martes, noviembre 13, 2007

algunas voces lejanas

I feel fine (a capella)

Cantar a voces es lo mejor. Cuando se reúnen unos amigos entre los que se da la cosa de que a todos les gusta la música, les gusta cantar juntos y les apetece pasarlo bien, pasan estas cosas. Eso ocurrió el pasado sábado en casa: seis amigos y yo grabamos, sin más instrumento que la pandereta, esta divertidísima canción de los Beatles. La canción, la conoceréis todos, es un tema gigantesco de John Lennon, optimista y marchoso (aunque a nsotros nos salió un poco lenta) que resume en su estribillo lo que es la felicidad: Ella está enamorada de mí (o bien, yo estoy enamorado de ella...) y yo me siento bien. Así de sencillo. Es un tema magnífico para cantarlo y genial para escucharlo, pero pocas veces me lo he pasado tan bien haciendo música como el sábado pasado. Gracias Nacho, Nico, Jordi, Dúrex, Mistargüelo, Jotadé y Wolffo, o sea, yo, por una tarde inolvidable. Desde luego, no salió a la primera, pero debe ser la sexta o la séptima toma, no más... ojalá se transmita lo bien que lo pasamos grabándola.

Harrison Ford no es tan buen tipo como parece. En realidad, apenas sabe comportarse en sociedad. Es sorprendentemente apocado y su conversación es ridículamente escasa. Puede hablarte horas, eso sí, de la granja de pingüinos que su familia tiene al sur de la Argentina. Al parecer, crían pinguinos policía porque tienen una encima en los cojones que sirve para hacer una crema de manos muy buena. Por lo visto, la crema hidrata muchísimo y es utilizada por las metetrices de los puertos pesqueros asiáticos para masturbar masivamente a los pescadores chinos, quienes encuentran muy divertida la masturbación comunitaria. Pero no es solo por diversión, sino que es algo profundamente cultural, cuyos orígenes se pierden en la noche de los tiempos. Es interesante esta historia, ya verás.

Un pescador fenicio descubrió, en cierta ocasión, hace bastante tiempo, en la época de antaño, más o menos, que si una china se la meneaba después de una mala faena de pesca, se iba a casa más contento que si no se la meneaban. Así que se lo contó a los otros pescadores fenicios que faenaban en aguas chinas y se convirtió en una costumbre. Cuando uno no pescaba nada, le decía a una china que le hiciera una zambomba y la frustración de volver sin peces a casa se tornaba en satisfacción por llegar con el churro exprimido. Poco a poco, los pescadores fueron dejando de lado sus obligaciones pesqueras, y simplemente se hacían a la mar para fumarse unos Fortunas y apretarse unas Sanmigueles con cortezas para, a la vuelta, hacerse con una chinita de buen corazón y ágiles muñecas y que le hiciera un zumba-zumba antes de volver a casa con una sonrisa bobalicona en el rostro. El misterio de los pescadores fenicios, ineptos felices, tenía a los pescadores chinos nerviosísimos, aparte de que las lesiones de muñeca empezaron a mermar las capacidades cocineras de las chinas cuyas manos, antes ajadas y cuarteadas de tanto manipular redes y aperos, aparecían ahora bien hidratadas y ya va siendo hora de terminar esta frase, que parece que se han olvidado los puntos.

Una de las mejores pajeadoras chinas, que se llamaba Mortimer, le contó a su marido el misterio: a los fenicios no les importaba no pescar porque las mujeres chinas de los pescadores chinos les hacían trabajos masturbatorios a mansalva. El chino, que se llamaba Hijoputa Sendasbolas tuvo visión de futuro. En vez de cabrearse y decirle a su mujer que dejara el tema, se disfrazó de china y aquel mismo atardecer se sentó en el puerto y se ofreció a un fenicio bastante feo, que se parecía a un pingüino (me refiero a uno de los feos, porque los hay bastante resultones), para darle el meneíllo, cosa que el fenicio feo aceptó de buen grado. Se arrepintió pronto pues las manos de Hijoputa no eran como las de las otras chinas: eran callosas, ásperas y grandotas y estrujaban el glande del fenicio desafortunado con entusiasmo, sí, pero sin tacto alguno. En fin, Hijoputa terminó de hacérselo al fenicio y guardó el lechoso resultado de la exprimida en un recipiente hecho con tripa de atún oriental.

Empezó a aplicarse la crema y vio que aquello funcionaba. Sus manos se hicieron suaves, esbeltas y bonitas. Hijoputa se hizo modelo de manos y salió en mogollón de pelis porno, en los los planos cortos, meneando penes y haciendo dedillos a clítoris agradecidos de actores y actrices porno que, si bien no disfrutaban nada follando y todo lo demás, esperaban el momento de la masturbación de Hijoputa con verdadera impaciencia, pues lo hacía muy bien.

Hijoputa no cobraba mucho. No cobraba lo mucho que podría cobrar, quiero decir, pues era muy cotizado, pero, a cambio, exigía quedarse con el semen de toda paja que hacía. Lo mezclaba con paté de atún y mejillones y hacía una crema hidratante asombrosa. A todo el que le aplicaba la crema hidratante le solucionaba el problema que tuviera en la piel: exfoliaba, ayudaba a cicatrizar, rejuvenecía la piel y en general, arreglaba la piel de todo el que se la aplicara.

Un día, volviendo a casa con un pedo del quince, le recogió un taxista turco en las cercanías de la estación de Praga.

- ¿A dónde?

- A casa – dijo Hijoputa, que realmente estaba cansado de tanta masturbación y deseaba volver a su china natal y tirarse a su mujer, que era más divertido, y que ella le hiciera una mamadita de esas que ella hacía tan mal... ahora que lo recordaba. Pero, para variar, que le hicieran cosas a uno, no estaría mal. El taxista turco resultó ser un pingüino, pero travestido, de modo que Hijoputa creyó que era una pingüina, en realidad.

Cuando Hijoputa levantó la vista y vio los ojitos de pingüina mirando por el retro, le entró un calentón y le propuso a la pingüinita que se pasara al asiento trasero. Ella accedió y se enrollaron. La pingüina era tan diestra en las artes amatorias, que a Hijoputa no le importó descubrir un grueso pene entre las aletas (como muchos travestís, estaba extraordinariamente dotado) y, en el paroxismo del sexo, se la meneó al pingüino.

Unos segundos después de que el pingüi se corriera, mientras se echaban un pitillito, irrumpió en el taxi Harrison Ford, sin tacto alguno, diciendo, siga a este coche, amigo, pero como ni la pingüina fraudulenta ni yo éramos amigos suyos, le solté una hostia así, de refilón en plena jeta, con la mala suerte de que mi anillo de casado le hizo un profundo corte en su cara tan americana.

-Ostrás... – declaró el astro del celuloide

Y a mí, como me dio pena, le acaricié la cara en plan pobrecito, y como la tenía pringada con leche pingüinil, milagrosamente, la herida sanó, sin cicatriz, ni nada.

- Colega, la cena me ha sentado de culo y tengo una acidez de cojones, ¿me darías un poco de crema para chupar?

Entonces yo le expliqué de dónde había salido la crema y después de asombrarse por lo bien que estaba caracterizada de pingüina el pingüino, vomitó con gran aparato digestivo y eructil, dejando el taxi hecho una pena. Pero no se arredró Harrison, no creáis, y supo ver la verdadera parte positiva: las asombrosas propiedades cosméticas y curativas de la lefa de pingüino.

Hijoputa, que se acababa de enamorar del pingüino que parecía una pingüina y que, en la vida social era un taxista turco en Praga, le propuso a Harrison Ford un negocio, con las siguientes palabras:

- Harrisonford, te propongo un negocio

Y el señor Ford, como un tonto, solo dijo:

- Te escucho, hijoputa

- Anda... ¿cómo sabe mi nombre?

- Ah... ¿lo sé...?

Al final, se pusieron de acuerdo. Y es así como la familia Ford compró una granja en el sur más sureño de la Argentina y empezó a criar pingüinos y pingüinas que surtían de materia prima a una fábrica de la crema de manos más famosa del mundo mundial: South Seminal.

Hijoputa Sendasbolas se asoma al mar cada anochecer y le parece oír voces, pero en realidad, sólo es una voz, reverberada por millones olas. Es la voz de su mujer, la china Mortimer, que otrora pajeaba fenicios en el puerto y se quedó sola y pobre en china y todas las mañanas salía al muelle y le gritaba al viento:

- ¡Hijoputaaaa....!

Y nunca obtenía respuesta. La verdad, a nadie le extraña.

45 comentarios:

Un Fosforo dijo...

Pues no te lo vas a creer, bueno sí, pero te voy a contar un par de cosas, bueno tres.

-1- Menos mal que no me ha visto nadie por la ventana del despacho leyendo esto porque debía tener una cara de estar descojonado vivo.

-2- Tengo una manía, lo confieso, cuando encuentro algo curioso, que me choca, lo busco en Google. Resultado:


South Seminal

Devuelve:
Article - Southern Changes Digital Archive- [ Traduzca esta página ]The interview ranged broadly and represented a looking backward by one of the South's seminal figures shortly before his death. Following are excerpts. ...
beck.library.emory.edu/southernchanges/article.php?id=sc09-2_003&mdid=sc09-2_001 - 43k - En caché - Páginas similares

1994 IUCN Red List of Threatened Animals - Resultado de la Búsqueda de libros de Googlede Brian Groombridge, World Conservation Monitoring Centre, Georgina M. Mace, BirdLife International - 1993 - ochrana přírody - 285 páginas
... Andaman and Nicobar Islands: South Seminal: Indonesia: Malaysia: Peninsular Malaysia. Sabah. Sarawak; Myanmar, Palau; Papua New Guinea: Philippines; ...
books.google.com/books?isbn=2831701945...

India vs- [ Traduzca esta página ]... arab and unexplained south seminal ethnicities), 10.91% as black (around 7% as black african, 4.79% as black caribbean, 0.84% as "other black"), ...
volny.cz/allsex/c/india-vs.html - 10k - En caché - Páginas similares

Amazon.com: "Eric Santner": Key Phrase page- [ Traduzca esta página ]... Russ Castronovo, American South, seminal fire, white male mind, 2cf black phallus, cut penis, ritualized homosexuality, black male body, primal scene, ...
www.amazom.com/phrase/Eric-Santner - 102k - En caché - Páginas similares



-3- Si piensas que Harrison Ford es impresentable, deberías conocer a Penélope Cruz. A esta le ha dado por un negocio basado en el sudor de sobaco de mono babuino. Hace un potingue con nosequé propiedades beneficiosas para el sexo anal.
Lleva meses llamándome para que me encargue yo de la distribución en la zona Oeste (Pozuelo, Majadahonda, Las Rozas, Valdemorillo, ...) pero después de pensarlo y valorar si me compensaría dejar mi trabajo actual para dedicarme a "Por un buen sexo anal: sobaco de Babuino", le voy a decir que no. Así que estáte atento que lo mismo te llama para ofrecértelo a ti.

De la canción, hoy no caben comentarios ni sobre el bajo, ni sobre los solos de guitarra (ni ningún capón cariñoso de Vania sobre la batería), es puro divertimiento. Y trasmite tremendo buen rollo.

Me ha traído a la cabeza una noche, en pleno Greenwich Village en Manhattan, que me encontré a cinco tipos cantando "New York, New York" en una esquina a capella. Era tan espectacular que los coches se habían parado y tenían colapsada la calle. (Y estaba lloviendo).

Como siempre, un abrazo lleno de envidia por esa cabeza tan imaginativa.

Buch dijo...

Joé, que guarro!!!. Te encantan los fluidos chaval. Aun así reconozco que me he reído, y ya sabes que yo no sy nada de reírme sino de amargarme. Pero mira, esta vez...(Ahí te dejo esos puntos suspensivos, que se que te joden). La historia anterior, ya sé que no lo vas a creer la comenté desde la biblioteca municipal de villalba, un día que fuí, en plenas vacaciones.
La canción, joé me parece difícil de hacer a capella, qué cosa más original. ¿no?
Besos.

Binche dijo...

Tío, qué amigos más divertidos tienes, que en vez de entregaros a la bebida (como hacemos nosotros) os pasais la tarde cantando una canción a capella e incluso lo grabais hasta 7 veces!!!!!!!! Admirable, de verdad, y suena muy simpático. ;)

La historia es una guarrada muy divertida, jaja, menos mal que estoy sola y no me ha visto nadie reirme a carcajadas! :pp

Besos

el_Vania dijo...

Macho, creo que deberías haber ido a ese cásting... o igual llevas la corbata muy apretada... o es que eres un salidorroººoºoºoºoºooºo!!
Juajuajua! Menuda mezcla más surreal, me ha encantado.
Y mira que además desde crío me encantan los pingüinos...
Esta noche cuando llegue a mi choza, te escucho cantar con los coleguis.
Abrazous tremendous!
Salud/OS!

Princesa del Guisante dijo...

bien, en vez de las peroratas de Wolffo va a parecer esto el diario de patricia, ni un post sin una confesión mía: colecciono pingüinos. Hasta ahora la gente encontraba sólo adorable, infantil o peculiar (según la manía que me tuviesen) esta manía mía, pero ahora que todo el mundo sabe la historia de las propiedades de los pingüinos no sé si pararme a pensar cómo me imaginaran sus calenturientas mentes cuando me encierro en mi habitación...
Por otro lado, admirada estoy de la riqueza de vocabulario, porque si a mí alguien me llega a haber pedido alguna vez que le hiciese una zambomba, me hubiera espantado tanto espíritu navideño, y punto. Lo del churro exprimido es demasiado gráfico, pero lo capto mejor (seguramente por evidente, claro)
En cuanto a las cremas, me temo que yo soy de las que son capaces de ponerse cualquier excrecencia previamente pasada por un laboratorio y debidamente envasada. Está claro que no he usado nunca mi propia orina ni la de nadie conocido (a sabiendas) para mejorar la calidad de la piel de mis manos, pero supongo que la de algún pescador noruego sí; o igual no son ellos los que mean, sólo la usan... tendré que volver a leerme el prospecto.
Besosssss

Wolffo dijo...

Fosfus,
1- me alegra que nadie te haya pillado, porque es difícil de explicar la situación:
- ¿De qué te ríes...?
- ¡Juas, juas...La lefa...juas! la lefa del pingüino...!

2- No entiendo nada de lo que pone ahí... mi inglés es limitadísimo, pro te diré algo. He hecho la misma prueba y ahora, la primera entrada que devuelve es:
Las Peroratas de Wolffo
... y empezó a criar pingüinos y pingüinas que surtían de materia prima a una fábrica de la crema de manos más famosa del mundo mundial: South Seminal. ...
otradewolffo.blogspot.com/ - Páginas similares - Anotar esto


Soy un hombre importante en Google...

3.- Lo que cuentas de Pene (algunos, los que, de verdad, la hemos visto en bolas,en pelotas, sabemos porqué la llamamos así) es tan asqueroso que, al principio creí que era coña. Luego me he dado cuenta de que es tan cierto como lo de South Seminal. Si me llama Pene le diré que se busque a otro socio, sobre todo porque siempre, de siempre, me ha parecido que es una mujer con fuerte olor corporal. No sé porqué, pero me da esa impresión.
Joder, qué envidia me das tú a mí con eso de "...una noche, en pleno Greenwich Village en Manhattan, que me encontré a cinco tipos..." ese tipo de experiencias no las he tenido y aunque solo fuera para colocarlas de vez en cuando en los blogs del personal, me encantaría poder tenerlas. Con tu permiso, te robo el párrafo y a alguien que no me conozca se lo colocaré, cambiando algo si hace falta, pero esa forma de contar anécdotas tiene que ser mía...
Un abrazo a ti, Fosfus, lleno de buen rollito.

Buch,
mente estrecha... ¿Por qué guarro? es interesante. ¿No te parece? Seguro que no sabías que los pingüinos policía tenían esos cojones tan particulares. Los puntos suspensivos no me fastidian, me fastidia el abuso.... de los puntos..... suspensivos..... y cuando.... enlugar de los tres que deben ponerse, se ponen cincuenta..... como si así la cosa quedara más en el aire..........
Tío, es un honor imaginarte leyéndome nada menos que en la célebre biblioteca villabina, un edificio lleno de historia y de libros, seguramente. Y la canción la excusa del java no te vale esta vez. No vas a librarte, txaball.
Besitos dulces.

Binchix,
no la grabamos siete veces, no, digo que debió ser a la sexta o la séptima que salió entera. De todas formas, presumes que la bebida y la música son excluyentes cuando, mujer, si escuchas la manera en que está cantada, convendrás conmigo en que ¡ambas convergieron en esta ocasión!
La historia no es guarra, es curiosa, Tulipancilla mía. Como decía un cura en mi cole, lo sucio no es el cuerpo de la mujer a la que miráis, sino los ojos con los que la miráis. ¿Qué tiene de guarra la lefa de pingüino...?
Besos a ti, cielo, y me encanta haberte hecho pasar un buen ratito.

Vanitas,
esta historia es más autobiográfica de lo que parece. Tanto que, en un momento, tan identificado estaba con el prota, que paso a narrar en primera persona, ¡y en presencia de Harrison Ford, nada menos!
Los pingüinos te encantan, de acuerdo, pero ¿de qué manera? ¿Acaso has probado tú en tu tersa piel las propiedades curativas y regeneradoras de su esencia? El mundo debe saberlo, Van, no le robes esa información...
Abrazos a ti, colegui.

Wolffo dijo...

Guiss,
coleccionas pingüinos... qué curioso. Yo no tengo migún animal que coleccione así, en plan figuritas de porcelana (el elefante, por ejemplo, he observado que se da mucho en España), peluches o cosas por el estilo, así que lo de los pingüinos me parece correcto, además de adorable, infantil y peculiar. Pero no pienso mal de ti porque sé a ciencia cierta que tus fantasías las ocupo yo, que soy un hombre tremendamente eficaz, en cuanto a la sensualidad y a las prestaciones sexuales se refiere, en las fantasías de los demás.
Si lo piensas, una zambomba es una expresión más gráfica que churro exprimido, o por ahí le anda...
Busca el South Seminal y aunque tu piel es una especie de seda japonesa, bien lo sé yo, verás cómo cambia tu vida y te sientes mujer-mujer en menos de nada. sobre todo, gustándote como te gustan los pingüinos...
Besos a lo burro.

Kotinussa, una fenicia muy cabreada que le va a poner las peras al cuarto a su fenicio dijo...

Ya comentábamos últimamente las fenicias, con sospechas y desconfianza, que nuestros fenicios estaban muy raritos: está claro que era el efecto "china masturbadora".

Pero se van a enterar. Les vamos a corresponder adecuadamente. Por supuesto, no con un chino, que son unos canijillos, y una fenicia es mucha mujer para ellos. No, no, esperaremos a que aparezca por aquí una invasión de altos normandos rubios y de ojos azules, o unos fornidos nubios. Y la pesca se acabó para ellos, que estamos hartas de que lleguen con el barco lleno de atunes malolientes. A partir de ahora, a patearse Egipto y Creta, para que nos traigan cosas monas: bisutería estilosa y tejidos finos.

Te puedo asegurar que la vida de los fenicios va a cambiar bastante.

Y en cuanto a la canción, al contrario que Binche, me parece apreciar un alto contenido etílico en el grupo. Casi llego a oir "Asturias, patria querida... (puntos suspensivos dedicados a Buch)", que es lo que suele oirse en estos casos.

Besos.

Binche dijo...

Leñe, que lo de cantar en plan abstemio era coña, qué poco se ha notado mi sarcasmo! :pppppppp
De hecho se os nota a leguas, jajajaja! ;)

Kotinussa dijo...

¡Ah, por cierto! Para la próxima reunión les pones la Coral de la cantata 147 de Bach (que la tienes en KotiClassics), y hasta que no os salga perfecta no hay recreo.

el_Vania dijo...

Jooer... esa versión parece grabada en la Taberna de Moe, Wolffo!! Menudo "alegrón" que llevábais los coleguis y vos!
Me ha gustado, porque es fresca y espontánea, y a pesar de no ser muy fan de los acapellismos, debo reconocer que la he escuchado de pe a pa con una sonrisa en los labios.
Me gusta la clase de tipo que eres, es más, casi dudo de tu "derechismo", ya me entiendes. Tienes un buen rollo y una contagiosa alegría de vivir que para sí quisieran muchos de los hippies de los 60.
Por eso me gusta lo que haces.
Por eso me gusta que me consideres tu amigo.
Por eso me enorgullece ser yo el tuyo.
Un abrazo.
Salud/OS!
PD: Tengo casi el "pollo en el horno" (me refiero a tu paquete que te he de enviar por SEUL). Ya te avisaré por el telefoncio.
Ta lueeeee!!

el_Vania dijo...

Por cierto, nueva receta en TeleHuevo, te perdiste la anterior (si bien eso tiene enmienda) pero en esta, hacia el final, hay un guiño hacia vos que hará que sientas el pecho henchido de "Egotrip". Para que veas lo que te quiero.
Salud/OS!

Mari Rayas dijo...

A ve.
Qué imaginancia,mijito! De las imaginancias buenas!
Me encantó. Sin desperdicio, fabulosa historia.

Los comentarios son un mundo aparte, me los leo enteritos porque tampoco tienen desperdicio.

Nota especial: Kotinusa la fenicia. Ustedes dos son un dúo espectacular. Así como con el Vania hacen buenas migas musicales, vos y la Koti se sacan chispas. Estaría interesante que armaran alguna historia entre los dos, ahora que se conocen más...

La canción: je, ta mú guena, ta graciosilla! =)

Besos, Wolffo

Wolffo dijo...

KotiFeni,
y eso que las chinas lo hacen fatal, seguro que vosotras lo bordáis. Pero es que los fenicios no saben lo que tienen en casa...
Y si tenéis alguna duda, lo que tienes que hacer es nombrar una comisión masturbadora. Algunas de las fenicias con aptitudes pedagógicas pueden venir a Valdemorillo a hacer un cursillo intensivo. Yo me ofrezco voluntario para probar las habilidades y corregir pequeños fallos y todo lo demás.
En fin, si hubiéramos grabado lo que a cintinuación cantamos... Asturias no cayó, pero sí otros clásicos borrachuzos que enternecen hasta el corazón del doctor House.
Tomo nota de tu petición, pero en vez de whisky, nos haría falta algo más fuerte. ¿LSD, tal vez?
Bastantes besos, KotiFeni.

Vanitas,
mi casa y la taberna de Moe se parecen: procuro que vengan los amigos y siempre pico en las bromas telefónicas.
No soy derechista, como dices. Cuando hago caricatura de mí mismo, digo que soy facha, para eso, para hacer caricatura. En un esquema clásico y reducido a derecha-centro-izquierda, vale, estoy en la derecha. En general, mi postura política es la que prima los derechos del hombre sobre los de la sociedad y sostiene la libertad de los individuos es lo más importante. Soy liberal en toda la amplitud de la palabra: estado pequeño, pero fuerte. Y lo que me pasa es que no soporto esa cantinela según la cual lo guay es ser de izquierdas. Prefiero a un hombre sensato y aburrido a un idiota idealista. Lo mejor sería un idealista sensato, pero ya sabes...
Bueno, amigo, vaya rollo que acabo de soltar. Acabo de pasar a ver las recetas y me han gustado, La verdad es que lo de TeleHuevo es un hallazgo, tío. Una idea cojonuda.
Un abrazo.

MariRayas,
¡gracias, mi querida Rayitas, qué amable eres! Es verdad que los comentarios suelen ser más jugosos que el propio texto, es lo que más me gusta del blog. Que la gente se explaye, si quiere, y que hable y hable, o escriba y escriba, vamos, y hay siempre verdaderas joyas entre los comentarios. A mí me encanta esta parte. Tus comentarios, sin ir más lejos, aunque, a veces, te dé por permanecer en silencio.
Muchos besos, y muchas gracias, pampera mía.

Amy dijo...

No eres listo tú!!!! Ahora quieres que las fenicias aprendan de las chinitas..jajjajaj yo creo que ahora Koti sí que te va a cantar las cuarenta.

Wolffo dijo...

Amy,
claro que soy listo... pero no soy fenicio, es la lástima. No es que me queje, pero una pajilla de una china de manos amables, cutis hidratado y muñecas cadenciosas no creas qtú que me da reparos... Koti toma sus propias decisiones, no creas y estoy seguro de que en estos avatares es tan diestra como la que más...
Un beso, Amy y gracias por tu buen humor.

Kotinussa dijo...

¿Que estás seguro? Puntualiza qué grado de seguridad tienes, por favor. ¿Acaso has hablado con alguien? ¿Has tenido en tus manos algún documento oficial? ¿Tienes información privilegiada? Por alusiones, exijo saber cuáles son tus fuentes.

Wolffo dijo...

KotiMari,
claro que estoy seguro. Pero es una seguridad del tipo Estoy seguro de que hoy estaría muy a gustito tumbado al sol y con hawaiianas masajeándome los pies. No he tenido la experiencia, pero estoy por jurar que me gustaría. La que nos ocupa, es una actividad para la que sólo hace falta sensibilidad y buen sentido del ritmo, y sé que tienes de ambos en grandes cantidades. Esa es mi seguridad. Ahora, que si eso no es para ti suficiente, estoy dispuesto a hacer de banco de pruebas, porque no me fío yo para estos menesteres de "mis fuentes". Prefiero beber directamente del canal...

Kotinussa dijo...

¡Ah, bueno! Pues si no era más que eso...

Wolffo dijo...

Nada más que eso, profa.


Nada menos que eso, profa.

Un Fosforo dijo...

Anda, que he leído por ahí en casa de Guissantesse, que no escribe nadie nada en tu blog.

Lo que hay que ver, señor, señor.

Y además, hoy que casi la palmo por un ataque de alergia, mi comentario tiene aún más valor.

Y no es que yo lo diga.

Un abrazo.

Kotinussa dijo...

Yo también he visto tu lamentación y te he dejado allí una contestación, quejica.

Princesa del Guisante dijo...

Aquí vengo, a unirme al «comando tirita» (de apósito, no de tiritar, aunque el termómetro del escritorio dice que en la calle hay -4º)
He escuchado la canción, y me gusta, porque escucharla pone contenta.
He releído el post y no tengo claro cuándo se supo que se podía sustituir un pescador fenicio por un pingüino para obtener la enzima milagrosa esa, salvo que desde el origen los pescadores fenicios fuesen en realidad pingüinos disfrazados. Si es esta última razón, habrá que concluir que los pingüinos han sido los precursores de Mortadelo, porque igual se hacen pasar por un pescador fenicio triste, sin pescaditos en su red, que por un taxista turco en Praga.
Me niego, por otra parte, a rememorar la escena del taxi y Harrison Ford, porque a mí Harrison, en Indiana, me gustaba hasta el punto de que la canción de Hombres G parecía hecha para mí, o más bien para quien me soportase por aquel entonces. Por cierto, ¿tú eras de los que aborrecían a los hombres G?
Besos ;)

Wolffo dijo...

Mira los tres, qué monos...
Fosfus, ¿qué te ha pasado? Eso de casi la palmo ¿es verdad? ¿Tan fuerte es la cosa? Pues no, no es que tú lo digas, amigo, lo digo yo: tiene muchísimo valor y así es como yo lo entiendo. Gracias.
KotiMari, guapa, ahora iré a ver qué has puesto en casa de Guiss, pero me temo lo peor. Además, creo que tú tienes el récord de anotaciones en este post. Si quitamos tus comments y mis contestaciones, esto estaría en pelotillas. Un beso.
Guiss, parece ser que el semen es hidratante, así en general, el de los fenicios y el de los cartagineses, especialmente, por sus cualidades hipoastringentes. Además, el de lo pingüinos, tiene más rollito cuidapiel por algo que tienen en los huevos, testículos o cojoncillos, una enzima (gracias por la discreta corrección), al parecer, que combate los radicales libres. Esto, según un estudio de la Universidad Libre de Sanscott, Virginia, un centro docente de primera magnitud en este tipo de estudios(1).
Yo, efectivamente, detestaba bastante, y así lo sigo haciendo, a Hombres G (anda que la cancioncita esa de buen rollito de porque no estar unidos y esas cosas, no se la podían haber metido por el culo en formato CD, para que vieran lo ddesagradable que resulta). No sé, por lo tanto de qué canción hablas, aunque puede que la haya oído y Harrison Ford no es tan buen tipo como parece, de verdad te lo digo.

A los tres, os diré que mi queja no era queja, sino observación. No es afán numerario, sino ganas de debate lo que hecho en falta. De todas formas, queridos amigos, os voy a confesaruna cosa, que no quería confesar.
Es algo que seguramente habéis sospechado, pero no os atrevíais a decir por no dejarme mal.
La canción no la cantan mis amigos, la canto yo solito. Me doblo y me redoblo y voy dando palmas y metiendo ruido track tras track.
Es que si no, me aburro.
Ahora, sed sinceros: ¿alguno se lo había tragado?






(1)Me refiero a los estudios falsos o inventados.

Princesa del Guisante dijo...

Podría decir «me lo había creído», pero en cambio voy a decir «me lo he tragado», porque así, al menos, leyendo la frase sin contexto, puede hasta parecer eróticofestiva :P
A veces soy impropiamente ingenua ¿eh? y siempre, siempre, tengo un oído enfrente del otro.
Como no soy rencorosa, no voy a ponerte ni el enlace ni la letra de la canción de los hombres g.
Repito: seré la única, pero me lo he tragado. Enterito.

Besos ;))

Un Fosforo dijo...

Pues he tenido una cosa que llaman shock alérgico. Provocado por algo que comí ¿? y por el error de la doctora que me atendió que, confundiendo los síntomas con gripe, me atizó unas buenas dosis de paracetamol. Cosa que nunca había tomado porque mi madre casi palma una vez por alergia al mismo y que resulta que acabo de descubrir por la vía más rápida que yo tampoco tolero.

Ahora estoy recuperando los restos de las ampollas que me salieron (particularmente molestos los de la s puntas de los dedos), lo que me hace tener que esperar algunos días para exhibir mi apolíneo cuerpo libre de ropas.
Vamos, que mañana tendré que ir a currar vestido.

Un abrazo.

PD. No te quejarás, un solo comentario de queja en Guissantese's place y aquí nos tienes a los tres al quite.

Kotinussa dijo...

Princesa, no eres la única. Yo también. Eso es lo que nos pasa por relajarnos un poco y dar por hecho que Wolffo es una persona de fiar y todas esas cosas.

De todas formas, es creíble, porque le pega mucho tener una panda de amigos impresentables, de esos que no puedes llevar a ninguna parte porque te dejan mal en cualquier sitio, ¿verdad?

Mar dijo...

Suena bien;;) bueno que digo.. suena fantástico! y leerte con esa música de fondo puso una gran sonrisa en mi cara, ojalá que dure todo el lunes, Wolffo un besote;)

Mari Rayas dijo...

Qué canalla! Así que no eran vos y una banda de amigos? Pero habráse visto...

linmer dijo...

Wolffo, wolffo, wolffo... cada día más explícito (mi madre te hubiera llamado marranote, pero ya se sabe, yo no soy mi madre). Conste que lo digo con cariño, a mi hablar de fluidos me encanta, aunque con el tiempo acabas aprendiendo que hay gente que la parece impropio, debe ser que son mucho más marranos y tanto placer les avergüenza...

Nada, reflexiones en voz alta, como siempre.

De la canción, qué puedo decirte, no está al nivel de otras de tus canciones, pero se nota que os lo pasáis de miedo. Eso, y que estás orgulloso de tus amigos. Así que mi más sincera enhorabuena por todo ello.

Un abrazo, amigo.

linmer

P.S.: No tengo un buen fin de semana, demasiado trabajo me ha gastado las pilas al menos hasta el martes, eso me recuerda al otro comentario un tanto raro como este, el que te he dejado como respuesta en mi casa.

Kotinussa dijo...

Y, a todo esto, nadie nos ha mostrado el punto de vista de los pingüinos, que también tienen derecho a que dar su opinión.

Wolffo dijo...

Guiss,
antes de nada, gracias por el keo, pero ahí lo dejo, para que esas miles de personas que me leen y envidian, tengan clavo al que agarrarse y me critiquen abiertamente.
En esta ocasión, Guiss, querida, no tienes razón: no le eches la culpa a tu ingenuidad o a tus oídos enfrentados. Si alguien dice me llamo Enrique, normalmente lo crees: porque no tiene mérito alguno eso, ni es inverosímil. Es que soy mentiroso y me gusta comprobar, de vez en cuando, si mis mentiras cuelan.
Lo de los Hombres G te lo agradecería en condiciones normales, pero ahora me ha picado la curiosidad. dime el título, al menos de la canción, y ya lo busco yo.

Fosfus,
jajajajajajajajaaa... ¿Currar vestido? Estás para encerrarte.
Vaya, hombre, lo lamento, de veras... Y aun así, aquí estás, comentando, como un jabato. Hombre, amigo, ponte bueno, cuidate un poco y una vez reestablecido, me ayudas a zurrar un poco a Guisantilla y a Kotinussa, que no me pasan una... Solidaridad de género... o de sexo, que se me enfada Guiss.

MariKoti's,
¿Ves? tienes razón, toda la razón: ni soy de fiar ni mis amigos son presentables.
En cuanto a ellos, no son presentables, en especial a las mujeres, por su altísimo atractivo sexual: me las levantarían a todas, y yo quiero tener con todas vosotras al menos, una oportunidad.
En cuanto a mí, soy un inestable personajillo, con continuos cambios en mi estado de ánimo, del que no puedes esperar una respuesta normal. Pero hay que ver lo contentas que os ponéis cuando me desnudo, ¿eh?
Por cierto, acabo de superar a Beethoven y ahora disfruto del quinteto para cuerda de Boccherini. Y no pararé de agradecértelo. Muchos besos, profa querida.

Mar,
¡qué decirte, Azzurilla! Que ojalá te dure, sí, porque las mujeres inteligentes son mucho más guapas cuando sonríen. Lo mismo que me pasa a mí, que no soy nada inteligente pero, a cambio, me siento mujer-mujer. UN beso a ti y gracias por la alegría de volver a leerte.

Rayas,
Pues no... era yo solito, haciendo el ganso a las 7 de la mañana en mi ordenador. ¿No es patético? Muchos besos, pamperilla mía.

Linmerick,
en primer lugar, amigo, gracias por el keo vía e-mail de los Dyc-rectos, eres grande y generoso.
En cuanto al post... sí, bueno, este es un poco guarrete, pero no es culpa mía, sino de los pingüinos, en serio, blame it on the penguins, o como se diga.
En cuanto a la canción, debo decirte que no, que acabo de confesar en un comentario que no son mis amigos, que soy yo y las mil voces que oigo en mi cabeza de las que, eso sí, estoy bien orgulloso. Tu comentario no es raro, es tuyo. O sea que es raro en la medida en que tú mismo eres raro. De todos modos, yo no lo llamaría raro, sino singular. Por mucho buen rollito que transmita la pluralidad, siempre preferiré a las personas singulares. Como tú, amigo mío. Gracias.

¡¡KotiMari!!,
JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAAAAAAA!!!!
JAJAJAJAJAJAJAJAAAAAAJAAAAAAA!!!!
JAJAJAJAJAJAAAAAAJAAAAJAAAAAA...!!!!

(eres grande, mi niña)

Wolffo dijo...

Por cierto, linmer, tu comentario ha sido el comentario número 5.800 de Las Peroratas.
Lo digo por si eso.

Princesa del Guisante dijo...

Wolffo, la letra de la canción la tienes aquí, y supongo que algún vídeo habrá en youtube. Si no la encuentras, me lo dices y yo amablemente te la paso a mp3 :P
Por otro lado ¿qué es eso de necesitar ayuda para zurrarnos? :P Te salva, como tú bien dices, lo contenta que me pongo cuando te desnudas :PPP

Ahora voy a abusar un poco de ti y contesto a Kotinussa. Kotinussa, alivia lo de no ser la única, aunque el alivio sea de tontos según el refrán... ;)
Le pega tener muchos amigos, sí, de todo tipo, y encajar con todos. Menos con los tunos, porque yo a Wolffo le aprecio, aunque engañe a mis orejas.

Besos

P.D. aunque yo sigo dándole vueltas a qué tipo de debate puede generar lo del ordeño de los pingüinos ¿eh? pero igual es porque no soy nada ecologista.

Kotinussa dijo...

Pues claro que no te pasamos ni una. ¿Por qué habríamos de hacerlo? ¿Tienes bula, dispensa, privilegio, patente de corso, minusvalía acreditada...?

Princesa: Ni se te ocurra abusar de él, que eso es lo que él quisiera.

Wolffo dijo...

Guiss,
no sé de qué canción se trata pero por favor, te pido algo muy en serio: no me la mandes, ni se te ocurra. Me basta con haber leído la letra una vez, de verdad. No hagas como con Conchita, el otro día, que casi me da algo y mi hijo empezó a pensar que el rockero de su padre estaba sufriendo una embolia o algo así.
Y ya sabes, nena: me gusta verte sonreír.
Otra cosa: aquí no hay que pedir permiso ni excusas para contestaros unos a otros. Yo lo hago libremente en vuestras casas y si yo lo hago, es norma de buen gusto, y todo el mundo puede hacerlo sin problemas.
¿Sabes por qué no hay debate? porque esta es una página nada agradable para los ecologistas y saben que no pueden discutir conmigo sin salir humillados; bien sea por la solidez de mis argumentos, bien por el tamaño de mi miembro y mi habilidad para usarlo. He dicho.

MariKotti's
¿Que por qué habríais de pasarme alguna? ¿Por mi mirada limpia y sincera? ¿Por lo dulce de mi carácter, además de firme y tranquilizador para las hembras? ¿Por mi talento y simpatía? Por supuesto, no tengo minusvalías, sino supravalías. Valgo muchísimo y la gente está cansada de repetirlo, ahora, profa, si no quieres escuchar el clamor de la calle...

Buch dijo...

Yo. Yo me lo creí, pero no me avergüenzo de mi inocencia...

Wolffo dijo...

Y haces bien, amigo Buch.
Eres encantador, cuando eres ingenuo. No como yo, que soy encantador siempre...

Morgana dijo...

no tienes vergüenza ni la conoces... mira que engañarnos de esta manera ;)

te has quedado sin besos, hala...

Wolffo dijo...

¿No me vas a dejar besos? Vaya... pues sabe, dama medieval, que yo sólo escribo por recolectar algunos de esos, y los vuestros son especialmente apreciados.
Pensáoslo bien, Morgana, y dadme una alegría... Al fin y al cabo, no era más que una chanza inocente.

Yo sí que te dejo besos, ¡toma!
xxxxxxxxxxx
:-x

Cris dijo...

Ahora ya no porque está totalmente pasado de rosca, pero a mí Harrison tuvo sus buenas temporadas que me decía muchas cosas. Aunque más que Harrison era Han Solo, y creo que él se hubiera prestado más a este despropósito de los pingüinos. Eso sí, jamás se hubiera puesto la crema, porque tenía un cutis envidiable.

He flipado con este relato, y me he reído hasta dolerme la mandíbula.

La canción es... una gozada, qué te voy a decir. Ya quisiera yo que mis amigos cantasen más o menos... pero va a ser que no.

En fin, quiero ser como tú. Que lo sepas.

Besos así y así.

Wolffo dijo...

Si hablara medio en serio, Cris, ya me gustaría a mí estar igual de pasado de rosca que HF.... pero como aquí está prohibido lo de hablarr en serio, no lo digo y santas pascuas. Eso sí, a mí me parece (perdón por la burrada que voy a decir) que un par de corridas en la cara no le vendrían mal.
Y bueno, a estas alturas nadie va a leer los comentarios, pero ya he confesado que mis amigos cantarines son versiones mías. Si te gustaba Han Solo, aquí tienes cantando a Yo Solo, repitiéndome y montando folloncito para dar la impresión de fiestuqui.
Y no, no, no... de ninguna manera. En primer lugar, dos yoes es una desgracia. Y en segundo lugar, no le prives al mundo de poder gozarte, mi querida Cris.
Besos como si fueran recién inventaos.

linmer dijo...

Lo de la corrida en la cara a H_arrison Ford es por las arrugas o es pura envidia? Tu también te conservas estupendamente, no tengas celitos tontos (cómo me he reído al leerlo...)

Te dejo un link al último comentario, porque al ser tardío lo mismo no lo ves...
http://sombras.org/senectud/2007/10/nacimiento/#comment-9824

Abrazotes, wolfferas.

Wolffo dijo...

linmerick,
es pura envidia, claro, y además, que pienso en él: le ayudará a rejuvenecer su rostro ajado.
Y ya te digo, de celitos, nada, envidia insana y en cantidades emfermizas.

Un abrazo, amigo.

mahoma dijo...

aunque con retraso, lo flipo en colores, y mucho. Todo muy surrealista hijoputa.
Te iba a llamar para confirmar, y me he acordado de que tenía esta pendiente (ahora ya hay una nueva. Atento al ringggg