martes, julio 18, 2006

Sueños cumplidos (en cierto modo)

Dr. Mel Ash Uddah
Soy el Dr. Mel Ash Uddah, un psiquiatra al que todo le da
un poco lo mismo. Pero quiero presentarles a una familia incómoda,
antipática y desagradable, por una razón: cuando me relataron su
espeluznante historia, todo cambió en mi vida. Para no revelar su identidad,
llamaremos a cada personaje por su apellido, omitiendo su nombre de pila,
sobre todo porque me encanta el apellido de la señora.


Sinsinati:
Me llamo Sinsinati, soy mujer, enamorada de mi familia y amiga de mis
amigas; mi gente dice que soy antipática, pero no es así, lo que pasa es
que casi todo el mundo es subnormal

López:
Yo soy López, funcionario de Correos, pero no pego ni sello,
jajajajajaaa (es un chiste, para romper un poco el hielo y eso);
yo soy un hombre decidido, con mucha personalidad, calvo y
mi mujer dice que siempre la dejo en ridículo, pero es que ella
no entiende mi umor (ya sé que es con hache, pero es otro
chiste, porque tengo bastante gracia escribiendo también, jaja)

López Sinsinati:
Yo soy hijo de esos dos mongoloides que acaban de hablar
y sí: estoy traumatizado, pero, ¿no lo estarían ustedes con
dos sujetos así como donantes de ADN?

Dr. Mel Ash Uddah
Bien ya les conocen; ahora lean el increíble relato
de lo que sucedió una noche de septiembre de 1993.
Como dice Ararat, inquietante…

Historia de López
y de Sinsinati

Sinsinati:
Habíamos cenado puré de zanahoria con taquitos de choped y
pan rallao; fue una cena bastante penosa, con el memo de
mi marido haciendo chistes insufribles y la seta de mi hijo
rascándose la entrepierna y oliendo a sobaquina. Vimos “Que vivan
los novios” y Mayra estaba simpatiquísima.

Historia de
López Sinsinati

López Sinsinati:
Fue un día más: de nuevo doloroso, de nuevo una tortura,
cenar con mis padres, que no hay quien los soporte.
Mi madre no sabe cocinar y hace versiones cutres de los
platos que ve por ahí. Esa noche hizo una versión
especialmente angustiosa de la crema de calabaza roja con
picatostes y tacos de jamón del Gran Wolffo, un cocinero
que te cagas. Mi padre, que se sentía en vena, hizo una
demostración pavorosa de lo cruel que puede ser la vida,
enlazando un chiste penoso tras otro que tenían como
blanco las gracietas de Mayra Gómez Kemp en un programa
intolerable de TV que mi madre se empeña en ver
todos los jueves.

López:
Ah… recuerdo aquel día, sí… Mi mujer hizo una cena no del
todo repulsiva, una especie de gazpacho con mortadela,
y yo, que vi que mi hijo estaba un poco depre, conseguí
animarle con un par de chistes bien colocaos sobre la
presentadora de un programa divertidísimo de la tele que
creo que le gusta bastante a mi hijo, porque, seamos sinceros:
Mayra, que es como una princesa, para un joven como
él debe tener un revolcón…


López Sinsinati:
Cuando no soporté más, me fui al sobre, pero es que la noche
lo tenía todo para deprimir hasta el mismo Torrebruno: la cena
de mi madre, los chistes de mi padre y Mayra… Además, estaba
leyendo un libro simpatiquísimo, así que lo mejor era olvidarse
de mi infame familia y meterme en el sobre con mi novela.

Sinsinati:
¿Se fue a la cama sin probar el postre, verdad…?

López:
Sí, se fue a la cama. Creo que se sentía mal por algo.
Un problema de chicas o algo, jajaja…

Sinsinati::
Perdona querido, pero eso que has dicho no tiene gracia,
¿por qué te ríes…?

López:
¿no la tiene…? Qué raro…

López Sinsinati:
Iba conduciendo mi motocicleta por los acantilados
de Meh Ammeh, en la frontera entre Escocia y Angola,
buscando el Lugar Elegido; en el asiento de atrás
llevaba a Linda Evangelista que se pegaba a mi espalda
de mala manera, y sus manos, temerosa por lo
escarpado del terreno, no encontraron lugar más firme
al que agarrarse que la poderosa vara carnosa que
crece entre mis piernas, como si fuera un joystick.
Así, agarrada a dos manos, se sentía menos turbada que
yo, que me sentía más. Un poco más (turbado,
quiero decir)

López::
Nosotros nos íbamos también a la cama. Sé, por experiencia, que
cuando me pongo gracioso, mi mujer se pone tierna, y como
esa noche estaba sembrado, sabía que habría fiesta.

Sinsinati:
El asno que tengo por marido se cree un tipo ingenioso. Y la
única manera de que se calle es llevarlo a la cama, donde no es
tan torpe como cabría esperar. Así que me insinué nos fuimos
a la cama. Somos un poco ruidosos, pero nuestro hijo, desde
pequeñito, duerme como un tronco y nunca se despierta.

López Sinsinati:
Linda empezó a ponerse cariñosa. Gemía y gemía
en mi oreja, así que me bajé de la moto. Ella hizo
lo mismo y se acercó al borde de un acantilado
especialmente escarpado

López:
Lo reconozco: para funcionar en la cama no necesito
medicamentos, pero sí lo que podríamos llamar mi viagra
personal
: un disco en directo de Nino Bravo.
Cuando todo el público empieza a corear “América”,
es una especie de apoteosis amatoria.

Sinsinati:
¡Uff… sí, el disco de Nino Bravo…!
¿Se podría decir que es una perversión?

López Sinsinati:
Cuando me acerqué al borde, donde estaba Linda, ésta
había desaparecido. En su lugar, al pie del acantilado,
había una multitud congregada en barcazas que encendía
los mecheros y gritaba ¡América, América…!
En seguida
comprendí lo que toda esa gente quería. Lo haría por ellos.
Lo haría por mí: lo haría.

Sinsinati:
Siempre he sabido que mi familia era una especie de aborto
sobrevenido y multiplicado, inexplicablemente vivo dado su
nulo rendimiento cerebral, pero jamás pensé que un hijo mío
haría semejante memez…

López:
Le vi allí, de pie, y supe que lo haría, porque justo entonces,
Nino cantaba “como un inmenso jardín, eso es América…”
Y supe que él lo regaría

López Sinsinati:
De pie, alumbrado sólo por la luna y los resplandores
pálidos de los mecheros de la audiencia, refrescado
por la brisa (a favor), mi alma me dijo lo que debía
hacer: debes mear sobre los rostros sonrientes de
la multitud. Y lo hice, ¿qué iba a hacer si no?

MI chorro salió limpio y dorado sobre el público
asistente y allá abajo todos celebraron el regalo
dorado de los cielos con bailes animosos, lo cual no
era lo más aconsejable, y muchos de ellos cayeron al
agua y fueron devorados por atunes y merluzas salvajes
que, como todo el mundo sabe, nadan por allí.

López::
Nos méo, sí, en la cama. El muy hijoputa…

Sinsinati:
Nos hizo pis encima. Y no creas que se despertó con
nuestros gritos, se dio la vuelta y le largó. Se metó en la
cama y siguió durmiendo.

López Sinsinati:
Vi el dolor de esos cuerpos insatisfechos y agredidos
por merluzas asesinas… sólo puede marcharme. Los
cretinos de mis padres me cuentan una historia estúpida
de sonambulismo… no les crean. Son así de memos, los
pobres y, ya saben… nunca escucharon a los Kinks.

Por eso, quiero que todo el mundo los escuche hoy. A ver qué pasa.

........
Sleepwalker


Powered by Castpost


Ladys and gentlemen, here they are... The Kinks!
Al fin me atrevo con una de estos enormes desconocidos. The Kinks son para mí, dejando aparte a los Beatles, que están aparte, el mejor grupo de la historia. El genio de Ray Davies es tan grande que mis palabras no bastan para glosarlo. Esta canción, puro rock años 70, daba título al que para mí fue su mejor disco de la década, donde compartía sitio con otras joyas como Life on the road y Juke Box Music. La canción tiene de todo: intro de batería (disculpad la chapuza que he puesto), riffs de guitarra irresistibles, solos rockeros, melodías vibrantes, una parada de esas que te dejan sin respiración, subidas, cambios, un par de párrafos que no se cantan, sino que se dicen, y para rematarlo todo, un final apoteósico. Si medio te gusta, busca el original que es una auténtica maravilla y añádelo a tu musicoteca. Y luego, poco a poco, ve descubriendo a estos grandes, grandísimos, de la música popular inglesa del siglo XX.
Por alguna razón, esta canción me recuerda, siempre, a Willie Aguirre, que amaba (e imagino que seguirá amando) a los Kinks tanto como menda, así que esta burda interpretación está dedicada a este viejo amigo de todo corazón. Willie, allí donde oigas esto, acompáñalo de una cerveza y acuérdate de aquéllos, nuestros días. Va por ti.

30 comentarios:

Buchualdo dijo...

Jejejejeje. Esta historia te la compro que te cagas. Chaval eres un genio. NOs hemos descojonao, yo y toda la clase, ahora vopy a ir para atrás, porque me ha parecido leer algo de que te propones como seleccionador nacional, y, francamente yo no confío en tí para eso, y espero que se trate de una bromita inocente, pero en todo caso...¿eres bilardista o valdanista?

Morgana dijo...

Delirante... ja ja ja

Siempre es un gustazo leerte (y escucharte, eh!!)

Besos sin fín amigo wolffo

Anónimo dijo...

Si yo tuviera los padres de López Sinsinati, no se si me hubiese conformado con mearles encima.

jajajaja

genial

Trini dijo...

Menuda familia, para cortarse las venas...
Genial querido Wolffo. Como siempre, genial.

Un abrazo

La Dama dijo...

Pues vaya con el sonambulismo...les cortó el rollo a los padres pero al menos es se fue satisfecho y feliz.

Un saludo,
la dama de Shalott

Wolffo dijo...

¡HolyBuch!
alegrándome de tu vuelta, amiguito. Me gustaría qué parte de mí es la que no te convence para seleccinador... Soy más tipo Lolo Sainz, no sé si me'ssplico. ¿Y tú?

Morgan
esta vez no he sido yo, es la transcripción de las sesiones del Dr Melasuda. Pero los besos.... esos sí que me los pido yo. Y te mando a ti de mis partes en cantidad igual al resulktante de multiplicar por dos cada uno de los tuyos.

Anónimo
yo hubiera estado rondando el suicidio, te lo juro. Un abrazo.

Trini's
es que, a veces, la familia no es lo primero. O, mejor dicho, es lo primero que debe exterminarse. Un besote, reinona.

Dama
Es una especie de leyenda urbana, que siempre le sucedió al hermano o al primo del que lo cuenta: "cuando nos mudamos de casa, mi hermano, acostumbrado a que el baño estuviera justo a la derecha de su habitación, se levantó en mitad de la noche y les meó encima a mis padres..." ese es el germen, en realidad. Saludos for you y un favorcito te pido: ponme el enlace, para que me sea más fácil encontrarte.

Manderley dijo...

Lo cierto es que López Sinsinati se quedó a two candles, y se vengó en la pobre multitud, que no tenía culpa de que Linda saliera por patas.
¡¡Y como siempre, desfase generacional!!!
Besosss, guapetón

Buchparatodo dijo...

Yo a Lolo Sainz lo veo tipo Aragonés. Cagándose en cosas y dando consejos tácticos del estilo:¡A defender, cojones! Yo a ti te veo tipo Toshack, sarcástico y tal, de la escuela Lennoniana. A mi, sin embargo me va el tipo Diaz Miguel, con las gafas todas torcidas....

dockof dijo...

Que te conste que, de cuando en cuandísimo, he sacado un poco de tiempo para leerte, big Wolf, y mantenerme vivo.
Dentro de 6 ó 7 días habré terminado con mi temporada caótica anual en el curro, y me podré permitir alguna alegría en la bitácora. Este año, casi "muero de éxito" en el trabajo, y me faltaban horas por doquier.
De todas formas, y ya que me los has puesto delante del morro, creo que no resistiré a la tentación de reescucharme a los benditos Kinks de mi/nuestro corazón.
I see you later, Lobbo ... y gracias por la compañía en estos meses agobiantes ;-))))))))), compañero.

Binche dijo...

Jajaja, muy bueno! Un hijo sonámbulo, un padre que se cree graciosillo y una madre pésima cocinera. Por cierto, una receta muy rica, la crema de calabaza con picatostes y jamón del bueno! ;)

Besos, la canción la dejo para más tarde, el casposo está fastidión hoy.

Mari-- dijo...

Cómo se te ocurren esas cosas!!!!
Dios, para mí que la foto es trucada, no puede entrar todo eso en una cabeza que no mida un metro de diámetro!
Besos

Alfredito dijo...

El tal López Sinsinati seguro que de pequeñito fue a mi colegio. Mi colegio era un internado y allí, a los niños que se hacían pis en la cama los colocaban en un dormitorio especial, el de "los meones". Al muy recalcitrante lo hacían pasearse por las clases con sus sábanas mojadas a cuestas. Eso seguro que tenía consecuencias traumáticas de todo tipo. (¡Qué majos los curas!) La conexión con Nino Bravo se me escapa.
Muy bueno.
Un abrazo.

Wolffo dijo...

¡Hey, este es el comentario número 13...! Así que contesto en otro

Wolffo dijo...

Este es 14, que no está mal, pero... la verdad, prefiero el 15, si `se puede elegir
- Claro, hijo, claro...

Binche dijo...

Ya he oído la canción, tío, te ha quedado genial!!!!!!!! Alucino como tú solo puedes hacer toda la instrumentación. Chapó!

Besos

Wolffo dijo...

Ya...

(¡Mierda, Binche, me has robado el 15! Bueno, el quince, he de reconocer que te queda mejor que a mí... Y, si además, dices esas cosas sobre mi música, que me derriten, mejor. Eres la mejor 15 del mundo, que lo sepas.)

Manderley
es cierto, se quedó escocío, que podríamos decir; en cuanto a lo generacional, es inevitable, sobre todo, cuando uno ve clam¡ramente que todos los miembros de una familia son idiotas en grado diverso. Un besote pa ti, so guapa.

BuchXall
no me compares, macho, al mono de Aragonés, la ordinariez con chándal y pito, con la elegante mata de pelo blanco del gran Lolo. Vale que se enfada, pero no me jodas, tío... En la simpatía por las gafas mal puestas de Díaz Miguel, sin en cambio, t'apoyo al 100%, lo sepas, y aplaudo tu perspicacia.

¡¡¡Doc!!!
alegría grande, oyesss... ¡qué bueno saber de ti de nuevo, viejo! Me alegra que el motivo de tu prolongadísima y sentidísima ausencia haya sido el éxito, de verdad, pero recuerda que no sólo tienes obligaciones profesionales y personales, tu pléyade de seguidores bloggeros también exigimos nuestra cuota-parte de doc, cabroncete. Si has podido escuchar la canción, habrás visto que, lamentablemente, no son los Kinks, sino una servidora, que se puso a Kinkear como una loca la semana pasada. Me alegra verte, de verdad, no desaparezcas otros 3 meses. Un abrazo enorme.

MariBinchi's
Una familia verdaderamente desastrosa, de verdad. menos mal que sobre la tierra, para compensar, hay Binches y Wolffos, ¿eh? Ya he visto que has oído la canción y eso, que me pintas una sonrisita cada vez que dices algo de la música. Un beso enorme, Tulipancilla.

Mariguione's
Eh, eh... que no se me ha ocurrido, que es la transcripción de un hecho real... ¿cómo va a poder nadie inventar semejante mamarrachada? Y, efectivamente, en mi cabeza no caben esas cosas: yo lo pienso todo con el culo que lo tengo enorme. Un beso muy, muy, muy grande, MariR(r)aya's, que te quiero un montón.

Alfie
¿Y cómo trataste, mi querido Alf, a tan desdichado proyecto de hombre? ¿Fuiste amable, cariñoso con él o, por el contrtario, te sumaste a las chanzas malvadas de curas y compañeros? me interesa este extremo, amigo, en serio. La conexión con Nino Bravo no es mía, sino de López, habrá que preguntarle a él, ¿no? Un abrazo, amigo.

Ea, ya.

Buchcabecilla dijo...

Pero no entiendo, Mari, su cabeza mide 1 metro de diámetro.

VICTOR ALFARO dijo...

Wolffo, ni de vacaciones puedo dejar de leerte, si tuviese mas tiempo en este ciber, te aseguro que te contestaria con un comentario laaaaargo...pero tendre que esperarme hasta el lunes para hacerlo. Un abrazo desde Portugal

Wolffo dijo...

Buchvidioso
Calla, ladrón, que habla de la cabeza de arriba, no de esa otra cabeza mía que te gusta tanto... Van a acabar por pillarnos.

¡Alfarus!
De vacaciones... eso era lo de irse de casa, cambiando de ciudad y todo, y no hacer la cama, ni la comida ni nada de eso, ¿verdad? y lo de no trabajar... Eso suena pero que muy bien... Portugal: qué envidia, Alf, qué puta envidia, la que me corroe... Disfrútalas, amigo y gracias.

Marisinguiónhoy dijo...

Buchcabecilla, ya me parecía... un metro de diámetro explica muchas cosas...
Wolffo, chitón, que "la verdad nunca es triste, lo que no tiene es remedio"
>=)

Wolffo dijo...

¡Marisinrayas!
no hagas caso a ese melón de Buch. Ve y lee su página, que es genial, pero no hagas caso de nada de lo que dice, que es un mentiroso cruel. Y en su caso, si le vieras, si pudieras calibrar su aspecto, te darías cuenta de la verdad puede ser muy, muy triste. Un beso, niña sin rayas.

Mons dijo...

ains golferas que me haces sonreir, reirme a carcajadas, pensar, llorar, bailar... qué bien escribes y que bien me lo paso leyéndote.

Muchos besos amigo y gracias porque las risas no tienen precio.
Muasssssssssss

Lau dijo...

qué bueno!!! pero qué bueno jejeje

Wolffo dijo...

Mons
perdona, mosntrua, pero se dice "me haces de reí". Yo sí que lo paso bien, campurrianilla mía cuando me dices estas cosas. Kilo de besos.

Lau
qué bueno que viniste... Encantado de verte por aquí. Un beso.

Lau dijo...

jejeje, he vuelto pa seguir leyéndote, y me encuentro de nuevo cone ltexto que lei ayer, ejjeje y ya pillé (soy un poco lenta, qué vamos a hacerle) lo del doctor melasuda jejejeje. muy bueno. Vaya, aquí hay por descubrir.
Quiero sacarte de un error. No toco la guitarra. Bueno, la aporreo, pero no la toco. Me gusta nombrarla en algún que otro poema. Pero mi instrumento es el piano eh jeejej aunque la guitarra y el violín son dos de mis espinas (que me quitaré. Me quitaré). Voy a escuchar tu canción. Un besaso

Wolffo dijo...

Lau
ya he visto que te has dao un empacho... te va adar algo, vas a pasar mala noche, te lo digo yo... Los nombres de las personas y de las cosas (¿no has visto cómo se llaman los acantilados?) son importantes, y a mí me gusta jugar con ellos. Coincidimos en otra cosa, la guitarra la aporreamos los dos. Y eres canaria, ¿no?, lástima, porque me encantaría contactar con un buen teclista para tocar juntos... Bueno, besotes.

Mari decepcioná dijo...

Toy decepcioná de Buch
=(
Y encima está de vacaciones inmerecidas.
=(

Wolffo dijo...

MariMari
buch siempre decepciona... porque ni siquiera decepcionando es bueno: ya no está de vacaciones, que lo sepas. El viernes estuvo aquí conmigo tocando y también me decepcionó: no me había traído ningún regalito de Madagascar ni nada... Olvídale, Mari, olvídale, es mejor para ti.

Cris dijo...

¿Nino Bravo una perversión? Caramba, esa es otra forma de verlo... A mí no me gustaba particularmente, pero debo reconocer que su voz me sigue poniendo los vellos como escarpias.

Por otro lado, tengo un sobrino político, ya todo un hombre, que es famoso en los círculos familiares porque una noche se levantó sonámbulo, fue a la cocina, abrió la puerta del frigorífico y se meó dentro, tranquilamente. Cuando terminó cerró la puerta y se acostó, claro.
No me extrañan nada estos episodios.
Pero me alucina que haya gente que los narre con tanta gracia y salero como tú, con este arte, vaya.
Bisous, señor Jorge.

Wolffo dijo...

Cris
técnicamente, en sí, NB no es una perversión, pero reconoce que necesitar un disco suyo en directo para entrar en acción, sí lo es. Yo también flipo no sólo con su voz, sino con el increíble swing y el gusto de los que hacía gala NB, pero no llamaría afrodisíaca a su música never in my life. Lo de tu sobrino es un señor capítulo, caray, ¿en la nevera? ¿Había tarta de esas que lleva tres días prepararla y se arruinó? Joer, en la nevera... Besos pa ti, Cris, hija, que vaya atracón wolffo que te has pegado.... Eres un solete.