viernes, agosto 25, 2006

Hermosos chicos


Powered by Castpost


Esta hermosísima canción de John Lennon siempre me ha conmovido profundamente. Es un testimonio de amor de un padre por su pequeño e indefenso hijo que, paradójicamente, demostró, pocos meses después de su publicación, que el verdaderamente indefenso era el padre: diez tiros en la puerta de casa y a otra cosa. Como en algunas canciones hago, me invento algunos pasajes de la letra. Por ejemplo, en la primera estrofa, John Lennon escribió
"... the monster's gone,
he's on the run,
and your daddy's here"
(algo así como "el monstruo se ha ido por piernas, y tu papá está aquí"). Yo cuando escuché la canción por primera vez, se me metió en el cerebelo la frase
"... the monster's gone,
he's on your own,
and your daddy's here",
algo así como el monstruo se ha ido, sólo estaba en tu imaginación, y tu papi está aquí. Luego en el puente, donde la letra original dice "I can't hardly wait, to see you come of age" (creo que quiere decir algo como "me resulta muy difícil esperar -en el sentido de estar ansioso- a verte crecer) yo canto, en mi inglés macarrónico de instituto "I can't hardly wait, to see you coming late" que para mí tenía un sentido un poco confuso pero evidente: "lo paso mal esperándote en casa cuando vienes tarde". En el original no tendría sentido, pues Sean, el hijo de John, tenía cuando se publicó la canción, 5 años, y no creo que saliera de noche; pero el que tenía 16 años y, a veces, llegaba tarde por la noche era yo, cuando escuché la canción y ese funesto verso se fijó en mi mente de manera irremediable. En fin, la canción es maravillosa y por mucho que lo intente, no consigo estropearla del todo. Esta va con 5 guitarras, pues no toco ni el piano ni las campanuelas que aparecen en el original, y es una canción de esas que hacen época. A ver si te gusta.

Nadie sabe, salvo nosotros, lo que nos va en la vida de los hijos. Para cada padre que en el mundo hay, mirar al hijo es un poco mirarse adentro y ver, a veces mejorados, otras no, los mismos genes que sin saberlo, nos componen.

Estás viendo la tele con tu hijo al lado y, de repente, dice algo que, exactamente ibas a decir tú, o que podrías haber dicho sin ninguna duda... si fueras tan listo como él.

Los lectores más veteranos de esta bitácora ya saben que mi familia postiza (es que lo de política me suena fatal), que ya es más familia mía que mi familia de sangre, es una especie de clan. No sé si habéis visto el documental de los elefantes (1) ; en él siempre cuentan que tienen un fuerte sentido grupal y que las madres se ayudan unas a otras y que los elefantes macho, grandotes y comilones, se dan la vida padre y sólo vuelven al grupo a echar un kiki y a darle una paliza a algún jovenzuelo que intente subírseles a la chepa. Bien, pues no tiene nada que ver con este clan. Bueno, lo de las madres sí, pero lo de los padres, no tiene nada que ver con los elefantes. En realidad, la única razón por la que he sacado a colación el asunto de los elefantes es porque, desde hace meses, quería denunciar la poca imaginación de los guionistas de documentales de elefantes y no veía el momento de hacerlo.

Cuando me uní a esta familia... perdón, cuando esta familia me unió a ella, porque ellos fueron los que se empeñaron en hacerme un hueco y en preocuparse de que ése fuera un hueco de lo más cómodo, lo primero que me llamó la atención, fue una especie de, perdón por la cursilería, telaraña de amor que tejían entre todos alrededor de los niños del clan. Fuera hacia donde fuera, el niño se veía envuelto en un invisible pero perceptible manto protector que, indistintamente, sortienen padres y tíos. Me diréis que eso es lo normal y bla, bla, pero os aseguro que no. Conozco otras familias (la mía, la primera) en la que , naturalmente, se quiere y se protege a los niños, pero lo de este clan es diferente...

Dejando aparte a Álex y Guiller, los mayores, que igual pensaban algo raro de mí si les digo que que son muy guapos y que les quiero, quiero presentaros a mis sobrinillos un equipo imbatible e imbatido porrque, juntos, no hay quien les gane.


Este pequeño gran maestro de artes marciales es el Gran Diego, veloz, inquieto y silencioso cazador de amores. Diego (de Pilar y Eduardo) se desliza por la jungla de este mundo como un jaguar: en silencio, con movimientos flexibles y plásticos y despertando admiración en los que le miran evolucionar. Diego, también, tiene algo, mucho, de Quijote, aunque él se incline más por Luke Skywalker. Idealista, honesto, cabezón y dando siempre la cara por los más débiles, lo que le ha supuesto que se la partan alguna vez. Pero, aparte de correr a socorrerle cuando le han dado un sopapo: ¿a qué padre no le hace sentirse orgulloso su comportamiento?


Ahí tenéis a super Chejo, Sergio en los papeles, otro hermoso chico de mirada acariciante que roba el corazón a quien pasa con él cinco minutos. Chejo (de África y Quique), mira a su alrededor sin perder detalle. Si Diego es el cazador, Chejo sería el estratega, más de pensamiento que de acción. Chejo es brillante y su cualidad, para mí, más detacada, es la alegría que irradia: hace que todo el mundo se sienta a gusto si él está a gusto. Chejo quiere mucho y, por eso, porque se le nota, no puedes dejar de quererle tú. Chejo tiene esa rara virtud de hacerte sonreír cuando se acerca a ti te pregunta cualquier cosa. Es la personificación de la alegría y lo único que da pena al verle es que cada día, por cuestión de edad, se va a hacer más difícil agarrarle con cualquier excusa y darle un achuchón. En eso las mujeres nos sacan ventaja. El insustituible chejo.

Óscar siempre sabe de qué hablar. Si fuera de esos, diría que no se calla ni debajo del agua (lo que es literalmente cierto), pero el caso es que es un placer tan grande oírle hablar que te da pena cuando se duerme, porque sus frases geniales son, en sueños, sólo para él. Os cuento la última que me contaron. Haceros una: en algún lugar de Almería junto a la piscina del hotel, jugando con sus coleguitas mientras sus padres (Sonia y Richard) tratan de ligar un poco de bronce. Se oye a Óscar

- ¡Me hago pis, me hago pis...!

Su padre, como cualquier otro padre, no sale corriendo, sino que comenta la jugada con su mujer

- Tenemos que acostumbrarle a que no dé esas voces cuando tenga ganas de hacer pis, etc. – tarda unos segundos en acudir, al paso, a socorrer a su hijo y cuando le coge por los sobaquillos, según le levanta, ve como caen unas gotitas sospechosamente amarillentas a un charco algo más amarillento que ya hay en el suelo.
Óscar pone cara de circunstancias y, circunspecto, lapida:
- Terorije... (te lo dije, en idioma Oscaril) – dice el tío. Es como decir. No te estaba avisando de que podía hacerme pis, te estaba diciendo que me lo estaba haciendo. Es un auténtico crack, Osquitar (¡qué feo queda el diminutivo escrito!), y es listo como un rayo. Tendríais que conocerle...

No es que valga por dos y ponga su foto por duplicado porque me caiga el doble de bien, es que son dos. Aunque los más veteranos de mis lectores ya los conocen, no me resisto a volver a presentarles a los hermanos pequeños del Gran Diego. En este tiempo, aunque les he conocido menos a fondo que a sus hermanos mayores, me he dado cuenta de lo extraordinarios que son estos dos pequeños gigantes rubios. Es un placer ir a su casa y ver a Jaime y Daniel, esta pareja imposible, competir en velocidad y ardor para darte un beso y un abrazo; y, en cuanto llegas, empiezan a contarte, en ese idioma sólo comprensible para su madre, lo que han hecho, o lo que les gustaría hacer, o lo que les gustaría que les hicieras... en realidad, da igual lo que quiewran contarte, porque lo que cuenta es que te lo cuentan con tanto ahínco y tanta teatralidad que te ríes aunque te estén contando que se les acaba de morir el canario. ¿No son, sencillamente, preciosos?

Y el último en llegar, last but not least, ha sido, empezado ya este verano, Raúl, hermano pequeño de Óscar. A este sí que no le conozco de nada (es que yo antes de poder conversar con los niños soy bastante torpe en el trato social con ellos), pero ya se ha ganado mi corazón, como el de toda la familia. Miradle como mira asombrado el mundo. Me lo imagino perfectamente, pensando: con lo bien que estaba yo en la tripilla de mi madre, ¿para esto me han sacado? Yo sé que Raúl, en el fondo, está contentísimo de que el destino haya elegido una familia como esta para traerle al mundo. Sus padres no pueden quererle más y sus tíos, abuelos, primos y todo lo demás, le enseñan el mundo y le defienden de él con uñas y dientes.

El otro día, al ver a Raúl tan hermoso, me vino a la cabeza la sensacional canción del divino John Lennon que ilustra este artículo. Y recordé, en seguida, lo que me impresionó el amor bestial que corre por los corazones de esta extraordinaria familia.

Hermosos chicos. Hermosa familia.

(la suerte es mía, naturalmente)

(1) (dicen que hay muchos, pero es mentira: es siempre el mismo documental, con montajes, locutores y músicas distintas, pero, al final, sólo hay un único documental de elefantes y nos lo ponen unas tres veces al mes)

14 comentarios:

Andaya dijo...

Pues mi enhora buena porque esos ratoncillos están para comérselos con patatitas fritas. Ahora solo falta una coletas, una pequeña que ponga en vereda a esta pandilla destroyer.
Wolfito, en serio, enhora buena y a disfrutar de esos peques que alegran solo de verles.
Bsnss

Ararat dijo...

Sin palabras me has dejaooo

Pues sí tienes mucha suerte, felicidades
Abrazos

La DiviNa GiLda dijo...

besazos!y yo ni he dedicado hace tiempo un post a los mios!! creo que ya estoy tardando.. pero seguro que no lo hago tan bien como tu..joops

jopageri dijo...

Esuchando: Cemetry Gates- The Smiths (Vaya temazo)



Qué ternura de niños, con toda esa chispa infantil que jamás se vuelve a repetir. A ver si luego se incorpora una niña al "clan" seguro te llevarás también muy bien con ella.


Respecto a Beautiful boy...pues sí una de las canciones más bonitas dedicadas a alguien, qué suerte tenía Sean, imagina que John Lennon te cante esa canción mientras te sirven el desayuno. En fin.

VICTOR ALFARO dijo...

Escucharé la canción en cuanto se me cargue, porque ahora me da problemas internet y solo he podido leer tus últimos posts.
Ainss..."esos locos bajitos", que bien hablas de ellos, que entrañables, que inteligentes (más que los adultos en muchas ocasiones)
Un abrazo Wolffo!

Peggy dijo...

Pues si buen clan ...los crios deben dar muchas alegrias , yo solo tengo sobrinos , con eso me conformo ...pero los adoro:) kisses

Mari dijo...

Tierno el post de hoy...

Sí, los hijos son el talón de Aquiles y la fuente de fortaleza de los padres y las madres.

Esos nenes están preciosos. Los vamos a juntar con mi hija (nueve años, ya pronto diez) a ver qué pasa...

Besos, nene precioso (es que así dice la canción...)

Wolffo dijo...

Andaya
Sonando: I'll be back - Beatles
No creas, no creas, hay dos bollitos con coletas en el clan, pero este post era para los pequeños machotes. Un día os presento a las damas que dan lustre al grupo. Besos a ti, Andaya, guapa.

Ararat
Sonando: Carrusel - CRAG
¡Pero si el mismísimo Ararat en carne mortal! Me alegro por mí, pero lamento que ya se te hayan acabado las vacas. Un abrazo.

MariGildi's
Sonando: Carrusel - CRAG
no tienes más que ponerte y seguro que te sale como sólo a ti puede salirte. A mí tampoco me salen las crónicas como te salen a ti. Venga, Gildix, muchos besos.

jopageri
Sonando: You really got a hold on me - Beatles
esta es buena, también, ¿eh?, con un dúo casi inédito entre John y George. Bueno, como le decía a Andaya, ya hay un par de princesitas que ponen el contrapeso a tanto cojoncillo. La canción de Lennon es muy, muy bonita, lástima que sea yo quien la traiga... Un abrazo fuerte, Jopa.

Alfarus
Sonando: Like a rolling stone - Bob Dylan
tampoco te pierdes nada, de verdad y ahora, después los últimos protoartículos, necesitarás una aspirina... Mejor deja la escucha para cuando no tengas las meninges embotadas por mis paridas, Alf. Un abrazo, radioman.

Peggy
Todavía sonando: Like a rolling stone - Bob Dylan
A mí me han bendecido con 2 hijos y un kilo de sobrinos a cual mejor. Besos a ti, PeggySue.

Mari
Sigue sonando: Like a rolling stone - Bob Dylan
la verdad es que me daría una enorme alegría verte con tu hijita, MariMari's. Besos a ti, nena preciosa (eso no lo dice la canción, pero lo digo yo).

Buchrocker dijo...

Es verdad, mucha suerte. Tú has tenido mucha suerte. Pero confiesa...¿No hay una banda de rockandrol que se ha quedado sin armónicas, por culpa de algunos angelitos?

Fray Barriga dijo...

Mensaje de un tío numeroso y orgulloso a otro tío orgulloso y numeroso: menuda patrulla.
PD1: Te gano tengo 15 sobrinos, con mayoría femenina (9).
PD2: Lo de vecino es por la proximidad con el Jumbo.
PD3: ¿Te dejan publicar las fotos los cuñaooooos?.
Abrazo conventual

Wolffo dijo...

Buch
Sonando: #9 dream - Lennon
(joer, el otro día hablábamos de esta canción y de Love, verdad?)
Lo cierto es que este artículo no sería cierto si no incluyera esa denuncia que ahora tú me apuntas: es verdad que esta tropa invencible cogió un día mis armónicas y me dejó echas papilla las de Sol, Do y Mi. Es cierto, buch, gracias por recordarme mis deberes para con el público.

Fray hermano
Sonando: Rock'n'me - Steve Miller Band
buena patrulla sí... pero no es la patrulla completa. Éstos son sólo los sobrinos de la rama de la familia de mi mujer en la que, además, hay sobrinillas también. El número total de sobrinos que me adorna es de 24 más dos en el horno, de los cuales 12 son chicas, así que,,, ¡te gano yo! Pero juego con ventaja: tanto la familia de mi chica como la mía son numerosas y prolíficas. Un abrazo, hermano

LunaNegra dijo...

Aisssssssssssssssssssssssssss que "chulazos". Unos buenos elementos positivos en el mundo que hacen mucha falta. Me alegro que los quieras y que te quieran.

Je no me atrevo a pinchar la música...

Un besote wapetón.

Wolffo dijo...

LunaNegra
Sonando: Beat surrender - The Jam
el casposo está en su línea, desastroso, pero no sé qué hacer.

Pero deberías atreverte, luego, colocas cada cosa en su sitio y ya está...


Muchos besos

Anónimo dijo...

que fea tu familia dios!!! deverian pegarse un tiro todos