caso es que un día hizo una parada cardiaca, llamaron corriendo las enfermeras, trajeron el carrito con el desfibrilador y fuimos para allá. No obstante, la paciente no respondió y no salió de la parada.

En aquél momento estaban allí algunos de sus hijos y les llamamos para decirles que su madre había muerto. Los hijos, pese a esperarlo, lógicamente estaban muy compungidos y tratamos de aliviarles y darles consuelo. En esas estábamos, cuando de pronto entra corriendo una enfermera y dice que la paciente ha salido ella sola de la parada y el corazón ha vuelto a latir. Gritos de los hijos, nosotros otra vez corriendo a la habitación...

La paciente, en efecto, se había restablecido, pero su pobre corazón, al rato de haber vuelto a latir, se paró de nuevo. Esta vez, mi jefa decidió que no le aplicasen el desfibrilador y que la dejásemos morir tranquila. De nuevo, y por segunda vez, hubo que llamar a los familiares y volverles a decir que su madre había muerto. Un número.

NOTA: Vuelvo a leer esto y quizá pueda sonar un poco fuerte lo de «dejarla morir». Por si hubiera alguna duda, recordar la situación de la paciente, lo hablado previamente con la familia, y el propio hecho de haber estado en parada durante varios minutos con las consecuencias que acarrea aun en el caso de «resucitar». Y no, esto no tiene que ver con la eutanasia.

fantasma paraíso dijo...

Bueno... qué rapidez en colgar mi comentario, no me ha dejado ni firmarlo. ¡Que era yo, el Fantasma!

Wolffo dijo...

Debo decir, en honor a la puta verdad, Buch, que esperaba algo mejor que esta majadería que acabas de dejar aquí escrita. A veces te destapas con alguna cosa que tiene gracia, pero este gusto por el despropósito acabará perdiéndote, hijo, en serio. ¿Es esta tu aportación a la posteridad? Las piernas de Lorna, yendo al tema, son algo sensacional. ¿Sabes? tienen la cantidad justa de carne (un poco más gorditas y redondeadas que las de las modelos), la suavidad de una bufanda de seda y la temperatura que esperas que tengan unas piernas. Te he mandado la canción (mi versión, claro, porque ya puestos a culturizarte, es mejor que empieces por lo básico: yo y los beatles) y no para que digas nada, sino precisamente, para eso, para que no digas más veces eso del java, porque uno de estos días, Bich,. uno de estos días, te cuelgo del escroto, parta ver si aguanta, a ver de qué estas hecho.
Afectuoso abrazos, sí, pero no vuelvas, por favor, ni a medio insinuar que intentarías levantarme una moza, porque es algo completamente fuera de tu alcance y absolutamente inadecuado.

Foss, te lo pido por su bien. No le des bolilla a Buch. Está gravemente enfermo de la mente y el espíritu no es bueno seguirle la corriente. Su psiquiatra y su cuñao, que sabe un huevo, me lo han advertido: es mejor no darle la razón, porque se crece y entonces, la hemos cagao. Tú ignórale y los ataques, ellos solitos, se le pasan. Te lo juro.

Fants, eso es lo que pasa al ser transparente: a veces no se te ve y pareces eso, anónimo.Estoy subiendo lo que te comentaba, a ver si lo puedo poner en el comentario, porque tiene que ver con la anécdota que cuentas, además, y si no, lo pongo al final del post. A ver si sale:
(no, definitivamente, no sale, no lo admite, lo pongo al final del post)

En fin, una preciosidad, ¿no?
La tele no es mala, hombre, no seas como esas viejas que dicen "no, no, eso de internet es malísimo... todo lleno de pornografía".
Los telefilms y las series son cosas distintas del todo. Salen ambos por la tele, pero es como maldecir los telediarios porque no te gustamn los programas del corazón, o los partidos de fútbol. Un telefilm es una adaptación a la televisión de un formato en principio pensado para el cine. Pero una serie es un formato pensado para la tele. El concepto no tiene nada de malo, ¿no? una historia por entregas, pensada así, para ser emitida por entregas... no sé, a mí no me parece que por salir por la tele una cosa pierda valor, es un pensamiento demasiado snob hasta para mí.
Y verlas seguidas, si te gusta, es mejor, no da pereza ver una cosa que te gusta ver. Es como decir que oír un disco entero da mucha pereza. Yo no me siento "a ver qué me echan" en la tele, pero me gusta ver algunas cosas, no tiene nada de malo, es un buen bicho para según qué cosas.
Lo malo de ser un fantasma milenario es que duras eternamente, pero en realidad, tienes que reconocer que te has quedado en el 73, con Bowie, Warhol y T-Rex. Lo sepas.
Ea.

The Foss dijo...

Ahora entiendo a qué te referías ... Impresionante presentación para una serie, aunque reconozco que tampoco he visto ningún episodio de esta.

Mi hermano, adicto a cualquier cosa que salga por la pantalla desde que era pequeño, ha ido depurando su estilo y ahora el tío se ha visto todas estas de las que hablas, A 2 metros bajo tierra, CSI, 24, Perdidos,...).

Yo me enganché a una que no duró mucho, Jericho. Me parecía una pasada pero me temo que no tuvo mucho éxito y Telecinco se la cargó.

CSI tampoco está mal, Las Vegas y Miami al menos. La de NYC me gusta menos...

Buen día a todos.

Wolffo dijo...

Es buenísimo, ¿verdad? La serie es, claro, sobre una pequeña funeraria, un negocio familiar y arranca cuando el empresario de pompas fúnebres, el padre de la familia, muere y les deja a su familia el marrón de un negocio tan poco atractivo como medio de vida. Es genial, en serio.
Bueno, muchacho, yo no ví Jericho, porque de hecho, las series que me gustan las veo en DVD, en plan atracones, soy así de masoka.
Y buen día a ti, amigo, Abrazo.

Buch dijo...

...qué mano de guantás te daba ahora mismo...

Wolffo dijo...

Y ojo... que no digo yo que no me la merezca, ¿eh? no digo yo que no me la merezca. Me refiero a la mano de guantás. Lo reconozco, en serio.

fantasma paraíso dijo...

Genial la presentación de la serie. Gracias. De verdad, casi me han dado ganas de ponerme a ver un capítulo..., casi. Agradezco tus explicaciones sobre lo que es una serie y lo que es un teleflin, aunque ya lo sé, coño. Perdona si las he metido en el mismo saco, pero en realidad comparten que han sido pensadas para emitirse por televisión, por mucho que el telefilm sea una adaptación de otro tipo de formato (cine). Y en realidad me da igual, las meto en el saco de que salen por la tele y de que a mí no me interesan mucho, la verdad. Así que es un saco personal e intransferible que no pretendo dogmatizar.

Tu alusión al 73, pese a que hayas metido a Warhol en la cita prestada, no termina de convencerme mucho porque los años 70 fueron tremendamente horteras. Hoy se hace difícil hasta para la vista soportar una película de aquella época. ¡Por Dios, qué pantalones y qué camisas!

Tampoco soy como las viejas qué dicen que «Internet está fatal y lleno de pornografía». Aunque ya que sale el tema, decirte que los que se han quedado en el 73 son los aún adictos a la pequeña pantalla y las citadas viejas (y viejos, ya que el plural lo he puesto en femenino). Los jóvenes hoy en día pasan cada vez menos tiempo delante de la televisión y mucho más delante de Internet. Esto es un hecho.

Por otra parte, yo no digo que la televisión sea mala ni nada (Dios me libre). De hecho, me da igual los programas que pongan y si hay series españolas de vergüenza ajena o si sale el cocinero de un ¿famoso? contando sus miserias (las propias y las del famoso). Es que me da igual, en serio. Las privadas son empresas privadas que pueden hacer lo que les de la gana para generar ingresos, y en la cosa pública... carezco por completo de fe. Así que, como por suerte y de momento, la tele no es obligatoria, pues que pongan lo que quieran. Recuerdo que el mando suele tener un botón colorado que es el de apagar.

A mí tampoco me gusta el fútbol (por citar otro entretenimiento popular de gran predicamento), y tampoco digo que sea malo ni que lo tengan que prohibir. Lo único es que yo no le dedico mi tiempo libre. Los conceptos de maldad y bondad, implican además un juicio moral, y nada más lejos de mi intención.

Te confesaré otra cosa, además: a mí la tele me duerme. No sé si será la edad o los contenidos, pero me duerme. Quizá la utilicen para eso, para anestesiar en masa a los ciudadanos (a la ciudadanía como les encanta decir, ¡joder, cuánta pedantería!). En fin, me sigo asombrando (o no), cada vez que publican un estudio con las horas de media que dedica cada español a ver la tele cada día...

¡Qué se le va a hacer!, quizá (y ya que los has mencionado en una de tus respuestas aquí) estemos tan contentos en ese «mundo feliz», o quizá, y siguiendo con Huxley, deberíamos abrir «las puertas de la percepción».

Wolffo dijo...

He visto que repites el comentario en el post siguiente, así que te contesto allí.
Ea.

linmer dijo...

La canción te ha quedado de lujo, canción que no conocía, por cierto. Pero qué maravilla.

Wolffo dijo...

Hi, lin; te ha gustado? coño, pues me alegro, porque la grabé con mucho cariño. Gracias, un abrazo.