lunes, diciembre 10, 2007

Julia (vuelve a tocarme, por favor)



Half of what I say is meaningless
But I say it just to reach you,
Julia

La mitad de todo cuanto digo carece de sentido, pero, ¿lo entiendes?, lo digo sólo para llegar hasta ti. Si te siento alrededor, mi amor soñado, solo quisiera coger una guitarra y cantarte y conseguir que, por un minuto, sólo un maldito minuto, olvidaras toda la mierda que flota en el espacio que respiro y volvieras a escucharme y a mirarme como entonces. Como cuando era para ti un diosecillo menor, un hombre admirable, el sujeto de tu amor. Y tal vez, de ese modo, reúnas las ganas de escucharme, acaso por última vez, y me dejes contarte qué es lo que sucedió. Porqué murió todo.

Julia, Julia, oceanchild, calls me
So I sing a song of love, Julia
Julia, seashell eyes, windy smile, calls me
So I sing a song of love, Julia

Mi amor, mi niña… ¡nena! ¿eres tú quien me llama? Acerco, pues, mis pies a tu orilla, nena mar, y pasearte y rodearte y temerte y admirarte, será todo uno; susurrarte palabras inciertas, frases certeras, hacerle una segunda voz al rumor del oleaje que son tus idas y venidas y entonar junto a ti la canción eterna del abandono cruel, será el consuelo que el tiempo me brinde; y sentir una vez más sobre mi espalda la mirada de caracola de tus ojos semicerrados, será mi señal, como cuando ladeas la cabeza y tu pelo travieso y tu sonrisa brisera y refrescante me dice que este – y no otro- es el momento de hacerte el amor. De notar que te corres al sentirme, feliz y aventurero, indagando en tus adentros y me sorprendes con una avalancha de ganas de mí. Por eso te canto esta canción de amor.

Her hair of floating sky is shimmering, glimmering,
In the sun

Julia, Julia, morning moon, touch me
So I sing a song of love, Julia

He visto tu pelo, cielo ingrávido, flotar sobre la almohada; lo he sentido tenuemente brillar sobre mi pecho y he aspirado el olor del principio de todos los tiempos entre sus rayos inmensos y amarillos. La mañana en que desperté a tu lado, mujer de espalda despejada, de vientre de arena, de voz sureña y cadenciosa, la mañana en la que la luna no quería esconderse, y se lamentaba de no poder brillar eternamente, esa mañana juré a todos los astros del cielo infinito, que así como ellos eran de inalcanzables para mí, sería tu amor de inagotable para mi corazón-basurero. Porque guarda lo que tú ya no quieres, lo que tú has tirado al pozo del olvido, para recrearme siempre, para ser dichoso, acaso un segundo, al recordar que lloraste desnuda en mis brazos desnudos. Por eso te canto canciones de amor, claro.

When I cannot sing my heart
I can only speak my mind, Julia
Julia, sleeping sand, silent cloud, touch me
So I sing a song of love, Julia

Hum hum hum...calls me
So I sing a song of love for Julia, Julia...
Cuando no pueda hablar con el corazón, y solo pueda decir lo que pienso, será entonces cuando todo haya terminado. No eres mi fantasía, arenal durmiente, no. Eres la experiencia más real de mi alma disparatada. Aun cuando callas, aun cuando otorga tu ausencia sentencias terribles para mi garganta herida, aun siendo la nube silente que, enfadada, todo lo nubla... eres la nube que da sentido al cielo, y hace que el despertar del sol o su ocaso sean un espectáculo digno de verse. El contrapunto a la limpieza mentirosa del cielo que tanto nos hace cantar.

Tócame, por favor, tócame.

Que tus manos vuelvan a medirme y a respirar por no ser pequeño ahí debajo. Que tu pelo vuelva a recorrerme de arriba abajo y que la cara interna de tus muslos recuerde cómo me abrazaba y me acariciaba y me apretaba y me quitaba la vida; que tus pechos, alegres y verbeneros, vuelvan a querer introducirse entre mis labios voraces y agradecidos por el festín carnal y divino; que tus nalgas suaves, blancas y cálidas vuelvan a fortarse con mis caderas pidiéndome acción. Tócame una vez más, por favor. Por eso, amor mío, solo por eso, te canto esta canción de amor.

(La canción es de John Lennon, y fue grabada en el Album Blanco de los Beatles. La canto solo con guitarra acústica y voz... y todo lo que llevo dentro)

Me recuerda Fray Barriga que no he puesto el enlace para bajar el trema. Pues eso, que puedes bajarla aquí:

18 comentarios:

el_Vania dijo...

Por el amor de God, Jorge...
Qué preciosidad de versión, qué preciosidad de entrada... que maestría mezclando al maestro Lennon con tus propios versos...
Me he emocionado, porque además esta canción me pone los pelos como escarpias... y tu versión es buena, amigo... sin peros... amén de ser un tema que jamás aprendí a tocar.
Me ha encantado. (Y lo de los pechos alegres y verbeneros, no tiene parangón, eso el bueno de John jamás lo escribiría, ya ves, te codeas con los grandes).
Precioso, hermoso, fabuloso.
La espera ha merecido la pena.
Un fuerte abrazo, amigo mío.
Salud/OS!
PD: He tenido problemas en ODEO, pero ya están solucionados... así que te espero en "El Planetoide" para que escuches "Llévame (con Vos)", que además, tiene guiños a esos sueños rotos que tú y yo tenemos en mente.
PD2: ¿He sido "Prime"? Joder!!
:)

fantasma paraíso dijo...

Yo a las Birmettes, bueno, a Objetivo Birmania, vale, les vi en Rockola (claro) y en Campello, Alicante. El concierto del Campello fue total, porque al final salieron las dos disfrazadas con un traje de gatitas haciendo cucamonas y restregándose cual mininas en celo. Terminaron cantando aquello de “Desidia al borde del mar”, cambiando la letra por “Campello al borde del mar”, y ya en pleno éxtasis animaron a la gente a subir al escenario a bailar. Joder..., ¡en buena hora! Como en todos los conciertos que suele haber en pueblos siempre están los típicos garrulos (en fin, sin ofender, pero ya me entendéis) de por allí, y el caso es que poco faltó para que hubiera que sacar a las chicas escoltadas por la guardia civil, porque casi se las comen vivas. Y sí, lo que valía la pena de OB eran las Birmettes y no otra cosa. Que quizá tampoco estaban tan buenas: una de ellas, de hecho, era más bien feuca, pero era la que mejor tipo tenía. Ah, y yo en mi habitación tenía entonces un collage muy grande con todo tipo de fotos y recortes, y entre ellas había una foto de las Birmettes, de espaldas, con una pierna flexionada y marcando culo con unos pantalones de lunares. Aún tengo el collage, aunque ahora está algo descolorido en el garaje, pero sigo echando una mirada nostálgica a aquellos culos de cuando en cuando.

En cuanto a la polémica sobre tías mollares en aquellos años, además de por la ya citada Ana Curra (por cierto, Fósforo, detalle importante el que aportabas con lo de las medias rotas. Como a medio arrancar, lo que añadía un nosequé de morbo y desasosiego), como decía, que además quiero romper una lanza por Rubi. A mí al menos me gustaba bastante. Ella, me refiero, y bueno la canción aquella del novio y tal. Y además estoy dispuesto a jurar sobre un montón de Biblias que en un concierto en Rockola cantó “Me he enamorado de un fan” mirándome fijamente. Tiempo después la conocí, en un concierto de Paco Clavel cuando sacó un disco de duetos (¡te cagas!). Pues eso, que si por medio de una amiga que era colega de MacNamara, que también estaba, y una serie de peripecias que no vienen al caso. Pero habían pasado más de 10 años y ya nada era lo mismo.

Y sí, princesa, yo también me acuerdo de Aerolíneas Federales. No es que me gustaran mucho, la verdad, pero si recuerdo la canción que dices de “No me beses en los labios, que tengo un calenturoooón”. Que, por cierto, eso del calenturón ¿qué es?, porque me suena a una mezcla de calentura y calentón. Y teniendo en cuenta ambas cosas y la letra de la canción, más parece sugerir que lo que quería es que la besasen en algún otro sitio, ¿no crees?

Y otra cosa, princesa, tienes toda la razón con lo de revisitar viejos vídeos. Yo también tengo ese de “Groenlandia” y es la monda. Con Bernardo Bonezzi cantando y Tessa a su lado haciendo movimientos espasmódicos. Bernardo sigue en la música y ha compuesto bastantes bandas sonoras para pelis, entre otros de Almodovar. Con esto de los Zombis me acabo de acordar de Álex de la Nuez, al que tengo bastante manía por lo de Christina Rosenvinge. Que puso a la pobre chica a hacer aquellas moñadas del “¡Chas! y aparezco a tu lado”. Lo digo porque ella sí que me gustaba bastante, y cuando se repuso de lo de las moñas (por cierto, también iba con las medias rotas) sacó una vena rockera algo más interesante aunque, eso sí, con el handicap de su vocecita. Hace poco he conocido a su hermana Teresa, pero de momento no me ha presentado a Christina...

¡Eh, Wolffo! Yo también fui a ese concierto de presentación de Dinarama que te perdiste y estuvo muy bien. Por cierto, de aquella época, cuando Carlos Berlanga comenzaba con su proyecto, recuerdo en Diario Pop una canción que luego jamás encontré grabada: “100 mujeres rusas”. ¿Te suena a ti (o a alguien)? Y hablando del Diario Pop, ya sabes que Jesús Ordovás se ha jubilado..., ¡cómo pasa el tiempo! El sábado estuve cenando con Nacho Moreno, el dueño del Sol, y me contó la fiesta-concierto de despedida que le organizaron allí la semana pasada. La verdad es que no fui, pero al parecer estuvo “todo el mundo” y fue la monda. En fin.

Nota final: escribí esto justo antes del puente y no logré ponerlo en el blog. Terminaba preguntándome quiénes coño eran Iván y Pedro Marín. Sigo sin saberlo a ciencia cierta, pero estos días he estado en Barcelona y me he acordado de vosotros porque en muchas farolas de la ciudad he visto carteles del tal P. Marín: un tipo con barbas. No sé qué anuncia, pero está al caer.

Nota a mi nota: Veo que hay post nuevo y me ha gustado el texto que, fíjate tú, al principio pensé dirigido a una hija y no a una amante. Supongo que, quizá, por lo de ser su “diosecillo menor”. ¿Podemos ser dioses para otros que no sean nuestros hijos...? La canción, que le tengo muchas ganas, para cuando llegue a casa.

Buch dijo...

Antes de que me olvide, FANTIE, si que conozco 100 mujeres rusas. Era de DINARAMA a secas y las estrofas no recuerod pero me parecía muy chulo que el tío decía en el estribillo: "Hay cien mujeres rusas en el espacio exteriooooooooR", y esto llevaba una serie de efectos sonoros espectaculares.
Y, Wolffo, el post es tan redondo, que yo creo que no se le puede decir nada, solo leerlo. PAra mi Julia, va de pareja con Dear Prudence, pero tampoco puedo decir por qué. Me encanta de Julia que coje como una viveza en algunas partes "So I sing...", que es omo lo de "LEvantemos el corazón". ¿Me explico?

Wolffo dijo...

Vanitas
Ya he escuchado tu tema, macho, y me has sorprendido muy gratamente. Muy bien. A quien lea estas cosas, que vaya a escucharle, que está muy bien.
La canción es una pasada, ¿verdad? Sonaría mejor con la Takayours, claro, un día me voy a tu casa a grabar un tema unplugged, te lo juro. Que le tengo ganas a esa guitarra.
Por cierto he leído tu(s) correo(s) y como siempre, no entiendo una palabra, pero el conjunto suena interesante, así que a ver si te pillo y me explicas todo eso del iTunes que yo me pierdo.
Bueno, colega, gracias por tus palabras, felicidades por la canción y ya sabes: keep on picking!

Fantous
Tela... En lo de las tías buenas, he cogido el single de "Yo tenía un novio..." porque no recordaba a Rubi buenez alguna. Es correcta, solamente, ¿no? Quiero decir que era como sosa, sin ángel, ni nada. A mí me gusta "¡Chas...!". Es más, creo que es la única canción de ella que me gusta. Es cierto que es moñas, pero cuenta una historia divertida, una situación de esas que todos hemos pensado alguna vez: ¿y si fuera un fantasma (como tú) y me colara en el dormitorio de Maritoria y le fastidiara los planes sexuales? ¡Lástima...! Es verdad que luego se ha hecho como más rockerilla y marginaloide, pero, seamos francos, bastante más aburrida, también. A mí no me interesa nada, desde luego. Hace poco oí un disco suyo, en un programa de R3, a medias con un pollo que, créeme, tío, era un verdadero coñazo. Ella explicaba cada canción antes y después y no sabría decirte qué era más lamentable, si la canción o sus patéticos esfuerzos por explicarse, como justificándose, en plan, lo siento tío, tenía que ser marginal, y si para ser marginal he de ser una pelmaza, a plomo no me gana nadie. Tristísimo, de verdad.
A mí, de Dinarama, la que me gusta de verdad es "No hay", equidistante y genial y claro que recuerdo esa canción, cuyo estribillo puedo cantar y he cantado en la ducha muchas veces. No es que sea gran cosa, pero es pegadizo. Hacía años, eso sí que no pensaba en ella.
Bueno, al final, al fin, hablas del texto. Me halaga que te guste, Fant, y te diré algo: yo tampoco sabía que pudiéramos ser dioses para ellas, las verdaderas diosas, pero, créeme: a veces, pasa. Y con auténticas diosas.
Ya me dirás algo de la canción, colega. Un abrazo.

Buch
Es verdad todo lo que dices. Lo del estribillo y las oes y los efectos, y lo del redondo (lo contrario sería falsa modestia) y lo de que va con Dear Prudence, una canción monumental, desde luego. Y en lo de levantar los cojones, en eso también tienes toda la razón. Tienes tanta razón que solo me queda darte las gracias porque a vece, cuando te empeñas, eres buena persona. Y listo. Y limpio, oiga.

Kotinussa dijo...

Uy, cuántos recuerdos, el disco blanco. Yo lo tenía, se lo cogí a una tía mía y ya no se lo devolví. Me acuerdo de algunas canciones: Blackbird, While My Guitar Gently Weeps, Honey Pie, Martha My Dear, Ob-La-Di Ob-La-Da, I Will... Y esta también, pero se me deben haber olvidado muchas más, porque era un disco doble ¿no?

Siempre que cantes una canción de Eagles o los Beatles tienes mi bendición.

En cuanto al post, pues como ya me he acostumbrado a comentar tus historias surrealistas y absurdas, cuando pones algún texto de este tipo no sé qué decir, en serio. Pero me perdonas, ¿verdad?, que no puede una ser siempre perfecta.

Besos gordos.

Fray Barriga dijo...

Con el divshare te oigo a retazos y no has puesto tu habitual enlace para descargarla en MP3, así que me quedo con las ganas de oirte. Por lo menos pudo leerte y disfutar de tu post, pero no tanto como Julia.
PD Estaba por ahí, os leía pero ni siquiera comentaba.

linmer dijo...

¿Ya sabes que todo lo que se hace con el corazón gana encanto verdad? (coloque las comas y reordene las palabras como le plazca)

La verdad es que cuando te pones épico-lírico no hay quien te gane, a pesar de que no me guste que acabes metiendo tanto efluvio, flujo y reflujo...

La canción, maravillosa, no podía ser de otro modo. Ya nos tienes acostumbrados.

Un abrazo, amigo.

Wolffo dijo...

KotiMari
el disco blanco, si lo recuerdas bien, traía 4 fotos tamaño "holandesa" (¿recuerdas ese tamaño, un poco más achatado que un folio...?) de las jetas de los fab-four. Cuatro fotoss que estaban en el collage que, como en la del Fantous, adormaba una pared entera de mi habitación. Era un doble, en efecto y, como a ti, a mí me gustaban más las acústicas, con Blackbird (una de esas canciones que toooodos los guitarristas aprenden, mejor o peor) y I Will, y la de George, Long, long, long y un montón más. Esta siempre me pareció especialmente inspirada. Y en cuanto al post, nadie está obligado a decir ni mu, así que si no te dice nada, no digas nada, KotiMari, y yo me quedo con los besos gordos que me dedicas, que con eso ya sabes que me tienes ganado. Y además, te los devuelvo encantadísimo.

FrayHermano
Tienes razón, coño, se me ha olvidado el link. Pero ya lo he corregido, y te dejo uno especial para frailes:
Wolffo - Julia
Así que andabas por ahí, y no decías esta boca es mía, ¿eh? Cuando se tiene talento, como te pasa a ti, Hermano, debería estar penado callar. Porque, al fin y al cabo, nos estás robando el placer de leerte a los demás. Este argumento es intachable, colega, ¿qué me dices, eh?
Un abrazo mortal.

Linmerick
Desde luego que, al menos, gana en corazón, eso no lo he dejado de saber nunca. No me queda del todo claro el elogio, amigo: ¿No hay quien me gane... en qué? ¿En efluvioso? ¿En palizas? En fin, es broma, he entendido lo que dices, pero ten en cuanta una cosa: el corazón, como sabes tiene razones que la razón no entiende. Y si escribes con ese músculo, luego tienes que apechugar con lo que salga. Y a mí me sale así, guarrete, ¡qué le voy a hacer! Y la canción es maravillosa, eso es verdad, pero es que es nada menos que Mr. John Lennon, una deidad...
Un abrazo y gracias, amigo.

Morgana dijo...

Uno de los mejores post que te recuerdo...
Te admiro por esa capacidad que tienes. No dejes jamás de escribir.

Leerte sigue siendo una gozada, amigo Wolffo.

Que te voy a decir de la canción... maravillosa. Seguro que Lennon sabía que algún día tú la cantarías... ;)

Besos eternos

Princesa del Guisante dijo...

¡Me encanta la versión! Esta vez he querido esperar a escucharla antes de comentar el texto, porque por motivos que no vienen al caso aunque quizá haciendo un gran esfuerzo intuyas, es una de mis canciones preferidas, de esas que me gusta escuchar, y si me acunan al tiempo, no puedo pedir más; incluso puedo posponer un cigarro. Puedo también olvidar que está dedicada a una madre.
No me gusta el tema del post porque no me gustan nada los amores no correspondidos, ni los relajados, ni los que están replanteándose, y, sin embargo, me gusta muchísimo como lo escribes tú. Tanto, que si yo fuese Julia, no dejaría de tocarte y te rendiría la adoración que merecen los dioses no menores, sino cercanos. Y tangibles, claro.
Besos

mahomal dijo...

Bien hecho, Montaña. Muy pero que muy bien hecho.
Aquí me tienes, rendida a tus pies.
Montones de besos

Wolffo dijo...

Morgana...
Gracias, bitxarraka, por ser tan sumamente cariñosa conmigo, siempre. Es una gozada contar con gente así, como tú, que nunca falla. Ni siquiera aunque lo merezca. Te mando mil besos y luego otros mil. Y lo que dices de la canción y el divino John... te comía.
Gracias, Morgana. Besos y achuchones.

Guiss
jajajajaja, no sé a qué te refieres, oye, no sabría que es lo que tengo que intuir... chica, soy muy lerdo para esas cosas, dime: ¿pòrqué es una de las que más te gusta? ¿Por ese La Mayor constante que acompaña la canción? Podría ser... En cuanto al acunamiento, me lo pido, y te dejo fumar además, mientras, siempre que no fumes cosas de esas que huelen raro.
Eres tan adorable que merecerías ser Julia, porque a todos nos gusta que nos traten como a dioses cercanos y tangibles, sobre todo tangibles, claro. Qué quieres, me mola cuando me tocan las princesas... (bueno, lo imagino, porque no he sido tocado aún por miembra alguna de la realeza, pero no estoy seguro de que sea muy distinto al sobeteo, por ejemplo, de una abogado o una telefonista...)
Besos a ti, Guiss, y gracias.

Mahomalilla
NO creas, hija, ya te contaré. En fin, lo que me mola es eso de imaginarte rendida a mis pies... Eso tengo que verlo. Muchos besos e intenciones de cumplir la media, ya te llamo y te digo.

mahomal dijo...

Vale, ya me contarás, pero que está muy bien hecho no es discutible. Es un texto redondo, buenísimo. Es una canción preciosa y llena de sentimiento ...QUE LO HAS HECHO MUY BIEN. O no??

Wolffo dijo...

Gracias, Mahomalilla, ya te contaré.

Besos.

fantasma paraíso dijo...

¿Dioses...? ¡Ufff! Reitero lo dicho: para tus hijos y mientras son pequeños. Y si me apuras, ni eso, porque aunque resulta inevitable que tus niños pequeños te vean como una especie de dios que vela y dirige sus vidas, también creo que ya desde entonces deben saber que los padres se equivocan, y meten la pata, y piden perdón (cosas que no veo yo a, pongamos Aquiles, haciendo). Y a tu pareja está muy bien admirarla, y que te admire a ti —de hecho creo que es fundamental— pero nada de divinidades. Es que, francamente, ¿quién quiere ser un dios?. Y menos aún tener uno en casa. Los dioses son perfectos, omnipotentes, por encima del bien y del mal..., aburridos.

Por otra parte, parafraseando a Spiderman: “un gran don entraña una gran responsabilidad”. Así que no, gracias. Me estoy acordando también de Rita Hayworth, que decía que sus relaciones eran difíciles porque los hombres se acostaban con Gilda y se despertaban con Rita. Pues eso. Así que, como decían los Stranglers, “no more heroes any more”.

Y bajando a cosas más terrenales, aclarar que a mí de Christina Rosenvinge lo que me gusta es ella, y me da igual que vaya de marginal o de lo que quiera. De hecho, no estoy muy al tanto de su carrera musical últimamente. Sé también que se casó con Ray Loriga, aunque se han divorciado. Y ya que cito a Loriga, aprovecho para decirte que su primer libro —“Lo peor de todo”— me gustó bastante, y luego le he leído otros con mayor o menor fortuna. Digresiones aparte, confesaré que tengo aquél vinilo del famoso ¡Chas!, y también el primero que sacó en plan rockera —“Que me parta un rayo” (buen título, buena foto de portada, y me gustaba que su grupo se llamara “Los subterráneos”)—, así que ya ves.

Y Rubi, bueno hombre, era mona y llevaba muy bien las minifaldas. Y la canción del novio ya sé que no era el no-va-más. Pero era muy de la época: frescura y frivolidad. Que por cierto... ¡bendita frivolidad!, porque hasta entonces el panorama patrio era un muermo total, con tanta pana, tanta caspa, tanta barba, tanta profundidad, y tanto cantautor.

He escuchado tu versión de “Julia”, y lo que más me gusta es que transmite mucho sentimiento, y eso es lo más importante de una canción (o de todo) por encima de otras consideraciones. Sigue así.

Wolffo dijo...

Fantous,
Casi me habías convencido con lo de los dioses y ta, hasta la última palabra de tu primer párrafo. Eso de que la perfección es aburrida es un cuento de los que no somos capaces de serlo en todo y todo el rato. Pero si ers capaz de ser, durante un minuto y en una cosa (en amarla, por ejemplo), perfecto, te aseguro que serás un dios. Aunque, claro, es verdad que más dura será la caída y todo eso, no lo dudo, pero no cambio ese momento de deidad por años de con esto me conformo. Spiderman, Rita y Stranglers, vaya colección, colega. Puro eclecticismo, ¿Eh?
De Ray Lóriga, a mí me gustó mucho un libro de relatos que se llama El hombre que inventó Manhatan, creo. Había algunos de los relatos que estaban realmente logrados y cómo se unían algunas de las historias era verdaderamente ingenioso. Yo también tenía ese vinilo de Alex y Chris, pero el grupo con chica que me gustaba a mí de verdad, eran los Esclarecidos. Y Cristina Lliso cantando que quiere ser Arponera me pone a mil. Y unos que se acabaron muy pronto, pero que dejaron la eterna Ráfagas, los Bólidos, cuyo single con tres canciones conservo como oro en paño.
Gracias por tus palabras sobre Julia, porque, efectivamente, esta vez, estaba cantada, especialmente, con el corazón. De hecho, hay dos o tres pequeños desafines, pero que como me salieron porque casi me pongo a llorar (esta declaración no me la tengas en cuenta) mientras grababa, las he dejado ahí como testimonio sentimental.
Ea, que ya he puesto otro post.
Un abrazo, Fant.
Por cierto, colega, voy a quedar con Mich, JaviBu y JaviBo en breve, ¿quieres que te avise y apareces en plan estrella invitada? Es que me mata hablar contigo así y que tú sepas quién soy yo y yo andar otra vez tan despistado contigo...

Un abrazo, anyway.

Cris dijo...

Como dirían en la Mancha, los vellos como escarpias (en realidad dirían ejcarpias).
No sé por qué me evoca un atardecer delante del mar, de esos en los que no hay nada más que el mar y tú, y alguien viene y te achucha por detrás y no te dice nada... es perfecta.

caray tío, qué bien suenas. Qué bien cantas.

Wolffo dijo...

De hecho, Crispu, es la canción, qu3e es tan buena que ni siquiera yo, al borde del llanto, en muchos pasajes, soy capaz de estropearla.
Y si te evoca eso es porque eso o te ha pasado a ti, o me tiene que pasar a mí, estoy seguro.
Muchísimos besos y muchísimas gracias.