lunes, mayo 05, 2008

raro

Raro. Sí, me siento raro. He cambiado el ordenador, ahora el nuevo va a toda, el monitor es grande y se ve de lujo y todo es más sencillo que hace diez días, pero no soy capaz de sentarme a escribir nada nuevo.

No voy a despedirme porque en estos tres años y pico me he despedido y he reaparecido más que un torero de los malos, y eso no está bien. Pero no tengo demasiadas ganas, por el momento, de postear. Ni, casi, de grabar nada.


Esta canción de Hilario Camacho, (que puedes bajar aquí, si es que no vomitas escucharla Wolffo - Madrid amanece desenchufada) que es de antes de que Madrid fuera considerada una ciudad guay y todo eso, siempre me gustó mucho más, por ejemplo, que esa apestosa crónica de Sabina que se titulaba "Pongamos que hablo de Madrid", una canción que siempre me ha olido a pies. Y a pis de callejón. Está grabada así, con mi guitarra de doce cuerdas y un micro al aire en dos tomas, y me ha salido fatal, pero es todo lo que he sido capaz de grabar esta mañanita. No me apetecía ni repetir. Sigo viendo amanecer, sigue mi vida tan normal, pero no me apetece soltaros más peroratas, por el momento. June ya no me quiere leer, y yo no puedo disimular lo que me duele eso, así que poco importa todo lo demás.
Hasta pronto, buena gente.

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Después de tantos y tantos post... deberíamos pagarte un sueldo primorosa clavellina.
Yo llevo diciendo tres años que voy a volver... y no se si me he "secao" definitivamente.
Volverás mi querido amigo, porque tú siempre estás.
Un beso dulce.
Pd: ¿Qué hay de mis ranas?, ¿las has dejado sin agua?.
taramay

The Foss dijo...

"'Los viejos soldados nunca mueren; solo se desvanecen. Y como los viejos soldados de la balada, ahora cierro mi carrera militar, y simplemente me desvanezco - un viejo soldado que tan solo intentó cumplir con su deber como Dios le dio a entender. Adiós."

Esta frase no es de Wolffo, sino de Douglas MacArthur cuando se retiró de la vida militar y pensaba presentarse a las elecciones legislativas de 1952 como candidato republicano.

Si la frase fuera de Wolffo sería más positiva y avisaría de que no se retira definitivamente sino que se toma un tiempo.

Mientras tanto, dos cosas:

- Una ya te la he dicho hace un rato. Ya sabes dónde estoy si necesitas algo.
- Dos. Pégale un tiro al divShare, hace tiempo que no soy capaz ni de descargar las canciones. Y la de Camacho me apetece de veras. ¿Me la puedes pasar como de costumbre al correo?

Abrazos al por mayor.

Binche dijo...

Animo, Wolffo, que hoy es un asqueroso lunes, pero pronto viene ese maravilloso viernes.
Tómate tu tiempo, yo estaré esperándote (como siempre) para volver a leerte, que siempre es un placer.

Muchos besos de esta tulipana que te aprecia de veras. ;)

Fray Barriga dijo...

Que me vas a contar querido Hermano, si yo llevo raro nosecuantos meses, y aunque lo echo mucho de menos soy incapaz de postear (y a veces hasta de comentar).
Aunque a lo mejor en tu caso es simplemente el síndrome 'postpuente'.

Un gran Abrazo

kotinussa dijo...

Estado de rareza nº 1: Muy normal, porque con ordenador nuevo todo el mundo al principio está un poco despistado. Yo, que empecé con un 286 con monitor de fósforo verde en el 84, y desde entonces he tenido como seis ordenadores, sé bien lo que es eso. Y lo curioso es que a los pocos días te has acostumbrado de tal forma que te parece que siempre tuviste esos monitores planos y enormes, esos procesadores ultrarrápidos y esos pedazos de discos duros.

Estado de rareza nº 2: También muy normal, porque tu estado natural es desquiciándonos con esas historias tan divinas y con el oído archi-regalado con esas salmodias de cuasi-adoración que sabemos que te gusta escuchar y a nosotros nos gusta regalarte. Bueno, Buch prefiere usualmente sacarte defectos y ponerte de los nervios, así que el que falte eso también debe ser un motivo más para que te sientas raro.

Pues nada, aquí estaremos esperando. En lugar de esperar que amaine el temporal, esperaremos a que vuelva el ciclón (nosotros también somos raritos).

Lo que espero, ya como cosa personal, es que no te pierdas de vista del todo y que sigas sin faltar a tus citas en "El cuaderno".

Besos.

el_Vania dijo...

Hermano Lobo, Escorpión tenías que ser... like me.
Estoy de un blof con el blog que lo flipas.
Yo venía a verte para recibir mi vitamina "W"... Pero veo que something's in the air... hay mucha gente de los que sigo que están tomando pausa o directamente han echado el cierre.
Confío, espero y deseo, que tú no te vayas nunca, querido amigo. Y seas como Ortiga Caño, te pongas tan agustito... y vuelvas de nuevo a la palestra.
Recibe un gran abrazo. A ver que día de estos te llamo y charlamos.
Y por cierto, que aunque no coma pasas, me acuerdo que me dijiste que "en teniendo" el nuevo ordenata... ibamos a hablar de plugins y colaboraçoes.
Echandote ya de menos:
Tu amigo Iván.
Salud+OS!

Buch dijo...

Es como sentirse un poco ¡puaj! ¿no?. Tranquilo es planetario. Es una rara conspiración que conozco perfectamente.

si quieres que te termine de hundir, sabes donde estoy.

Collejas.

PD: Dile a mi ahijada que tendrá lo que le corresponde, que ando esperando una cosa, pero que es cuestión de días.

Hale, guapo.

Teresa, la de la ventana dijo...

Ays, Wolffillo... Cómo me suena eso... Tómate un respiro, que eso es lo bueno de tener un blog, que no hay que fichar, y uno lo coge y lo suelta cuando le parece.

Eso sí, te echaremos de menos, y miraremos todos los días a ver si has vuelto...

Kisses varios.

Michel dijo...

Yo te ofrezco un mojito en la Habana vieja dentro de un par de semanas, mi amol.

mahomal dijo...

Cago en la leche, ahora que me había puesto al día con el mp3..
Pero como sé que el peroratear y tú sois inseparables, espero leerte pronto en blog, emilio....o novela.

Y a ver cómo te suena esto: que le den a June

Un beso enorme, gran Montaña.
p.d.: soy muy paciente y discreta y no digo nada del folleto. Pero ya te vale, tío

yambra dijo...

Ah, que no es aquí, que me he equivocado...

fantasma paraíso dijo...

Me pillas a traición, enfangado de trabajo y sin tiempo mas que para haber leído tus (quizá) últimas líneas. En realidad llevo un mes un tanto atropellado y eso se debe a que además de ser médico y hacer las cosas que se supone que hacen los médicos (y que no tienen mucho que ver con las cosas que se supone que hacen en las series de médicos, que tanto parecen gustarte) también soy traductor. Lo de traductor es en plan freelance, por lo que tiene sus periodos de agobio y sus periodos de descanso. Bueno, yo tengo organizado mi trabajo para llegar a todo, pero eso no evita algún que otro tapón.

Tecleaba, por tanto, «en mis horas libres», dando forma adecuada a las palabras de otros, y mientras, pensaba en qué decirte en cuanto tuviera la ocasión. Sí, puedo hacer las dos cosas a la vez, de hecho traducir también lo hago con música, cosa que me resulta imposible con otras actividades intelectuales, como escribir. Supongo que este tipo de cosas hacen que a veces cuando uno lee las instrucciones de una cámara de fotos dude sobre si lo que tiene en sus manos sea tal vez un misil tierra-aire. Aunque, tranquilo, que yo no me dedico a tales trastos (ni cámaras, ni misiles).

Lo primero que he pensado es que hay que ver lo adictivo que es el ser humano. Esto, tan evidente con las drogas y con los que después de juntarse por casualidad con dos figuritas de búhos pasan a ser coleccionistas de búhos para el resto de sus vidas, se aplica a casi todas nuestras conductas. Necesitamos engancharnos a algo o a alguien. No sé por qué, pero es así. Y un buen día entras en un blog y poco después vuelves a hacerlo, y entonces mandas un comentario, y de repente estás metido en ese pequeño mundo habitado por personas que no conoces, pero a las que dedicas un rato de tu tiempo. Y eso que el tiempo es finito.

Los gobiernos prohíben o fomentan las adicciones según lo que mejor les convenga para controlar a la gente. Quiero creer que detrás del cierre de tu blog no se encuentra la mano negra del Estado. Aunque no sé, como ya dije aquí, yo desde lo de Kennedy soy muy de conspiraciones…

Foss, tan oportuno, ha citado la despedida de MacArthur. Yo prefiero quedarme con el célebre «volveré» que pronunció cuando se vio obligado a retirarse de las Filipinas en la Segunda Guerra Mundial, promesa que cumplió al reconquistarlas un par de años después («He vuelto», dijo entonces). El «volveré», claro, también lo hizo célebre Terminator. Y vaya si volvió.

Y es que Hollywood nos tiene tan acostumbrados a las segundas partes desde que Johnny Weissmuller era Tarzán en blanco y negro, que ya no nos podemos creer que nada se acabe para siempre (por más que nos lo cantara Bryan Ferry). ¡Pero si hasta en la Biblia nos dicen que Cristo volvió! Y no pretendo ser irreverente, pero aun dejando comparaciones místicas, si han podido hacerlo Spiderman y Alien y Harry Potter y Luke Skywalker y Jason y Hannibal Lecter y Freddy Krugger y Tiburón y Cara de Cuero… ¿no va a poder hacerlo Wolffo? Queremos creer que sí, claro. Y si no es ahora, como Arturo en Avalon, algún día, algún día…

Andaba yo también pensando antes de leer tu despedida que en estos días se cumplía un año desde que empecé a entrar en tus Peroratas. Un año de “retomar” la amistad, que se imponía celebrar. Lo comentaba con Borja hace poco: la verdad es que con todo esto del blog tengo cada vez más ganas de quedar un día con Jordi. Porque mucho escribirnos, pero nada de vernos las caras, y ya iba siendo hora. No por quitarme mi vieja y baqueteada máscara de fantasma, de Fantasma del Paraíso, porque he tenido cuidado de ir agujereando lo suficiente la preceptiva sábana que me cubre, como para dejar que se vislumbre mi carne inmortal. He engarzado pistas a mis cadenas y he contado viejas historias a la luz de la luna. Soy un fantasma chismoso, me temo, pero fantasma al fin.

No sé si el cierre se ha producido ya. Si contestarás a estos últimos comentarios o si sólo queda silencio y oscuridad. Me gustaría que aún respondieses en este «raro» final, claro. Y me gustaría que quedásemos de una vez, hombre, porque sería una pena no hacerlo. Quizá no sea así, y esté aquí escribiendo estas líneas que nadie leerá, clavadas en el cementerio de tu blog, sobre la lápida con tu nombre… Pero ten cuidado, amigo, porque ya sabes que los cementerios me son afines.

Salinger, en su libro «Nueve Cuentos», comienza con la siguiente cita: “Conocemos el sonido de la palmada de dos manos, pero ¿cuál es el sonido de la palmada de una sola mano?”

Michel dijo...

Querido Phantom: Eso de "las personas que no conoces" no me lo dirás a la cara, que tengo una foto contigo compartiendo catre. Tranquilo que no se nos reconoce.

Y ya que estamos con encuentros, te reconozco que también tengo ganas de verte. Prometo llamarte uno de estos días, como te dije allá por septiembre, cuando nos encontramos dos días seguidos, yo andando y tú en rumboso descapotable.

Abrazos C...

The Foss dijo...

Siempre he pensado que esta web, m�s que un blog donde Wolffo cuenta sus cosas y los dem�s leemos o leemos y comentamos, era un lugar de encuentro.

Y no un lugar de encuentro cualquiera, sino algo al modo del Rat Pack de Frank y sus amigos.

Wolffo's Lounge lo llamar�a yo.

As� que, ya ves. Dices que te retiras una temporada y aqu� nos tienes a tu banda comentando y esperando tu vuelta. Seguro que si miras en el Webstats tienes un cerro de visitas ...

Wendeling dijo...

Poco más que decir, cuando ya te lo han dicho todo y todos. Sabes donde estoy, cuando quieras pasas por casa y te invito a un arroz de esos que siempre se me pegan pero salen riquísimos.

Besos de una maia.

el_Vania dijo...

Jo, sí que está rarito el lobo, que ni siquiera contesta a los fieles parroquianos, con lo que le gusta...
Salud/OS!

Michel dijo...

Algo tienes que decir Wolffo, que estrenan la peli de ¡"Meteoro"!

Wolffo dijo...

Caray...
todo lleva su tiempo. Simplemente, me lo estoy tomando con calma. No es una triste despedida ni nada de eso, es solo que ahora no puedo ni siquiera pararme a contestar como a mí me gusta.
Si alguien, de verdad, estuviera preocupado, o triste o alguna cosa así, que no lo esté, es solo que ahora no puedo, de momento, atender Las Peroratas como me gusta hacerlo: escribir con cariño, grabar una canción adecuada, contestar a cada coementario con la misma dedicación (o más) que la que el comentario tenga...
Es solo eso.
Me váis a perdonar que no os conteste -de momento, que todo llegará- tan largo como suelo, pero os diría, así, como de pasada, que tengo que volver a pedirle a taramay y a mahomal que me reenvíen lo que ellas saben, porque el cambio del correo me ha dejado sin el correo anterior. A Foss, que a mí sí me rula el divshare, a Binche que yo te aprecio igual, a Fray Barriga que ya te vale, reaparecer solo en las ocasiones "raras", a Kotts, que pensaba que la adoración era completa y no "cuasi"; a Vanitas que suena muy alegre por teléfono, a Buch que su ahijada le espera pero no por su dinero, ella solo quiere que la lleves a merendar y hablar contigo de cosas interesantes, como por ejemplo, la floración de invierno; A MariFenestra que no se deprima y que no guarde su guitarra, a Michel que tengo que pasarle un eMail que le va a gustar tener; a yambra que claro que se ha equivocado, en este blog solo entra gente decente; al fantasma, que mi eMail es wolffoarrobagmailpuntocom, a Michel que ya van dos, a Foss que no postee desde su Blackberry y que si no lo puede evitar, que escriba sin acentos; a Wen que nada de lo que diga ella lo ha dicho nadie antes, así que no digas que tienes poco que decir, al Vania que ya van dos y a Michel que ya van tres y que el recuerdo de meteoro se me ha clavado directo en el corazón.

Hasta pronto.

Wolffo dijo...

Solo una cosa más: June no existe. Y eso es lo que la hace tan encantadora a mis ojos, deseable a los ojos de los demás y detestable a los de las demás.

Princesa del Guisante dijo...

Para mí, que por vocación soy nocturna (y por trabajo no ejerciente, para mi desdicha), lo de ver amanecer es una de esas cosas sobrevaloradas que hacen que el mundo esté de mal humor. O sea, sólo entiendo ver amanecer volviendo a casa, y no saliendo de entre las sábanas, que es uno de mis sitios favoritos para estar.

Me encanta la capacidad de síntesis de Buch, tú haces un post de astenia y él lo traduce con exactitud (y ramalazo superpop) en "me siento un poco puaj" :)

No me gusta que digas que June no existe, después de las historias que tiene detrás, las suyas y las que le hemos ido añadiendo.

Voy a bajar la de Hilario Camacho, aunque yo del pobre hombre sólo recuerdo la de "tristeza de amor", y creo que si la que cantas es en esta línea, el hecho de haberte dedicado a grabarla puede explicar por sí solo el tono del post. Y aunque me digas que ha sido al revés no me lo voy a creer porque me cuadra mejor así y tiendo a cabezota :P De poder vomitar, que no sé si he contado que no puedo, igual que no puedo recibir un pinchazo relajada, por eso no dejo que me receten inyecciones, lo haría más por la canción que por la versión, prejuzgando te lo digo. Madrid se presta muy poco a ser cantada, no recuerdo ahora mismo ninguna canción dedicada a ella que me guste, y si recuerdo alguna dedicada a partes de ella, como "la puerta de alcalá" que cantaba el dúo progre imitando a las ambulancias, mi yo psicópata lucha por salir a la calle armado hasta los dientes en busca de algún culpable.

Esperaré el fin de la astenia, igual que espero el concierto ese del sábado para pasar un fin de semana en el hotel de tu pueblo. Pero recuerda que la paciencia no es una de mis virtudes.

Besos, mientras.

el_Vania dijo...

Como cantaba John Waite... y luego no tan mal aTina Turner...
I'm Missing You.
Salud/OS!
PD: Come back soon, man. A ver ese post de la conversión de Takamine a Takayours.
PD2: Wolffo es la polivalencia y la multitarea personificada. Puede tener contigo conversaciones interesantísimas y profundas vía teléfono celular, a la vez que bate un huevo!!!
Un fuerte abrazo, amic!