miércoles, septiembre 21, 2005

Bruno's Story

Bruno es de origen ingles. Sin acento, que hablo de los sobaquillos de las piernas, esos rincones escondidos, aromáticos y sudorosos que llamamos las ingles.


Porque Bruno, antes que barman, fue ingle. Es lo que comúnmente conocemos como un oscuro pasado. De acuerdo, sería más oscuro si en vez de haber sido ingle, Bruno hubiera sido hemorroide (como, por ejemplo, Jorge Javier Vázquez, como puede comprobarse en la Fig. 1), pero no fue hemorroide, sino ingle.

Como ingle, Bruno no fue especialmente destacable, fue una ingle mediocre y despreciable, del montón, una de esas ingles que pasan sin pena ni gloria por el mundo sin que a nadie le apetezca nunca ni siquiera verlas. Por poner un ejemplo, como las ingles de Jordi Hurtado, de las cuales no se tiene ninguna noticia. Y espero que esto siga así por muchos años.

Después de ingle, Bruno cursó estudios de ciencias políticas, intentando aprovechar la inercia de su experiencia como ingle, como se sabe, una gran plataforma para la política, ahí tienen ustedes a Anguita o a Rubalcaba, ambos de notorio pasado inguinal. Ingresó, terminados los estudios, en el Partido Oneroso del Pueblo Español (POPE), de donde le expulsaron sin miramientos tras un desgraciado episodio en el que, colgado de pope, sedujo a la hija del pope del Pope, disfrazado de Popeye. De esa época, conserva Bruno el tatuaje de una sirena travesti que se muerde la cola(1) en esforzado escorzo. El sueño de todo hombre. De su paso por la política conserva, asimismo, una gran amistad con Ánsar (traducción: tiene una foto firmada) y la convicción de que los políticos no tienen pilila.

Bruno probó suerte como aviador, pero la suerte le fue esquiva: cuando hubo eyectado del quinto reactor que estrellaba y, una vez en tierra, un guardia civil especialmente quisquilloso le pidió el carné. A pesar de sus esfuerzos por disimular (hizo un baile ritual de bienvenida de esos que ofrece Ibarretxe y le quedó muy bien), por cambiar de tema… nada. El picoleto (¿picoletto?) insistió en que le mostrara el carné de aviones y ahí terminó su carrera como destrozareactores.

Al fin, se hizo Barman. Ganó unas oposiciones en su ayuntamiento (Stratford upon Avon, provincia de Logroño) y se hizo con el puesto entre los vítores de concejales y munícipes venidos de todo el mundo para celebrar la cosa. En la recepción posterior a la erección de Bruno como barman municipal, los munícipes del mundo entonaron madrigales y mearon todas las esquinas, demostrando que efectivamente, el poder municipal es el más cercano al ciudadano.

Un día, mientras preparaba un misto de los que años más tarde le harían fasmoso(2), entró en el bar del ayuntamiento un hombre de la ciudá, de unos 60 años, de grandes orejas desabrochadas, bolsas oscuras bajo los ojos inyectados en mierda y una imponente nariz ganchuda y le dijo: oiga, tiene usted unos ojos preciosos.

No puedo decir lo mismo, francamente, caballero, fue la respuesta de Bruno, pero no se moleste, es que usted, más que feo, tiene un rostro muy desafortunado.

Surgió entre ambos una estrecha y sincera amistad. El hombre de la ciudá se presentó como Jennifer, aunque su nombre verdadero era Cosme Mariano, con lo que todos nos explicamos el cambio. Bruno se presentó como Bruno, dando muestras de sinceridad y falta de imaginación a partes iguales.

Jennifer ofreció curro a Bruno en su bar de la ciudá, que se llamaba La Cueva de Jennifer y que era un antro de dudosa fama. Es un bar de ambiente, dijo Jennifer, ¿qué clase de ambiente? Preguntó Bruno, un gran ambiente, dijo Jennifer y Bruno aceptó y viajó a Madrid y cambió el ambiente y la decoración del sitio, dejando como homenaje a un antiguo amigo, el Okapi Verde, un ventanal en forma de pene erecto, y cambió el nombre del sitio, y se hizo con el control de la plancha, la barra y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos y su reino no tendrá fin.

Jennifer se enamoró de Bruno desde el primer momento y vivió su amor en silencio por todos los tiempos. Bruno sintió repugnancia por Jennifer desde el segundo momento (en el primer momento estaba ocupado con el misto y no se fijó en el pésimo aspecto del viejo) y vivó su repugnancia en silencio excepto aquel día en que ambos estaban borrachos, y Jennifer se puso cariñoso y empezó a comerle la oreja y Bruno le vomitó encima. Después de haber pringao al viejo le dijo en perfecto castellano:

- No me había dado cuenta, colega, pero me das asco.

Jennifer se dedicó a pasear por la ciudad, se olvidó del bar y de Bruno y se puso pesadísimo, pero que sea otro el que lo cuente que yo no tengo ganas. Una vez le vi cuando iba a comprar el pan. Le hice una foto, porque no me creía lo que estaba viendo.

La primera vez que yo fui a Bruno’s fue persiguiendo a una mujer cuya espiritualidad (culo) me atrajo desde el primer momento. Se metió en el bar y yo la seguí. Era bailarina. Su número era infame. Pero tenía un culo (espiritualidad) magnífico. Bruno me caló desde el primer momento. Mi adicción a la Fanta se la debo a él, menudo imbécil.

Con los años, Bruno ha desarrollado una cualidad pelmaza tremenda, es un auténtico plasta, un pesado insoportable, al que todos, cariñosamente, damos la espalda en cuanto empieza a hablar, cosa que él acepta con una benevolente sonrisa. Bruno’s es como París: un sitio perfecto para experimentar con la bomba de neutrones, esa que mata a la gente pero respeta los edificios. Porque el bar está bien, pero tanto él como Gerarda, la bailarina obesa y Pánfilus, el tonto del camarero que se saca los mocos y poco más, son absolutamente prescindibles.

Y creo que ya basta por hoy. Lo digo por si acaso.


(1) Cola: trabucco.

(2) Fasmoso: fastuosamente famoso

27 comentarios:

Sigrid dijo...

Aquí echándome un chascarrillo con tu artículo (momento de relax y risas), que me hace la mañana más agradable.
Aprobecho para releer al "pajarraco hp" y rememoro una triste historia llena de crueldad animal que viví hace dos veranos.
Resulta que recogí un pajarillo que se calló de un nido (sospecho que fue empujado), y le enseño a volar con esmero y dedicación (no veas como vuelo). El caso es que tras 15 días de relación, llega el día de su primera exhibición aérea, despega, hasta ahí todo bien. Pasados 30 segundos aterriza entre las mandíbulas del mastín de mi vecino. Nunca recuperé el cadaver.
Un beso
Sigrid

unfosforo dijo...

Compañero, todos hemos perseguido alguna vez a bailarinas de magnífica espiritualidad.

Yo mismo, sin dudarlo un segundo y guiado por esa magnífica espiritualidad, me hice donante de órganos en la puerta del Corte Inglés.

Desde ese instante, los cuido a base de fanta con hielo y pajita.

Andrea dijo...

Me está dando a mí que hace tiempo que no pillas cacho. Anda, a pillar más cacho!!! que si no, se nos sale el cacho por la cabeza, simpático. Besos miles.

Gallipato dijo...

No te preocupes si las ingles te huelen. Todos sabemos que el fenómeno metrosexual acabará imponiendo perfumes para las zonas íntimas, y desodorantes para las ingles. El polvo de talco quedó obsoleto.

PD: Lo de ayer que no entendiste era un comentario sobre el fondo del blog color negro, y las letras color blanco mate, o gris, no alcanzo a ver mejor. Siempre he preferido fondos claros y letras más oscuras, pues molestan menos a la vista, pero es sólo una opinión personal. También hay gente aficionada a escribir con las letras de color reflectante sobre fondos más reflectantes si cabe.

Lostie dijo...

Bruno se tenía que haber quedado de ingle, tanto dar traspiés por la vida para que nadie le haga caso. Pobre Bruno.

Princesa del Guisante dijo...

yo no sabía que había gente que antes había sido ingle, o hemorroide (a mí me gusta más cuando lo llaman almorrana, es como más contundente), aunque donde está colocado JJV parece más bien vacuna que almorrana, si bien se agradece que no haya exceso de realismo en el dibujo. Hay gente que su origen tiene que estar forzosamente en una digestión pesada.
Pero ser ingle es agradable ¿no? ser un plieguecito suave, tan flexible...
Una duda: en la foto de Jennifer ¿las orejas son postizas también? porque casi son más sorprendentes.
Y una certeza: soy demasiado materialista, jamás han perseguido mi espiritualidad hasta ningún sitio.

scape95 dijo...

Qué jodío el Bruno... :)

jartos dijo...

Muchos Brunos hay por ahí sueltos, abundan como las ingles sudorosas y escocidas.

Por cierto hay un tipo al fondo que no se ha dado la vuelta.

Abrazos amigo.

Niniadulze dijo...

Que dificil es la vida de las ingles!!! yo que hasta ahora las veia solo como un lugar a podar de vez en cuando, y ahora veo que tienen aspiraciones de futuro!!
Y cuidado con las espiritualidades, que un dia os van a llevar Dios sepa donde xDDDDD
Magnífica imaginación; cada día me asombro (me asombras) más. Yo tambien tengo pensado crear un blog con una amiga ... ;)
Muchos besos salao :*!

Sharu dijo...

No lo dices, pero supongo que Ánsar también fue hemorroide, de ahí que hicieran tan buenas migas: los polos opuestos se atraen (uno ingle y otro hemorroide).

Un saludito

Alicia

Wolffo dijo...

Sigrid,
ya se sabe, los mastines... oye y, hablando de todo un poco:¿serías capaz de enseñarme a volar a mí? molaría. Besos, pesiosa.

unfosforo,
la espiritualidad mueve montañas, más que dos tetas y dos carretas juntas, si lo sabrás tú; yo donante de órganos no, soy donante de flautas, porque nunca he sido capaz de soplarlas con mediana habilidad. Abrazos amigo, y estoy seguro de que cuando mueras, el corte inglés sabrá cómo aprovechar todos tus teclados.

Andrea,
¿lo dices porque no hago más que mirarte el escote? Joé siempre me lo notan... Pero ya sabes que para venir a verme, tienes que taparte bien, que se me van los ojos.

Gallipato,
hoy va la cosa de alusiones personales: mis ingles no huelen, son aromáticas. Soy un ángel, que lo sepas. Cuando cambie de nuevo de casa, prometo poner fondo clarito. Un abrazo.

Lostie,
esa me parece una apreciación juiciosa. La vida de ingle no debe ser mala, seguro, estás a tiro de piedra de sitios interesantísimos. Si te toca ingle de tío, debe ser acojonante; si eres ingle de tía, debe ser de coña. Besos emocionados de encontrarte de nuevo, perdida.

Guisantilla,
ya sé que no lo sabías, primor, pero para eso existo yo, para mostraros el camino. Hay gente que ha sido ingle, otra gente ha sido almorrana, y los hay que han sido, asómbrate, golondrino. Y corva. En cuanto a la colocación de JJV es, en efecto, en atención a mis queridos lectores, que no tienen la culpa de nada de lo que aquí ocurre, y no era cuestión de mostrar un plano detalle de un ano hemmorroidado; las orejas de Jenny no son, como el nabo, postizas; sencillamente están crecidas, como la napia, con el fotochó. Y seguro que tu espiritualidad es más interesante de lo que crees. Mándame foto sin pantalones y te diagnostico asín obre la marcha. (acaba de marcarle el Valencia al Barça el segundo, soy un poco más feliz...). Besos a millones, príncipa.

Scape,
de todo, menos jodío, y mira que a Jennifer le hubiera gustado. Abrazo.

Jartos,
es el típico tío que lo único que hace en su vida es ver de ser diferente. Pero no le hagas demasiado caso, hazme caso a mí, que soy mucho más listo. Un abrazo, compañero.

Niniadulze,
jajajajajaja, ¿un lugar para podar? jo, qué coñazo ser tía, de verdad. El espíritu me guía, es que veo un espíritubonito y me se caen las babas. ¿Qué tal andas tú de espiritualidad? Eres un solete, ¿lo sabías? Besos.

Sharu
Ánsar fue golondrino, un molesto golondrino, de ahí su falta de simpatía; un pasado incómodo y molesto que se reflejó en su carácter retraído y autoritario. Todos sabemos el mal carácter de un sobaco invadido. Saluditos, y besos, pa ti.

jopa dijo...

Cabe mencionar que hay ingles muy bonitas, como las del inglés Charlie Watts.

En definitiva no hay nada como un inglés con buenas Inglés


saludos

Wolffo dijo...

Jopa,
cabe decirlo, desde luego, aunque no he tenido la suerte de ver ingles con tanto swing; además siempre tendrá un sitio de honor en mi blog el medio corazón de los Balas Perdidas, un sitio sentimental y espacialmente más grande que morritos. (creo que se te ha deslizado una tilde de más en el segundo párrafo). Saludos, con mucho ritmillo, pa ti.

Ararat dijo...

Me gusta más sobaco que ingle, su fonética es preciosa y si a eso le añadimos; golondrino, en vez de grano, el post te queda precioso.
Un abrazo sin golondrinos

Wolffo dijo...

Ararat,
eres un pervertido, perdona que te diga.

Un pescozón.

Mons dijo...

Ser ingle? coñe.... pues no se las de los hombres, pero ser ingle de mujer es muy sacrificado, no veas los tirones de cera que se llevan cada mes ;-pp
Besos golfo, se puede ser mas imaginativo y pelín loco?
Me encantas

Wendeling dijo...

Ufff... pues habrá que cuidarse de las ingles, porque te pueden salir Brunos y pa'vernos matao oyesss...

La verdad, que después de haber sido ingle terminar siendo Barman pelmazo con Jennifer colgado por uno... no ha avanzado mucho en la vida.

Besos de una maia.

Wolffo dijo...

Mons,
sí, miamol, ya he leído algo al respecto... lo que pasa es que uno jamás le ha prestado la menor atención a sus ingles, están ahí como los omóplatos u omoplatos (platos homosexuales), pero uno nunca piensa en ellas, hasta que lo hace. Y le sale como u aborto como el que has tenido la amabilidad de leer. Un besazo formidable y monstrioso.

Wen,
jajajajaja, la verdad es que es verdad, menudo recorrido vital... Menos mal que nos queda Portugal. Mil besos, maia.

alex dijo...

Va a ser que me has hecho poner sonrisilla etrusca primero y carcajada al viento después y ¿sabes? me alegras el día... porque eres genial... ¡y encima rima! jajajajja
Que bueno Wolffo...
Un besín

Aviador vividor dijo...

Tio, que estoy en el curro todavía y ando con la sonrisa esta pegada a la cara... por tu culpa.

Menos mal que el jefe anda hoy de viaje. No habrá ido al Bruno's???

sabelilla dijo...

Bueno, al menos Bruno ha tenido una vida intensa, porque hay otras ingles que ni se mueven, vamos.

Me tienes que llevar a conocer a "ingleman", eso sí, en cuanto nos salude nos damos la vuelta.

LunaNegra dijo...

Si algo he echado de menos estos dias fueron tus "prerroratas" pero "ya toi de güelta" y ya veo que te has vuelto a mudar de casa, je eres peor que Bruno con sus "curros" ;-P jajajaja.

Por cierto un poco complicado esto para dejarte un comentario no? ;-) casi hay que dejar la huella dactilar ;-PPPPP.

Un besote grande y ya empezaré a darte la brasa. Muaksssssssssss

Grial dijo...

Desde el momento en que leí en nombre de Bruno supe que era alguién muy importante en tu vida.., me ha gustado conocer su historia apasionante y emotiva..
Un beso :P
Pd. Creo que he visto a Jennifer!!, eso si a perdido mucho con el tiempo, por cierto mas que desabrochadas creo que son de "botonadura" frontal ;)

Ju dijo...

Y como es que no me enteré antes que seguías por este mundillo!?

Pues ha sido volver a leerte y volver a reir ... mira que eso de ser ingle... es de cuidado...
Ahora entiendo la frase esa de "un pasado tormentoso" XDDD

Profundo el post... y buenísimo.

Abrazote!

Wolffo dijo...

alex,
eso de la sonrisa etrusca que luego digievoluciona a carcajada al viento me ha gustado un montón, es finísimo. Besines para ti, que podrían pasar a ser besazos así, casi sin proponérmelo.;-) (qué poca experiencia tengo yo en estos simbolillos)

AviaDro,
no te fíes de él, seguro que es habitual parroquiano de Bruno's; probablemente sea el que se pone al otro lado de la fálica ventana. De todos modos, me alegra imaginarte paseando por el curro con una sonrisilla de esas pegada a la cara. Es un gran elogio. Un abrazo, compañero.

sabelilla,
es cierto, hay ingles que ni que fueran inglesas. Si bien, esto que acabo de escribir es una majadería, porque he sabido que las inglesas, tan blanquitas y pecosillas, son especialmente ardorosas en el empleo de las ingles. Pero es lo que he oído, tampoco es que yo esté seguro ni nada y mis datos son estadísticamente irrellevantes: sólo me he acostado con unas dos mil inglesas, y son por lo menos un millón y pico o algo más... Te beso, mi ninia, sabes que se te quiere (por ello te ahorro el trago de conocer a ingleman).

LunaNegra,
azíncé... me he vuelto a cambiar, es que lo de bitácoras entró en una crisis especialmente pelmaza. Y esto parece que funciona. Lo de las huellas dactilares me vi obligado a de ponel'lo porque empezaban a parecer comentaristas anglosajones sospechosamente maquinales, espero que no sea una molestia mayúscula. Bueno, que me alegra que hayas desenchufado en las vacaciones y también, oh, paradoja, de que hayas vuelto. Un beso lunero, miarma.

MariGrili's
qué suerte que hayas conocido a semejante adefesio, aunque dudo que haya perdido... es de esas personas que difícilmente pueden empeorar. Es como si dices que me has visto y que cada día estoy más sexy. Es difícil imaginar un crecimiento de lo ya gigantesco. Y tienes razón, se trata de una historiaciertamente emotiva. Muacks, Grili.

Ju,
creo recordar que recopilé los emilios que tenía y spameé al mundo, pero si olvidé comunicártelo, I'm sorry; no obstante, me alegro de verte de vuelta. Saludos cósmicos.

lola dijo...

Conoces a gente de lo mas variopinta. Lo tuyo es amistad y lo demas tonterias.
Por cierto, si conoces a alguien que quiera ser rodilla, remitelo a mi direccion, tengo algo cascada la mia.
Petons

Wolffo dijo...

Lola,
es el destino de las megaestrellas, como yo... se te acerca una gente más rara... Y, ahora que lo pienso, no conozco a ningún ex-rodilla, pero si te vale una ex-nalga turgente... Bexos, my sweet Lola.